Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

CABANA ÚTIL 6

Hola queridas, ya está el tío Cabana otra vez aquí para haceros sentir como lo que sois, o estáis aprendiendo a ser: las mejores telespectadoras del mundo. La semana pasada no pude acudir a nuestra cita porque tuve que ir a hacerme una liposucción cerebral. Me sentía un pelín obeso mental y espiritualmente y no podía dejar que me vieseis. De todas maneras, me han guardado la grasa extraída en un bote y cualquier día de estos os cuelgo una foto para que veáis lo que le pasa a la gente cuando ve demasiada televisión.

Hay que aprender a ver la tele, eso está claro. Deberían enseñarlo en los colegios, quizá incluso en sustitución de las clases de literatura. Porque está claro que las clases mentalmente inferiores nutren su gusto por la ficción a través de la tele. Si no fuera así, los libreros serían ricos y la gente andaría menos en chándal por la calle. Es cuestión del desarrollo del gusto individual.

Nuestra sociedad no es muy amiga del desarrollo del gusto individual. Si lo fuera, no estarían los gobiernos dando caña a la internet cada vez que se les ocurre una nueva chorrada, y no habría leyes para condenar el intercambio de archivos. Porque el gusto será individual, pero las posibilidades de su desarrollo, como vosotras bien sabréis, es una cuestión social.

Bien. Yo estoy aquí más que nada para seros útil a vosotras. Pero también tengo que ser útil a Libro de Notas, ya que Castro, Taracido y Colom han aprendido a tratarme tal y como se merece una persona de mi pedigrí. La idea es que yo sea útil a la sociedad y al gobierno, a ver si nos dan una subvención, y podemos mantener LdN a flote a todo lujo.

Durante años ha habido la movida de meter ordenadores en los colegios. A cada rato, algún periodista inútil nos informa de lo que ha informado la persona encargada gubernamentalmente en su región de la educación: que ya hay tantos y tantos ordenadores por persona alumnil, etc. Y el tío Cabana se pregunta, ¿para qué tanto ordenador y tanta hostia? Lo que deberían meter son televisores.

La gente joven tiene que aprender a ver la tele. A oír entre líneas las consignas que sueltan los telediarios. A desconfiar con alegría de la presión mediática que se ejerce para que todos nos convirtamos en seres ultrasexuales ávidos de satisfacción inmediata de cualquier anhelo, cosa que luego se traspasa con la mayor de las facilidades al consumo. El consumo, no digo nada nuevo, es erótico. Por eso, hay tantos productos dirigidos exclusivamente a la gente joven, que es la que siempre anda caliente.

Se podrían aplicar las reglas de la narratología a las series que nos echan por la caja lista. La chavalada saldría del colegio con una educación teórico-literaria-televisiva de cojones. Los padres y las madres saldrían a la calle a manifestar su orgullo ante tanta inteligencia. Los cafés estarían llenos de jóvenes discutiendo acaloradamente el último episodio de Hospital Central. Habría menos botellón. Los ayuntamientos ahorrarían toneladas de pasta en la recogida de basuras. Y esa pasta luego se podría invertir en más y mejores televisores para las escuelas. Un círculo virtuoso, ¿qué duda cabe, queridas amigas personas lectoras?

Además, esto crearía tal demanda de ficciones de calidad, y quizá incluso de cotilleo de calidad, que las empresas productoras de la basura actual se verían obligadas a ponerse las pilas y contratar, con excelentes sueldos, al mejor personal artístico y creativo. La competencia sería brutal y despiadada. La luna saldría por el oeste. La sociedad en general sería más culta y por lo tanto… por lo tanto, ¿qué? Ni idea.

Bueno, vosotras sabréis si empezáis a ejercer presión sobre las instituciones para que sobrevenga este cambio fundamental y sensacional. Yo he puesto la idea sobre la mesa, o sobre la pantalla, y el resto es cosa vuestra. Así que me voy a pasear a Borja y a Tigre, que ya los veo oliendo las plantas del patio.

Chao, guapas.

Ramiro Cabana | 30 de mayo de 2006

Comentarios

  1. Marcos
    2006-05-30 20:24

    La idea no sólo es genial, sino ingeniosa: acabaría de un plumazo con todos los problemas de la educación actual: no habría absentismo escolar (para que quedarse en casa a ver la tele si se puede ver en el cole, en grandes pantallas y rodeado de colegas, aunque ¿no? haya cerveza), ni violencia (ya se conocen los efectos lenitivos y adormecedores de la tele), ni los profes tendrían que hacer cursillos para aprender a motivar a los alumnos, ni, gloria de acebes, se rompería España pues en todas las realidades nacionales se ven los mismos programas.

    Ideal de la muerte.

    Saludos

  2. Francisco Serradilla
    2006-06-03 01:07

    Una cosa no me ha quedado clara: la nueva asignatura (voto por llamarla Tele-por-un-tubo, en honor a Cabana), ¿sustituye a la de literatura? Porque dado que la gente en ningún caso lee, ¿para qué esos conocimientos obsoletos? ¿O debería sustituir a las matemáticas, porque total, con saber sumar, restar y multiplicar (creo que dividir se podría dejar para la universidad) parece suficiente ante lo que demanda la sociedad, de modo que el temario se podría dejar bastante recortado, para regocijo de los opositores?


Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal