Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

AL FILO DE BENIDORM

Hola queridas. Ha sido una gran temporada la que hoy se acaba. Bueno, ha sido todo el puto año, y estoy de veros la tele hasta… Pero hoy me largo de vacaciones. Las vacaciones ideales. ¿Os las podéis imaginar?

Por desgracia ya no nos queda Verano Azul. Ese lugar ha sido arrasado por la paella de garrafón, el chaleteo indiscriminado, la sequía por mal uso (mientras los obispos rezan para que llueva), y las largas colas de madrileños en la autopista. La gente cree que las playas son un derecho, no un privilegio. ¿Os habéis fijado que la gente quiere tener derecho a todo? Pero todo se rompe, se gasta, se acaba. En materia de playas, cada vez quedan menos parajes naturales y limpios, y cada vez hay más playas de relleno y discotecas.

Las discotecas también son de relleno. Son el placebo de exceso y vanguardia que damos a nuestras personas jóvenes para evitar la revolución. Lo que la sociedad espeinola necesita es gente inculta y superficial. Las personas jóvenes van a la discoteca durante años. Luego, durante unos meses, preparan las oposiciones y ya está: tenemos un espeinol normal y corriente.

Aunque algunas no preparan oposiciones. Cuando salen un momento de la discoteca mental en la que viven, se pillan un currelillo de becarias en la tele. Las personas becarias son gente esclava que hace méritos para ver si la dejan un día currar de verdad en la tele. En todas las teles las esconden, como algo vergonzoso y antisocial, pero no en TVCatalunya, donde nos enseñan a sus personas becarias y las personas becarias están felices de salir en la tele y que las vean todas sus personas amigas cuando asoman un instante el cráneo de la discoteca.

Discoteca, veo, se me está convirtiendo en palabra que significa todo aquel sucedáneo de la experiencia vital que utilizamos para aparentar que la vida es más que un montón de células haciendo de las suyas, sin tener por ello que caer en la tentación de la religión. Y sucedáneos también son las vacaciones. Mucha gente vive y trabaja sólo para las vacaciones, que luego pasan en compañía de sus seres queridos en la cola de la autopista. O comiendo ensalada de palitos de cangrejo (ese otro sucedáneo) a precios que ni locas pagarían en la ciudad.

Una vez conocí a un grupo de gente que pasó las vacaciones en Boca Grande, al lado de Cartagena de Indias, y que en realidad no es otra cosa que Benidorm en Colombia. Se podría hacer una serie de Al filo de lo imposible sobre este asunto. Así como a esa gente de Al filo les gusta escalar montañas y las más importantes se llaman ochomiles (por su altura en metros, supongo), podrían hacer una serie sobre los Benidorms del mundo. Y así como las personas escaladoras coleccionan ochomiles, podríamos crear una elite de la tele que coleccionara Benidorms.

Todos los países quieren tener su propio Benidorm. Saben, como lo ha sabido Espéin desde hace décadas, que es una manera fácil de introducir divisas en su economía permanentemente débil. Y debemos aprovecharlo para hacer buena televisión. La serie de los Benidorms se llamaría Los verdaderos ochomiles. Y las personas aventureras que se lanzaran a conquistarlos tendrían que pasar ocho mil minutos en cada Benidorm del mundo, aunque pongan bombas, como he visto en la tele que ha ocurrido en Egipto.

Ocho mil minutos son cinco días trece horas y veinte minutos. Sin dormir claro. O bueno sí, se puede dormir en la playa mientras se toma el sol. Y se dan puntos extra por la gravedad de las quemaduras. Etcétera, que ya os podéis imaginar el resto. Con Paula Vázquez de presentadora a pie de ochomil y la Milà gritando desde el estudio que ha visto a alguien encendiendo un cigarrillo a media legua de distancia, la pesada. A esas edades, lo que la gente necesita es que la quieran. Si no, se vuelve beata. Da igual la religión.

Bueno, ya habéis leído mi idea. Así, Al filo de lo imposible pasaría, por fin, a ser un programa interesante y no sólo el reality show de los montañeros. He cambiado de opinión: la serie se llamaría Al filo de Benidorm.

Y eso es todo hasta septiembre, queridas. Borja y Tigre os mandan besos. Mi chavala ha gritado desde la otra habitación que lo paséis bien en la autopista. Y yo sólo os recomiendo que no os perdáis mi retorno dentro de un mes. Hasta entonces, guapas…

Chao

Ramiro Cabana | 02 de agosto de 2005

Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal