Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

PURÉ

Hola guapas. Hoy nos vamos al espacio exterior. Star Trek tiene una nueva serie, que aquí nos echan por Calle 13, llamada Enterprise. Se supone que los eventuales eventos que tienen a bien narrarnos ocurren antes de la serie original de Star Trek, o sea que el Señor Spock todavía no ha nacido. Se supone que estamos viendo los viajes de la primera nave Enterprise, la primera gran salida de los humanos al vacío, aparte de la sensación de vacío que uno siente cuando habla, ve o entra en contacto con la Iglesia.

En el episodio que yo vi, aparecen unas cosas llamadas microsingularidades, que se supone que son “pequeños agujeros negros”, así los llaman. Esos pequeños agujeros negros viajan a toda hostia y chocan contra la Enterprise, o al revés: la Enterprise viaja a toda hostia y choca contra los pequeños agujeros negros. Pero no pasa nada, no causan daños en la nave porque va recubierta de algo, de chocolate, o de lo que queráis, pero algo que milagrosamente la protege de todo. Por lo que las microsingularidades se desintegran.

Y yo pensaba, un pequeño agujero negro será como la nada en pequeño, y al chocar contra la nave, se desintegra, rompiéndose en una infinidad de pequeñas naditas: un sin fin de micronadas: igual que vivir en Espéin, nuestra bienamada patria, donde nadie es nada, excepto la gente que dice “Usted no sabe quien soy yo”, etc. Esa gente también va recubierta de chocolate, como la nave Enterprise y cuando chocáis contra ella os desintegráis en microsingularidades todavía más pequeñas, lo que yo imagino que serán nanosingularidades. La vida tiene esas cosillas.

Pero ahora viene lo bueno. Resulta que dos tripulantes van en una navecilla de mierda, una especie de bote salvavidas y están perdidos a siete años luz de cualquier posibilidad de vida, inteligente o no, lo cual también da una sensación más o menos exacta de lo que significa vivir en Espéin, nuestro país pseudo europeo. Pues bien, la navecilla sí que no va recubierta de chocolate, por lo que las microsingularidades que chocan contra ella le hacen agujeros y otras cosas feas que algún guionista (probablemente merecedor de un premio) pensó que nos causarían angustia y o tensión narrativa.

Y da la casualidad de que un pequeño agujero negro choca contra la cabina de la navecilla, dejando un agujero de entrada y otro de salida, creando dos fugas por donde se escapa el oxígeno, y los dos tripulantes van a morir disecados a menos de que lo remedien. ¿Y qué hacen? Pues lo lógico. Tapan las fugas con el dedo, igual que nuestros amables gobiernos con la fuga de cerebros que está dejando a este país en bragas. Entonces uno de los tripulantes grita que hay silicona en el compartimiento 3. Pero claro, el compartimiento 3 queda lejos y no pueden apartar los dedos de las fugas, cada una en un extremo de la cabina. Y aquí viene lo verdaderamente gubernamental de la jugada (espero que estéis sudando de suspense, queridas): uno de los tripulantes le dice al otro que de una patada le pase la bandeja de la comida. Resulta que el tío había comido pastel de carne y se había dejado la mitad del puré de patatas. El otro le pasa la bandeja de una patada y éste mete el zapato en el puré, y luego un dedo en el puré del zapato y con ese dedo y ese puré ¡sella la fuga! ¡ALTA TECNOLOGÍA ESPEINOLA, QUERIDAS AMIGAS PERSONAS LECTORAS! ¡Y toda esta apreciación metafórica del estado de la financiación de la investigación espeinola, descrita al dedillo por una serie gringa! Increíble pero absolutamente necesario que parezca cierto, ¿no?

Cuando vi esto me puse a saltar por toda la capilla del palacete donde tengo mi enorme pantalla de plasma, gritando: ¡Viva el puré de patatas! ¡Viva la tecnología! ¡Viva Espéin! ¡Viva Star Trek! ¡Viva Borja, el mejor perro salchicha del mundo! Esto último dejándome llevar claramente por el entusiasmo y sin ninguna relación con lo que estaba pasando en la tele.

Ahí lo tenéis, amigas, la respuesta a todos nuestros males científicos y tecnológicos: no invirtamos en investigación, invirtamos en escuelas de hostelería, que es lo nuestro.

Yo para empezar, a Borja ya le he comprado un gorro de cocinero y unas orejas del Señor Spock. ¡Está más mono!

Chao

Ramiro Cabana | 25 de enero de 2005

Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal