Libro de notas

Edición LdN
Tele por un tubo por Ramiro Cabana

Ramiro Cabana es comentarista de radio y televisión. Tele por un tubo dejó de actualizarse en agosto del 2006.

TODAS A FOLLAR

Amigas, demos una calurosa bienvenida en forma de aplauso y carcajada a todas las personas lectoras (o no) que han entrado en esta columna, no por saber qué tiene que decir el héroe Cabana esta vez, sino porque el título les ha hecho tilín.

Vale. Gracias. ¿Ya estáis todas acomodadas? Sé que muchas me leéis con un vaso de whisky en una mano y el ordenata en la otra, así que relajaos que vamos a entrar en terreno resbaloso. Igual que en un cine porno. El programa que se lleva la palmada de oro esta semana es Dos Rombos, un antiséptico catálogo de posturas sexuales y otras guarradas que está muy bien que entren en casa, aunque sea por la puerta de atrás. ¿Lo pilláis, por la puerta de atrás? ¿LO PILLÁIS O QUÉ?

Vale, vale. Dos Rombos es un programa donde os explican cómo mejor follar con vuestra pareja o con quien sea, que en eso no se meten. Y lo hacen sin juicios morales, sin meter el morro en el dornajo emocional, sin entrar en la zahúrda hormonal, sin querer ofender a la piara que bellotea del pecado, sin pisar los purines de la culpabilidad, sin mencionar todas esas cochinadas que hacen interesante el sexo, sin que nos olvidemos del fetichismo y las perversiones que (aunque la gente que estudia psicología no quiera) nos individualizan más allá de lo que al Estado, ese porquero, le gustaría. En otras palabras, Dos Rombos es un programa de cocina para la gente que quiere convertirse al vegetarianismo en pareja o sola, pero no sabe cómo abandonar su gustillo por esas chuletitas de morbo, esos choricitos de deseo, ese lomo asado que es el sexo en pleno invierno cuando uno tiene hambre.

Y está lleno de interesantes recetas, todas ellas proporcionadas a vosotras, las espectadoras, para que os cocinéis las verduras sin tener que manchar nada. Ninguna de vosotras se pondrá cachonda o guarra mientras ve el programa, ni lo dejará todo hecho un asco de fluidos y ropa interior manchada y desperdigada por doquier para recoger a la mañana siguiente. O antes de que vuestros padres o vuestros hijos vean lo que habéis hecho en la cocina, tan limpia que estaba ayer, igual que un quirófano, mientras que hoy se asemeja a una pocilga. Una muy saludable pocilga.

Lo mejor de toda la hora y media (un aplauso para mí, que me lo tragué todo, quiero decir, el programa), fue cuando llamó una señora preguntando si era perjudicial para el pubis utilizar el mismo producto químico que se utiliza para teñirse la pelambre craneal. Eso demostró un fetichismo de nivel dos (el más alto es el 5) que resultó suficiente como para echarle un poco de leña al fuego de mi febril imaginación. Prefiero el pelo púbico de la mujer adulta a ese remedo de la infancia que es el pubis depilado, una señal más de la imperante pederastia (casi reprimida) de nuestra sociedad. Y si no es pederastia es infantilismo, que cada cual escoja lo que considere peor. Yo creo que van de la mano: porque se pierden las distinciones. ¡Ah! Y la respuesta es que utilicéis un tinte especial para el coño porque el otro lleva amoniaco y puede resultar que queme aquello que es bonito y delicado. Supongo que para los tíos el consejo también vale.

Una cosa que me llamó lo suficiente la atención como para apuntármelo fue que las simulaciones de posturas las hacen un actor y una actriz vestidos enteramente de blanco en un escenario negro e iluminados con luz negra, fosforescente. Así que no se entiende nada de lo que están haciendo. La misma presentadora se disculpa a menudo por este garrafal fallo. Además la pareja parece como si currara para el centro de prevención de epidemias víricas varias, tan de blanco que van, y no quisieran contaminarse el uno con el otro. Lo cual es anti-sexual a tope y debería estar prohibido.

Pero lo mejor, lo mejor, lo mejor es que cuando llega la demostración de posturas gueis, homosexuales o lesbianas, no hay dos tíos o dos tías que se pongan a la faena, LO HACEN CON MUÑECOS. Sí, amigas, para las chicas utilizan un par de Barbies despeinadas y para los chicos un par de muñecos articulados de esos que utilizan los pintores y otra gentuza para simular posturas del cuerpo humano. O sea que somos capaces de aprobar una ley de igualdad de derechos pero no tenemos ni cojones ni ovarios para enseñarle al personal marica o lesbi sus posibles posturas en el folleteo con modelos humanos. ¡Tenemos que recurrir a muñecos! Será que ya es suficiente con que tengan los mismos derechos, y no hace falta enseñarles a esos pervertidos/as a follar como hacemos con el personal hétero. Será que no nos creemos lo de su absoluta igualdad ni en pantalla.

También apareció un risoterapeuta que alegaba poder provocar orgasmos con la risa. Pero no le creí nada de lo que dijo porque no tenía gracia. Y no le tiré nada a mi fantástica pantalla de plasma porque vale una pasta.

Otro detalle. Según Dos Rombos Espéin va en el puesto décimo séptimo (igual que en las olimpiadas) en cuanto a número de polvos al año. Supongo que es una encuesta tomada en los países donde todavía se pueden hacer encuestas, sin que la persona encuestadora sea secuestrada y decapitada. Si incluyésemos al resto del mundo, seguro que no quedábamos tan arriba, ¿eh amigas? El miedo aporta mucho al gustillo sexual. En tiempos de guerra cercana (no lejana y limpia como la tenemos ahora) el personal folla conejilmente.

Hubo un momento en que estuve a punto de perder los papeles, los nervios y parte del cuero cabelludo. Justo cuando estaba yo más desesperado, más aburrido, más maledicente de LdN, de TeleporunTubo y de mí mismo por tener que ver Dos Rombos para escribir esta columna, justo cuando estaba alargando la mano para alcanzar el mando a distancia, sale una voz y anuncia: “Si continúas con nosotros conocerás cómo se realiza un alargamiento de pene.” LO JURO, amigas. Casi se me resfría el cráneo de la cantidad de pelo que perdí con el susto. Era como si el diocesillo de los cátodos me hubiera pillado bostezando de ansiedad y se hubiera propuesto burlarse de mí. DE MÍ. ¡Ni más ni menos que de Cabana, Ramiro Cabana! Amenazando con hacerme algo raro en el pito si cambiaba de canal. Pero yo no me tragué lo de la amenaza. No es por eso que continué viéndolo. Aunque cualquier cosa que se asemeje al dolor o a la cirugía por ahí abajo, incluso si sólo se trata de la mención o de la amenaza, me pone TODOS los pelos de punta.

No es eso. Lo que es, es que yo conozco mi deber para con vosotras, y si en la tele son capaces de leerme el pensamiento y amenazarme de manera tan cabrona, pues estoy obligado a averiguar en qué queda la cosa para venir a contároslo. Mi valor y mi arrojo son insustituibles e indiscutibles, incluso cuando me enfrento a enemigos tan peligrosos como la policía televisiva, que invade mi prolífica mente y mi sala de la tele de plasma en mi palacete gótico, y me amenaza con abrirme el pito como si fuera un filete de pechuga de pollo y llenármelo de grasa o no sé qué cojones. Y todo para que no huyese ni cambiara de canal, ni me fuese a la cama a dormir (solo, porque mi chavala estaba de viaje), ni fuese a mear, ni hiciera nada que no fuese prestar atención a lo que ocurría en la pantalla.

Y la razón por la que me quedé hasta el final de Dos Rombos, amigas, no es que hubiera yo sido hipnotizado por los agentes malignos de TVE. Es porque al principio anunciaron una encuesta y vuestro héroe y defensor quería conocer el resultado. O eso creo. Son capaces de haberme penetrado mentalmente para que viniera y os dijese eso. Incluso para que viniera y me burlara del programa y despotricara según es mi costumbre para que os picárais y no os lo perdieseis TODOS LOS JUEVES A MEDIANOCHE POR LA PRIMERA.

La encuesta era que había que gastar dinero enviando un SMS según se prefería un consejo para aprender a chuparla bien u otro para aprender un truqui para conseguir el máximo place en el coito. Me encanta esa palabra, coito. (Coito, coito, coito.) Y ganó el coito. Pero el truqui era altamente tecnológico y había que ir al gimnasio doce veces por semana para que saliera. Resulta que en las farmacias venden unos juegos de pesas vaginales que las chicas se insertan y tienen que mantener in situ sin que caigan y rueden por el suelo, sonrojando a la suegra y demás púdico personal. Son cinco pesas, cada una más pesada que las demás, menos la del principio, porque la cosa es progresiva. Pues vale, tras meses de arduo entrenamiento, la señora que este deporte practique podrá apretujarle la polla a su pareja cuando ésta esté dentro de su persona. Y eso proporcionará un gran placer a ambas las dos de vosotras que lo pongáis en marcha. Venga, probadlo.

Al final del amenazador publirreportaje sobre el pito más largo o más ancho, vuelve a decir la voz del hipnotizador: “Mitos aparte, el tamaño tiene su importancia, pero como en todo, hay que huir de los excesos.” ¿Pilláis el NUEVO TALANTE de TVE? Primero os espían y os amenazan y luego os dicen que os moderéis, que no caigáis en el exceso. Y menos en la paranoia.

No hay intimidad en ninguna parte, queridas amigas personas lectoras. Ahora vosotras os tenéis que ir. Nos vemos la semana que viene.

(Venga, Borja, yo sé que eres el mejor perro salchicha del mundo, pero mi chavala y yo vamos a hacer cositas y no puedes mirar. Venga. ¡Borja! ¡Fuera de la habitación!)

Ramiro Cabana | 19 de octubre de 2004

Comentarios

  1. Una amiga
    2004-10-19 17:17 hombre, Ramiro, teniendo en cuenta lo que aquí nos describes con asombro, yo creo que el programa cumple perfectamente su objetivo: apagar la tele y “tod@s a follar”. O “tod@s a La 2”, donde por cierto a esas horas A.Gasset sigue repartiendo comentarios a mansalva y programando filmes de ésos raros que nos hacen dudar de que el cine sea un negocio rentable… En cualquier caso, lo que nunca se debe hacer es el trayecto contrario: tanto si estás follando como si estás viendo la película de La 2, ni se te ocurra aprovechar los descansos para poner 2rombos, una no vuelve a levantar cabeza… Es un consejo de amiga.
  2. Roy
    2004-10-19 18:39 Absolutamente genial. Su mejor texto, querido Cabana. Lo he estado leyendo en una sala seria y concurrida, y le juro que he sufrido tremendamente para contener las carcajdas que se agolpaban en la epiglotis, prontas a salir a borbotones. Sudando estoy.

    Que goce usted de muchos años de vida y ganas de escribir; y LdN por darle el espacio.

    Abrazos, y una caricia al perro.
  3. vito gonzaga
    2004-10-19 21:09 Grande, don Ramiro. Un día de éstos tengo que verme el programa éste de esta chica tan mona a ver si me estreno que ya se me está pasando el arroz.
  4. Cabana
    2004-10-20 02:01 Me abrumáis, amigas, con tanto elogio. Lo único que espero de esto es que el trío LdN (Castro, Colom y Taracido) tomen buena nota y me aumenten los emolumentos. ¡A ver si cuela!
    Borja os manda saludos
  5. pini
    2004-10-20 19:27 jaaaaaaaaa.
    me morí.
    pero la chavala no estaba de viaje?
    que borja hable, que borja hable.
    esta columna ha estado genial, así que voto por el aumento de sueldo (o al menos se otorgue a cabana un adicional no remuneratorio por única vez…hasta que reincida)
  6. Marcos
    2004-10-20 19:43 Sabes, Cabana, que el único aumento que podemos ofrecerte es el de pene, tirando, nada de clínicas. Cuando quieras no tienes más que decirlo.
  7. baquis
    2004-10-20 21:05 Marcos tu propuesta me ha parecido interesantisima. Don Ramiro debería aceptarla como acto de investigación y documentación. Y si Borja acepta actuar como contrapeso para el alargue i/o estiramiento nos proporcionaría notas interesantisimas sobre las posibilidades que ofrece la zoofilia (tema que, por cierto, todavía no ha tratado el programa televisivo). Eso si, siempre con respeto, limpieza, pulcritud y en un ambiente con luz negra.
  8. pini
    2004-10-21 01:05 sr. director del LdN: el aumento que ud. ofrece merece también su paga.
    cabana nos divierte y si encima se someterá a semejantes pruebas, se justifica sobradamente la percepción de un plus.
    si no viene del lado de ustedes (al extra me refiera), propongo hacer una vaquita.
  9. Marcos
    2004-10-21 03:06 Estimada Pini:

    No quisiera entrar en detalles, pero le puedo asegurar que el alargamiento manual que le ofrecemos es pago en sí mismo, y generoso.

    En cuanto a la vaquita, me parece muy bien. Cuando tenga el dinero reunido, pásemelo a mí que yo me encargaré gustosamente de entregárselo a Cabana, o mejor a su chavala, que él es un desprendido y es muy capaz de gastárselo antes de llegar a casa.

    Saludos.
  10. pini
    2004-10-25 00:35 cabana, cabana, despierta, parece que bauta te quiere desbancar con su artículo.

Textos anteriores

-
LA ÚLTIMA [01/08/06]
-
TELEVERANO [25/07/06]
-
POSTPAPA [18/07/06]
-
TUNDRA [11/07/06]
-
CABANA NO ESTARÁ [20/06/06]
-
RELIGIO [13/06/06]
-
CABANA NO [06/06/06]
-
CABANA ÚTIL 6 [30/05/06]
-
CABANA AUSENTE [23/05/06]
-
VILLACHICA [16/05/06]
-
EL PADRECITO [09/05/06]
-
SUPERFICIAL [02/05/06]
-
JAGAOS [25/04/06]
-
LOS COMOSELLAMEN [18/04/06]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal