Libro de notas

Edición LdN
Tebeos Raros por Álvaro Pons

Álvaro Pons es lector de tebeos y colaborador en diversas publicaciones. Edita La cárcel de papel, sitio imprescindible en español sobre el mundo del cómic. Tebeos raros dejó de actualizarse en abril del 2006.

Tebeos para niños

Tebeos para niños
Dicen que los tebeos son cosa de niños. Preguntadle a cualquiera que pase por la calle, no dudará en corroborar la afirmación y posiblemente, además, incluso se atreva a nombrar alguna creación de Ibáñez demostrando un dominio sobre el tema abrumador. Es posible que, hace muchos años, hasta tuviese razón, que los tebeos estaban destinados mayoritariamente a los niños y los mayores que se acercaban a ellos no eran más que espíritus inquietos que deseaban volver a cualquier precio a su infancia.
¿Quién sabe?
Cuestiones éstas que a poco que la cosa no cambie no tendrán mayor importancia por una sencilla razón: el tebeo para niños habrá desaparecido. Y con él, se podría firmar la defunción futura del medio, sin lectores que conozcan la historieta, la hayan vivido y sepan gozarla.
Si uno recuerda el quiosco de hace 25 años, tiene la imagen en la memoria de decenas de revistas infantiles, comandadas por el Mortadelo y seguidas por el DDT, el Pulgarcito y tantas otras, enfocadas claramente a la infancia y que nutrieron un grupo de lectores, treintañeros hoy, que son el verdadero sustento de la historieta y hacia el que van dirigidos todos los tebeos que se pueden encontrar en una librería especializada, único reducto donde se pueden encontrar en la actualidad.
Quizás porque los editores se han dado cuenta que detrás de la generación actual de lectores no hay nada o porque, quizás, han descubierto que el problema no eran los niños, sino que no se les daba lo que ellos demandaban, de un tiempo a esta parte existe una tímida recuperación de los intentos de buscar público infantil.
Buena parte de culpa es posible que la tenga también el éxito irresistible de la revista WITCH, una franquicia de Disney de origen italiano que arrasa allí donde se publica (sobre todo entre el público infantil femenino), llegando en nuestro país a vender más de 100.000 ejemplares según dicen las malas lenguas, descubriendo a los empresarios del tebeo que se podía hacer negocio con los chiquillos aún sin vender videojuegos y que ha abierto camino a editoriales como Panini, que sigue la senda de la industria del ratoncito con Embrujadas, de similares contenidos y audiencia potencial.
Junto a estas propuestas, El Jueves también aporta su granito de arena con Mister K, la versión infanto-juvenil de la revista de humor más vendida en España que busca crear cantera de lectores para el futuro en una apuesta arriesgada y valiente que pasa por el decidido apoyo a los jóvenes autores españoles.
Loables intentos que esperemos no saturen anticipadamente un mercado que no existe y que hay que crear y mimar. Mientras tanto, se puede uno dedicar a leer tebeos para niños hechos con inteligencia y buen gusto, como «Los lobos de la pared», de Neil Gaiman y Dave McKean (Astiberri), un precioso cuento en el que el autor de «Sandman» habla de miedos infantiles, pero también de miedos de adultos con los maravillosos y portentosos dibujos de su eterno colaborador.

Álvaro Pons | 16 de noviembre de 2004

Textos anteriores

-
¡Macanudo! [15/04/06]
-
Soñar es gratis [15/03/06]
-
Futuro y pasado [15/01/06]
-
HUMO [19/12/05]
-
Del tebeo al cine [15/08/05]
-
-
Humor olvidado [15/02/05]
-
Tebeos para niños [16/11/04]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal