Libro de notas

Edición LdN
Teatro abandonado por Alberto Haj-Saleh

Teatro Abandonado trata de recoger el 19 de cada mes fragmentos intermedios de obras teatrales que fueron dejadas a su suerte, a medio acabar, condenadas al olvido. Alberto Haj-Saleh es editor de Libro de Notas y de la bitácora Reducir al mínimo.

Western

Ahí están los dos, cara a cara, menos de diez metros les separan. La tensión se palpa en el ambiente, están en el momento final, después de los gritos, las protestas, los desplantes, los insultos, ya no hay más, ya no queda nada por hacer, se acabó. Sólo quedan ellos dos frente a frente. El silencio es casi sólido, la atmósfera se ha vuelto irrespirable. De repente irrumpen los graves de un piano que suenan de fondo, leves pero muy presentes.

De repente, sin mediar palabra, PRADOS se acerca de forma decidida a ESCUDERO, que da un pequeño respingo, sobresaltado. Sin embargo no mueve los pies de su sitio. PRADOS se coloca a unos centímetros de él, mirándole fijamente a los ojos.

ESCUDERO: ¿Por qué hacéis todos lo mismo?
PRADOS: ¿Eh?
ESCUDERO: Ya me has oído. ¿Por qué tenéis todos que hacer siempre lo mismo? Siempre el mismo teatrillo.
PRADOS: Oye, que yo no…
ESCUDERO: A ver, para que te has acercado.
PRADOS: Pues… para… ver que todo iba bien.
ESCUDERO: No seas ridículo, ya ves que todo va bien.
PRADOS: Pues por asegurarme.
ESCUDERO: Hale, pues ya ves que está todo bien. Ya te puedes ir.
PRADOS: (Se vuelve despacio a su sitio) Vale, tío, tampoco era para poners… (Frena en seco) No, espera. Espera un momentito. ¿Por qué coño tienes que tratarme así?
ESCUDERO: Esa boca.
PRADOS: (Conteniéndose) Vale. Perdón. ¿Por qué tienes que tratarme así? ¿Yo que te he hecho?
ESCUDERO: Dímelo tú. Dime tú a qué viene esa actitud de machito, ese paseito hasta mi cara para intentar ponerme nervioso. O peor, para enardecer a las masas, que es que vas provocando.
PRADOS: Venga, Escudero, no me jod… no me fastidies, joder. Ay, mecachis. Perdona tío, que es que no me doy cuenta.
ESCUDERO: Es que esas cosas hay que vigilarlas, Prados, tronco. Hay que cuidarlas, porque tú no sabes quién te puede estar viendo, o quien puede malinterpretarte. Imagina que pasan por tu lado, te escuchan decir uno de tus tacos y se creen que están dirigidos a ellos.
PRADOS: A quiénes.
ESCUDERO: Caray, pues a quien pase por tu lado. Y sabes que puede ser… muy perjudicial, en función de quién te oiga
PRADOS: Ay… sí, si es que tienes razón. Es que me encabrono… me enfado, me ciego y ya digo barbaridades.
ESCUDERO: Ya, ya, si yo te entiendo, pero es que tienes que controlarte. Que a mi esto me molesta lo mismo que a ti, pero si hay que hacerlo hay que hacerlo.
PRADOS: Sí, claro, como tienes las de ganar.
ESCUDERO: Hala, ya estamos con lo de que yo tengo las de ganar. ¡Pero qué culpa tendré yo de que las cosas sean así y no al revés!
PRADOS: No, tú ninguna, son roles que da la vida.
ESCUDERO: No, que da no. Que se buscan.
PRADOS: Vale. No vale. La vida te dice para qué eres bueno y para qué no. Y a mí me toca de este lado y a ti de aquel otro. Y yo me paso la vida solo y tu rodeado de gente. Y a mí me abrazan una vez cada seis meses y a ti cada dos semanas como mucho. Y ya está y eso es lo que hay y no hay nada más. (Agacha la cabeza).
ESCUDERO: Vaya por dios… Prados. Praditos. Mírame hombre.
PRADOS: …da igual, Escu. Da igual, las cosas son así.
ESCUDERO: Pero mira, a lo mejor estamos dentro de esos seis meses, ¿no?
PRADOS: ¿Qué quieres decir?
ESCUDERO: Pues… pues eso. Que ahora mismo tú sólo puedes ser el héroe, ¿entiendes? Que si gano yo a ti nadie te dirá nada pero como ganes tú… ay como ganes tú. (Lo coge por los hombros y miran arriba ensoñados) ¿Te imaginas Praditos? ¿Te imaginas ganando tú? ¿El héroe que serías? ¿La gente saludándote por la calle, las chicas entrándote en las discotecas, los niños gritando tu nombre? Venga compañero, imagínatelo por un momento. Ya sé que lo ves difícil, y ES difícil, los dos lo sabemos que yo tengo las de ganar. Pero… ¿y si ganas tú Prados? ¿Y si ganas y te conviertes en una leyenda? ¿Te lo imaginas, tronco?
PRADOS: De… ¿de verdad lo crees?
ESCUDERO: (Mirándole fijamente). Todo puede suceder, tío. Todo. (Se dan un abrazo)
PRADOS: (Enjugándose una lágrima) Jo, macho… eres un amigo de la host… de la leche.
ESCUDERO: (Sonríe) ¡Hala, a tu sitio, que se nos va la noche!

PRADOS da una carrerita hasta su sitio pero a mitad de camino se para y se vuelve para lanzar una mirada de agradecimiento a ESCUDERO, quien le guiña un ojo algo emocionado. Vuelven a sus posiciones iniciales. De nuevo el silencio. De nuevo roto por los graves leves del piano. Frente a frente. Menos de diez metros entre ellos.

Suena el silbato. ESCUDERO tira.

Alberto Haj-Saleh | 19 de marzo de 2009

Comentarios

  1. Merche
    2009-03-19 20:47

    ¿Y nos va a dejar así? ¿sin decirnos qué ocurrió finalmente? Desde luego…

  2. la hundida
    2009-03-20 03:11

    No sé a qué se parece. A los microrrelatos elevados a las tablas. Es fresco, creíble. No necesitaría nada más, si no por la cola: “Escudero tira”. Si es un suspense sugerido, faltan los suspensivos; y si no, haber puesto: continuará, y redondo.

  3. Ana Lorenzo
    2009-03-22 06:40

    Pero si está muy claro; a Prados le toca un abrazo cada seis meses, pues ya lo ha gastado. Y, además, el que tira es Escudero. La vida dice para qué es bueno y para qué no cada uno. Está muy claro.


Textos anteriores

-
Telón [19/06/09]
-
No sex [19/05/09]
-
Western [19/03/09]
-
Ratas [19/01/09]
-
Justo después [19/10/08]
-
Visite nuestro bar [19/09/08]
-
Honestidad [19/06/08]
-
Edificabilidad [19/05/08]
-

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal