Libro de notas

Edición LdN
Teatro abandonado por Alberto Haj-Saleh

Teatro Abandonado trata de recoger el 19 de cada mes fragmentos intermedios de obras teatrales que fueron dejadas a su suerte, a medio acabar, condenadas al olvido. Alberto Haj-Saleh es editor de Libro de Notas y de la bitácora Reducir al mínimo.

La cabeza del hombre malvado

En un principio no parece que haya nada que ver en el escenario. Desaparecieron los muebles, los cuadros y los objetos y ahora luce una pared de un blanco casi reflectante y unos focos unipersonales como los que acompañan al presentador del circo cada vez que aparece entre número y número. Uno de los focos alumbra al GENIO y el otro a ATTICUS. El muchacho parece desconcertado.

ATTICUS: ¿Y ahora?

GENIO: Y ahora nada. Ya está.

Perdido, ATTICUS mira a su alrededor y camina de un lado a otro del escenario sin comprender.

ATTICUS: ¿Qué es lo que ya está?

GENIO: Esto es lo que me has pedido.

ATTICUS: ¿Esto? Pero… no entiendo, no sé, no veo adónde quieres llegar.

GENIO: (Suspirando impaciente) Vamos a ver, chavalín, ahora no te pongas pesado porque todo esto es culpa tuya. La gente normal pide dinero, tías, tenerla más larga o no morirse nunca. Lo que pediría cualquiera, vaya. A ti te da por ponerte filosófico y ahora te mosqueas porque no entiendes lo que tú mismo has pedido.

ATTICUS: ¡Entiendo perfectamente lo que te he pedido!

GENIO: ¿Sí? A ver, repíteme palabra por palabra cuál ha sido tu deseo.

ATTICUS: Te he pedido que me dejaras entender…

GENIO: Nonononononononono. Palabras exactas.

ATTICUS: Vale. Vale. Dije: “Genio, quiero poder entrar en la cabeza de un hombre malvado de verdad”.

GENIO: Cojonudo. Pues esto es la cabeza de un hombre malvado. ¿Decepcionado? Haber pedido muerte.

El chico vuelve a mirar con atención cada rincón del escenario pero sigue sin descubrir absolutamente nada. Finalmente se sienta en el suelo derrotado.

ATTICUS: ¿Simplemente… no hay nada?

GENIO: (Sentándose enfrente de él) ¿Y qué esperabas que hubiese?

ATTICUS: No lo sé... algo que me hiciera entender… alguna cosa más… algo…

GENIO: Ya veo. Tú lo que te esperabas era un pantano apestoso lleno de monstruos y con gritos de tormento en dolby surround.

ATTICUS: No es eso. Es que cuando pedí mi deseo no me refería a entrar li-te-ral-men-te dentro de una cabeza de un hombre malvado… A lo que me refería era a que quería comprender por qué un hombre malvado se comporta como tal.

GENIO: Ah, metáforas y genio de los deseos, una mala combinación.

ATTICUS: Sí, ya me doy cuenta. Y aún así... (sigue mirando a todas partes) a pesar de todo no puedo entender que no haya nada de nada.

GENIO: Oh… bien, ahora sí que lo entiendo. Lo que a ti te pasa de verdad es que no puedes encajar que a lo mejor no hay motivaciones de ningún tipo para que este bonito psicópata se comporte como se comporta. (Se sienta junto al chico y le habla muy cerca de la cara) Ningún pasado traumático… ningún deseo de venganza… ninguna herida sin cerrar… ni le pegaban, ni abusaban de él, ni se ha vuelto contra el mundo por rebeldía… Es que es simple y llanamente ¡MALO!

El grito en su oído hace que ATTICUS se levante de un salto aterrado y rabioso.

ATTICUS: ¡Qué haces, joder! ¡Me va a salir el corazón por la boca!

GENIO: ¡Jajajajajaja! Me ponen enfermo las hermanitas de la caridad como tú. Cuándo entrará en vuestras cabezas que hay gente que hace el mal, a sabiendas, de forma controlada, sin más razón que “porque sí”. (Se queda mirando al otro que le fija la mirada aún furioso)

Plan A: Aquí podríamos poner una discusión larga y retórica sobre la maldad innata y la maldad aprendida, al estilo de Pio Baroja en el capítulo cuatro de El árbol de la ciencia. Que hablen y se convenzan, que se insulten, un previsible giro final donde humanizamos al genio para que se quede en evidencia y dé una vía de escape al espectador

Plan B: copiamos la idea base de Cómo ser John Malkovich y abrimos un ventanuco desde el cual ATTICUS alcance a ver a través de los ojos del hombre malvado. A partir de aquí aprende cómo dominar los movimientos del dueño de la cabeza y lo transforma en una bellísima persona. El GENIO le hará una crítica sobre la alienación y el salvar a las personas de sí mismas. Atención con las lecturas anti marxistas de este final.

Plan C: en lugar de convertirlo en una bellísima persona, ATTICUS aprovecha la situación para ejercer de hombre malvado en la sombra, escudándose en la naturaleza del cuerpo que está a punto de usurpar. “Él ya era así”, dirá. “Si yo actúo a través de él como un hijo de puta podré comprender en su plenitud qué se siente y qué le lleva a actuar así”. El GENIO sonreirá maquiavélico y el público se encogerá sobrecogido por la transformación del chico de santo varón a demonio infame.

Plan D: El GENIO no sonreirá maquiavélico.

Alberto Haj-Saleh | 19 de agosto de 2008

Comentarios

  1. Miguel A. Román
    2008-08-19 18:45

    Bueno, al joven ATTICUS le tengo que aplicar una de mis máximas predilectas: Ten cuidado con lo que deseas, no sea que lo consigas.

    Por lo demás a mí me gustan los finales clásicos, así que tengo que proponer un plan E, donde el chico intenta seguir el B, pero sus esfuerzos son inútiles y poco a poco empieza a solidarizarse con su anfitrión y a sentir el placer de la maldad gratuita e impune. Al final, la paradoja sería que el GENIO realmente ha satisfecho su deseo.

  2. Phill
    2008-08-19 23:36

    Personalmente me inclino por el plan C pero sin un final tan apocalíptico, actuando al principio, tal y como lo hacia el psicópata en el cual esta alojado y, al cabo de varios asesinatos y maldad gratuita, llegar a encontrarse con una victima que le haga cambiar, alguien diferente que remueva sus entrañas…

    Saludos

  3. María José
    2008-08-20 02:19

    ¡Con lo fácil que habría resultado para el genio regalarle “Crimen y castigo“¡

  4. Eli
    2008-08-20 23:39

    ¿Tú has estado viendo Dexter? Yo sí, ayer precisamente, fíjate qué casualidad.

    GENIO habla como tú, así que yo diría que no, no sonreirá maquiavélico, pero seguro que hay conversación para largo.

    ¡Beso!

  5. Alberto
    2008-08-22 02:47

    No, no me he acercado a Dexter (aún), aunque me parece que el subconsciente y algún texto del cuervo se han puesto de acuerdo para este teatro.

    @María José: sí, pero es que este GENIO es demasiado literal en sus interpretaciones. Se lo toma todo al pie de la letra.

  6. Ana Lorenzo
    2008-08-29 02:14

    En breve conexión (desconectada de vacaciones), lo primero que he hecho al pasar por casa es encender el PC y… pasarme a LdN: tenía mono.
    No-plan aún no conocido por Atticus, del genio: «La cara que va a poner cuando el hombre malvado se mire al espejo y entonces él, Atticus, descubra que la maldad no es tan ajena; ¿qué hará cuando se vea reflejado a sí mismo en el espejo?» El genio no puede evitar un mohín de satisfacción, mucha más que la que ha sentido con la primera reacción.
    (Siempre, claro, que este Atticus no haya matado nunca un ruiseñor).
    Un beso.


Textos anteriores

-
Telón [19/06/09]
-
No sex [19/05/09]
-
Western [19/03/09]
-
Ratas [19/01/09]
-
Justo después [19/10/08]
-
Visite nuestro bar [19/09/08]
-
Honestidad [19/06/08]
-
Edificabilidad [19/05/08]
-

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal