Libro de notas

Edición LdN
Sillón-Ball por Luis A. Blanco

El día 15 de cada mes nos asomaremos al deporte desde un punto de vista relajado, tal y como se disfruta desde el sillón. Pretendemos analizar de un modo distinto al habitual cuestiones de actualidad, momentos míticos o incluso recuerdos personales. Para ello, Luis A. Blanco se aprovechará de su conocimiento enciclopédico sobre el pasado y el presente del deporte para salpicar sus historias con anécdotas, trivialidades o datos poco conocidos para el gran público.

Cram y Aouita, aquel duelo de hace 25 años

No hace mucho comentábamos cómo antes de la voracidad de las federaciones internacionales, los años postolímpicos eran tradicionalmente los más flojos para el atletismo, ya que después del punto álgido de los Juegos, los atletas aprovechaban para recuperarse del duro esfuerzo y preparar el siguiente ciclo olímpico con más calma. Pero también, huérfanos de grandes competiciones oficiales, sabían que era el momento de llenar el bolsillo en las grandes reuniones privadas. Y la mejor manera de ganar dinero era batir récords mundiales. Esta es la historia de un año apasionante, 1985, en el medio fondo y fondo. Se cumple un cuarto de siglo de dos meses llenos de carreras, resultados e intentos de récord del mundo, algunos exitosos, otros no.

Hagamos primero un recorrido general por los años anteriores en la disciplina. Tras el primer dominio africano (Kip Keino, Filbert Bayi), el mítico duelo entre dos británicos, Steve Ovett y Sebastian Coe, devolvió la supremacía del medio fondo, por última vez, a Europa. Ovett era más especialista en el 1500; de hecho, estuvo cuatro años, de 1977 a 1980, sin perder una carrera en esa distancia. Por el contrario, Coe era casi imbatible en las dos vueltas a la pista. Sin embargo, en los JJOO de Moscú los papeles se cambiaron, con Ovett ganando el 800 y Coe el 1500. Rivales encarnizados, sólo se enfrentaban en los grandes campeonatos. En el europeo del 82 Coe fue batido en 800 por el alemán Ferner, mientras que en 1500 ganó el jovencísimo Steve Cram, que repetiría el título un año después en los mundiales de Helsinki, con Ovett cuarto y Coe ausente. Ovett recuperaría el récord mundial que le había birlado el sudafricano, nacionalizado estadounidense, Sydney Maree. El punto culminante fueron los JJOO de Los Ángeles, donde Coe fue batido en los 800 por un nuevo prodigio, el brasileño Joaquim Cruz, pero pudo defender su título en 1500 delante de Cram y el español José Manuel Abascal. Ovett, muy tocado físicamente, fue último en 800 y se retiró a 400 metros de la meta en 1500, en lo que fue su penúltima gran aparición en la escena atlética.

Los récords mundiales a 1 de enero de 1985 son los siguientes:

800 metros, 1:41.73, Sebastian Coe, Florencia 1981.
1000 metros, 2:12.18, Sebastian Coe, Oslo 1981.
1500 metros, 3:30.77, Steve Ovett, Rieti 1983.
Milla, 3:47.33, Sebastian Coe, Bruselas 1981.
2000 metros, 4:51.52, John Walker, Oslo 1976.
3000 metros, 7:32.1, Henry Rono, Oslo 1978.
5000 metros, 13:00.41, David Moorcroft, Oslo 1982.

Presentemos ahora a los actores principales. Steve Cram, británico, nacido en 1960. Es un excelso corredor de medio fondo que ha despuntado desde muy joven, con un palmarés que incluye tres medallas de oro en el campeonato de Europa de 1982, los juegos de la Commonwealth de 1982 y el campeonato del Mundo de 1983, y una de plata en los Juegos Olímpicos de 1984, siempre en 1500 metros. Poseedor de un terrorífico final prolongado, su velocidad y su gran sentido táctico le hacían un rival muy difícil de batir. Sus mejores marcas hasta este momento son 1:43.61 en 800, 3:31.66 en 1500 y 3:49.65 en la milla.

Por su parte, el marroquí Said Aouita, nacido en 1959, destaca tanto en el medio fondo como en el fondo. No tan precoz como Cram, poseedor de un ritmo superior y de un sprint excelente, pero no tan bueno como el del británico, fue tercero en los 1500 del mundial de Helsinki y pasó a los 5000 en Los Ángeles, donde obtuvo fácilmente la medalla de oro. También contaba con dos medallas de oro en los Juegos Mediterráneos de 1983, en 800 y 1500 metros. Sus marcas hasta este momento son 1:44.38 en 800, 3:31.54 en 1500, 3:49.54 en la milla, 7:33.3 en 3000 y 13:04.78 en 5000: prácticamente calca los tiempos de Cram en 1500 y milla.

Los actores secundarios son todos los demás: los ya mencionados Coe, que iba a tener un año realmente malo, perdiendo ya el reinado del medio fondo irremisiblemente, y Cruz, el rey del 800. Además, los estadounidenses Maree y Steve Scott, subcampeón mundial. Los españoles Abascal y José Luis González, mejor competidor el cántabro, más rápido el toledano.

La primera reunión importante se celebra en Oslo el 27 de junio. Cram gana haciendo marca personal en los 1500, 3:31.34, aventajando en un mundo a Scott. Mientras, Aouita también hace marca personal, pero en los 5000: 13:04.52. Para empezar, no está nada mal.

La carrera del año, y paradójicamente su único duelo en la pista, se da en los 1500 metros de Niza, el 16 de julio. Es una carrera de récord atípica, bellísima. La clave es el momento en el que se retira la primera liebre a los 800 metros, ya que la segunda pega un tirón espectacular que pilla desprevenido a Aouita, que tendrá que remontar tres metros de desventaja de ahí al final, incluso más tras el impresionante hachazo del británico en la contrarrecta. Finalmente, Cram gana el reñidísimo sprint frente al marroquí. No sólo cae el récord del mundo, sino también la mítica barrera de los tres minutos y medio. El tiempo del vencedor es 3:29.67, mientras que Aouita marca 3:29.71. González bate el récord de España con unos excelentes 3:30.92, mientras que Scott queda cuarto. A día de hoy la barrera del 3:30 se ha superado en 77 ocasiones por 20 atletas diferentes; Coe lo conseguiría en 1986 y sólo lo ha hecho un español, Fermín Cacho en 1997, vigente récord europeo.

Once días después, el 27 de julio, vuelve a haber reunión en el estadio Bislett de Oslo. Primero se corren los 5000 metros, donde Aouita hace una gran exhibición en compañía de Maree, que le exprime en una vuelta final apoteósica y al que sólo puede dejar en los últimos metros, tras quedarse en cabeza a siete vueltas del final. La angustia por el crono es tremenda, pero finalmente ha batido el récord de Moorcroft por ¡una centésima! 13:00.40 para él, 13:01.15 para un excelente Maree, con Alberto Cova, campeón olímpico de 10.000, en un distante tercero. El objetivo de la barrera de los trece minutos deberá quedar para otra ocasión.

Pero la gran prueba de Oslo es la milla, donde el récord de Coe corre serio peligro ante una participación de ensueño. Y así es. Cram hace una carrera perfecta y bate la marca por un segundo, marcando 3:46.32, récord que durará ocho años y que es la plusmarca europea vigente. González, en la mejor carrera de su vida, es segundo con 3:47.79, que aún es récord de España, y Coe y Scott quedan detrás. Es la primera vez que Coe pierde una carrera en la que se bate un récord mundial.

Cram aprovecha el parón entre las grandes reuniones para asaltar los récords de las distancias intermedias. Primero lo intenta con los 2000 metros, en Budapest el 4 de agosto, batiendo la marca de Walker por 13 centésimas (4:51.39). Es su tercer récord mundial en 19 días. Después, el reto de los 1000 metros es bastante más complicado. En Gateshead, en un ventoso 9 de agosto, se queda a 70 centésimas (2:12.88) de un registro de Coe que sólo sería superado en 1999. Y, mientras, el día 13 Abascal consigue en Barcelona la mejor marca de su vida en 1500, 3:31.69.

Los últimos quince días de la temporada van a ser intensísimos. Todo empieza en el mejor mítin del mundo, la Weltklasse de Zürich, el 21 de agosto. Primero se corre un 1500 bastante descafeinado, donde el suizo Pierre Délèze se da el gustazo de batir, con unos buenos 3:31.75, a dos medallistas olímpicos como Coe y Abascal.

Cram, agotado tras su temporada, ha rehuído el enfrentamiento con Aouita y prefiere probarse en los 800. Pero está tan en forma que, gracias a su sensacional final, es capaz de bajar su marca personal a 1:42.88 y, sobre todo, batir a Cruz y a Johnny Gray. Impresionante. Aquí termina prácticamente la temporada del británico, de momento con tres récords mundiales, e imbatido.

Pero Aouita no ha dicho la última palabra y en esa reunión de Zürich ataca el reciente récord de la milla, sin éxito: con 3:46.92 se queda a seis décimas del tiempo de Cram en Oslo.

Dos días después, el 23, hay reunión en Berlín. Cruz vuelve a batir a Gray en el 800, bajando por poco de 1:43, pero la gran prueba es el 1500. Esta vez Aouita abre espacio rápidamente con Maree y se va solo hacia la meta, marcando 3:29.45. El récord de Cram ha durado 38 días y cae por 22 centésimas.

Y el 25, nueva cita en Colonia. Mientras en la misma pista en la que el año anterior se había quedado a cuatro centésimas del récord mundial, Cruz deja muy lejos a Coe, segundo, y registra 1:42.54, Maree se convierte en el tercer hombre en bajar de 3:30, marcando 3:29.77 muy por delante de Abascal.

La semana agotadora de Joaquim Cruz acaba el 28 de agosto en Coblenza, ganando con la mejor marca mundial del año (1:42.49), acosado por Gray (1:42.60). Las cuatro carreras en siete días han podido pesar en la marca del brasileño.

Aún quedan los mítines del final de temporada. En Bruselas, el 30 de agosto, Maree gana la milla con un tiempo discreto, pero Aouita intenta batir el récord del mundo de Henry Rono en 3000 metros, quedándose a menos de un segundo (7:32.94). Y, ya agotado, busca en la pista milagrosa de Rieti, el 4 de septiembre, arrebatarle otro récord a Cram, esta vez el de 2000 metros, pero queda a más de dos segundos de la marca del británico, otra vez seguido muy de cerca por Maree y Scott.

Después de aquel glorioso 1985, Cram todavía tuvo tiempo de brillar al año siguiente, aunque nunca pudo mejorar sus marcas. Fue campeón europeo de 1500 metros batiendo a Coe, y completó un triplete británico en 800 detrás de Coe y Tom McKean. Antes, había ganado ambas pruebas en los juegos de la Commonwealth. Pero su baja forma y las lesiones le relegaron al octavo puesto en los mundiales de 1987 y al cuarto en los JJOO de 1988.

En cuanto a Aouita, en 1985 comenzó una serie de dos años invicto en todas las disciplinas, hasta los 3000 obstáculos, prueba no habitual en él, de unos Juegos Mediterráneos en los que ganaría 1500 y 5000. En ese año 1987 se convirtió en el primer hombre en bajar de 13 minutos en 5000 metros, poco antes de proclamarse campeón mundial de esa distancia. Además batió el récord de 2000 metros de Cram, y el de las dos millas, en posesión de Ovett. Para Seúl, sin embargo, decidió intentar el doblete 800-1500. Consiguió el bronce en la distancia inferior pero, lesionado, no pudo terminar las semifinales del kilómetro y medio. Su último tour de force fue en 1989, cuando batió otra barrera histórica, la de los 7:30 en 3000 metros (supone correr siete vueltas y media en un promedio inferior al minuto por vuelta), marcando 7:29.45 en Colonia.

La verdad es que ya no tenemos este tipo de mediofondistas. Después de ellos tuvimos las dictaduras de Morceli y El Guerrouj, y desde que se retiró este último el trono del medio fondo está vacante, con campeones olímpicos dopados, marcas discretas, corredores irregulares, grandes campeonatos ramplones…

Por otro lado, sí es cierto que casi todas estas carreras fueron típicas de mítin, los corredores en fila india en busca de la mejor marca. Personalmente me gustan más las carreras tácticas, donde no siempre gana el más rápido, y en las que se distinguen de un vistazo los corredores inteligentes.

Luis A. Blanco | 15 de octubre de 2010

Comentarios

  1. Diego
    2010-10-15 17:14

    A los que somos amantes de solitarios placeres -correr, lectura, escritura – estos duelos juntos a los de Coe,Gonzalez y alguno mas, todavía nos ponen las plantas de los pies de punta.

    Tienes referencia ya sobre el libro historia/novela que van a sacar de Zatopek? Te lo recomiendo.

    Tambien te recomiendo, aun mas, el que el mismo autor (Jeaz Echenoz) sacará sobre Nikola Tesla.

    Saludo sudoroso

  2. nestor
    2010-10-16 20:35

    Interesantísimo post, ¡gracias por él!



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal