Libro de notas

Edición LdN
Rarezas musicales por Francisco Serradilla

Visitaremos aquí, cada día cinco, intérpretes extravagantes, versiones poco ortodoxas, extrañas herramientas tecnológicas para crear o descrear la música. Quizá también recordemos a viejas joyas olvidadas. Estas rarezas se ilustrarán con videos provenientes de youtube, dejando en ellos la carga de la prueba de futuras demandas de la SGAE. No esperen encontrar aquí música de moda: está estrictamente prohibida. Francisco Serradilla también escribe Computación creativa y otros sueños.

Pequeños maestros

Hoy vamos a dedicar el artículo a niños prodigio, que nos sorprenderán por sus capacidades a edad muy temprana. Es curioso cómo existen tantos niños prodigio en la interpretación musical y tan pocos en otro tipo de disciplinas.

La primera es Tiffany Koo, una niña californiana nacida en 2002, estudiante de piano y pianista profesional, que con cinco años tocaba así:


Tiffany Koo interpreta el Nocturno no. 20en Do# menor de Federico Chopin

Alexander Chen es otro pianista capaz de tocar a Bach con tan sólo cuatro años (incluso hay algún video suyo con tres):


Alexander Chen interpreta la Invención no. 1 en Do mayor, BWV 772, de Johann Sebastian Bach

Evidentemente la ejecución no es perfecta, ¡pero es que tiene cuatro años!

Lo que sigue ahora ya son palabras mayores. No figura la edad de Marc Yu en este vídeo, pero he podido averiguar, cruzando datos, que tenía entonces ocho o nueve años, y toca a cuatro manos nada menos que con Lang Lang, uno de los pianistas profesionales jóvenes (nacido en 1982) con más proyección internacional.


Lang Lang and Marc Yu interpretan la Fantasía D940 de Schubert (fragmento)

Pero no sólo de pianistas y de música clásica vive el hombre, así que ahora traemos a un joven guitarrista, Sungha Jung, tocando una versión adaptada de Hotel California. En la fecha del video tenía unos trece años.


Sungha Jung Interpreta Hotel California, de los Eagles

Nuestro siguiente prodigio es Tsung Tsung, de cinco años cuando se grabó el vídeo, que parece que no va a tocar pero cuando se arranca es impresionante, porque en este caso sí que cuesta diferenciar su ejecución de la de un adulto. No salgo de mi asombro. Créanme que lo he revisado una y otra vez por que no fuera un fake, pero la precisión en la pulsación y algunos pequeño errores de digitación me hacen creer que el video es auténtico.


Tsung Tsung interpreta fragmentos de varias obras clásicas

Y para terminar, un vídeo que me da miedo: cinco niños norcoreanos tocando la guitarra. Tocan estupendamente, pero, no sé, ¿no les produce a ustedes una cierta sensación inquietante? Las expresiones, la coreografía… ¿Androides?


Cinco niños norcoreanos prodigios de la guitarra

Francisco Serradilla | 05 de julio de 2013

Comentarios

  1. Marcos
    2013-07-05 18:37

    Increíble. Ya si encima supiese que ningún niño ha sufrido para poder rodar esto, pues apaga y vámonos.

    A mí me apasionan los intérpretes, como en el a cuatro manos, que parecen vivir profundamente lo que están tocando. Deberías hacer un artículo con eso :)

    Saludos

  2. Paco
    2013-07-05 18:52

    Pues precisamente tengo un vídeo en la recámara sobre el tema de vivir lo que se está tocando que es espectacular. Pero no lo voy a descubrir ahora, lo dejo para un próximo artículo :)

    Sobre lo del sufrimiento, con excepción de los norcoreanos, que en ese caso no lo tengo nada claro, en el resto se ve que realmente disfrutan con la música. Creo que el problema del sufrimiento en el aprendizaje de la música se da con bastante frecuencia, pero justamente no en los niños prodigio, ya que esos buscan la música de motu propio, sino en los niños que no están especialmente dotados y sus padres se empeñan en meterlos en el conservatorio. Hay muchas probabilidades de que esos niños terminen odiando profundamente la música, lo cual es lamentable.

    El problema histórico es que no se ha diferenciado entre la música como diversión o afición de la música como profesión; si esto pasara en el fútbol a todos los chicos que juegan en el equipo del colegio se les estaría obligando a entrenar 4 horas diarias y se les castigaría si pierden un partido. Eso en música se ha visto como normal.

    Y todo ello configura una sociedad en la que, o eres profesional, o no tienes ni pajolera idea de tocar un instrumento.

    Absurdo, ¿no?

  3. gsc
    2013-07-05 21:41

    Aprender a tocar la guitarra en la tuna es muy divertido, y no requiere hacer escalas, estudiar solfeo ni todas las cosas “aburridas” que implica estudiar música “en serio”.

    Lo mismo es aplicable para cualquier cosa: cualquier niño puede aprender que la reacción de vinagre y bicarbonato produce CO2, pero en el momento en el que le pones a calcular los moles de cada lado de la reacción, le has perdido… a no ser que sea para el exámen de la semana que viene.

    Estudiar cualquier cosa X en serio requiere muchas cosas “aburridas” que a un niño, en general, le van a echar atrás. A no ser, como dices, que esté especialmente inclinado hacia eso y que las haga motu propio.

    El problema sería: ¿existe alguna forma de estudiar música en serio a un nivel no profesional? En teoría – no sé si es así – eso debería de ser el nivel elemental de la enseñanza oficial de música, no? Eso implica, claro, igual que la enseñanza oficial de química o matemáticas un montón de cosas “aburridas” y que suponen esfuerzo pero no una dedicación profesional.

    Y luego podemos discutir también donde se debería de impartir esa enseñanza oficial de música (por que en otros países, se aprende música en el escuela, no a “tocar” la flauta).

    Otro problema, más cultural quizás, es que sólo existan los dos tipos de gente que dices. Pero no lo veo tan claro, por que no me creo que todos los de las chirigotas sean de conservatorio. :P

  4. tania
    2013-07-08 19:16

    y que mas se puede pedir con 4 añitos de nada, es alucinante ver como una niña pequeña es capaz de hacer una maravilla como esta, un prodigio en toda regla

  5. Paco
    2013-07-13 06:06

    > El problema sería: ¿existe alguna forma de estudiar música en serio a un nivel no profesional?

    Por supuesto, no me cabe ninguna duda. Aprender música requiere horas de trabajo, que pueden consumirse con sufrimiento o con más o menos diversión. Si te gusta la música, te diviertes con ella, al menos la mayor parte del tiempo. Si no te gusta, es una experiencia horrible, así que mejor déjalo. Pero aunque sí que te guste, la clave para disfrutar es cómo te enfrentas a ella, construyendo o machacando.

    Es algo parecido a aprender lengua haciendo redacciones o aprendiendo los términos con los que los lingüistas etiquetan la lengua.

    O mejor, aprender programación programando o memorizando todos los posibles métodos de un API.

    PD. Algunos chirigoteros son músicos como la copa de un pino :)



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal