Libro de notas

Edición LdN
Porque me quité del vicio por Elia Martínez-Rodarte

Vicio es todo en exceso y desmesura hasta que lo abandonamos por un nuevo vicio, o nos convertimos en coleccionistas de ellos. Nunca es tarde para desechar uno y encontrar otro nuevo. De los vicios y pasiones que exponen nuestra humanidad hablaremos aquí, en este espacio comandado por Elia Martínez-Rodarte, mexicana, viciosa y escritora, autora de ivaginaria, el día 6 de cada mes.

Asustados

Vivimos en una etapa generacional de hombres asustados. O quizás más manifiestos en esta emoción. Creo que es la palabra y estado de ánimo masculino que más he escuchado en estos días. En estas semanas.

Hombres que temen ante un panorama de mujeres cuyas opciones se han diversificado en cuestiones de parejas…

Mola la diversidad en las chicas el día de hoy y los pensamientos como: es bueno tener un crossover de vez en cuando; es tiempo ya que me líe con un viudo; me encamaré (de nuevo…) al profesor; debería de volver a reencontrarme con mis ex parejas de los últimos años (otra vez…)

Sin embargo en los varones no solamente privan temores clásicos, como podría ser el del compromiso: el temor de los hombres se ha diversificado de una forma tal que no me extraña que en algún momento le tengan horror a la vagina porque parece un molusco gigante y opten por la soledad administrada con breves tramos de una mujer y luego otra.

Ahora que escribo sobre esto, me siento bastante ridícula tocando un tema que se supone ha sido parte de la historia de la humanidad.

Los hombres en su libertad por mantener a una comunidad libre de invasores y peligros han requerido de una independencia de acción que le permita poder moverse y cuidar de su rebaño, de su familia y del pueblo al que pertenece. (Darwin, Durrell…dixit).

Esa misma necesidad de autonomía ha provocado que se mantenga independiente y que cualquier amenaza de compromiso lo asuste.
Pero creo que como el hombre ya no tiene necesidad de cazar para comer, proteger a una comunidad, ni ser el proveedor del sustento de una familia porque el 80 por ciento de las mujeres trabajamos, entonces han tenido demasiado tiempo para desarrollar nuevas fobias mamilas que básicamente les han servido para proseguir en su senda hacia la libertad y sin la más mínima intención de tomar nada en serio. Lo cual también es una opción decente tras años de ser el de la proveeduría…

Mis amigas, incluso las más dulces y sumisas, las que matarían por lavar las trusas estampadas de cualquier hombre que las acepte, están lidiando con novios o pretendientes con una fobia impresionante, no digamos ya al compromiso, sino a una forma de entendimiento elemental.

Aquí cualquier individuo saltaría para decir: estas viejas están desesperadas por conseguir lo que sea, pero no se trata simplemente de tratar de conseguir una pareja o de hacerse de un novio. Lo que discuto aquí es que los hombres están tan a la defensiva que argumentarán el peor de los sinsentidos con tal de evadir un compromiso de relación, salida, date, café, tomar una copa o simplemente tragarse un hot dog en la esquina. Impresionante pero en los hechos está.

Hemos llegado a una era global en la que la individualidad ya no solamente es una forma de vida, sino que también es una manera de evadir la manera de ser lastimado y de sufrir.

Quisiera que ya se estableciesen bien a bien los tiempos, y no lo digo por mi sino por todas nosotras, las liadas y las disponibles, en que los hombres se aventuren con inteligencia a nuevas formas de convivencia en pareja, a la aceptación de dejar que una mujer avance sobre ellos (lo cual parece obvio que dejan que suceda hasta cierto punto…) y a la necesidad de ser ligados y levantados en una calle, de un mundo que necesita que algunos hombres empiecen a soltar la palanca de su masculinidad. O sus viejos hábitos machistas.

____________
Post Scríptum: Te invito a que me visites en mis espacios @Twitter, en Facebook, y en: ivaginaria.blogspot.com o ivaginaria.wordpress.

Elia Martínez-Rodarte | 22 de noviembre de 2009

Comentarios

  1. Lula Goce
    2009-11-23 00:06

    Ja! que bueno!!

    :D

  2. Roland
    2009-11-24 03:38

    Muy bueno. jejejeje
    Tiene mucha razón. Alguna vez (muy pocas, la verdad) me ha pasado que una chica intentara ligarme, y yo, bobo e incredulo, no he sabido responder a tiempo.
    Aplaudo el interes y que las tornas se cambien, pero es que son tan pocos los casos, que llegado el momento, el chico no suele saber como responder. Ya se sabe que en general nos cuesta bastante captar las indirectas femeninas (bastante mas indirectas que las masculinas xD)
    Respecto al miedo al compromiso, hay un hecho que quisiera añadir:
    Hoy en dia soy testigo de algun que otro caso de miedo al ir mas allá de un simple noviazgo, por la posibilidad de que todo se tuerza, pero no por que te rompan el corazón, sino por que las leyes actuales en manos de una mala persona inteligente, te pueden destrozar la vida.

  3. Elia
    2009-11-24 05:13

    Gracias por sus opiniones y por pasar a saludar.
    Espero que este apunte sirva de algo…

  4. Rodrigo
    2009-11-25 15:47

    Pasamos por Monterrey para ver a los amigos y en García ya no te pudimos ver. Llegamos a tu casa el fin de semana y el solícito guardia de la vigilancia de tu cuadra nos dijo con toda la certeza del mundo “se fueron con la niña al mandado”.
    Te mandamos Antonia y yo un abrazo mandao como tú dices, esperando verles pronto, si se decide la sagrada familia, a ir al verdadero norte del mundo…..

  5. antonete@hotmail.com
    2009-11-25 17:18

    Te extrañamos mucho, a la niña, a la idea de por fin conocer al hombre. Volvemos en el verano si Dios quiere.
    A.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal