Libro de notas

Edición LdN
Porque me quité del vicio por Elia Martínez-Rodarte

Vicio es todo en exceso y desmesura hasta que lo abandonamos por un nuevo vicio, o nos convertimos en coleccionistas de ellos. Nunca es tarde para desechar uno y encontrar otro nuevo. De los vicios y pasiones que exponen nuestra humanidad hablaremos aquí, en este espacio comandado por Elia Martínez-Rodarte, mexicana, viciosa y escritora, autora de ivaginaria, el día 6 de cada mes.

Alberto, la puta literaria y el camión de la basura

Sólo los ñoños cubrían ruedas de prensa de Alberto Cortez. ¡Yo acababa de entrevistar a Oliver Stone! “Si no cubres a Cortez, te endoso el baile de Bronco”. Me senté frente al poeta de la canción romántica como si fuera a conversar con Fidel Castro: lo sopesé, pensé en sus respuestas cursis y lugarcomunescas, emitidas con una voz templada en la doma de periodistas, mujeres y fauna diversa del showbiz.
Para mí era sólo otro viejo argentino ligador tratando de quedarse con los calzones de las señoritas…

Señor Cortez, me escucho decir mamonamente, ¿usted se considera un poeta?
Me mira. Enmarcado su rostro en la humeante voluta de su cigarro: me centra y chuta gol: “claro que soy un poeta, porque puedo hablar con las estrellas, dialogar con la luna y conversar con las flores como ahora hago”.

Pausa afectadamente deliberada, mira de lado y hacia arriba: remata desde la visión de su perfil: “como ahora hago con usted, una mujer-flor”.

Escuché su respuesta atravesar mi cerebro que ordenó sangre a todas las superficies visibles de esta piel. Me turbé. Perdí el control.

La suavidad de las palabras atravesó sin restricción la sala abierta del corazón que invariablemente se vence ante la sorpresa de la palabra amable, aunque sea (parezca) falsa.
Esa noche reñí con mi novio.
¿Por qué nunca me había dicho yo era una flor?

……………..

el: tú si escribes muy bonito mamita, yo quiero ser tu puta literaria…
ella: ay Gonzalo ¿pero qué dices?, ¿y eso como que para qué?
el: dame tu mano y siente…
ella: te pasas Gonzalo, no te vayas a desabrochar la bragueta, que nos ven…
el: soy tu puta literaria, quiero que me cojas…nunca le he dicho eso a ninguna mujer, menos a una que escriba, mamita tu mano…
ella: Gonzalo…ya andas pedo…
el: pero…¿vamos a follar?

……………..

…observé desde el inicio de la calle el provocador desmadre mañanero: el camión de la basura enviaba al primer emisario en pos de nuestros desechos.
El tipo pasó de largo a mi lado y me ofendí. ¿Qué le pasa a este pendejo que no me dijo la acostumbrada obscenidad matutina?
Subí mis cosas a la cajuela del coche. El camión de la basura avanzando como un elefante de desfile cirquero, pasó cerca de mí con su run run y por fin, entonando la canción más dulce: tsss tssss, qué rico culito…tssss, mamita, qué rico culito…
Entonces me dije: más les vale, cabrones…más les vale.

Elia Martínez-Rodarte | 06 de agosto de 2009


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal