Libro de notas

Edición LdN
Pa cuatro que piensan por Miguel Santa Olalla

Tendemos al derrotismo y a pensar que caminamos inevitablemente hacia la decadencia. Frente a esto, en todos los campos del saber y del hacer hay personas cuya tarea está cimentando el legado que dejará nuestra época a la siguiente. ¿Qué tal si conocemos a algunos de los pensadores de nuestro tiempo más importantes? No son cuatro, pero pensar, sí que piensan. Y lo que tienen que contarnos merece la pena. Miguel Santa Olalla es profesor de secundaria y editor de boulesis.

Michel Onfray: el "enfant terrible" de la filosofía

Michel Onfray es una de esas personas a las que terminas adorando u odiando. No es, ni mucho menos, un pensador de términos medios. Destaca por su estpíritu anarcoide en todos los sentidos: Onfray es un pensador contra. Contra la propia filosofía, contra la religión, contra cierta forma de entender la cultura y la educación, contra la política, contra la economía… Esta independencia intelectual le ha costado el preco del desprecio, valga la expresión, de algunos de sus compañeros que le ven más como un provocador que como un filòsofo en el sentido pleno de la palabra. La causa es fácil de identificar: Onfray vive al margen de la academia.





La autonomía respecto a los circuitos oficiales de la filosofía no es en el caso de Onfray una mera pose: se involucró en la creación de la Universidad Popular de Caen, un modelo libertario de enseñanza abierta a todos, en el que por medio de conferencias, charlas y coloquios Onfray ha ido difundiendo sus críticas al cristianismo y la filosofía, a la vez que su propuesta filosófica, basada fundamentalmente en las escuelas helenísticas y en autores más cercanos en el tiempo, como es el caso de Nietzsche. Tan importante como sus ideas es la forma en que las Onfray las difunde: fundar una universidad popular es ya una crítica demoledora hacia una filosofía que agoniza en las instituciones oficiales. La respuesta social que obtuvo va en esta linea: sus conferencias estaban repletas de personas interesadas por la cultura y por poder asistir a un diálogo filosófico vivo.


El espíritu rebelde de Onfray aparece en todas sus obras: desde el Antimanual de filosofía hasta el Tratado de atelología, sin olvidar sus ácidas críticas hacia figuras que algunos consideran intocables, como Sigmund Freud. Defiende una suerte de socialismo libertario, cercano en ocasiones al anarquismo y siempre se ha manifestado políticamente por las opciones de izquierda que considera más auténticas, renegando de los grandes partidos y las instituciones políticas convencionales. Si a todo esto, le unimos su clara defensa del hedonismo, que reinterpreta y actualiza en una clara defensa del cuerpo y el placer, es fácil entender por qué su pensamiento siempre resulta tan polémico como cautivador, y despierta filias y fobias a partes iguales. Pero no deben importar aquí las tomas de postura personales: Onfray es, sin duda, una de las figuras filosóficas más relevantes de nuestro tiempo, tanto por su hacer, como por su pensar y decir.


Para saber más

Miguel Santa Olalla | 17 de noviembre de 2012


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal