Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

Después de las torres, jaque al mundo

Silvia Banfield

El 11 de septiembre no es una fecha, es un desastre para la humanidad. La venganza de G.W. Bush no ha tenido límites después del 11 de septiembre del 2001, el día que las Torres Gemelas fueron atravesadas por dos aviones dirigidos por terroristas de Al Qaeda y se desplomó el corazón del centro financiero de Estados Unidos en Manhattan, Nueva York, donde murieron alrededor de tres mil personas. Bush se encontraba en una escuelita, mientras las emblemáticas torres se derrumbaban como castillos de arena y se descolgaba la muerte con sus maniquíes vivos desde sus lejanas y ardientes ventanas. En dos horas 15 minutos, la Torres Gemelas, se convirtieron en escombros de horror, metal vencido, vidrios estallados, paredes de polvo, un camino al Infierno. Ya después todo sería escombros y las cenizas inundarían Manhattan y nada sería igual a dos más dos son cuatro. El horror recorrió mudo las calles y CNN pasaría su filmación de humo, llamas y derrumbe, una y mil veces sobre el icono de Nueva York: The Twin Towers. En segundos comenzaban a desintegrarse 200 mil toneladas de acero y el orgullo de la capital de las finanzas occidentales se evaporaba por cada una de esas 43.600 ventanas, mientras los cristales estallaban y los inquilinos se arrojaban al vacío. Ardían como velas en un bosque/ de sueños afilados por el tiempo/los cuerpos en silencio/el cielo descendía a sus pies/volaban, sólo volaban/en el paracaídas del más allá/la muerte descendía con ellos/cenizas que el viento soplaba/cielo azul en llamas/ Manhattan, Manhattan/ espejo sin pulmones/vuela en el cristal/un mundo sin esperanzas.

Las imagenes hicieron polvo las palabras
Las imágenes hicieron polvo las palabras. Ardía el cielo en Manhattan. Un Number One desorientado volaba hacia un refugio desconocido. No todo se circunscribía a Manhattan, el Pentágono y más. Ya nada sería igual para Estados Unidos y el mundo, se había apretado el botón del terror. Un mundo más seguro y mejor, sería el lema sacado del Infierno por G.W. Bush, quien invadiría Afganistán e Irak, y mandaría sus ejércitos a las montañas de Mahoma. El Profeta del terror, Bin Laden, según Bush, escapó al pertinaz bombardeo en las montañas y a todos los cercos posibles. Entrenado por la CIA para combatir al ejército soviético de ocupación en Afganistán y en las artes de la supervivencia, el saudita aplicó el manual y su experiencia en esas laberínticas montañas, donde el mundo siguió como en un filme de acción, su frustrada cacería, donde el tiempo parece no dejar huella. La frontera tribal, los caminos alados polvorientos de Pakistán, los mil millones de rostros musulmanes, todos estos detalles confundieron hasta el día de hoy a los comandos, satélites, mísiles, emisarios y rastreadores de Bin Laden. Irak y Afganistán fueron invadidos. GWB fue seducido por la venganza, y aplicó la vieja receta de Viet nam: el terror de estado, una maquinaria bélica infernal para someter a dos países heridos, pero con una vieja tradición de lucha, defensa territorial y ancestral visceral fenomenal. Más tropas, más tropas, más muertos, más muertos, más atentados, más atentados, más terror, más terror, más horror, más horror, más miedo, más, miedo, más temor en los aviones, más temor en los aviones, menos libertad, menos libertad, y una noche más larga de zozobra para Estados Unidos, el mundo y sus alrededores. Bis, bis, dice la muerte/reafirma su condición/de doncella eterna/aplausos para su tarea/no sobra ni una hebra/del hilo que teje su sombra/quién la viera tan despierta/siempre cabalgando/como si no se moviera/tan eterna y tenaz/en sus alas, en sus alas.

En su diván, la Historia, sabe que alguien juega a los dados con ella y su destino rueda. Un niño bajo un árbol piensa en la salvación del mundo. Qué trabajo más inocente para un niño. Paradojas de estos tiempos que inútilmente intentamos descifrar. Las noticias siempre toman un mismo camino, curso aparente y doblan una esquina desconocida, para volver por la ruta de donde surgieron. Noticias bumerang. Es la pasión mediática circular. El camino de un retorno ya conocido, vencido al miedo, rendido al fraude. La Libertad, a quien tanto se apela, entró en un carrusel de sombras, en el viejo tobogán de la mueca, dormida quedó en su caja de Pandora, como una muñeca ciega. La Libertad es más que una estatua, me dijo una vez el Poeta. La Libertad no es un souvenir francés. La Libertad es condición de todo hombre libre. Si alguien se cree dueño de la Libertad, la convierte en esclava. La Libertad no requiere de pasaporte. La Libertad es tan simple como sentirse libre. La Libertad es sinónimo de esperanza, nunca se pierde, está en todas partes, nunca pasa de moda, se necesita como el agua, el aire, la luz y el pan. De un misil no viene la paz, por más largo que sea su alcance, y alto se eleve en el cielo su inmenso, vasto poder destructor. Granadas en racimos, fósforo, cuerpos quemados, mutilaciones, todo el horror, “para sostener un mundo más seguro” Estados Unidos es más seguro que hace cinco años, ha dicho GWB, porque “estamos a la ofensiva en el extranjero” Alrededor de 2.700 soldados norteamericanos, mayoría latinos, han muerto sólo en Irak. Unos 15 mil heridos, enloquecidos otros, desertores algunos, psicológicamente destrozados unos centenares, además de un gasto militar que está llevando a una posible recesión económica a Estados Unidos, son algunos de los costes de esta ofensiva. La vulnerabilidad y el odio hacia los norteamericanos en el extranjero se han multiplicado por mil. El país, sus intereses, aliados, gente, es un objetivo elevado a N, ahora, respecto de hace 5 años. Todo es a partir de las torres, ni un segundo antes, ni después. El mundo tiene un nuevo reloj biológico de muerte terror. No sólo se trata del recrudecimiento de la resistencia en Afganistán con atentados a la protegida embajada de Estados Unidos o los feroces saldos mortales de una verdadera guerra civil en Irak y contra las tropas de ocupación, sino de las alarmantes denuncias de científicos ingleses sobre el comportamiento climático y lo que nos espera inevitablemente. El calentamiento de la Tierra es un hecho, aunque en el próximo siglo podría ser devastador, como en la época de los dinosaurios y amenazaría con eliminar la mitad de las especies en el planeta. Nuestra especie, es un azar de mantequilla.

El hombre es un dinosaurio
El mundo está en su mejor peor momento, es una frase del Poeta que engloba la globalización del desastre. “Ni muy adentro que te quemes, ni muy afuera que te hieles”, decían nuestras mamás sabiamente. Pero los dueños del Planeta no nos dejan alternativas; nos queman al spiedo, sin contemplación. Chris Thomas, de la Universidad de York, ha ido más lejos y en profundidad sobre sus observaciones y denuncias, dijo que si bien los grandes cambios se producirán recién a comienzos del próximo siglo, hoy “ya estamos al borde del inicio de una ola de extinciones masivas”. El 80 por ciento de las especies ya comenzó a mudarse de sus territorios tradicionales en respuesta a las cambiantes condiciones climática, advirtió.
El fenómeno no sólo se verificó en animales, pájaros e insectos, sino que además existe evidencia de que las plantas también comenzaron a cambiar de hábitat. Se espera que estos cambios, mutaciones biológicas, sean los más rápidos en la historia de la humanidad. Cien años, es un abrir y cerrar de ojos. Los niveles de dióxido de carbono serán los más altos en 24 millones de años, sino que las temperaturas globales medias serán mayores que las registradas durante unos 10 millones de años, subrayó Chris Thomas.

El hombre es un dinosaurio que no comprende su pasado, no sabe vivir su presente y no entiende su futuro. ¿ Su miserable realidad es destruir el Planeta? Extraño oficio humano, el lento suicidio de la especie. Los animales tienen más sentido común y comienzan a trasladarse de un sitio a otro más vivible, pero no es porque no hayan pagado el alquiler o se estén comprando un penthouse, sino porque se trata de la sobre vivencia. No dejan el barco, sino la parte que se está hundiendo. El hombre mira hacia el espacio. Al parecer no pisa aún, no pone los pies en la Tierra. ¿Somos el eslabón perdido entre nosotros mismos? ¿Simios del espacio? ¿Nos mudaremos de casa el 2066? ¿Dejaremos la Tierra convertida en un agujero negro? ¿El hombre es la materia oscura de su propio modelaje? Sabemos que no sabemos mucho. Sócrates fue más lejos y lo dijo: Sólo sé que nada sé. Brillante, modesto, humano el griego. No podía bañarse dos veces en un mismo río, porque ya las aguas no serían las mismas. Una frase luminosa de Heráclito el oscuro, sí, el de Abdera. ¿Sabía Heráclito que el Universo lo conforma un 70 por ciento de materia oscura? Somos un cinco por ciento y tanto desorden. Stephen Hawking, el físico inglés, está preocupado por la extinción del mundo, más bien si sobreviviremos el próximo siglo. La mayoría de los que nacieron en las primeras décadas en este siglo no estarán vivos. Pero la rueda de la vida seguirá girando de alguna manera. SH puso la pregunta en un sitio Web que abrió para la ocasión. 23 mil respuestas obtuvo. Pocas creo para semejante tema y para tantos millones de internautas que sólo se miran el ombligo. María Colomina, una de las internautas que respondió a S H, fue precisa: “Los culpables son los políticos, los malos científicos, militares y religiones. Si terminamos con ellos, La Tierra nos perdonará”. Es una tarea pendiente: la sobre vivencia.

El fanatismo de Bush genera mas terrorismo
El escenario actual es de recalentamiento. Se despeja en parte el Líbano, con el lento, forzado, desganado abandono del ejército invasor israelí, pero Irak y sobre todo, Afganistán atraviesan un período de violencia, inestabilidad y pérdidas significativas para las fuerzas anglosajonas de ocupación. No ha sido un paseo, ni existe seguridad alguna, dentro, ni fuera de las fronteras, ni en el mundo. La caja de Pandora está abierta. El ex presidente de Irán, Mohammad Kathani, muy respetado por su moderación, ha dicho en Chicago durante una visita que “el fanatismo de Bush genera terrorismo”. No es una metáfora, ni una frase para encantar a un público. Es lo que el mundo ya sabía. Torturas en distintas cárceles clandestinas del mundo, no sólo en Guantánamo, han llevado a que la artista Vanesa Redgrave, haya afirmado en Alemania, que “una política que recurre a la tortura y renuncia a los procedimientos judiciales me avergüenza, me pone triste y me enfurece, y ésta es exactamente la práctica de los gobiernos de los Estados Unidos y el Reino Unido” Un mundo más seguro y mejor. “Las políticas de los neoconservadores han creado una guerra que crea más extremistas y más radicales Ahora, los sucesos están creando una expansión de los extremistas de los dos lados”, advirtió el profeta iraní. Denunció el lobby israelí en Estados Unidos, por no representar a nadie en ese país y ser tan influyente. Sentenció que,”estas políticas no tienen ninguna relación con el espíritu de la civilización anglo estadounidense y las aspiraciones de los padres fundadores o su Constitución, y sólo causan crisis tras crisis en nuestro mundo”
Septiembre está al rojo vivo, caliente, la guerra está en pleno apogeo, mientras los diseñadores ya tienen el modelo de las tres torres que acompañarán a la Torre de la Libertad en Manhattan. Renace el Ave Fénix de las finanzas occidentales en Norteamérica, Beirut y la franja de Gaza, se convierten en ruinas cinco años después. 541 metros de altura al sur de Manhattan.. ¿El aniversario de la vida y la muerte? El mundo es mucho más ancho y ajeno de lo que lo imaginamos.

EPÍLOGO SUR, con viento Norte
México le duele hasta a las guitarras. Devorado por la vorágine de su corrupción, viaja la nación azteca hacia su propia ingobernabilidad. 50 millones de pobres, le impusieron una afonía al saliente presidente Fox ante el país, porque en un discurso que tuvo que brindar por la TV, no mencionó el tema de la tenebrosa pobreza e injusticia social. México, con la gestión de Fox, confía en sus principales ingresos provenientes de los inmigrantes en Estados Unidos, la gente que se va del país por falta de oportunidades y muere en la frontera o vive humillada pro su origen. Los sin papeles. Los que carecen muchas veces de identidad. Los que quedan el desierto. Los que creen en México a pesar de las autoridades mexicanas. Qué mala película ha rodado Fox para la Century mexicana durante su sexenio. Ya veremos pronto los resultados. A México le sobran los problemas. Estados donde la mafia y el narcotráfico impone su ley.

Del otro lado del muro, los latinos en Estados Unidos comienzan a organizarse para exigir sus derechos ciudadanos, como primera minoría étnica de la nación, y han inaugurado en Los Angeles, su Congreso de entidades latinas, el primero en 30 años. El objetivo es trazar una agenda política y social, “para retomar las luchas por la igualdad, los derechos civiles, la defensa de los derechos de los inmigrantes y una visión de una nueva democracia en un país donde cada vez más está en duda el modelo electoral.” Es un tema en firme y en curso que colisionará seguramente con la s propuestas de los republicanos. Seguirá siendo en los próximos meses, un tema prioritario para la política norteamericana de cara a sus próximos comicios en noviembre. Pero más allá aún, todo se enfoca hacia la lucha por la Casa Blanca. Autoridades norteamericanas han sostenido que la militarización de la frontera en el muro que separa a las dos naciones ha dado frutos, disminuyendo el paso de indocumentados. Todo forma parte de un gran paquete económico, político, social, que deberá encarar el nuevo gobierno mexicano. Ese es uno de los más grandes desafíos. El círculo vicioso de la pobreza, asfixia a México, sin duda. El vecino del Norte tiene también responsabilidad en esta materia y no debe ignorar las realidades.

Y mas al Sur, otro 11
Septiembre tiene que ver con la primavera chilena. Tiempo de buganvillas, aromos en flor, recogimiento, luto, dolor y lágrimas para millares de chilenos. Muchos familiares convertidos en cruz o en una simple N. Difícil historia para tantas mentiras. Habría que prestarle las rodillas de todo Chile al dictador para pedir perdón y aún así no alcanzarían. El mundo no olvida lo que la memoria chilena pareciera olvidar. Si me equivoqué, ha dicho Pinochet, pido perdón. Que la justicia chilena apure ese juicio, es lo que reclama la historia y el mundo. La impunidad es el delito del felón, sí, del traidor. Es una deuda enorme que tiene aún la justicia chilena con Chile y el mundo. En una democracia no puede convivir el aceite y el vinagre. Viva Chile!!!.

Silvia Banfield | 11 de septiembre de 2006


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal