Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

El secreto mío que nadie conoce

Silvia Banfield

Hay que hacer las cosas a tiempo en el tiempo. Todo se recicla en presente, Heráclito. Un río puede ir de la mano y ser la ciudad adivinada en el sueño que borra la noche. ¿La mariposa hace contacto con el aire o con el color de sus alas? ¿Dónde ven primero los ojos: hacia dentro o hacia el paisaje? Se recicla la palabra, la chatarra, la naturaleza recicla en el ciclo la vida que respiramos.

Es tal apetito por retener lo que podría fugarse o dejar de ser, que un alemán se comió una persona, invitado por la misma víctima a través de Internet. La antropofagia comienza casi en el sueño. Gumaro de Dios Arias, oriundo de Tabasco, México, homosexual, drogadicto, se comió parte de su pareja y durmió con ella durante la noche. ¿Velando la muerte, el crimen de la vida? ¿La muerte lo recicla todo?

La vida tiende la mano detrás del río, entre la niebla espesa del camino, la esquina que abandona la espalda como último sustento del cuerpo en el adiós. El agua se recicla, Heráclito, todo, absolutamente, y nada escapa de esta esfera azul que bufa, resopla, carraspea, traga, devora, y nos permite que construyamos calles, casas, caminos, ciudades, puentes, talemos árboles, incendiemos bosques, disparemos gases mortales por la atmósfera, y nos suicidemos finalmente con algo más delgado que una soga. ¿Algo le sobra o le falta al planeta que todo lo recicla?

Acertijos de fuego
Quizás el hombre que se cuelga de una cruz frente al precipicio y asciende en una escalera sobre el hombro de la muerte. Inventa historias, como el Canto del Cisne, o del Ave Fénix, Romeo y Julieta, Tristán e Isolda, y en su pequeña esfera personal todo lo hace girar entre la vida y la muerte, y el amor, que muchas veces necesita un traductor para entender que sucede alrededor.

En una esquina se vende el alma y en la otra se ofrece su rescate, su salvación. ¿Se intenta reciclar el destino? Hay urgencia de todo. La combinación del instante con la velocidad, que se deshace en el abuso solemne del silencio, la pequeña dimensión desconocida taquigrafiada de la realidad, donde la palabra no afloja su lengua. El bolo alimenticio nos rumia el de sierto que atravesaremos. Nos permite ver el espejismo y conocer nuestro pasado. La gracia no está en robarle el fuego a los dioses, sino al Diablo, a cuya llama todos acudimos al chasquear de sus dedos de cerillo.

Una frase de calurosa acogida a nivel global, reciclada en el mismo infierno, claro está: la fiesta está que arde. ¿Monólogo de un mismo fuego, todos los fuegos? La Historia que nos pone en el camino de los acertijos: ¿Qué ardió más: Roma o el corazón de Romeo y Julieta? El fuego es casi un misterio. Sin él, la vida sería aún más cruda. Entre dos fuegos, tu fuego. Algo se cuece a fuego lento sin que lo veamos. El fuego enemigo es el bumerang de nuestro fuego. Jugar con fuego, es el altar del peligro, el escalofrío que el fuego azuza. ¿El fuego es sacrificio o esperanza? Un inmigrante se seguirá sosteniendo; a un clavo ardiente cuando atraviesa su frontera, aunque haya dejado atrás la hoguera de su propio camino.

En el país de la Tierra del Fuego, llegan las noticias que la democracia y la dignidad apagó la mal llamada Llama de la Libertad, un símbolo de quienes abolieron todas las libertades en Chile y mataron a la muerte. Yo me conformaría con el fuego de los ojos del poeta. No más fuego que la pasión. Tantas propiedades y matices tiene el fuego, como una crónica bien escrita, y está lejos de ser una frase mía. Una lectora de Alaska me dijo que teñía mucho de amarillo una de mis crónicas, una gran mancha de yellow sobre una página amarilla, algo así me comentó. Yo le contesté, que el éxito de una nota son sus matices y es lo que intentaba, porque sólo un ciego podía ver el amaril lo, o era lo único que en verdad lograba distinguir en la bruma de su paisaje.

Me imagino que para ella, el blanco es el color más transparente, perfecto, y aún así, necesita del negro para contrastar y sentirse blanco. En algún momento se reciclan y dan el gris. La nieve sabe que tiene sólo un tiempo para ser blanca absoluta y es durante el día. La noche no admite matices visibles, aunque la luz trabaja en el esplendor del artificio y es también umbral de un nuevo comienzo. Crea una nueva mirada, un lenguaje visual, aunque la razón del espacio es la noche que recicla su propia oscuridad. Toda la poesía del siglo XXI se recicla en el telar de la primera poesía que irrumpió con la primera palabra y aún, en el gesto, el verbo sólo pronunciado al amanecer antes del alba-alba.

¿The war on terror?
La calle pareciera haberlo reciclado todo. Dejo que el ventanal corra el paisaje. La memoria puede ser Bombay, París o Nueva York, como El New York Time que tengo frente a mí, como un fardo noticioso que recrea el mundo en la esponja del tiempo y la palabra. Dirty Found Number 1, se llama la publicación citada por el NYT, que recupera el abandono, lo que fue, una especie de documentación del instante vivido, de la acción que fue ejecutada, cuya característica es que la prueba escrita o el objeto de la intermediación, fue tirado a la basura, descuidado, o recorre una suerte alejada del emisor y el destinatario. Alguien lo recoge y pone ad valoren para Dirty Found Numer, que lo circula en sus páginas.

Puede ser un simple mensaje en un papel amarillo: I Love, una frase que se encuentra en los baños, o una foto sugerente, erótica, no porno —aunque hay quienes hacen sexo— mensajes que cumplieron un objetivo y tuvieron un propósito. Si bien los textos son simples, son también curiosos, inclusive en su espontánea confección. Lo que más podría importarle a un lector avisado, es que hay detrás de ellos. La motivación del texto en el contexto, intertexto que ronda, se pone a circular, en camino de un reciclaje ante nuevos ojos, totalmente alejados del hecho. El primer lector lo descubre para sí y le interpreta. Le conduce a sus editores con los elementos que considera apropiados y ya tiene un valor agregado el texto original.

El lector tiene la oportunidad de ensamblar su propia figura en al imaginación, recrear la escena previa. No siempre un dato conduce a otro, pero en el paréntesis, puede surgir lo nuevo. Son pruebas contaminadas de amor, un verdadero collage, detalles sobre la sexualidad, y el lector se engancha con un pasado desconocido, reflotado en el azar y en el juego. Alguien arroja una escena de sus días(_14th street subway station stop_ in New York), la tira un mediodía en un basurero, u olvida en Brooklyn, Boulder, Colorado, Boston o en Chicago, como si las piernas colgaran del trapecio, queda el deseo en un viejo, desahuciado refrigerador, detrás de la puerta de un apartamento, y otro, la recoge y envía a Jason Bitner y Daby Rothbar, fundadores de la revista Found Magazine. Textos basura también en el basurero público, leamos: Hola, tuve cibersexo con un chico llamado Eric. Amo el sexo y ahora tengo un palo. Es un anónimo, que al final de la nota dice: Memo (Hi, Y had a Cyber Sex!! a guy named Eric. Y love sex. Y have stick

Son textos escritos más bien bajo la óptica de lo que comúnmente se le llama en inglés slangs, en el vicio de un idioma dudoso, surge el código de la urgencia, el acto personal. Se parte en dos la naranja en medio de los afectos: la vigencia de lo corporal y la palabra. Asimismo, como el amor arrastra sus aguas en las cañerías de la ciudad, surge el tema de lo actual, la vigencia de la guerra, el monopolio del miedo y terror. La náusea compartida en el closet de la democracia con libertades restringidas. Un ataúd anda suelto en diciembre en medio de la nati-vidad, premio negro, de doloroso luto para alguna familia. Azar desposeído de suerte. Otro mensaje de _Dirty Found, dice: The war on terror—-La guerra contra el terror

The wore on tear – usando harapos
The tore n’ ware – destrozado por un propósito
The tour n’ wares – viaje de propósitos
Detour answers – respuesta desviada
Deter askers – descorazonados pidientes
Disasters – desastres
Ha’ a murder bad fukin day – two flat tires -Ah, “chingado” asesino dia. Dos cauchos pinchados

El secreto mío que nadie conoce
Muchos de los objetos y textos enviados, superaron las expectativas y la filosofía de Found Magazine, lo que dio origen a Dirty Found Number 1. El Diario de una joven artista neoyorquina, titulado: “ El secreto mío que nadie conoce”, abandonado en un basurero, con un total de 120 páginas, influyó en la nueva edición. Uno no se explica como la mujer lanzó su intimidad a la basura.

Es una crónica pornográfica y erótica, ilustrada por la autora, sostiene el NYT. ¿Qué le habrá impulsado abandonar la documentación de sus confesiones y sudores? Las 120 páginas no fueron enviadas a Bitner, sino sólo 9 de ellas, arrancadas después de ser leídas, como si fuera un carnicero sobre las costillas del animal indefenso.

Un texto, arrojado por su autor(a) en el anónimo desprendimiento de un pedazo personal de la vida, es el camino a la convicción de un futuro suicidio. Refleja una extrema orfandad, una cierta insalubridad mental, la ci catriz del inmolado que no muere. Síntoma de animal urbano peligrosamente herido. ¿Qué rostro dejó la artista al borde del basurero y qué dolor la empujó hasta allí? Las nueve páginas enviadas por alguien anónimo con una nota explicatoria, fueron a parar a un cajón en Chicago.

La suerte del desprecio siguió su ruta hasta que surgió Dirty Found. La autora, de seguro ignora este ascensor de la palabra y que una extremidad del cuerpo de sus confesiones, circula mutilada tal vez ala altura del ceno derecho, en una publicación impresa. Antropofagia sobre un verbo abandonado, quizás sea un delito menor ante el gesto de la propia autora. ¿Recolectores de fetiches, audaces pornógrafos del pequeño mundo de las grandes ciudades, lascivos duendes del recicla je amoroso, poetas del cotidiano vivir? No lo sé.

Es una nueva actividad editorial. Retazos de la alcoba para nuevos lectores fetichistas. (La pornografía impresa es antigua en el mundo, pero mucho menos que el sexo. Sodoma, escrita a mediados de la década de 1670, atribuida a John Wilmot, segundo conde de Rochester, deja pálido 300 años después, a estos amantes del frenesí circunstancial).Me hubiese gustado que hubieran encontrado un mensaje escrito por mí y que fue abandonado una y otra vez en el ciclo del desprecio por los Editores. Nueva Jersey, Nueva York, Utah, Las Vegas, en el mismo basurero del desierto jugado o en el Cañón profundo del Colorado, donde la voz es inútil y los ojos vuelven a ver.

Fueron muchos los ejercicios en las cafeterías: Busco Editor que sepa leer, no escribir. Editor aburrido del éxito fácil, amigo fiel del fracaso, que entienda que la literatura no es como depilarse los sobacos. Se Busca una a guja en el pajar: Editor sin pretensiones de éxito ni de lujos. Para estas Navidades, cambio Editor por abecedario quechua. Busco Editor/a, dispuestos a una lectura virgen, desnuda, epidérmica. (Se ruega no llevar anteojeras. Se necesita Editor de libros de autoayuda, para hacer ídem con un autor. Se Busca Editor convencido que el libro se extinguirá por ser un artefacto inútil, sospechoso, peligroso, riesgoso, y letalmente eficaz. Se Edita Editor, tratar con Tiempo y Paciencia…Callejón sin fin N.111… firmado: Gurú de Red Rocks.

Homo, bípedo, agresivo
¿La vida nos da sorpresas, parodiando a Rubén Blades? Y la tecnología también. La portátil, veloz, indispensablemente ubicua Laptop, no es tan inocente para el género masculino, especie agresiva en constante guerra entre sí, contra el medio ambiente y otros no semejantes al bípedo agresivo homo, pero que también viven en el patio Tierra. El pequeñ o cerebro comunicacional portátil, aumenta la temperatura del escroto en los usuarios, de acuerdo con unas revelaciones recientes de un grupo de investigadores en la publicación Human Reproduction.

Los científicos llegaron a la conclusión, que la combinación del calor generado por las computadoras y la posición de los muslos necesaria para sostener las máquinas hace que se genere una mayor temperatura alrededor de los genitales de los hombres. Gajes de la fricción hombre-máquina, un oficio demoledor para la especie que busca perpetuarse en dos pies contra viento y marea. En la Universidad Estatal de Nueva York, Yefim Sheynkin, constató que es posible en años de uso constante, la laptop pueda afectar el aparato reproductivo masculino. Recomendó que los adolescentes disminuyan su uso, hasta tanto los estudios no sean más definitivos.

Los pesticidas, el cigarrillo, la obesidad, manejar durante períodos prolongados y los pantalones apretados, son también responsables de disminuir la potencia masculina. Los húngaros consideran que en esa zona también actúa negativamente el uso del teléfono celular. Tecnología indirecta para controlar la especie. La Laptop debiera ser distribuida por el gobierno chino, como una manera de controlar la expansiva natalidad en el gigante asiático. Así las empresas de tecnología occidental tendrían asegurado el más formidable mercado global. Los huevos humanos, me dijo, una amiga con algo de sorna, se cocinan a su propia temperatura tecnológica.

Recuerdo la época de los ardientes veranos, con rayos verticales, en la adolescencia, cuando lanzába mos a freír los huevos cobre el motor del automóvil en pleno desierto. Viajaba una época en el sueño de la libertad. Te echo de menos poeta, y sin embargo cayo. ¿Es mi paréntesis? Ahora, la sensual Laptop entre las piernas, resulta ser una depredadora del género masculino. Puede alcanzar una temperatura de 70 grados y la del escroto se intensifica drásticamente en pocos minutos. Lo más probable y aconsejable, para los científicos sería el uso de un protector externo. Un mundo lleno de prótesis, mutilador, castrante literalmente en este caso, que le instala al hombre la joroba del camello y donde no hay un desierto, lo construye a imagen y semejanza de su devastadora desolación.

El hilo tejido de la depredación desde las cavernas. Un hilván en cada época, la atroz red que va enredando los sueños, el falso paso que resuena en la memoria, un juego de dados pareciera imponerse sobre un tablero de ajedrez. ¿Piezas blancas y negras asaltadas por un Dios cruel? ¿La noche tiene cara de mujer, es aterciopelada o finge el sueño como una prostituta sin paradero? Todo es un cliché balanceado por unos elefantes sobre una telaraña. No la rompen ni se caerán. Así, el mundo seguirá en combate contra sus sombras. Los “dioses” hablan a uno y otro lado de la orilla, en el camino, hacia un cielo empedrado de buenas intenciones, envuelto en nubes de realidades muy distintas a la realidad.

Los hechos no dejan escalar, pujar por ascender a los cielos con cualquier tipo de licencia, a no ser que se use alguna puerta falsa, de escape, y aún así existe el riesgo de permanecer en las afueras de la bóveda celestial, en penitencia, en un sitio llamado limbo, donde la máscara es la indefinición de los rostros que se pasean gaseosos sobre un tiempo que va y vie ne, pero permanece estancado como un charco inmóvil de humo. Es realmente un motel de carretera, impersonal, un paradero casi desprevenido, de paredes alzadas por una memoria que las borra. Son perfectamente monótonas, con un paisaje de naturaleza muerta, el retrato plástico de un paisaje de la zona, lo más brillante en montañas del país, nevadas, paredes calculadas para ser frecuentadas por el olvido. Socorren lo que allí encierra la noche, cuando apagas la luz, y queda nada más que la imaginación que opera en tiempo presente.

Unas cuantas latas de cerveza vacías suelen recibir el alba, donde el día despunta de alguna manera, aunque la nieve haya comenzado a cambiar o a borrar el viejo paisaje del verano, y sólo pareciera quedar el reflejo del gesto taciturno de la noche. La literatura, la crónica que pasa el dedo por la orilla del ombligo como si fuera un vasto y profundo escenario, tienen mucho de ese abandono y hallazgo. La periferia le da vida al centro, que aguarda en el secreto silencio, y sólo espera en su lenta respiración que el tiempo anille un nuevo día.

Silvia Banfield | 04 de enero de 2006


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal