Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

Sin condón

Marcos Taracido

La mente de nuestros obispos y de los jerarcas vaticanos es la misma de los inquisidores que en el siglo XVI castigaban a las mujeres culpables de relaciones con Satanás y a los homosexuales pasivos introduciendo en la vagina o en el ano un utensilio en forma de pera que, una vez dentro, se desplegaba por medio de un tornillo hasta desgarrar en distintos grados la cavidad. Es la misma de los censores franquistas, que cuando precisaban los centímetros que podía subir la falda sobre las pantorrillas no veían en los otros sino el fruto de su propia enfermedad. Son, claro, violencias distintas, separadas por 5 siglos de historia; aquellos arrancaban miembros, quemaban, infligían todo el dolor físico imaginable; estos acorralan, degradan, insultan, desprecian y, que no se olvide, provocan muertes: las de los muchísimos fieles que tienen en la figura de algún misionero católico la única posibilidad de que les expliquen que han de usar el preservativo para mantener relaciones sexuales. Sin embargo, la doctrina es la misma de entonces: sexo sólo dentro del matrimonio y con fines procreativos.

La pregunta es por qué la jerarquía eclesiástica tiene tanto miedo al placer de los demás; una vez más, el recurso a la Biblia como fuente de doctrina no es válido: primero, porque lo que allí se dice sobre la castidad o la homosexualidad hay que enmarcarlo en una sociedad determinada con unas necesidades determinadas; la Biblia es, antes que otra cosa, un marco legal que promueve y sanciona costumbres cono un fin social sincrónico; segundo, porque la ortodoxia católica se forjó después, mucho después de la escritura de los evangelios, y la doctrina resultante persiguió siempre el amedrentamiento y control de la sociedad por el espíritu.

Pero basta ya. Debiera llegar el momento del final de la bula para la Iglesia Católica en España. ¿Hasta cuando va a seguir colaborando el Estado con una asociación que no cumple los mínimos requisitos democráticos? Veamos: el regimen del Estado Ciudad del Vaticano carece de las más mínimas garantías democráticas, y se rige por un modelo teocrático premoderno: el Papa, jefe del Estado, concentra en su persona el poder ejecutivo, legislativo y judicial, y es elegido por una oligarquía sacerdotal. En su organización interna se vulneran derechos fundamentales de cualquier ciudadano, como la igualdad por motivo de sexo, que impide que hombres y mujeres desempeñen los mismos trabajos y funciones, vetando al sexo femenino el ejercicio del sacerdocio o el poder formar parte de cualquier órgano de gobierno, ejecutivo o doctrinal.

Se está permitiendo que en nuestros colegios se imparta una materia cuya doctrina contempla la desigualdad entre el hombre y la mujer, la discriminación por motivos de opción sexual o que promueve una educación sexual manifiestamente irreponsable y peligrosa.

Basta ya: que el gobierno español sea consecuente con sus principios democráticos y con los valores fundamentales establecidos en la Constitución y deje de subvencionar y privilegiar a una Institución que, de no llamarse Iglesia Católica, jamás se habría permitido que accediese a dinero estatal alguno. Su fundador de hace dos mil años sería el primero en romperles las cofias y los birretes, las togas y las capas, el primero en arrancarles los collares, en lavarles la lengua y limpiarles la mente y los bolsillos; el primero en denigrar a una empresa que torturó, asesinó y saqueó, a una empresa que siempre se puso del lado del villano, en Chile, en Argentina o en España.

Bula: privilegio, por tanto contrario a las ideas cristianas y democráticas. Por un Estado laico, en el que los católicos puedan ejercer su confesión en la intimidad, quizás un poco más cerca del espíritu del año cero del que siglo a siglo se fue alejando la jerarquía católica.

Marcos Taracido | 21 de enero de 2005

Comentarios

  1. FERNANDOPF
    2005-01-21 18:55 Con todo respeto, creo que confunde LAICISMO con LAICIDAD.
    Parece que la religigión la deja Vd. recluida a los conventos y otros lugares privados, sin posibilidad de exteriorizarla ni de ayudar a los demás por propias convicciones. Es en principio un intolerante laicista, que impide con su planteamiento un enfoque ético politico de la vida civil.No habla para nada de la fe ni de la razón. Creo que llega a pensar que toda cultura es laica.Espero en fin que no trate de imponer, a mayor abundamiento, sus valores, y que su pretendida tolerancia, no resulte realmente intolerante, si se escapa de lo agnostico o ateo.
    Saludos muy cordiales. 21/01/05
  2. maggy
    2005-01-21 18:55 Marcos, sabes acerca de mis creencias, pero hechos como éste, Hacen recordar La frase popular”Haz lo que yo digo y no lo que …........
  3. angel
    2005-01-21 18:57 Totalmente de acuerdo. Gracias por ordenar con palabras lo que pensamos una mayoría. Fuera la hipocresía de este país y viva el pensamiento libre. Saludos.
  4. Pablo
    2005-01-21 18:58 La Iglesia es básicamente innecesaria y perjudicial. A ver cuándo les quitan el chollo de financiarse a través del IRPF y empiezan a pagar impuestos por su patrimonio.
  5. paco
    2005-01-21 18:59 Parece ser que usted ha leido la Biblia(el libro mas leido y traducido de la Historia),¿no se ha preguntado porqué?.En esta vida nada es casual,todo tiene una razón,un porqué.No pretendo justificar lo que han hecho muchas personas en nombre de Dios.¿No le gustaría que el Reino de Diós venga?En este Reino no habría miles de menores explotados laboralmente o sexualmente,no moririan de hambre millones de personas,.....Que DIOS le bendiga.
  6. Paco
    2005-01-21 19:29 La actitud de la Ministra de decepción viene reforzada por la actitud equiparable a la de los periodista que faltan a la verdad y falsean los comunicados de la Iglesia. La Iglesia no cederá, porque, aunque formada por hombres, la sostiene Dios.
    Esta actitud del Gobierno es como la de un hijo adolescente con su madre, que cuando ésta ha dicho que No, él se salta la norma, la moralidad y arremete contra ella. Ésta no tiene más remedio que aguantar y perdonar, porque le quiere.
  7. pepe
    2005-01-21 20:12 Bueno , es que esto es el colmo,condón sí , condón no… seamos realistas por favor, los había hace 2000 años???? había sida entonces??? señores estamos en el siglo XXI, la sociedad evoluciona, para bien o para mal en muchos casos, pero no en éste. ¿Por qué tiene que seguir estancada la iglesia si es algo que el hombre creó? las leyes evolucionan, se supone que para mejor, todo el mundo quiere un mundo más justo, disfrutar de la vida que nos ha tocado en la medida de lo posible.. y sin embargo, no evoluciona la iglesia, ni la interpretación de la palabra de Dios ( que no era más que otro hombre, suponiendo real la historia).
    La verdad es que me entran ganas de decir que vaya montón de paparruchadas con tanto papa y tanto rollo, la realidad es que somos materia formada tras reacciones químicas, ni hay Dios ni hay ná.El hombre se diferencia del animal porque disfruta con el sexo, y lejos de defender el libre albedrío y la pérdida de respeto a la pareja, que eso es otra cosa..,tenemos la suerte de tener tantas sensaciones placenteras con él, que por fuerza tiene que haber alguien que tenga que imponer su represión. La verdad es que se van a joder, bueno , más bien los ignorantes que les hagan caso, porque el sida está ahí, y los que no pueden acceder al condón tendrán la muerte segura, una muerte evitable. Y los demás seguiremos haciendo lo que nos dé la gana y con quién nos dé la gana.
  8. Marcos Taracido
    2005-01-21 23:42 Fernandopf: no sé por qué saca esas conclusiones. Creo que en ningún momento digo eso; lo que si digo, y he dicho en otras muchas ocasiones, es que la confesión religiosa es un hecho individual que pertenece al ámbito privado del individuo y que, por lo tanto, no ha de ser sufragado por el estado. Nada tengo en contra de los creyentes y practicantes de cualquier confesión (que respete los derechos fundamentales del hombre), pero sí contra quienes pretenden imponer sus creencias y modos de vida “confesionales” a los demás, caso de la Iglesia católica. Creo que en el artículo dejo bastante claro mi respeto por el cristianismo.

    Saludos.
  9. Carlos
    2005-01-23 08:28 Marcos: Muy bien tu artículo y tu respuesta a Fernandopf, pues la religión es, en verdad, un hecho individual y privado que no tiene porqué ser objeto de protecciones estatales. Yo soy católico bautizado y creyente y, sin embargo, la opinión de los obispos con respecto al uso de condones, a los derechos de los homosexuales, al aborto, a la eutanasia y a tantas otras cuestiones sociales me parece tan frívola e irrelevante como podría serlo la opinión que el señor Rodríguez Zapatero tenga sobre el dogma de la Santísima Trinidad. Ambas cosas me traen al fresco. Y creo que en este mismo caso se hallan millones de católicos (muchos de ellos sacerdotes) que en cuestiones de este tipo obran como es fama que hacían los virreyes en América cuando recibían una ley con la que no estaban de acuerdo: se la colocaban sobre la cabeza y decían “La ley se acata, pero no se cumple”. Cada uno tiene su conciencia y obra de acuerdo con ella. Lo que me parece inadmisible es que el Estado patronice cualquier tipo de religión; nunca comprendí que España pasara de una tiranía a una democracia sin acabar con tales privilegios. Y lo que es peor, que ahora unos cuantos inmigrantes pretendan que en las escuelas públicas se establezca la enseñanza de una religión aún más fanática, retrógrada y cerril que el catolicismo: el islam.
  10. paco
    2005-01-26 01:13 Vuelvo a repetir que en esta vida en la que estamos de paso nada es casual.Una anecdota que puede venir al caso,¿sabian ustedes que en la Rusia comunista o bolchevique o lo que fuese, los escolares tenían una asignatura que era ateísmo?Vaya paradoja o incongruencia: Enseñar sobre algo que no existe,negar la negación.En otros muchos lugares se ha impuesto y se enseña en las escuelas religiosidad con el pseudonimo de catolicismo,evangelismo,islamismo,judaismo,budismo¿No será qué Dios no piensa como piensa y razona el Hombre?.Para el Hombre es más fácil,menos pesado,menos aburrido fabricarse una religión que obedecer a Dios.El hombre siempre ha intentado buscar a Dios a su egoista manera y es el mayor problema que siempre ha tenido Dios con el Hombre el :”yo creo en Dios a mi manera,yo soy ateo,yo tengo mi religión, yo soy un fiel creyente, yo creo en los ídolos,”santos” y demás rituales”.Fué el mismo problema que tuvo aquel que cogió la manzana por querer saber y ser más que DIOS.Gracias que Dios nos considera a “todos” iguales y digo a “todos” con las “comillas ” porque somos todos sin excepción de raza,sexo,edad,creencia religiosa,.......


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal