Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

Internet es oficial en castellano

Rolando Gabrielli

El idioma se renueva a cada segundo, porque alguien inventa la palabra, el giro, surge la frase coloquial, se busca un uso, una respuesta, a cualquier nueva situación. Es tan viva la palabra, que sólo le hace falta morder. Pero hace mejor la Real Academia Española de tomar nota de todo esto e incorporar las nuevas acepciones al diccionario oficial y aceptar que no se puede hacer oídos sordos al idioma popular, porque la palabra está en la calle y a pedir de boca. Una eternidad demoró la Real Academia al incorporar recién ahora la palabra Internet, un término que se usa, mastica, vive a diario en el mundo. Palabra universal, alada, que camina sola por el espacio digital, sin fronteras. Internet es una vieja palabra., como Marte, pero siempre de moda. La primera por su uso, la segunda por su misterio y futuro. Lo que tiene futuro siempre está en la mente de las personas. Internet tiene su código propio, sus palabras, su manera de comunicarse universalmente y también en el exclusivo mundo de los adolescentes, por lo que la Real Academia debe abrir los ojos y oídos, para interpretar este lenguaje, idioma, esta nueva manera de comunicarse en vivo y en directo. Nada nuevo bajo el sol de las reglas, pero si de la palabra, que es como un camaleón, cambiando de texturas, en movimiento siempre, acomodándose a los nuevos tiempos, haciéndose quizás más o menos babélica. Internet no pediría permiso a ningún diccionario, sin duda, para seguir volando en todos los idiomas del mundo. Ya no hay como detener esta máquina de respirar a la distancia. No es posible ignorar este corazón universal de palpitaciones diurnas, nocturnas, casi masturbatorias, máquina impregnada de erotismo, rabias, placer verbal, de múltiples artificios, mensajero de la felicidad, odios, de encuentros, desencuentros, de historias alegres o desgraciadas, porque es un Red pirata, de contrastes, blanca o negra, con sus matices, sol y noche, espacio para todo espectador y jugador de la palabra. Internet, una cajita de Pandora, llena de sentimientos. La Real Academia Española subió oficialmente a esta nave del idioma a la que se suben pasajeros cada segundo y recorre el planeta sin descanso las 24 horas del día. En el otro ángulo de las incorporaciones idiomáticas, la real Academia junto con ingresar a la flamante palabra Internet, decidió también incorporar una especie de contrario: castrante. Sí, nada más diferente que aun espacio abierto, libre, amplio para el debate de as ideas, las propuestas, que lo castrante. Es una palabra eunuca absolutamente, aflautada, ciega, sin salida. Internet es de otra cuerda, fibra, tiene música, es alegre, divertida, soñadora, está viva y tiene un mundo por delante. El castellano se robustece aunque se incorpore la palabra castrante. Pruebas al canto, hoy puede decirse con toda propiedad sacar el pecho, que es sinónimo de orgullo y arrogancia. El término vaca sagrada, que es muy viejo, al menos en Chile, tiene décadas, ya pasó al diccionario Real. La Academia incorpora esta forma compleja y la define como "persona que ha adquirido en su profesión una autoridad y un prestigio que la hacen socialmente intocable". Así llamaban sus pares a Pablo Neruda en Chile. El deporte también incorpora lo suyo al idioma: trenzar, que es hacer pases excepcionales entre varios jugadores, maravillosos, de lujo. Y comedura de coco, por fin se abrió paso: es estar bajo el dominio de alguien. Autogobierno, es otra de las adquisiciones idiomáticas, palabra, término, expresión muy usada en España:facultad concedida a una colectividad o a un territorio para administrarse por sí mismo". Y así el idioma corre, como la bolita en el casino, para más e 400 millones de hispano parlantes en el mundo. Es la 22 ava versión del diccionario de la Real Academia Española la que se ajusta a los nuevos tiempos en Internet.
Marcos Taracido | 13 de enero de 2004


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal