Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

Al alba vinceró

por

Lo primero que he hecho ha sido llevar a clase un CD con su voz. La mayoría de los alumnos no le conocían, no sabían ni siquiera qué era una ópera, una soprano o un tenor, nunca habían oído la palabra Verdi, me miraban indiferentes cuando he mencionado nombres como Rigoletto, Traviata, Don Carlo… Hemos escuchado lo más fácil (“O sole mio” y “Nessu dorma”) y aun así he visto en muchos de los rostros una desgana y un desinterés enormes.

Al llegar a casa una amiga me llama desde Puerto Rico. “Quiero compartir contigo estos momentos en que sentimos la pena y el dolor de su muerte”.

Estuve en lo que, para mí, fue su despedida. Fue en el Metropolitan en el año 1985, con “Tosca” en compañía de Montserrat Caballe. Recuerdo, sobre todo, la manera de Caballe de lanzarle a Pavarotti unos tiernos besos a distancia cuando ella se despide de él en el primer acto.

De la rivalidad entre él y Domingo se supo que era una mentira publicitaria. En realidad eran muy buenos amigos. Cuando Pavarotti estaba ya muy enfermo y no quería ni escuchar su propia voz, ni recibir a amigos, al único que recibía era a su amigo Plácido. A mí me gustaba más Domingo, pero no dejaba de reconocer que Pavarotti tenía otro tipo de voz, una voz cálida, redonda, compacta, profunda, lírica o dramática, alegre o grave.

Algunos criticaron al cantante cuando, ya en sus sesenta, se divorció de su mujer de muchos años, se casó con una joven y tuvo un hijo de ella. Nadie sabe de la soledad de un artista. Algunos le consideraban un payaso, un hombre que había traicionado los altos valores minoritarios de la opera, algunos dudaban de su capacidad intelectual al saber que el cantante no sabía música. ¡Cómo aceptar a un cantante de ópera que cantaba con gente como Spice Girls, Ricky Martín, Queen, Bono o Lou Reed! A algunos les parecía grotesca su fisonomía o lo consideraban un mal actor. Algunos lo categorizaban como un músico popular e intrascendente que cantaba porque había sido bendecido con una voz privilegiada. Algunos al compararle con Plácido Domingo, posiblemente con menos voz pero con más talento, le consideraban un simple cantante, con un repertorio menos amplio que el de Domingo. A pesar de ello, Pavarotti seguía siendo el número uno. Ahora mismo yo sé que muchos de los que nunca hubieran soñado con emocionarse con una ópera están recordado a Pavarotti, muchos de los que nunca hubieran ni pensado en almacenar recuerdos distintos a los que almacenaban están desempolvando los suyos y viviendo un tiempo feliz recordando aquel concierto en el que descubrieron otra dimensión en la música y en la vida, varios que jamás hubieran escuchado o entendido la magia de un aria y que ahora la están tarareando en homenaje a un tenor que ha muerto.

Este es el más importante legado de este tenor que tenía su propio cocinero, que popularizó un género musical minoritario y exclusivo, que cantó para reyes, papas y cantantes de rock, que ayer llenaba las páginas de los periódicos y las pantallas de la televisión y ahora es ya un silencio de carne. Mañana será ceniza, pero su voz será fuego, navaja que rasga los sentidos, razón de amor, voz que, aunque murió al alba, al alba vencerá.







Andrea Chenier | 07 de septiembre de 2007

Comentarios

  1. Manuel Allue
    2007-09-07 21:34

    Precioso texto.

    Saludos.

  2. Cayetano
    2007-09-08 01:26

    Es normal y muy sano que existan personas a los que la ópera se la trae al pairo. Como tambien al mundo y aficionados de la cosa se la tre al pairo la muerte de otro italiano Raffaelo Rozzi que curiosamente trabajaba en una subcontrata para una empresa ecológica. ¡Cuánto dolor fingido! Como ese se representa en un escenario …

  3. hb
    2007-09-08 02:18

    Hola, Cayetano: A mi me gusta la opera, como sabes, y este articulo me parece discreto (tal vez echo de menos una discografia) pero me gusta, sobre todo, ese final tan “operatico” y coral. Estoy contigo en que el dolor fingido es muy facil de representar en un escenario. Pero no se a que o a quien te refieres? A los seguidores de Pavarotti o a los “seguidores” del joven muerto en Alava? El otro dolor, el hondo, solo se representa en tu propio escenario… Me alegra saber de ti. Y gracias por la “biblioteca” :) Un saludo cordial

  4. Cayetano
    2007-09-08 03:12

    Hola Hilario,

    En primer lugar nada tengo en contra del artículo, es más me parece muy bueno. Solo quiero precisar algo más: ¿Por qué es noticia la muerte de Pavarotti o su cáncer de páncreas? ¿O la locura de van gogh?. etc.

    Mientras no se mueren o hacen alguna una excentricidad no hacen portada. En el fondo la ópera no importa, ni tiene porqué. ¿Es importante su muerte o su obra? Me refiero, claro está, al interés mediático.

    Mi opinión sobre la ópera o el barroco europeo me la reservo para otra ocasión :). Solo acabar diciendo que las noticias sobre muerte de Pavarotti, la de Rafaelo Rozzi, o las detenciones de tal o cual terrorista me la traen al pairo. Reconozco que no tengo poder ninguno para diseñar las portadas de las cosas que yo creo importantes.

    Con esto no menosprecio a nadie, que no me interese la etología de las abejas no significa nada. Sin embargo el hecho de que una pandilla de cabrones se hagan ricos a nuestra costa para financiar, entre otras cosas, conciertos de ópera si me interesa. Tambien son los responsables de que el servidor que aloja la biblioteca lleve más de una semana sin funcionar …

    Todo está relacionado … Además de ser la ópera (algunas) un espectáculo exquisito, las más de las veces es el hilo musical que acompaña al Poder. ¿Y eso que importa? Nada, pero que por decirlo que no quede :)

    Saludos

  5. Marcos
    2007-09-08 18:16

    Sé que tu ataque no es a este sitio, pero esto me toca en algo, supongo. ¿Por qué encargar un artículo sobre Pavarotti y no sobre cualquierotracosa? Supongo que hay varias razones:

    1. El que sea noticia “mundial” me da exactamente igual: me parece que su voz hizo felices a muchas personas, y por eso me gustaría hacerle un pequeño homenaje.

    2. Aparece Pavarotti porque de cualquierotracosa seguramente no tengo noticia. Soy/somos limitados y accedemos a una serie de medios, y no a otros. Por lo tanto, si muere cualquierotro pero yo ni me entero ni, seguramente, sé quién es, pues no puedo homenajearlo.

    3. Incluso en el caso de que me enterase de la muerte de cualquierotro, tendría que saber de alguien dispuesto a escribir un artículo para este sitio sobre esa persona, algo exponencialmente más difícil cuanto menos conocido sea el muerto o la noticia.

    Por lo demás, totalmente de acuerdo contigo.

    Y gracias a Chenier por su pronta y sensible reacción escirbiendo este texto.

    Saludos

  6. Cayetano
    2007-09-08 19:24

    A ver como lo arreglo :)

    Reconozco que a veces meo fuera del tiesto. Que estoy en casa ajena y los pedos, en la medida que sea posible, hay que tirárselos fuera del comedor donde uno ha sido invitado: el servicio suele servir … Pero toca matizar.

    A mi el espectáculo que realmente me gusta es la danza. No cualquier compañía, no cualquier espectáculo .. y he hecho verdaderas locuras para poder ver alguna compañía. Puedo entender la afición por la ópera o por las carreras de motos, e incluso la pasión.

    Ha muerto Pavarotti, no la ópera. ¿Servirá la muerte de Pavarotti, entanto que espectáculo, para acercar este arte al público en general?. Creo que no,

    Albert tiene aquí al lado un artículo que me viene al pelo: Cuando ver morir a gente es mejor que el porno

    Y no quiero confundir, simplemente quería aprovechar el artículo para soltar una parrafadita de algo que sí me preocupa, pero no era el lugar adecuado.

    Del artículo me llama la atención su comienzo: he visto en muchos de los rostros una desgana y un desinterés enormes.. ¿Eso es malo o bueno? ¿En ese grupo escolar ha existido una introducción previa a la ópera? ¿se ha fomentado la educación musical? etc. Con todo hay que empezar a considerar que si a alguien no le interesa la ópera, la danza, la pintura o la literatura no nos informa de la calidad de las personas.

    Sin embargo, otra forma de ver las cosas, a casi todos nos afecta la muerte de alguien, aunque la muerte de ese alguien se convierta en un espectáculo. ¿Empatia con el dolor de otro o con la ópera?

  7. Cayetano
    2007-09-08 19:30

    Olvidaba decir. A mi Pavarotti me caia de puta madre, destilaba alegría de vivir

  8. Andrea Chenier
    2007-09-09 00:54

    Yo, como diria Sancho, “peor es meneallo”.

  9. Cayetano
    2007-09-09 03:08

    En aras de una mejor comprensión de la reprensentación quizá sea mejor agitarlo.

    Es obvio que tras la lectura del enlace puede entenderse que no estoy ni estaba disculpándome. Ya advertí que me bajaba de la columna y pasaba a usar el sistema de comentarios . Y no, no ataco persornalmente a nadie, simplemente genero una imagen de contraste. Si es azul al lado pintas rojo …

  10. cm
    2007-09-10 19:04

    Me encantó el artículo, tan sentido. Precioso ese canto a Pavarotti. Nunca será baldío el esfuerzo del profesor, acercando la música, y tal vez la poesía de André de Chenier, a sus alumnos. Algo quedará. Y en su madurez, seguro que esas enseñanzas surgirán gratamente en su memoria. No todos hemos sido tan afortunados.

    La muerte de un personaje se siente, más o menos hondamente, según lo que haya sido capaz de transmitirnos. Me emociona mucho más Plácido Domingo, pero reconozco que Pavarotti acercó la opera a la gente de a pie que no somos melómanos, en el estricto sentido del término. A mí me gustaban de él su sencillez y su alegría. Y, también, ese ‘ser excesivo’, ese ‘tutto o niente’. Vivió. Ya es mucho. Una furtiva lagrima.

    Saludos.

  11. Andrea Chenier
    2007-09-12 02:58

    Muchas gracias cm por su certero, breve y emocionado comentario que enriquece con mucho al nuestro. Es un gozo tener lectores como usted. Me gusta sentirme frances… Saludos cordiales,

    Andre de Chenier
  12. EDGAR RAMOS PEREZ
    2008-05-08 08:09

    Pues ami me gusto este articulo porque habla de la musica que antes escuchaban nuestros papas como los siguientes cantantes Ricki Martin que algunos cantantes tenian la voz calida, profunda,no pues ami me gusta tambien este tipo de musica como que cantan muy bien me gusta su tipo de voz como que esta muy dulce.

  13. Francisco
    2008-05-08 11:57

    El articulo es decoroso.

    Lo que asombra es la tibieza y, aun, el cuestionamiento de poner un articulo sobre el mas perfecto representante del bel canto, que ademas cantaba opera, de todos los tiempos.

    Superior a Caruso y a los tenores que lo precedieron.

    Con Placido en la misma epoca hubo abundancia en el siglo de oro de la opera. Lo lamentable para Placido es que le haya tocado vivir en la misma epoca que Pavaroti. Cada uno podia haber llenado una epoca.

    Pero sus tesituras eran distintas. Placido es dueno de una riquisima voz, con timbre y color unicos, de tenor dramatico.

    Pavaroti poseia la mas pura voz escuchada, con calidad de cristal, de tenor ligero.

    El rey ha muerto; viva el rey.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal