Libro de notas

Edición LdN

En Opinión & Divulgación se publican artículos de colaboradores esporádicos y de temática variada.

La sorpresa de Satanás en Acción de Gracias

Silvia Banfield

El trasero visible de la muerte

Es redondo y gira, desde la gran explosión, devorado por el tiempo, azul nacido de la sombra, plop, plop, plop, se hizo en siete días o de la noche a la mañana, el universo nos mira con sus ojos de estrella, sonrisa de sol amargo, luminoso, cara de luna sin respaldo bancario, arrugado, poblado de gabinetes con soldados muertos, ataúdes frescos, banderas dobladas Se siente sorprendido tal vez que el hombre no se haya conformado con el gran estallido, la desaparición de los dinosaurios y de su inexorable viaje hacia los agujeros negros que ha puesto su propia piedra en el camino. Y del otro lado del desierto, miles de cuerpos blancos bajo tierra sudando los granos de arena que el infierno humano empuja bajo la tierra, como si ascendiera más alto a los cielos. La montaña permanece como vos, amor /Alá va y viene/como vos, amor/respiro y dejo correr la noche bárbara/mis zapatos azules entran al océano/Bizancio, Cartago, Roma, New York/Ni una misa por París sin vos/Sal y arena del desierto/estos días húmedos que el silencio ya no me entrega/una noche suma un día anterior/apaga la vela la luz que no olvida/¿De hora en hora/el tiempo se acaba? Un día más y el día estalla en sus copas/ amanecer de rosas blancas/Vuelven a entrar en mí/tus horas/los vacíos inexcusables de un tiempo/que nunca partirá/Yo no abandono la causa, amor/por esta guerra inútil, sí /no combato/Es tu carta, son tus palabras/las que leo en voz alta/y asumo como mías/Al diablo con las fechas/que atascan nuestros días/sombras de un mismo patio de luz/que el destino juegue/con su destino/Ahora sé que mi corazón/no ha regresado /con las manos vacías.
Después del viaje

Lo que no pasa siempre que regreso de un viaje, es tener el sentimiento que tengo ahora, es enorme, de libertad de proyectos, un sentimiento lleno, amplio. Es lo que me ha ocurrido, siento estar cuadrando el círculo e independientemente después de todo, el pasado es este presente, que el futuro me marca a hierro. La misa la estás poniendo vos, aunque yo asisto devota hacia el camino de seda, donde el gusano me seguirá cambiando de piel, mariposa de todos tus vuelos. Ninguna confesión es más grande que otra, ni hay paralelos sin meridianos. El cielo mece la luna en invierno y sus mareas son aquí abajo en la tierra. Mar que el mar recoge/en sus aguas y multiplica/la noche, el día del mar/Inmenso silencio de sus palabras/plateadas de sal y luz/El mar duerme cuando tus ojos/están húmedos.

No fui a la Redacción. Dejé correr la agenda propia. Había motivos más que suficientes para reflexionar, descolgarse de la jornada diaria y no respirar redacción. El año se va de bruces, próximo a sus 365 días reglamentarios. Boca abajo. Pez de noviembre, azul, tiempo rojo enlutado, y diciembre que es campana de un mismo eco. El calendario se estira de verano a invierno, dorado en la nieve de estos sueños y esta vez la realidad no sobra, ni es marco de ninguna escena. Tenía suficiente de golf y de esas miradas congestionadas, ladrillos de palabras sobre la pantalla, ojos lentos de incrédulas tortugas que sólo saben volver al mar después desovar.

La arena sobre las palabras
Se siente tibia la arena sobre las palabras, un abecedario que el viento de la noche no borra, ni la mano del hombre rescribe. ¿Cuántos deberán morir para que el pequeño Satanás celebre su Acción de Gracias?. ¿Traerá un nuevo pavo de plástico? No interesa, el es el cerdo en esta fiesta del horror. Trae la gracia y la acción de un tiempo perverso. Dick, Dick, si las armas no existían/qué hacemos aquí?/En un desierto tan vasto/de cuyo nombre no me acuerdo/yo vengo al banquete de los muertos/Clic, clic, Dick/las armas las carga el Diablo/y tú tienes la licencia de Lucifer/para cazar patos/Oh, América por qué eres tan libre/y sueñas con mi libertad bajo tierra?/Yo te repito en el plomo/mis salvas por la Primera Enmienda/Nada, nada nos salvará/mi Emperador/Oh, oh, my, God/que Dios salve a nuestro dios.

El mundo detrás del mundo, si cayeran todos los muros físicos, al menos los que se siguen construyendo a ciegas para separar el viento del mar, la sal del agua, y la espina que la rosa cultiva o la arena del desierto que unos pies dejan por huellas. Pienso en las dinastías chinas que construyeron durante mil años la Gran Muralla a un costo de millares de vidas y económicamente se dejaron cifras incalculables en 6.400 kilómetros de extensión. No resolvió su principal problema; impedir el asalto de las hordas mongolas, aunque la idea era que no pasaran los caballos a territorio chino. El Muro de Berlín, (Berliner Mauer) más reciente, se construyó para separar las dos alemanias e impedir la fuga de las personas del Este al Oeste. Se supone, que murieron más de 200 personas al intentar cruzarlo. Su construcción duró 28 años, de 1961 a 1984, y fue inútil. Cayó bajo los vientos de la historia. 155 kilómetros de concreto se evaporaron entre las manos de la última generación de la RDA. Por eso sorprende que los judíos construyan un muro que separa, aisla, margina, la vida diaria, común y corriente de sus vecinos palestinos. Sus constructores no se lamentan de este muro, no les da verguenza competir con una historia y tradición infame. Deambula en Cisjordania esa carroña del espíritu humano, por los viejos caminos mutilados de la trocha sin camino de la historia con sonido de falsas castañuelas.ärabes e israelíes en el falso dilema de estos y otros tiempos, de todos los tiempos, y el muro que contiene la patética sombra de sus odiosos constructores.

Dónde el donde de nosotros
Tiempos bíblicos se repiten con el signo apocalíptico, como si el error se multiplicara así mismo en su altar de oro e ignorancia. Todos oran frente al nuevo muro para que caiga/el lamento en el llanto/ se vaya lo que el viento/trae y lleva/la sangre del desierto/El muro se mueve un paso cada día/hacia donde el tiempo/detiene los pasos/que desconoce el forastero/frente al muro que ignora lo que ocurre/detrás del muro ciego de Israel.

Se deshiela el tiempo y los océanos besarán la montaña. Me pregunto ¿dónde estaremos nosotros? Dónde el tiempo, dónde los pasos que me llevan a tus pasos. Dónde la hora sagrada de las mismas paralelas. Dónde se detiene el agua que empuja tibia y dormida. Dónde va la hora que no sepa el tiempo. Dónde el azul, que es blanco o rojo. Dónde tus vocales y sílabas, la primera frase. Dónde esta noche dónde. Dónde el dónde de nosotros. Sé que el lugar existe y es dónde tú y yo estemos. Una paso, dos o tres. Escalera Maya directa al sol, cuerpo de blancos sueños, sol de un ardiente sol, la serpiente es vida, mujer, poder fecundo, tierra, tierra. Columnas que el tiempo esconde, detrás de otras columnas, la voz, el cuerpo, las manos, el tiempo que el sol recoge al amanecer y desvanece.Y después en la noche como si la luna adivinara tus ojos y lo que viene detrás del porvenir.
El “Menú del día” estaba escrito en la pared, como en un bar del Oeste, perdido en el polvo o en el más allá, pero la información inquietaba con un pequeño escalofrío. ¿Guerra Civil en Irak? ¿Oriente y Occidente, Desorientado y Oxidado?

Un fiasco de fiasco
¿Cuándo se irá George y por qué puerta? Irak, un fiasco; Afganistán, un fiasco; la economía, otro fiasco. Las libertades, un gran fiasco. Un mundo mejor, el fiasco del siglo. ¿George Bush?, el origen de todos los fiascos. No busque un mundo más complejo, difícil, suicida, lo tiene en casa. Abra la puerta o la ventana, está frente a sus narices.¿No tiene olfato o está ciego? Cómprese un perro. No vea ni lea noticias, le dirán: un mundo mejor, más seguro. El terrorismo está lejos de casa.
El petróleo es un obstáculo negro que Satanás puso en el lugar equivocado para conquistar su negra energía y esplendor? Los diarios no se hacen estas preguntas. Subamos desnudos a los aviones,/ instalemos nuestros pensamientos en los andenes/dejemos vacía la última valija/en cada estación/Vengo de la nada, pasajero/vuelo, vuelo sin más alas/que el propio terror/Anoche me desperté frente a una vela/y dormí para que el sueño me despertara./Fui feliz cuando te ví/con tu boina detrás de la nieve/Ya dejé de soñar/y apareció el sol/la mañana/la tibia almohada reflejada en tus ojos/Me quedan algunas lunas/no saco cuenta alguna/sobre la luz o la oscuridad/tus manos son mucho más que eso/Un espacio no se mide por su tamaño/sino lo que lo habita/o podría habitarlo detrás del tiempo.

Y son tiempos de Fábula…
El rey de oro está instalado en la nada. En su agujero negro viaja con su nave. Alto: estamos en guerra. Pasa como si nada por donde el mundo vuela a pedazos. Nada es nada. Estos son mis escombros, dice al pasar sobre la oscura luz de su sombra.Faz de lo que ya no queda.Un mundo más seguro y mejor, dijo, y ahora está preocupado por lo mismo que provocó y estaba seguro que iría mejor. Ya no es noticia tanta destrucción. Esta ópera no vale un centavo. ¿Quién se atreverá a bajar el telón y a regresar a casa? Le quedan menos de 700 días en el poder compartido, a quien se proclamó campeón de las libertades perdidas.“No nos iremos hasta que cumplamos nuestro trabajo.” Me pregunto, si todo será como en Viet nam: plomo cerrado y después a volar.
Los muertos hablan/como si estuvieran vivos/Los vivos parecieran muertos/cantan, cantan los que partieron/lloran, lloran los que vivieron/y se queda solo el viento sólo/aullando, aullando en el desierto./
El sol podría quemar el dinero de los ricos /y las aguas ahogar hasta sus muertos.
Adiós, good bye

El escenario en Irak es de adiós, good bye. El de Afganistán, de verguenza el poder de la OTAN sobre el talibán. Allí las guerras son inútiles. El pasado no parece una historia aprendida para quienes intentaron conquistar el polvo y las montañas infinitas de Afganistán, la nada tal vez que el viento mece desde siempre. Es como un partido de fútbol donde se pierde hasta la camiseta. Las estrategias no tienen pies, ni cabeza, cuando la cabeza se pierde de ante mano o ante pies, y rueda como la loca de la casa sin sentido.
Todo el panorama mundial parece ser distinto e igual o peor, que en un comienzo: ¿big bang o bang bang?

Afuera, más allá de la ventana y la frontera, el planeta sigue girando la luz que el alba reduce a un puñado de viejas estrellas muertas, el sol que despunta gigante, agónico, hasta el amarillo ocaso que va empujando el anochecer. Hasta llega el día sin ninguna otra explicación que sus horas exactas. Adentro, en el límite, donde el fruto descuelga el inválido árbol, también suceden cosas.
Tom Tancredo, representante republicano por Colorado, ha vuelto a la carga contra los latinos y ha calificado a Miami, de tercermundista. TT, dice defender las fronteras de los inmigrantes en un país de inmigrantes hecho por inmigrantes como sus padres o los vecinos de esta y otras calles llenas deimigranbtes. Miami tiene poco más de 100 años y para TT no parece Estados Unidos, porque se habla un idioma que no es el inglés en muchos lugares. Desconoce, que muchos inmigrantes son cubanos alentados por Estados Unidos para dejar la Isla. ¿Piensan devolverlos a Guantánamo que es cubano? Irak tampoco parece Irak, país ocupado, saqueado, mutilado, acorralado, masacrado, violado, torturado, humillado. No es Tercer mundo, sino quinto infierno. Es cuestión de óptica Mr. T.T. La frontera con México para Tom es un hervidero y pasillo del crimen, palabra que asocia a los inmigrantes. Al Capone fue inmigrante, Kissinger y muchos otros que le arrancaron el corazón a la verdad o pusieron a brillar Estados Unidos. Se succionaron Centroamérica y América latina por 200 años. Qué hacer ahora con tantosd inmigrantes. Vaya interrogantes. ¿Pero por qué pusieron un pie, la garra en el cuerpo de Latinoamérica?Dejemos la frontera, que mencionarla es un delito.
Pero al interior de USA ocurren cosas y se deciden más cosas que un os 60 intelectuales altinoamericanos decidieron denunciar en un Manifiesto, como en los viejos años 60 y 70. Se trata de la denominada ley Military Comissions Act of 2006, que legaliza en la práctica la tortura. El Manifiesto contra la tortura se hizo público en la Feria del Libro de Guadalajara, Monterrey, México. El documento está susctrito por —Gabriel García Márquez, Adolfo Pérez Esquivel y José Saramago—,Juan Goytisolo, Carlos Monsiváis, Álvaro Mutis, Ariel Dorfman, Tomás Eloy Martínez, Xavier Velasco, Ignacio Padilla, Rafael Gumucio, Emir Sader, Luis Villoro, entre otros.

Manifiesto contra la tortura legalizada
El Manifiesto afirma y denuncia, entre otras cosas:
“El Congreso y el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica acaban de aprobar una ley, la Military Commissions Act of 2006, que justifica y propicia la práctica de la tortura, mediante la autorización de interrogatorios coercitivos y la imposición de dolor físico y mental como procedimiento pretendidamente legal. Lo ha hecho en nombre de una Guerra global contra el terrorismo cuya expresa indefinición jurídica permite comprender entre sus objetivos estratégicos y tácticos tanto a verdaderos criminales, como a grupos o personas que se enfrentan a ocupaciones militares o gobiernos tiránicos —a las que el derecho internacional garantiza el estatuto de combatientes—, organizaciones y movimientos de defensa civil o de resistencia, y a simples ciudadanos.

Esta legalización de la tortura corona una serie de escándalos globales que han puesto de manifiesto su uso por parte de agentes y militares de esa misma Guerra global, sobre quienes ellos discrecionalmente dispongan, principalmente en prisiones secretas y campos militares de detención.
La tortura es un medio violento destinado a destruir la integridad moral y física del ser humano y anular su voluntad. Tanto los llamados métodos científicos de interrogación coercitiva, como las técnicas de agresión eléctrica, química, física y psíquica definen uno y el mismo sistema de violación, degradación y sujeción de la persona. Sólo los gobiernos despóticos, corruptos o belicistas han hecho uso de esas prácticas deshumanizadoras. Sólo los sistemas totalitarios les han dado carta de legitimidad. Las comunidades democráticas, la conciencia moral y religiosa de los pueblos, el más elemental humanismo no han dejado de oponerse a sus ultrajes y a su crueldad.Apelamos el respeto sagrado a la dignidad humana, a su integridad física y espiritual, y a su soberanía moral. Exigimos el rechazo de la tortura como una práctica inhumana, contraria a toda forma civilizada de convivencia, y opuesta a toda verdadera restauración de una dañada comunidad pacífica de los pueblos: en nombre de los Derechos Humanos.”

Saramago dijo que “El hombre es el único animal que tortura a sus semejantes. Y no hace falta estar en un país dictatorial: también pasa en las democracias”. “Los que hemos escrito la Divina Comedia y La Ilíada —¿somos los que hacemos esto? ¿Qué nos pasa? ¿Estamos locos?”. Advirtió además “la falsedad de la institución democrática”. “Vivimos bajo una plutocracia universal en la que sólo se nos pide votar cada equis tiempo; los pueblos no tienen fuerza para cambiar su vida”, precisó Saramago.

No son los Manifiestos los que van a cambiar el mundo, aunque vayan, como éste, acompañados de la edición de un libro crítico sobre denuncias en México, Colombia y otros países relacionados con los Derechos Humanos. Además de tan connotadas e influyentes firmas.

¿Cero balance o balance a la izquierda?
El mundo en su mundo.Cero balance. Punto muerto.Imnosis del terror. Aeropuertos, fronteras, aviones, Guantánamo, muros,spray,sobres a punto de estallar en las manos, nariz, hackers, petróleo negro futuro, espionaje, Franja de Gaza, vigilancia, la muerte sin pijama y la mentira que viaja en su tobogán de azúcar como María Antonieta buscando con su cuello la guillotina. Noticiero de hojarascas, viento de la historia, hacia algún lugar va lo que el bumerang dirige contra viento y marea. El calendario sigue su curso y la historia prefabricada,moviéndose en el pantano que crea y respira. Sólo hay un túnel para ninguna salida. Un mundo mejor y más seguro. Qué frase, para una realidad que no deja de expresarse de una manera muy diferente. Un balance para este diciembre del 2006, se podría asemejar a la lucha del Quijote con los Molinos de Viento, la invención de una realidad inexistente, de alguien que está lejos, eso sí, de ser un Quijote, sino más bien un estúpido.
El año concluye con distintas lecturas, para moros y cristianos. Oriente y Occidente, barajas del naipe global. La suerte está hechada. Se han dado los pasos justos en dirección contraria. Es probable que exista satisfacción del deber cumplido, aunque no se iràn de Irak hasta terminar el trabajo. Què trabajo darse ese trabajo de matar y morir y luego partir. América latina, es un antiguo souvenir, espejito español y cañon Made in USA. End.

El Poeta dice estas cosas
Vamos al puente/a ver pasar el rìo/la calle larga/el estìo/Yo me quedo en casa/viendo crecer el día/la noche no es tan larga/pero tiene luna/y el sol no sale/cada dìa/Vamos al puente/que rìo siempre pasa/ es una larga calle/debajo de sus barandas/Tenemos suerte/cayó una estrella/la noche entera brilla./Mañana será de día/como todos los días./y no serà necesario esperar/un lucero de amanecida.

Me quedé sentada esa noche en el balcón frente al mar. Busqué el horizonte y lo tenía entre mis manos. Tan cerca y tan lejos que estuvo todo.Sentí mis manos en el trigo dorado y entrar mis pies en el mar.Dejé abierta mi puerta todas esas noches y me sentí protegida por un ardiente sol. Comprendì que el tiempo habìa llegado con la precisión y humildad de su certeza. La pequeña brisa puso un poco de desorden en la ropa y el cabello, pero los sentidos recogían antiguos pasajes de la memoria, el olor que producen dos cuerpos conocidos y vencidos. El mar, el mar que ercoge y estira sus piernas. (Tus largas piernas como un hilo de seda, me escribió el poeta) En tu noche descolgada/siento que el mar nos abraza/ sube en profundidad/entra en mi resaca/no salgas/alguien debe cuidar mi noche.

Silvia Banfield | 02 de diciembre de 2006


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal