Libro de notas

Edición LdN
Mondo Píxel PG por John Tones y Javi Sánchez

Mondo Píxel PG supone, como el Parental Guidance de su título indica, un punto de vista alternativo y guiado acerca de los videojuegos. Cada viernes, John Tones y Javi Sánchez, miembros del hervidero de visiones con seso sobre lo interactivo Mondo Píxel, contarán en LdN cómo se ha convertido el ocio electrónico en una volcánica explosión de inquietudes pop. Sus ramificaciones en cine, tebeos y música, su influencia en nuestra vida diaria, su futuro como forma de ocio y olla a presión cultural. Cada semana en Mondo Píxel PG.

Ego te absolvo

La polémica de la semana es de una pochez inusitada, ya que incluye valoraciones acerca del Bien y el Mal por parte de bloggers y evangelistas del 2.0. Y ya saben que aquí, que nos suelten rollos muy locos con múltiples términos esdrújulos, sí, pero que nos moralicen al fresquito del ventilador de la CPU del PC, ya algo menos. Ya tenemos una edad.

Pochez decimos porque esta vez ni siquiera es el juego el que ha levantado la liebre de la polémica con el meññique enhiesto: ha sido su campaña de publicidad. Hitman: Absolution es la última entrega (seis años hace de la anterior) de una saga de infiltración y sigilo, esto es, un género en el que los andares cuidadosos, el camuflaje de fantasía y el asesinato traicionero por la espalda sustituyen a las habituales sobradas a pecho descubierto y escupiendo plomo con cañones duales. Los primeros juegos de la serie son muy queridos entre los jugadores de PC por su universo estricto y sin concesiones, que pone a los jugadores en la piel de un asesino profesional, pero que ha sido suavizado en una última entrega de vocación mainstream y empeñada en atraer a todos los públicos. Quizás por eso, dicen las malas lenguas, su productora Square Enix ha optado por una campaña publicitaria agresiva y que haga que se hable del juego: es la única manera de que algunas bajas puntuaciones que está cosechando no lo hagan pasar a la historia como un regreso decepcionante.

Ya se habló de ella con un vídeo francamente inofensivo a estas alturas de la película, en la que un grupo de monjas ataviadas de pseudo-bondage eran masacradas por el asesino protagonista del juego en un estilo hiperestilizado que recuerda a, bueno, a cualquier videojuego tipo Bayonetta o esas cosas que adoramos por aquí. El vídeo levanto una polvareda que no terminamos de entender, porque nadie llegó a señalar el auténtico problema del mismo: no reflejaba, ni remotamente, el estilo sigiloso y traicionero de la mecánica del juego y lo convertía en una verbena de violencia. Pero el mini-escándalo llegó al punto de que Forbes publicara una entrevista con una stripper en la que decía: a) Que es muy difícil usar un tacón de aguja como arma mortífera; y b) Que el vídeo no es más que una excusa para justificar violencia hacia las mujeres porque son ellas las que empiezan la agresión. Estamos seguros de que esto último pilló por completa sorpresa a todos los bloggers y tuiteros que se echaron las manos a la cabeza. ¡Violencia sexual en los medios, cómo es posible! Además, suscitó titulares como “Hasta las strippers piensan que el nuevo vídeo de Hitman está mal”, y que es un titular que, vaya, sí que nos parece que está realmente MAL.

Después de esta polémica nos cuesta creer que Square Enix no haya buscado algo de titulares por la patilla con su nueva pirueta promocional, que ha durado dos horas escasas on-line y que, esta vez sí, ha salido a la luz cuando el juego había empezado a ser vapuleado por parte de la prensa especializada. Se trataba de una aplicación que permitía fijar objetivos entre los contactos del usuario para que fueran liquidados por el asesino del juego. El problema eran las motivaciones que se tenían que dar y las descripciones de la víctima: las que el juego incluía por defecto iban de “tetas pequeñas” o “es pelirrojo” o “se maquilla como el ojete” a “la música que escucha es una mierda” o, atención, “le pone los cuernos a su mujer”. Estos insultos aparecían en el muro de la víctima a la vista de todos sus contactos y, claro, podía dar lugar a escenas incómodas (aunque con un punto cómico, francamente).

Internet se rasgó las vestiduras. Bullying 2.0, dijeron. Dos horas y pico funcionando, retirado por el clamor de blogs como Rock, Paper, Shotgun, a quienes veíamos comprometidos con causas más sustanciosas. Nosotros vemos aquí una torpeza monumental por parte de Square Enix y una minusvaloración del poder de los paladines de Internet, que vemos muy ético si ha sido completamente premeditado. Lo que no encontramos en la aplicación es nada que vaya más allá de lo que ya permiten las redes sociales por sistema (créannos, estamos metidos en grescas por tuiter día sí, día también, y nadie necesita una aplicación para mentar a la madre del prójimo). Quizás estamos insensibilizados al tema de los abusos verbales por ser nosotros, la verdad, un poco palabroteros. Pero solo vemos aquí una broma de mal gusto y una campaña de promoción francamente zafia: lanzarse insultos exageradamente grotescos por una red social no es ni más ni menos que una traducción al 2.0 de volarse la cabeza en el multi del Call of Duty. Que la campaña publicitaria haya tenido errores como que puedan verlo todos los contactos de los usuarios no quita para que, en el fondo, no sea más que un juego hiperviolento y excesivo más. Otro videojuego.

John Tones y Javi Sánchez | 07 de diciembre de 2012

Comentarios

  1. Juan
    2012-12-08 18:46

    Amen. Hasta los huevos de lo “políticamente correcto”.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal