Libro de notas

Edición LdN
Mondo Píxel PG por John Tones y Javi Sánchez

Mondo Píxel PG supone, como el Parental Guidance de su título indica, un punto de vista alternativo y guiado acerca de los videojuegos. Cada viernes, John Tones y Javi Sánchez, miembros del hervidero de visiones con seso sobre lo interactivo Mondo Píxel, contarán en LdN cómo se ha convertido el ocio electrónico en una volcánica explosión de inquietudes pop. Sus ramificaciones en cine, tebeos y música, su influencia en nuestra vida diaria, su futuro como forma de ocio y olla a presión cultural. Cada semana en Mondo Píxel PG.

...que las visten como Laras

Hace una semana, los autores de esta columna, como el grueso de los medios del sector de todos los países, recibimos una nota de prensa: “*Rhianna Pratchett* será [sic] la guionista de Tomb Raider*”. La señorita *Pratchett (hija de Terry Pratchett, el de las novelas de Mundodisco) es una afamada juntaletras del sector, responsable directa de títulos como Mirror’s Edge o Heavenly Sword. O sea, títulos con protagonistas femeninas bien escritas y sin caer en el estereotipo hipersexualizado —sobre todo en el caso de Faith en Mirror’s Edge—. En un mundo donde escasean los roles femeninos construidos más allá del perímetro pectoral, la elección de Pratchett (nos) parece la mejor posible para el reboot de Tomb Raider de Crystal Dynamics, donde nos contarán la aventura que convirtió a una chiquilla posh en la robatumbas capaz de enfrentarse a un tiranosaurio en su primera entrega.

Hay un par de peros enormes, claro. El primero es que Tomb Raider se anunció en diciembre de 2010. Y que para cuando Sánchez visitó el E3 de Los Angeles a principios de junio, la cosa ya estaba escrita y bien enfocada, con el juego a falta de unos meses para su salida (de hecho, debería haber estado para la temporada navideña de este año, pero se retrasó hasta marzo de 2013 para pulirlo). Entonces, ¿por qué anuncian ahora a la guionista?

Por el segundo pero, relacionado directamente con algo que pasó en el E3 y que Crystal Dynamics ha convertido en el equivalente de relaciones públicas de un tren descarrilando cargado de cosas que explotan atadas a cunas de bebés. Verán, la idea del nuevo Tomb Raider es olvidarse de las tetas y fabricar una Lara Croft más humana y accesible, que no vaya por la vida de bomba sexual. Puede que la idea de llenarle el escote de barro, esposarla y hacerla gemir de dolor no sea la mejor idea de hacerlo, pero al menos es algo diferente, más de parafilia refinada que de desplegable de Playboy. Y la historia está llena de ritos de transición. En uno de ellos, uno de los muchos que enseñaron, Lara mata a un hombre. Un hombre que le ha metido mano, la ha estampado contra una pared y que está a punto de violarla, todo sea dicho. Pueden verlo a partir del 2:27 aquí . No es una muerte gratuita, para lo que es el medio, ni tampoco levantó más cejas de las debidas. El problema vino cuando el productor ejecutivo Ron Rosenberg utilizó esa palabra, violación, en una entrevista con Jason Schreier de Kotaku al describir la escena.

Crystal Dynamics negó que Rosenberg hubiera dicho eso. Schreier se limitó a señalar que tenía la entrevista grabada. Crystal Dynamics entonces negó a Rosenberg, a la evidencia y a cualquiera que abriese la boca utilizando algo muy de neolengua: “la palabra violación no está en nuestro vocabulario”. Vamos, que si no se dice no pasa. Cuando alguien, suponemos, les dio el toque de lo mucho que la estaban cagando con el tema y lo que podría pasar si la negación de un ficticio intento de violación llegaba a la prensa generalista y las asociaciones de turno, Karl Stewart, director de marca, accedió a otra entrevista con Kotaku, en la que negó que la escena tuviese no ya un intento de violación, sino una agresión sexual previa (ésta sí visible en el vídeo). Stewart se metió en el berenjenal del siglo describiendo la escena como “situación patológica” e “intimidación física”, definiciones asquerosas que se enmierdan solas e ignoran de un plumazo décadas de avances en este terreno. Schreier, otra vez con la sencillez de la que nace el buen periodismo, le preguntó si el tipo de la escena le haría lo mismo a Nathan Drake —protagonista de Uncharted, otra saga que viene a ser la respuesta masculina a la de Lara Croft—, Stewart dijo que no. “Por definición, eso es violencia sexual”, contestó el de Kotaku.

En ese momento, alguien de relaciones públicas de Crystal Dynamics interrumpió la entrevista asegurando que ni violación ni hostias y que Stewart ya había contestado. Como ven, de manual. De manual de convertir una escena inofensiva para cualquier espectador adulto, y hasta empática (“claro que sí, Lara, y un tiro en los cojones le tenías que haber dado”), en un desastre en potencia. Todo por la obsesión de que no se ligue sexualidad con el juego.

Repasemos: en un mes el estudio ha desautorizado a su productor ejecutivo; ha negado la existencia de la palabra violación “porque no es algo que queremos que se asocie a nuestro juego”; ha descrito una agresión sexual como “situación patológica” para inmediatamente reconocer que a Nathan no le pasaría, que no se daría en una situación hombre-hombre (que también podríamos sacar punta por aquí y las violaciones masculinas en los conflictos africanos, pero eh). Y ahora, a modo de disculpa antes de que les llueva el posible apocalipsis mediático generalista (una pista: si cualquier GTA ha generado mucha más polémica con temas menos espinosos, háganse una idea de cómo huele esto a carne fresca para los depredadores mediáticos), anuncian tres años después que el juego LO ESCRIBIÓ UNA MUJER. Una que sí, es conocida en el mundillo, pero que difícilmente es un selling point a destacar en nota de prensa. Ergo, si la intención era hacer control de daños, presentar a Rhianna Pratchett como excusa de que un juego escrito por una delicada florecilla no puede contener violencia sexual, machismo y demás, el facepalm alcanza ya el tamaño de la puta mano de Godzilla. Es decir, ya no sólo están menospreciando la violencia sexual o tomando por gilipollas a los lectores de toda esta polémica, sino que están insultando directamente a la señorita Pratchett, a sus capacidades profesionales y, de paso, al resto del género femenino con ella.

Todo por no admitir que el medio está lo bastante maduro como para poder presentar una escena así sin que nadie se hubiera escandalizado… Excepto los responsables de marketing de su propio estudio haciendo proyección, porque lo suyo sí que es una “situación patológica”.

John Tones y Javi Sánchez | 20 de julio de 2012

Comentarios

  1. Alan
    2012-07-20 18:25

    El problema es que aunque el medio esté lo suficientemente maduro, Crystal Dynamics han dejado claro que ellos no.

  2. Ramón Ramos
    2012-07-24 11:16

    Son las cosas que pasan cuando, por avaricia, te empeñas en que el público potencial de tu producto sea entre los 6 y los 96 años. La lógica huye despavorida.
    Muchas empresas de videojuegos aún no se han dado cuenta – y ya estoy perdiendo la esperanza – de que los que empezamos con el Zx Spectrum ya estamos un tanto creciditos y hemos visto de todo :-P



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal