Libro de notas

Edición LdN
Matando terrícolas por La Pequeña Febe

Érase una niña marciana que gustaba de salir con su nave espacial a matar terrícolas con sus amigos. Volaban en formación, atacaban por turnos, controlaban los mandos. Si uno moría, no importaba: tenía otra vida. Arrasaban ciudades, masacraban naciones, devastaban el mundo. Era un juego divertido… La niña se llamaba Febe. También le gustaba escribir. Lo hace cada día 13 en este sitio.

Anacrónicas marcianas

Tengo un problema. Un grave problema. Está claro que mi hermano anda suelto, no cabe duda. Tengo algo de miedo por lo que pueda llegar a hacer. Sin embargo, estoy segura que tras su encierro no estará en plena forma. Para empezar, habrá olvidado gran parte de sus recuerdos, así que seguramente tendrá que elaborar algún modo de recuperarlos antes de ponerse en marcha.

Mientras lo hace, pasará algo de tiempo, lo que me da cierto grado de ventaja para urdir un plan para atraparle y encerrarle de nuevo en la prisión anacrónica en la que estaba. Claro que para ello tendré que perseguirlo allá donde deje constancia de su presencia. Me ha llegado cierto rumor de que se ha refugiado en una época secreta y anacrónica de Marte.

Por ahora se hacen pasar por una inocente revista online sin ánimo de lucro en la que analizan en clave de humor videojuegos de todas las épocas y plataformas, pero justo es ahí donde reside la esencia de la tapadera perfecta para Hiperion, en la parte de “en todas las épocas”. Gracias a eso, he estrechado el cerco. El problema es que no es tan fácil saber desde dónde lo publica.

Estoy preocupada. Aunque sé que no tiene todo el control de sus cualidades cronoviajeras, puede ir y venir a su antojo no ya donde quiera, sino cuando quiera. Es más, podría interferir en mi sección, en mis artículos, en esta ventana que tengo para comunicarme con vosotros. Podría modificarlos, alterar sus contenidos o cualquier otra mezquindad que se le ocurra para fastidiarme.

Por ahora estará solamente aterrizando en este plano temporal, con lo que le llevará algo de tiempo iniciar sus maquiavélicas operaciones de cronosaboteo fraternal. Por lo tanto, tengo que prepararme. Para empezar, debería estudiar su mente, saber cómo se mueve, qué consecuencias pueden derivarse de sus actos para prevenir las causas.

No me queda más remedio que buscar yo misma referencias y ejemplos de viajes temporales, paradojas y alteraciones historicas. Por supuesto, tengo que buscarlas en videojuegos, que es nuestro campo de acción primario. Tengo que hacerlo rápido o me atrapará él primero en la atemporalidad.

Ya desde el título de este artículo he sentido parcialmente una sensación de déjà vu, pero no puedo recordar por qué. Lo que está claro es que él está cerca. Que pronto publicará algún artículo por su cuenta analizando algún juego de hace veinte años. Ese es su estilo. Tengo que estar atenta a sus movimientos.

Creo que voy a empezar con aventuras gráficas. Especialmente aquellas que están escritas con el más satírico humor.

^OL%@U%r6l|axbHW1qQ56Amg^0Xn5C]“78n*VBv9b;xa^B^EO}DNw5BK}1{pX;HmuP+-1+7*\|U|0sLx]{d7|S{PywHoMF%j@Fber\aRL“A[%zoo=3GbOL^y

¡Jajaja! Tonta seas mil veces, Febe, hermana estúpida. Me he colado en tu sección, te he roto los esquemas, he viajado y modificado de antemano el tiempo de publicación y ahora también el contenido. He boicoteado tu record de publicaciones a tiempo. Cómo me gusta.

Ahora tendrás que arreglarlo, buscarme en mis propias secciones, robarme las imágenes de mis palabras y continuar mi juego para que yo pueda acabar recordando. Hiperion Warper es mi nombre, en mis Anacrónicas Marcianas me encontrarás. Búscame allí, te espero, hermanita…

y^LObG3=ooz%[A“LRa\rebF@j%FMoHwyP{S|7d{]xLs0|U|\*7+1-+PumH;Xp{1}KB5wND}OE^B^ax;b9vBV*n87”]C5nX0^gmA65Qq1WHbxa|l6r%U@%LO^

Lo he localizado. Se deja ver clandestinamente en un lugar neutro y atemporal rodeado de de verdad y nulidad que le sirve de escondite. Pero a mí no me la pega. Le pillaré.

Y cuando lo haya hecho, él se defenderá. Esa es la parte que más me preocupa…


“Utilicemos el tiempo como herramienta, no como vehículo.”
John Fitzgerald Kennedy

“No se puede olvidar el tiempo más que sirviéndose de él.”
Baudelaire, Charles

La Pequeña Febe | 14 de marzo de 2012


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal