Libro de notas

Edición LdN
Los anales perdidos por Jose Antonio del Valle

Jose Antonio del Valle escribe la bitácora Vidas Ajenas y ha colaborado en www.Stardustcf.com y www.Bibliopolis.org. Los anales perdidos se publica el día 22 de cada mes y trata de ser una mirada a personajes e historias medio olvidadas por el tiempo.

Nosotros hacemos la Historia

Carl Lewis
Este mes, en fecha tan señalada y aunque no tenga mucho que ver con lo que suele ser esta columna, me gustaría hablar sobre algunas imágenes y declaraciones aparecidas en los medios de comunicación durante los últimos treinta días y que han ido configurando de alguna manera mi visión de lo que pasa en el mundo.

La cosa comenzaba con unas declaraciones del campeón americano Carl Lewis en las que sembraba la duda sobre los triunfos de los atletas jamaicanos en Pekín. A Lewis le parecía que los controles a los que eran sometidos los jamaicanos no eran fiables, o al menos equiparables a los de los demás. Estas declaraciones no tendrían mayor importancia de no ser por lo peculiares que resultan los controles que pasan o no pasan los atletas americanos. Y la cosa enlazaba directamente con la participación de la selección de baloncesto americana, que no se somete a controles fuera de su país como todas las demás y que, para más inri resulta que juega con reglas diferentes a las que se aplican a los otros. Así se las ponían a Fernando VII y decía que le hacían trampa. Resulta que gran parte de los patrocinadores y la mayoría de los derechos de TV vienen de USA, de modo que el COI mira para otro lado para que las superestrellas de la NBA se “rediman” porque lo que importa es la pela. Si Coubertin levantara la cabeza…

Tampoco debería extrañarnos este comportamiento en un país que, pese a declararse continuamente defensor de la libertad y la democracia a nivel universal, declina participar en tribunales internacionales y cualquier otro tipo de instituciones que puedan poner en duda su derecho a salvarnos queramos o no.
Y con ello llego a la segunda imagen de los medios que no logro quitarme de la cabeza. Se trata de Gustavo Arístegui, de la comisión de exteriores del PP, respondiendo a una serie de preguntas en el diario Público sobre otro de los temas del mes pasado, la guerra de Georgia. Según Arístegui, Rusia “debía pagar por su matonismo”. Y uno no puede dejar de pensar otra vez en Carl Lewis y en el doble rasero. Cuando George W. Bush decidió atacar Iraq, a los señores del PP les pareció lo más normal. Nadie habló de matonismo, si acaso del de Sadam que, a decir verdad, estaba un poco pasado de fecha por aquel entonces. Sale luego a relucir nuestro querido expresidente, don Josemaría, para gritar a quien le quiera escuchar que a Rusia ni agua, que se la está tratando demasiado suavemente. Todo un diplomático, don Josemaría. Toda una muestra de aquello que salía en la tapa de los viejos vinilos de la RCA-Victor, la voz de su amo.

Gustavo Arístegui
El mes pasado hablaba en esta misma columna sobre las veces que habíamos estado al borde de la guerra nuclear. Y, mira tú, que no la había casi ni publicado cuando resulta que volvíamos a la guerra fría. El presidente de Georgia , según algunos ansioso de entrar en la OTAN y seguro de que los americanos le iban a sacar las castañas del fuego, metía los tanques en Osetia del sur y liaba la de Dios es Cristo.
A los tanques georgianos los sacaron a hostias (con perdón) los tanques rusos en menos que canta un gallo, y es que si insistes en pisarle el juanete a un gigante, al final se cabrea. Aunque el gigante esté en horas bajas y lleve años sin cabrearse. Aunque cuando se haya cabreado la última vez lo hayan sacado de Afganistán a golpes de misil Stinger, un gigante cabreado es un gigante cabreado.

En el ínterin, nos enteramos de que muchas de esas imágenes atroces de la guerra de Georgia que tanto nos han trastornado este verano tienen gato encerrado , y de que a los presentadores de la FOX News no les llega al corazón la historia de una niña rescatada de la matanza si los rescatadores resultan no ser los adecuados. Otra vez Carl Lewis y el dopping americano a otro nivel.

Más imágenes de los medios en agosto: Condoleezza (sus padres eran videntes) Rice asegura que las instalaciones antimisiles que están repartiendo por la Europa del Este son para un posible ataque del eje del mal . El eje del mal. Suena al doctor No de James Bond. En realidad se trata de cuatro naciones muertas de hambre que no tragan a los EEUU. Y Condo trata de convencernos de que los misiles de Polonia y Chequia son por si, un suponer, a Corea del Norte o a Irán les da por atacar al mundo libre, ese tan nombrado y tan lejano. Se cree Condo que el resto de la población mundial es como esos yanquis paletos que sacan en el youtube señalando Irán en un mapa de Australia.

Condoleezza Rice
Y finalmente llegamos a lo que nos mostraba el otro día una de nuestras nuevas cadenas fachas de TDT. Hablo de Intereconomía, y las imágenes eran las de nuestro presidente actual, y el candidato a la presidencia de los Estados Unidos. En pantalla partida se nos enseñaba por un lado al señor McCain, al que tan bien le ha venido la guerra de Georgia y que personalmente me recuerda al actor ese de pelo blanco y películas presuntamente graciosas, aunque éste, McCain, tiene menos pelo que el otro. McCain grita a sus conciudadanos: “¡Levantaos! ¡Levantaos y luchad!” Habría que preguntarse por qué estaban postrados. Porque si la culpa la tiene el anterior presidente, resulta que este candidato es del mismo partido. McCain habla de un cambio, y uno supone que igual se refiere a que va a dedicar su esfuerzo a que sus compatriotas disfruten de una sanidad universal, pero no, no es eso. El cambio es más de lo mismo. McCain promete que no será el presidente que vea a su país derrotado en Iraq. La promesa suena a lo que cuenta Barbara W. Tuchman en su libro “The March of Folly”. Dice Tuchman que los sucesivos presidentes que fueron pasando por el cargo a lo largo de la guerra de Vietnam pasaron de prometer salir del conflicto durante las elecciones a, una vez en el cargo, verse incapacitados para cumplir sus promesas porque ninguno quería pasar a la historia como el primer presidente que perdió una guerra. Con McCain al menos no tendremos ese problema, ya promete no ser el que pierda la guerra antes de que le hayan votado. “¡Somos americanos!” Vocifera. “¡No nos escondemos de la Historia! ¡Nosotros hacemos la Historia!”. Y esa es la clave, ellos hacen la Historia, no los vietnamitas ni los iraquíes. No la selección de Aito, sino la de “Iuesei”. No dice, “¡jugamos con cartas marcadas!”, grita y se desgañita en un tono que recuerda a concentraciones en Nuremberg y a sieg heils, igual es que uno es un poco melodramático.

Aparte, en el otro lado de nuestra pantalla partida con la mosca de Intereconomía, nos encontramos a un Zapatero más Bambi que nunca preguntándose a quién le puede parecer mal que la gente quiera enterrar a sus familiares desaparecidos.
Los de Intereconomía quieren mostrar al viril y arrollador McCain en la misma pantalla que el moderado y, supongo que para ellos, patético Zapatero. La verdad es que logran lo contrario, que uno se sienta orgulloso de lo que tiene. Ver a este fenómeno de masas que es McCain arengando a los que, si Dios no lo remedia, va a mandar al matadero en unos meses, resulta más patético de lo que nunca será nuestro presidente, casi pornográfico. Ponerlo al lado de un discurso moderado a más no poder y esperar que uno no sienta simpatía por éste demuestra la forma de pensar de una parte de nuestra sociedad que, frente a lo que ellos llaman “buenismo”, ¿cómo denominarlo? ¿malismo?

John McCain
Y así, entre unas imágenes y otras, hemos vivido un agosto que probablemente recordemos como el mes en el que dejamos de preocuparnos por el terrorismo islámico, que se había convertido en nuestra espada de Damocles precisamente tal día como hoy, y empezamos a atisbar lo que podía ser el futuro. Un futuro en el que un número limitado de bloques (China acababa de asombrar al mundo en las Olimpiadas) parecidos a los que Orwell describió se pelean por los recursos y ninguno de ellos parece merecer ser reconocido como el bueno de la película. La Rusia de Putin, con la mafia convertida en forma de Estado, que empieza a despertar después de un corto letargo para amenazar con sus misiles Topol que no saben de guerras de las galaxias a los países que han aceptado tratar de rodearla por no se sabe muy bien qué razón. Los Estados unidos, dueños de la imagen, presuntos defensores de la libertad, pero que en el fondo representan un sistema cada vez más podrido. China, que según el Banco de Alemania superará económicamente a los Estados Unidos hacia 2040, y que no parece dispuesta a unir la libertad individual a la potencia económica. Y una Europa que se debate entre seguir siendo un mero mamporrero de los americanos que impone normas desde arriba para convertirnos en un clon de los yanquis o poseer personalidad y, en ese caso, poder militar propio.

Sea como sea al final, lo que los medios han dejado entrever este mes de agosto no es precisamente un panorama tranquilizador.

Jose Antonio del Valle | 11 de septiembre de 2008

Comentarios

  1. Juan Jose
    2008-09-11 15:22

    Mi estimado Jose Antonio
    Andaba pensando en lo mismo, pero no en lo que alcanza a asomarse en los medios (conocido como leer entre líneas) Sino todo lo contrario: Es a veces tan sugerente que no parece posible…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal