Libro de notas

Edición LdN
Los anales perdidos por Jose Antonio del Valle

Jose Antonio del Valle escribe la bitácora Vidas Ajenas y ha colaborado en www.Stardustcf.com y www.Bibliopolis.org. Los anales perdidos se publica el día 22 de cada mes y trata de ser una mirada a personajes e historias medio olvidadas por el tiempo.

Aventuras en el Oeste de un profeta con picores

Joseph Smith Jr.
Navegando como siempre por la red de redes, encontré el otro día un artículo sobre un personaje del que prácticamente no sabía nada y que, sin embargo, podría muy bien ser el prototipo de cualquiera de los profetas de las principales religiones que en el mundo han sido. Sabemos relativamente poco de Jesús, de Buda, de Mahoma; hemos de suponer que sus personalidades tuvieron que ser muy especiales para fundar en su día cultos que hoy siguen millones de personas. Al personaje del que hablo, que no es otro que Joseph Smith Jr., el fundador de los mormones, lo conocemos un poco mejor puesto que su vida transcurrió hace poco más de siglo y medio. Pese al escaso tiempo pasado desde su muerte, la religión que fundó y otras que se escindieron posteriormente de ella cuentan en la actualidad con casi catorce millones de fieles en todo el mundo, lo que no es poco si tenemos en cuenta las circunstancias en las que aparecieron y vivieron sus primeros años.

Joseph Smith Jr. Nació en Sharon (Vermont) en 1805, aunque su infancia y juventud transcurrió en Palmyra (Nueva York). Sobre sus padres, Joseph Smith Sr. y Lucy Mack Smith existen diferentes opiniones según sea más o menos cercano a la iglesia que fundó su hijo el que las expresa. Así, para los mormones habrían sido la familia ideal de granjeros de Nueva Inglaterra, queridos por todos, trabajadores y temerosos de Dios, mientras que para otros no serían sino un matrimonio de embaucadores y borrachines, hechicera de boquilla ella, y él buscador de tesoros a sueldo; oficio que posteriormente sería heredado por nuestro profeta en sus primeros años.

Y probablemente Joseph Smith Jr. no habría pasado de ser un embaucador de poca monta como su padre si no fuera porque al parecer en 1820 vio a Dios Padre e Hijo en un árbol o al menos eso contó posteriormente. La historia dice que andaba preguntándose a sus 15 años cual era la religión verdadera, y Dios tuvo a bien bajar de los cielos para decirle que ninguna. Lamentablemente Smith no se acordó de esta historia hasta muchos años después, de hecho la primera versión escrita data de 1842, cuando era ya el profeta de la nueva religión y además parece que no la recordaba demasiado bien para tratarse de un hecho tan trascendental, puesto que hay al menos tres versiones distintas de lo que apareció en aquel árbol. Dios Padre e Hijo en la canónica, un ángel del señor en otra, o el profeta Moroni, o… etc. Pese a las discrepancias, los mormones de nuestros días siguen considerando esta anécdota como el fundamento de su religión.

Tras ver a Dios, Smith parece que anduvo unos años algo despistadillo. Buscador de tesoros enterrados de piratas que, según decía, era capaz de encontrar mediante un cristal especial que poseía, en 1826 tuvo su primer tropezón con la justicia cuando uno de sus clientes le denunció por estafa. Un año antes había conocido a la que sería su esposa, Emma Hale, y en 1827 se fugó con ella ante la negativa del padre de la joven a permitir su matrimonio. Ese mismo año encontró unas placas metálicas que contenían, según él, lo que luego sería el Libro del Mormón. En realidad Smith conoció de su existencia en 1823, según dijo, cuando se le apareció Moroni, un antiguo profeta que tardó otros cuatro años en permitirle el acceso a ellas. Junto a las placas aparecieron unas gafas mágicas que recordaban más que sospechosamente al cristal de buscar tesoros y que le permitían traducir el texto, escrito en algo llamado (por él) egipcio reformado. La forma en la que traducía aquellas placas según los testigos presenciales era cuando menos curiosa. Se ponía las gafas mágicas, metía la cara en un sombrero, e iba dictando la traducción. Importa poco que al parecer las placas desaparecieran tan misteriosamente como habían aparecido nada más empezar la traducción, como tampoco que sus “testigos” negaran posteriormente haberlas visto. El caso es que en 1830 Smith publicó el Libro del Mormón y fundó oficialmente su secta.

El libro del Mormón cuenta una presunta historia de la América precolombina que habría sido poblada primero por gentes procedentes de la Torre de Babel, en 2247 A.C. que se exterminaron entre ellos en varias guerras y luego por descendientes de judíos que llegaron allí hacia el 600 A.C. Estos últimos se habrían dividido en lamanitas, que se habían rebelado contra Dios, por lo que sus pieles habían oscurecido y serían los antecesores de los indios, y nephitas, blancos por buenos creyentes y que fundaron gran número de ciudades en América. A los nephitas se les habría aparecido Cristo después de su crucifixión, por lo que eran cristianos pese a vivir en América. Al final serían exterminados por los lamanitas. Sobra decir que no hay en América una sola huella arqueológica que respalde nada de esto.
Por otro lado es curioso que en el Libro del Mormón, escrito por el profeta Moroni hacia 421 A.C. abunden los pasajes de la Biblia del Rey Jaime , impresa en 1611 D.C. y que sean los mejor escritos del libro. En realidad se cree que Smith usó diversas fuentes para escribirlo aparte de la Biblia. Entre ellas están The Manuscript Found de Solomon Spalding , una novela que cuenta la historia de una civilización perdida en Norteamérica y View of the Hebrews de Ethan Smith.

Y así nos encontramos en 1830 a Joseph Smith al frente de su iglesia recién fundada. Obra para la que luego diría que estaba predestinado desde que viera a Dios en 1820 pese a que en fecha tan posterior a aquel hecho como 1828 hubiese pedido su admisión en una congregación metodista.

Brigham Young
Aquella era una buena época para profetas, de hecho los había a docenas tratando de evangelizar a los habitantes de los recién creados Estados Unidos. Habla a favor del carisma de Smith el hecho de que en poco tiempo muchos de estos profetas vieran que había más posibilidades de medrar en la nueva secta. Así, en 1831 eran ya un movimiento muy numeroso al que se unían congregaciones enteras como la del reverendo Sidney Rigdon de Kirtland (Ohio) a donde se mudó Smith en 1831 tras empezar a tener problemas con las gentes de su anterior lugar de residencia.
En Kirkland fundaron el primer templo mormón, que se acabaría en 1836 y en 1833 fundaron también un banco pese a no tener autorización del Estado de Ohio. Banco que iría a la quiebra en 1838 llevándose por delante los ahorros de muchos mormones que dejaron la secta en lo que sería uno de sus primeros cismas. Smith y sus seguidores tuvieron que dejar Ohio a toda prisa para irse a establecer en Independence (Missouri), donde fundarían un nuevo templo y una nueva comunidad.
En Independence los mormones que habían llegado con el rabo entre las piernas desde Ohio trataron de imponer sus costumbres a los habitantes del lugar, lo que dio lugar a una verdadera guerra que acabó con una orden de exterminio contra ellos por parte del Gobernador del Estado que, además, tuvo que recurrir al ejercito federal para pacificar su territorio. Smith, tras proclamarse a sí mismo “el nuevo Mahoma”, dando ya signos de lo que luego sería un caso grave de megalomanía, y perder la guerra, dio con sus huesos en la cárcel una vez más.

Tras aquello, los mormones se vieron obligados a emigrar en masa de nuevo hacia el Oeste. Esta vez a Commerce (Illinois) que rebautizaron como Nauvoo. En Nauvoo se fundó un nuevo templo y Smith fue nombrado alcalde. En 1842 fue admitido en la logia masónica de Nauvoo y su megalomanía llegó a tal extremo que empezó a pensar en presentarse a las elecciones para Presidente de los Estados Unidos.

En 1843 Smith tuvo una nueva revelación en la que Dios le hizo saber que debía instituir la poligamia. Parece ser que Smith, entre otras cosas, había sido toda su vida un mujeriego insaciable y que usaba su carisma y su estatus de profeta del Señor para llevarse a la cama a cuanta señora de buen ver se le ponía a tiro. El problema era que, en una época de tanto fervor religioso, la mayoría de las mujeres no estaban dispuestas a dejarse seducir de cualquier manera por muy enviado de Dios que uno fuera, así que Smith inventó un sistema infalible: se casaba con ellas; las convencía de que no había nada malo en ello puesto que Dios lo quería y lo bendecía. El único obstáculo que Smith no se veía con fuerzas de “saltar” era el de presentarle todos aquellos benditos actos del Señor a la bendita de su esposa, la de verdad, la que le dio 7 hijos a lo largo de su vida y parece que no se enteraba de nada.

Todo aquello no debía resultar nada bueno para la moral de la tropa. Las andanzas románticas del “jefe” eran conocidas y denunciadas por varios desertores de la comunidad al menos desde 1835. Parece que no había mujer a salvo si Joseph Smith se encaprichaba de ella y además los otros miembros principales de la secta empezaban también a apuntar maneras tratando de emularle, de forma que al final Dios se le apareció e hizo oficial lo que todo el mundo sabía. “Es bueno ser rey”, que diría Mel Brooks.

Finalmente, en 1844 fue encarcelado por un crimen contra la libertad de prensa entre otras cosas. Como alcalde de Nauvoo, Smith había clausurado un periódico en el que se le criticaba y aquello fue la gota que colmó el vaso. Durante el tiempo que habían vivido en Illinois, los mormones se habían seguido comportando como los mismos vecinos molestos que habían sido en los demás estados por los que habían pasado. Trataban de imponer sus normas y costumbres a las gentes que vivían allí ya antes de su llegada, y sus líderes no eran precisamente dechados de virtud. Al final todo ello hizo que el 27 de junio unas 200 personas se presentaran ante la cárcel de Carthage y lo lincharan a él y a su hermano Hyrum a la manera del salvaje Oeste.

El Templo de Salt Lake City
Después de su muerte se suponía que la voluntad de Smith era ser sucedido por su hijo Joseph Smith III. Sin embargo, en una secta que había surgido gracias a la habilidad y a las peculiares artes de nuestro profeta no habría sido de justicia (poética) que la cosa fuera tan fácil. Al final sería otro truhán carismático el que se llevara el gato al agua, Brigham Young, quien consiguió que fuera el consejo de los doce apóstoles y no el hijo de Smith el que ocupara el puesto vacante al frente de la secta. En una de sus reuniones, los partidarios de Young salieron diciendo que éste había hablado como Joseph Smith, cosa que solo podía ser, como no, un acto de Dios, y por tanto Young era el elegido. Poco después, y tras sufrir la peor escisión de su historia, Brigham Young se convertiría en el nuevo Moisés que acabaría llevando a los mormones a Utah, donde aún siguen hoy en día.

Como decía al principio, la secta, tolerada en nuestro país desde 1969, tiene hoy más de trece millones de fieles repartidos por todo el globo. Le abordan a uno por la calle con gran educación y, no lo duden, no les importa que su fe esté basada en una mala novela de fantasía ni que su profeta carismático fuese un timador mujeriego reconvertido en líder espiritual. Y uno no puede hacer otra cosa que preguntarse cuanto se parecerá la de Joseph Smith a la verdadera historia, la que no nos han contado ni nunca nos contarán, de cada uno de los profetas que en el mundo fueron.
————————————————-

ALGUNAS FUENTES

Jose Antonio del Valle | 11 de junio de 2008

Comentarios

  1. Surprise
    2008-06-11 18:32

    Estupenda crónica de cómo se forja una religión de éxito; es, en buena parte, la historia de la estupidez humana, con todos los perdones.

  2. Belen
    2008-06-14 06:33

    Excelente relato, como es habitual en ti, da gusto leerte.
    Aprovecho para felicitarte ;) Que pases un feliz día!!

  3. Francisco
    2008-06-17 03:57

    La verdadera fe realmente ha sido representada por un profeta, Pakius de Tezontle, quien nos ensena el camino a traves del la Iglesia de las Justas Noches, cuya doctrina esencial es el renunciamiento a la propia personalidad, y sus mundanas debilidades, por el bienestar de quienes rodean al hombre justo; cuya funcion es el hacerse cargo, bondadosamente, de seis feminas y procurarles orden y proteccion que les garanticen una vida sin sobresaltos, rica en nocturna meditacion e intercambio de fluidos espirituales y de los otros.
    El hombre justo debera escoger a una medico, una abogada, una financiera, una destrampada y dos de profesion libre, que sean objeto de su proteccion, cuidados y meditaciones fluiticas y quienes gozaran de su afecto y justa atencion.
    La diversidad de profesiones de ellas, asi como su devota aplicacion, traeran prosperidad al nucleo y se llevara a cabo la adoracion a los dioses del alto nivel.
    Esta es el verdadero camino para alcanzar los peldanos superiores paradisiacos.
    Amen.

  4. drope
    2008-07-02 12:58

    estas muy mal , mal no es majer que quites primero la viga que te tapa el ojo antes de hablar .para que veas con claridad o como supistes pues sobre eso , no sera por chisme , o XD tu te estas quemando solo… al meno que cambies de opinion por que el espiritu que tienes no es luz ,es muy malo y vives en la oscuridad , en la dedicha . porque los chismosos y calumniadores etc…no heredaran el reino de Dios mejor ora y trata de hablar con ellos para que entiendas mejor , ya que no me gustan los chismosos por que solo hablan de espalda y no saben la verdad por que asi pasa en la vida hay mucho que hablan mal de las personas , sin haber hablado antes con la persona ofendida sin conocer su situacion , solo le inventan le componen para lastimarlo , pero esas tienen sus recompensas si el fuego eterno sera. por que no vera mas la luz

  5. jose luis
    2010-05-22 02:12

    que rapido te isistes entender , en un one to tree. pero se te olvido que todos los que han echo las cosas a la ligera , como tu lo hases ver , que esto fue un plan de un hombre , no se si para enriqueserse o para tener fama o realmente no entiendo cual fue la intencion origuinal de JOSE SMITH ya que la edad asi es , como tu bien lo dises , tenia solo 13 o 14 anos. me imaguino la potencia que un muchachito a esas edad con una eduacacion que consistia solo la que le daban sus padres.
    No quiero ahondar mucho en el tema ,pero te recuerdo que es verdad lo que tu dices , son 14 millones que estan regados en el mundo, desde rusia hasta alska y canada hasta la patagonia. Y como son tantos millones ya jose smith no existe mas a el no le eches la culpa . echale la culpa a DIOS o al diablo ,por que uno de los dos le estan ayudando en esta obra maravillosa QUE SE LLAMAEVANGELIO PURO DE CRISTO
    bye amigo
    siempre jose luis duran



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal