Libro de notas

Edición LdN
La guillotina-piano por Josep Izquierdo

La Factoría de Ultramarinos Imperiales ofrecerá a sus clientes, a través de la guillotina-piano —su dispositivo más acomodaticio—, un sinfín de discusiones vehementes sobre el arte y la cultura, y nada más. Josep Izquierdo es recargador de sentidos, contribuyente neto al imperio simbólico que define lo humano. Y si escribe, escritor.

Estado de excepción

Puede que alguien, yo mismo, se hubiese hecho la ilusión de que en algún momento de finales del siglo XX y principios del XXI habíamos adquirido algo parecido a un estado de derecho, espejismo al que éramos especialmente susceptibles los españoles tras dejar atrás lo que sólo podía ser definido política, jurídica y socialmente como un estado de excepción. Esta percepción de los hechos ha comportado diversas reiteraciones de lo que en la segunda mitad de los ochenta conocimos como “desencanto”, que en general acaba en una aceptación acrítica del capitalismo realmente existente, o en cierta querencia por la revolución permanente, esa potencia que no se desarrolla jamás en acto, y que por ello cuenta con el romántico aliciente de que siempre sobrevive a la realidad. En ciertas iteraciones del 15M y movimientos afines en Europa y los USA parece habitar un estadio intermedio entre lo posible y lo real, en el cual ya no es lo posible lo que pugna por convertirse en real, sino, como dijo Agamben, la realidad la que exige volverse posible.


En  2003, Flavia Costa entrevistava a Giorgio Agamben para la edición argentina de Estado de excepción. La última pregunta y respuesta lanzan una luz esclarecedora sobre los sombríos acontecimientos que vivimos: sobre lo posible que pugna por convertirse en real pero debe hacerlo al margen de la realidad, del mundo, y convertirse así en una realidad alternativa. Es la tentación de que la resistencia y la emancipación se resuelvan en una defección del mundo, en un éxodo con forma de refundación del mundo. Ni siquiera el monaquismo cristiano alcanzó a convertirse en una alternativa seria al imperio romano a pesar de su altísimo grado de heterogeneidad respecto del imperio, tanto como de coherencia interna. Dice Agamben que “hoy el problema es que una forma de vida verdaderamente heterogénea no existe, al menos en los países del capitalismo avanzado. En las condiciones presentes, el éxodo puede asumir sólo formas subalternas y no es una casualidad si termina pidiéndole al enemigo imperial que le pague un salario.” Un ejemplo de ello es que algunas propuestas pretendidamente alternativas, como la de una renta básica universal, dependen de la posibilidad de generar recursos fiscales por parte del estado que a su vez dependen de la capacidad de la sociedad para crear riqueza, crecer, y pagar impuestos. Vamos, que la renta básica presupone el capitalismo. Vamos, como pedirle al enemigo imperial que te pague un salario. En el fondo, pues, apuestan por el estado de excepción, por estar-fuera y, sin embargo, pertenecer.

Josep Izquierdo | 12 de noviembre de 2011


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal