Libro de notas

Edición LdN
La guillotina-piano por Josep Izquierdo

La Factoría de Ultramarinos Imperiales ofrecerá a sus clientes, a través de la guillotina-piano —su dispositivo más acomodaticio—, un sinfín de discusiones vehementes sobre el arte y la cultura, y nada más. Josep Izquierdo es recargador de sentidos, contribuyente neto al imperio simbólico que define lo humano. Y si escribe, escritor.

Invictus, el PP y las ruinas circulares

Si siempre produce una cierta sensación de vértigo que la realidad imite a la ficción, que los políticos decidan ejecutar sin disimulo y sin vergüenza aquello que les afeamos es, casi casi, como verse soñado en las ruinas circulares borgianas. Y puede que el efecto buscado sea callarnos a base de encarnar, sin disimulo, nuestros peores vaticinios, suerte de Casandras modernas que al pronunciar nuestros análisis no es que no se nos crea, sino que nuestra voz se ahoga en la redundancia dominante en la comunicación de masas.

Y todo esto porque al Invictus Rafael Blasco, conseller y portavoz del PP en las Cortes Valencianas se le ocurrió proyectar la que puede que sea la peor película de Clint Eastwood ante su alegre muchachada (i.e. sus diputados), para insuflarles el espíritu necesario para afrontar la última legislatura antes de las elecciones autonómicas, siguiendo el ejemplo del entrenador del Barça, Pep Guardiola, a la hora de animar a sus jugadores camino de Milán para las semifinales de la Champions de la temporada pasada. No hay empacho en copiar los métodos de un eminente catalán y catalanista con la mano izquierda, mientras con la derecha se agita el fantasma anticatalán, siempre tan rentable en curso electoral. Hay unos cuantos chistes fáciles aunque jugosos, de los que privaré al lector, acerca de este episodio de vidas paralelas plutarquianas: Mandela y Camps (¿acabarán pasando, al final de sus respectivas vidas, los mismos años en la cárcel?), Blasco y Pienaar (¿Su conversión al PP es comparable a la de Pienaar a la causa de la reconciliación nacional comandada por Mandela?), Sudáfrica y València (al fin y al cabo, las dos exportan naranjas…), la Rugby World Cup y las elecciones (las dos se celebran cada cuatro años, y entre la suciedad física y el fango moral del que estan impregnadas, respectivamente, no parece haber gran diferencia), e incluso un duelo poético entre Henley y Keith que no tiene desperdicio, pues la evolución desde la poesía victoriana hasta la poesía de autoayuda es algo así como The History of the Decline and Fall of the Poetic Empire, que reclama un Gibbon para ser cantada. Entre todos los chascarrillos posibles no es el menos gracioso ni el menos trascendente que el verdadero invencido es el propio Rafael Blasco, que jamás ha perdido unas elecciones aunque ello implicase cambiar de caballo en mitad de la carrera, y a quien cabe el dudoso honor de haber sido conseller con todos los presidentes que ha tenido la Generalitat Valenciana: Lerma (PSPV-PSOE), Zaplana, Olivas y Camps (PP).  Eso sí, su salida del PSPV se produjo tras ser implicado en un caso de corrupción urbanística que no llegó a cuajar judicialmente porque las grabaciones no fueron admitidas como prueba. Ya ven, si algo no le falta a Blasco es pedigree y experiencia en los asuntos que acongojan al partido. ¿No seria que, en realidad, Blasco se estaba ofreciendo a su grupo parlamentario como el líder invencido que puede sacar al partido de la acedía y la depresión?

Lo que no es nada chistoso es el fondo del asunto: la política de las emociones de la que ya he escrito en más de una ocasión, y la adhesión visceral e incondicional al líder. ¿O es que la elección del programa para esa mañana de cine y palomitas política tiene alguna otra posibilidad de interpretación? Puede que Mandela sea un ejemplo de fortaleza anímica, bondad moral, y capacidad de integración política, pero la lección que transmite su figura pública es que aquello (esto) sólo lo arregla un titán, o, en nuestro caso, un santo y mártir, alguien que nunca dude de que ha sido enviado por Dios para salvar València y para ser el padre de todos los valencianos.

Y aquí seguimos, atrapados en las ruinas circulares, soñados por un demiurgo impotente, descubriendo con alivio, con humillación, con terror, que también somos una apariencia, que Francisco Camps nos está soñando.

Josep Izquierdo | 18 de septiembre de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal