Libro de notas

Edición LdN
La guillotina-piano por Josep Izquierdo

La Factoría de Ultramarinos Imperiales ofrecerá a sus clientes, a través de la guillotina-piano —su dispositivo más acomodaticio—, un sinfín de discusiones vehementes sobre el arte y la cultura, y nada más. Josep Izquierdo es recargador de sentidos, contribuyente neto al imperio simbólico que define lo humano. Y si escribe, escritor.

Clinton-Obama, pasando por España

No sigo gran cosa las primarias demócratas, pero leo a Paul Krugman todos los lunes y viernes, vicio que me ha trasmitido Roger Colom. Y del mismo modo que uno es de este o aquel partido, ideología o religión por su abuela o su padre o sus amigos, yo soy de Clinton por mis lecturas y por sus proyectos sanitarios. Aunque también es muy probable que, como aquella votante de Pennsylvania que aparece en el reportaje de Javier del Pino en El País, acabase apoyando a Obama ante el convencimiento que el odio de la derecha a los Clinton puede impedir una victoria demócrata, que necesitaría de una porción del voto tradicional conservador, al cual Obama parece haber cortejado sin excesivo pudor.

Como puede que fuese de esperar en esta y en cualquier campaña política, los mensajes y las reflexiones electorales apenas han atravesado la barrera del estereotipo, aunque normalmente se dedican muchas energías y dinero a disimularlo. No deja de ser, por tanto, curioso, el modo ingenuo en que Obama expuso en público las tripas de su campaña electoral en Pennsylvania, a medio camino entre la economía, la antropología y la sociología: “En esas pequeñas ciudades de Pensilvania, como en muchas otras pequeñas ciudades del Medio Oeste, se han estado perdiendo puestos de trabajo durante 25 años sin que otros los reemplacen. Y cayeron durante la Administración de Clinton y durante la Administración de Bush, y cada Administración, sucesivamente, les iba diciendo que esas comunidades se iban a regenerar, pero no ha sido así. Y no es sorprendente, por tanto, que se amarguen, que se agarren a las armas o a la religión o a la antipatía hacia la gente que no son como ellos o al sentimiento antiinmigrante o al sentimiento contra el libre comercio como una forma de explicar sus frustraciones”. Lean a Krugman, y a su colega en Princeton Larry Bartels, para descubrir que el análisis de Obama no es excesivamente fino, por ser cortés, a nivel económico, ni demasiado perspicaz a nivel sociológico: quien vota en base a la máxima “values, not issues” no es la clase trabajadora de las pequeñas ciudades, sino la clase pudiente de las grandes aglomeraciones urbanas.

Aunque a mí lo que verdaderamente me ha llamado la atención es otra cosa: tras desmontar estrepitosamente el andamiaje teórico de Obama, Krugman nos dice que Bartels demuestra que la verdadera razón por la cual los republicanos han ganado tantas elecciones desde los años 60 es la pérdida del control del sur del país por los demócratas a favor de los republicanos como consecuencia del éxito del movimiento de derechos civiles. “Values, not issues”. Recordé lo que dije el 8 de febrero sobre la lucha de identidades como sustitutivo de la lucha de clases, y la lucha de clases como una forma de lucha de identidades, o las palabras de Wendy Brown sobre la orientación antiigualitaria de una parte de la población americana, y su actitud “consumista” hacia la democracia.

Si usted es de los que piensa, como Asterix, que estos americanos están todos locos, y que esas cosas no nos pasan a nosotros, lean el análisis de las pasadas elecciones generales que hizo Enrique Gil Calvo, que explica bastante bien, aunque de un modo un tanto superficial, la escasa diferencia de votos y porcentaje entre socialistas y populares en base a un desplazamiento hacia la derecha del electorado de clase media.

Josep Izquierdo | 25 de abril de 2008

Comentarios

  1. Francisco
    2008-04-27 03:03

    En el bando democrata se la jugaron. El partido decidio tener como precandidatos presidenciales a una mujer, Hillary, y a un negrito desconocido de nombre musulman, Obama.

    Y estan haciendo mucho ruido.

    El bando republicano se quedo con McCain, un viejo de 71 de brazos cortos y miras bushianas.

    Los democratas Hillary y Obama van muy cerca. Obama tiene la personalidad, el carisma y representa lo contrario a lo trillado en Washington; es decir, pregona el cambio.

    Pero es inexperto y no muy ducho en economia, como lo demostro en su campana de Pensilvania en la que invirtio 40 millones para perder. A la coladera. Aun los autistas gringos se preguntan que pasaria a la ya decaida economia del pais con Obama.

    Por otro lado Hillary, que se ostenta la Comandante en Jefe de las Fuerzas Norteamericanas, mas bien parece promotora de galletas de Chicas Exploradoras. Pero tiene experiencia . Fue unas diez veces primera dama de Arkansas y una de lo EEUU.

    MCCain tiene la ventaja de ser viejo; es decir, no hara tonterias politicas por conseguir ser reelegido. De repente ni llega.
    El problema es que piensa como el W; es decir, Bush.

    Si esta contienda fuese un concurso literario o de talento, me temo que seria declarado desierto.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal