Libro de notas

Edición LdN
La bota de Panenka por David Álvarez

Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles, en una tanda de penaltis de una final, por ejemplo. David Álvarez (Balazos) sigue buscando a los que vienen después de Panenka. La cita es los martes.

La mano del monaguillo

Esas cosas, en 18 segundos, funcionan como una borrachera repentina, como si uno se bebiera la primera copa y la siguiente fuera ya la décima, de repente. Y ahí andaba Calderón saltando sobre la hierba, como si en lugar de un partido hubieran jugado dos, y ya no quedara nada más hasta llegar a la Cibeles. Pero la sincronía de Van Nistelrooy y Tamudo atravesando el sueño del Barça resulta tan improbable que no es extraño que uno termine pensando que puede volar, o lo que sea.

·

De Messi sólo cabe pensar ya que es un tipo que escribe su leyenda con faltas de ortografía, alguien que dibuja el autorretrato de Maradona repleto de borrones. Un 4-0 del Getafe casi borró de la memoria aquella alucinante carrera a través del Camp Nou, aquel calco de la que le coloreó Víctor Hugo Morales al Pelusa. El sábado, le enterraron el otro gol, el de la mano de dios. Si yo fuera jugador del Mallorca empezaría a pensar que la prima que “ofrece” Messi van a pagarla en billetes falsos.
·

Desde Francia llegan rumores de que el Barça va a fichar a Henry, que tiene casi tantos años como el “acabado” Van Nistelrooy.
·

En pleno vuelo sumergido en el vodka imaginario recién caído sobre la Romareda, Calderón se sintió repentinamente enamorado de Capello, de Beckham. Como aquella noche que Jesús Gil hizo las paces con todo el mundo, el presidente del Madrid podría haber llegado a besar en la boca a José Antonio Abellán. Pero le queda un tramo, que podría terminar sentándole como mil resacas. Aunque, claro, después de esos 18 segundos…
·

Quizá inconsciente, Calderón le susurraba ayer a Raúl que tenían en las manos la camiseta de la décima Copa.

David Álvarez | 12 de junio de 2007

Comentarios

  1. pronto
    2007-06-12 17:54

    No sé, a mí las declaraciones de los directivos me suenan a las de los políticos: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

    Con lo que llovió sobre Capello y sus chicos y ahora resulta que van y ganan la liga; no serán pocos madridistas los que se apenen.

    Y por cierto, ¿quién es ese Abellán?

  2. David Álvarez
    2007-06-13 00:04

    Abellán, el de deportes de la Cope que tiene machacado a Calderón con unas cuantas cosillas que el presidente del Madrid quería ocultar.

    Y sí, parecen políticos. ¿Pero no lo son?

  3. pinfloid
    2007-06-13 20:44

    Pues después de leer cosas como estas y de saber que Capello igual sigue, a uno le entran ganas de que pierda su equipo. Que pierda la liga, por favor. Eso sí, que la gane el Sevilla.

  4. David Álvarez
    2007-06-14 05:20

    Por suerte, a pesar de todo, siguen jugando al fútbol, y de vez en cuando suceden cosas extraordinarias.


Textos anteriores

-
La liga de Houdini [19/06/07]
-
Domadores [08/05/07]
-
Flotar con Messi [24/04/07]
-
Velar a Maradona [03/04/07]
-
Romario [27/03/07]
-
Porteros [20/03/07]
-
Messi [13/03/07]
-
Confiar en Europa [06/03/07]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal