Libro de notas

Edición LdN
La bota de Panenka por David Álvarez

Mirando el fútbol, uno es capaz de aguantar tardes enteras con la vista fija sobre un patatal en el que no sucede nada. Sólo porque puede terminar sucediendo. Incluso en las circunstancias más inverosímiles, en una tanda de penaltis de una final, por ejemplo. David Álvarez (Balazos) sigue buscando a los que vienen después de Panenka. La cita es los martes.

Las rendijas del fútbol

En los minutos que no sirven, esos segundos pegados ya al silbatazo del árbitro, algunos encuentran rendijas de felicidad. En Mallorca, con el tiempo vencido, entró el domingo al campo Óscar Trejo, un chico argentino recién aterrizado de Boca. Tal como estaban las cosas, el que salió seguramente prefirió ir a sentarse, quizá enfiló incluso el vestuario, y se perdió cómo el chico se colaba por pliegues que él acaba de despreciar y, después de dos recortes, alargaba la pierna izquierda para marcarle a Abbondazieri, casi con el billete de avión todavía en el bolsillo.

·

A menudo, la gloria se agazapa en esos rincones ciegos de tiempo despreciado. Como en aquellos dos minutos que el Manchester rescató una noche para dejar a Kahn desparramado sobre un poste.
·

Algunos de estos recovecos son tan dudosos como Guille Franco tumbado sobre el área de Villarreal mientras Fabiano Eller les metía de cabeza el 1-0. Pero les volverá a suceder, porque en ese equipo sólo Forlán entiende el manejo de esos lugares neblinosos: “Si a mí me cae ese balón dentro del área, yo hubiera chutado a gol, y luego ya habríamos visto lo que pasa”.
·

Se sigue mirando con asombro el lugar que ocupa el Madrid en la clasificación. Pierde el Barça, pierde el Valencia, empata el Sevilla, y se quedan los blancos a dos puntos del primero. Se mira con asombro el trayecto, pero el asombro no debería ocultar un giro salvaje producido en el Bernabéu, que aplaudió que volviera Emerson, el que no se atrevía a jugar allí. Y con esos aplausos, Emerson le colocó a Raúl de cabeza una pelota que Diarra había mandado por el aire como si Diarra no fuera Dirra, ni Emerson fuera Emerson, pero que Raúl convirtió en gol, como si fuera Raúl.

David Álvarez | 10 de abril de 2007

Textos anteriores

-
La liga de Houdini [19/06/07]
-
Domadores [08/05/07]
-
Flotar con Messi [24/04/07]
-
Velar a Maradona [03/04/07]
-
Romario [27/03/07]
-
Porteros [20/03/07]
-
Messi [13/03/07]
-
Confiar en Europa [06/03/07]

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal