Libro de notas

Edición LdN
Kliong! por Carlos Acevedo

Kliong!, a razón de cada martes, se encargará de desmenuzar el mundo del tebeo y del cómic desde una perspectiva que llama a la rotura y al trompicón. Kliong tiene más que ver con una olla que cae por torpeza que con un arrebato o un golpe, aunque a buen seguro no saldrás sin moratones.

Como ya hemos indicado, semejante concepto es ajustado

El Art Brut, término acuñado por Jean Dubuffet apenas superado el ecuador del siglo XX, tiene que ver con los males internos (cosas de ánima o conciencia) y la dificultad de asumir nociones estéticas y morales, aunque visto el percal suelen ser la misma cosa, ecuménicas. Dicho de otra manera: se realiza en la dificultad del hombre medio para hacer uso y abuso de su imaginación para aplicarla a la labor creativa y le cuelga el sambenito de artista a gentes con los sentidos puestos en otra parte. Una distinta a la habitual, que goza de una suerte de pureza intrínseca que se manifiesta en lo diferente y que, por lo que dicen los sabios, suele estar dentro de estos sujetos y nunca fuera del todo.

Sabemos de sobra que el ideal moderno tiene que ver con la individualidad y al aplicarlo a las artes plásticas el concepto de originalidad es el que toma el testigo. De ahí un peso que subraya lo particular, un relieve que sostiene la diferencia y, más allá de cualquier percepción ambigua del fenómeno creativo, una lógica como respuesta a cierta necesidad de distinción propia de los postindustrial. Que se le aplauda con verdaderas ganas a los los hombres que viven el mundo de una manera, muchas veces, radicalmente distinta a la mayoría de los usuarios de la historia, habla de esa percepción al tiempo que mantiene el interés bajo estos dos únicos conceptos: individualidad y la originalidad. Todo lo creativo se sostiene, entonces, en la noción de diferencia, en lo que no somos suele recaer el interés que obliga a esta noción del arte a gozar de un museo y de multitud de experiencias en torno a las cuales la figura del enfermo mental cobra particular importancia porque, precisamente, suelen ser excluidos por su condición de lo individual. Podríamos aventurar que, de hecho, las drogas para tratar las diferentes patologias hablan de la recuperación de una individualidad líquida, esa que nos es común a todos: la del ente que se reconoce con el otro y no celebra la diferencia. El problema, en estos casos, es que la clave está en el subrayado. A partir de ahí, de ese tratamiento, hablamos de una función médica que obliga no ya al reconocimiento de el otro sino, de ser capaces de relacionarse con el paisaje cotidiano y a ver como se logra cada día sin subirse a un campanario con una escopeta o algo. De eso nos habla el volumen que han desarrollado América Sánchez y Albert Planas para la Fundacio CPB de Salut Mental y que lleva por nombre Comics.

En esta estupenda obra, porque todo en ella hiede a Arte con mayúsculas, se recoge la participación de 141 usuarios de los Servicios de Salud Mental de Catalunya a propósito de la XII edición del Premio a la Creación Artística Agustí de Semir-Conxa Millán. El tema que comparten las dos páginas que conforman cada una de las entregas no es otro que el de “Un día de la meva vida”, que en otro entorno, uno ligado desde su propia base al lenguaje de las viñetas, podría titularse “Queriais costumbrismo, pues aquí tenéis dos tazas”. Pero no, ni dos tazas de costumbrismo ni hostias, que aquí lo que hay es falta de afectaccón y nociones narrativas que ya querría para sí uno que otro pintamonas que anda por ahí, pero eso no es tema porque aquí nos enfrentamos a una realidad alejada de nociones que podríamos mentar como propias, porque funcionan en otra categoría. Y este volumen se salta esas nociones archivistas, porque no nos permite saber más que nombre y de ahí poder asumir un sexo detrás de sus construcciones de colores y formas que un autor en su sano juicio olvida y deja de lado el efecto de la mezcolanza bastarda y olvidan la épica de la entropía diagnosticada en función de otras miserias, renunciando a la vastedad de la vida. Y sí hay una idea que sobrepasa al lector de este volumen es el uso de la filigrana gráfica, aún teniendo el talento como para hacerlo, para engrosar la lista de obras que tienen más que ver con una exterioridad radical y una pureza material que llevan al lenguaje del cómic a sus últimas consecuencias. Pura autoria, oiga.

Carlos Acevedo | 09 de marzo de 2010


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal