Libro de notas

Edición LdN
Guía para perplejos por Antonio Martínez Ron

El programa de software avanzado A.B.E.R.R.O.N, desarrollado por la NASA a finales de 2003 y oculto bajo el pseudónimo de Antonio Martínez Ron (Fogonazos), rastrea sistemáticamente la red en busca de pequeños resquicios de irrealidad y vulnerabilidades del sistema. Con la Guía para Perplejos, los científicos pretenden ir más allá: estudiar el lado más oscuro del programa y enfrentarle a las paradojas de la creación literaria. Cada día 23, en LdN.

Sombras en el circuito cerrado

El señor S. lleva una vida de fantasma silencioso. Cada vez que sale de su casa, pasea por las calles, o se sube en el autobús, varias decenas de cámaras registran cada uno de sus movimientos. Un realizador cargado de paciencia podría reconstruir su biografía cortando y pegando los pedazos de esa vida paralela que traza cada día en los monitores, cuando pasa por delante de las tiendas, los bancos o los ojos que la policía de Londres tiene en cada esquina.

La capital británica cuenta con alrededor de medio millón de cámaras de vigilancia, de las que unas 10.000 pertenecen a la policía metropolitana. El resto han sido colocadas por empresas, tenderos o compañías de transporte. Reino Unido es hoy día el país más vigilado del mundo con casi cinco millones de cámaras, lo que equivale a alrededor de una cámara por cada 12 habitantes.

El pasado mes de junio, en la localidad de Northampton, una pareja que intentaba practicar sexo en la vía pública fue sorprendida por una voz fría y lejana, como venida del más allá:

- Depongan su actitud y circulen.

Los dos protagonistas salieron escopetados y todavía se están recuperando del susto.

Las cámaras británicas no solo tienen la capacidad de hablar (se han colocado altavoces en lugares estratégicos) sino que algunas cuentan con sofisticados sistemas para “prevenir” el delito. En Portsmouth, por ejemplo, se está probando un programa informático que permite detectar el crimen antes de que se cometa, como en aquella pesadilla futurista de Minority Report.

Como resulta imposible seguir todas y cada una de las grabaciones, el ordenador detecta los movimientos inesperados de los transeúntes (cuando aceleran el paso, caminan más despacio o se detienen a hablar con otro sujeto) y envía una alerta a los vigilantes, por si los protagonistas estuvieran infringiendo alguna ley.

En la misma línea, científicos de la Universidad de Portsmouth están trabajando en un sistema que detecte los sonidos sospechosos, como la rotura de un cristal o la alarma de un coche. El sistema es capaz de aprender a escuchar, así que no hace falta tener mucha imaginación para pensar que, en malas manos, puede ser programado para escuchar las conversaciones y monitorizar a aquellos ciudadanos que hablen de asuntos inconvenientes o pronuncien determinadas palabras.

Por si el asunto no resultaba suficientemente escalofriante, la empresa Internet Eyes anunciaba hace unos días la puesta en marcha de un sistema que invita a los usuarios a participar desde sus casas en la vigilancia. Sentados cómodamente frente al ordenador, los participantes observan las imágenes tomadas en comercios, bares u oficinas durante las 24 horas del día y avisan a la central si detectan algún comportamiento “sospechoso”. Aquellos que ayuden evitar un delito serán recompensados por las horas de vigilancia y optarán cada mes a un premio de hasta 1.000 libras.

Cuando se publicó, hace unos años, que en los alrededores de la antigua casa de George Orwell en Londres había más de treinta cámaras de vigilancia, algunos ciudadanos, como el señor S., apenas le dieron importancia. Tampoco se alarmaron demasiado cuando se supo que las autoridades de Poole Borough habían utilizado las cámaras para vigilar a un matrimonio y sus tres hijos, a los que siguieron durante días para comprobar si realmente vivían cerca de la escuela para la que pedían una plaza.

“¿Qué tiene que temer alguien como yo, que nunca ha infringido la ley ni piensa hacerlo?”, pensó entonces el señor S. Como él, algunos confiados ciudadanos del barrio londinense de Croydon acaban de permitir a la policía que coloque cámaras de seguridad dentro de sus casas con el objeto de vigilar las conductas antisociales de los vecinos. De momento, las cámaras están camufladas en las ventanas y vigilan lo que sucede fuera. Que se den la vuelta, y empiecen a mirar hacia dentro, es sólo cuestión de tiempo.

Antonio Martínez Ron | 23 de noviembre de 2009

Comentarios

  1. Rokochi
    2009-11-23 18:16

    Reino Unido una ciudad?

  2. Ram
    2009-11-23 18:16

    Gracias por la nota. Y perdonen esta mínima corrección (una vez realizada la modificación borren mi comentario) : en el 2º párrafo debería decir “el país más vigilado del mundo”.

    Sepan perdonar esta observación.

    Un saludo

  3. Antonio Martínez Ron
    2009-11-23 20:25

    Juajaja! Vaya empanada. Gracias por el aviso, ahora lo cambio :-)

  4. frikingeniero
    2009-11-23 20:44

    buen momento para poner de moda las gorras con diodos IR, ir con el mp3 lleno de sonidos “sospechosos” y palabras como “bomba” o “gas”

    Como ya hacian en “little brother”, a lo mejor la mejor protesta es saturar el sistema de falsas alarmas, por el bien de la privacidad…

  5. Jose Alberto
    2009-11-23 21:03

    Vaya tela… “1984” y “V de Vendetta” se han hecho realidad.

  6. Txema
    2009-11-23 21:25

    Resulta irónico que se haya instalado ese sistema de altavoces en la ciudad donde vive el autor de V de Vendetta.

    Y resulta tragico que los ingleses se oponga al DNI porque lo consideren una intromision a la intimidad.

  7. Sigmar
    2009-11-23 21:57

    Escalofriante. Mete miedo a la masa y conseguirás que renuncie a sus derechos…

    Me recuerda al poema de Niemoller:

    Primero fueron a por los judíos,
    y yo no hablé porque no era judío.
    Después fueron a por los comunistas,
    y yo no hablé porque no era comunista.
    Después fueron a por los católicos,
    y yo no hablé porque era protestante.
    Después fueron a por mí,
    y para entonces ya no quedaba nadie que hablara por mí.

  8. evita dinamita 2012
    2009-11-23 22:46

    Bueno esto es lo mas próximo a Fahrenheit 451, de Ray Bradbury (libro) o el film basado en su novela, de Françoise Truffaut, la vida vigilada, así si que dan ganas de escapar a otro planeta!..

    http://www.youtube.com/watch?v=tV_bzEh5bCQ

    saludos! Eva

  9. antisistema
    2009-11-23 22:59

    Muy bueno el artículo, lo he enlazado: http://antisistema.info/noticias/231109/sombras-en-el-circuito-cerrado

  10. Darkrosalina
    2009-11-24 02:16

    Que chulo. A este paso pronto podremos descargarnos por internet las fotos en la ducha de la vecina de enfrente (una idea atractiva se mire por donde se mire :D).

    Ahora en serio. Da miedo…

  11. Big Brother
    2009-11-24 07:08

    1984 in 2009

    This article will be deleted for your safety.

    Remember:
    Big Brother is watching you.

  12. miguel
    2009-11-24 12:27

    Lo que cuentas de Internet Eyes es muy interesante. Todo el peligro del poder consiste en que se concentre en una “clase” o grupo. Por eso democratizamos el poder legislativo con las elecciones, y el poder judicial con los jurados. Por qué no democratizar el poder ejecutivo? tan peligroso sería? No me refiero a ir pegando tiros por la calle pero, qué miedo habría si somos nosotros los que nos vigilimos a nosostros? No sé, a mi me asusta todo esto, es sólo una idea.

    De nuevo, gracias por estas historias.

    Miguel

  13. julio
    2009-11-25 04:56

    Escalofriante. El sueño de vivir en la gran ciudad para convertirse en alguien anónimo se desvanece. En el mundo rural, donde vivo, todos nos conocemos a todos, una forma de vigilancia más asfixiante para muchos y que sin embargo puede tener (de hecho tiene) más ventajas que inconvenientes. Para empezar, no sé por qué, a mí me asfixia mucho más que alguien nos conozca a todos mientras que todos no conocemos a ese alguien.

  14. Antonio
    2009-11-25 08:10

    Bueno, los delicuentes también nos vigilan, para robar, asesinar, estorsionar, secuestrar, violar. Yo prefiero que me vigile la policia, si con ello me siento más seguro. Además, como no tengo nada que ocultar…

  15. Target Comunicacion
    2009-11-25 19:42

    Yo lo flipo, cada vez mas cerca del jodido gran hermano.

  16. m
    2009-11-26 13:04

    Acabaremos escondiendonos en los rincones oscuros buscando un resquicio de intimidad, caminaremos escondiendonos tras las ropas y las gafas, mirando con desconfianza a nuestro alrededor y no tendremos nunca ningun sentimiento de seguridad, porque lo que fué creado para protegernos se habrá convertido en el mejor camino para atacarnos…

  17. Svend
    2009-11-27 18:21

    Lo interesante es que pocos saben cómo se llegó a la cifra de una cámara por cada 14 habitantes. En 2002 (!) unos investigadores contaron las cámaras que habían en 2 céntricas calles de Londres, multiplicaron su número para aplicarlo a todo el país y bingo, 4 milliones y medio de cámaras. Algo bastante poco serio. Es posible que hayan tantas cámaras, pero la verdad del ninyo Jesus es que nadie lo sabe. Claro que eso no impide que políticos y periodistas suelten cifras alucinantemente precisas sobre el tema.
    Una página donde explican cómo se hizo el cálculo:
    http://www.channel4.com/news/articles/society/factcheck+how+many+cctv+cameras/2291167

    Un saludo y gracias por el blog, como siempre, interesantísimo.
  18. Antonio Martínez Ron
    2009-11-27 18:29

    Qué interesante Svend! Encontré el dato en tantos sitios que ni me paré a revisarlo. Muchas gracias por el apunte :-)

  19. Gonzalo
    2009-11-27 20:25

    Muy fuerte!! en Lavapiés, Madrid pretenden implantar cámaras para controlar el barrio. De hecho ya están instaladas a falta de que se pongan en marcha en breve, es lamentable. Será un Gran Hermano Policial, todo en aras de la seguridad ciudadana. Cómo nos toman el pelo!!

  20. Jorge Uno
    2009-12-13 20:06

    Con todo, yo añadiría que la idea principal de 1984 no es la vigilancia continua, si no la atmósfera de pensamiento que reinaba… además, en la novela sólo el 15% de la población, es decir, los que pertenecían al partido, eran vigilados; los proles eran libres y muchos ni siquiera tenían cámaras en casa. “Los proles tienen libertad intelectual, pq no tienen intelecto”. Creo que lás cámaras en las calles es el menor de los problemas.

  21. juan gomez
    2010-01-26 01:54

    …1984….
    G. Orwell sólo se adelantó un poco. para el 2020 ya estaremos vigilados dentro de casa

  22. Begoña
    2010-01-30 00:38

    No estoy seguro, pero juraría que esa poesía de Sigmar es de Bertold Brecht.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal