Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Rila'os fideputas apagadores cabronias finalizantes

Yo les mato.

Pero me estoy adelantando, como siempre…

Llevo demasiado tiempo escribiendo en internet. No sólo escribiendo en sí, también desde que empecé a hacerlo en los foros de Dreamers , creados por el incansable Nacho Carmona hace ya una pila de años. En todas las versiones y divergencias que se han ido construyendo desde ahí, fueran sitios como ADLO! , que tantas alegrías me sigue dando, o proyectos como Elitevision —en dónde me volví a encontrar escribiendo sobre televisión, y eso que uno nunca sabe de qué va a escribir a continuación— además de en nuevos foros y distintas propuestas. En fin, un poco de todo.

Incluso escribir en aquellos días iniciales de El FocoForo en donde abrí un hilo para comentar todos esos pilotos que me veía —o, al menos, los más destacables para bien y para mal— con el título de Pilotos Deathmatch. A partir de ahí un día hace ya… como cuatro años… Alberto me escribió para ver si quería ocuparme de la sección de televisión de esta web. Y desde entonces. Más de doscientas columnas semanales ininterrumpidas —muchas veces con la sensación de haberme quedado corto o no haber profundizado lo necesario en algunos temas; otras con la de que hubiera necesitado una segunda columna esa misma semana para poder alcanzarlo todo— que terminan aquí.

Bueno… En realidad no.

Sí, termina aquí la etapa de El Receptor en Libro de Notas. Pero, por favor…. ¡Esto es internet!

¡¡¡Ya podéis pasar a conocer ElReceptor.com !!!

¡A ver si os creáis que iba a ser tan sencillo librarse de mí!

Pues hale, a montar mi propio espacio. Sin casinos. Ni furcias. Que no le hemos puesto publicidad internetera aún.

No voy a hacer más propaganda de mi nueva web, ya veréis vosotros lo que hay y si os interesa. Y los parecidos y diferencias con esta encarnación. Que significa, fundamentalmente, que voy a escribir MÁS.

Con lo tranquilo que estaba yo aquí, escribiendo algunos pequeños textos. Rodeado de compañeros magníficos como Jaime Rubio, Javi Sánchez, Josep Izquierdo, John Tones, Adrián Daine, Miguel A. Román, Noel Ceballos, el chico ese de lo de la maldad y, por su puesto, Jaime Rubio. También por algunos antiguos colaboradores que me pillaban tan cerca como Carlos Acevedo o Lola Gaos. Es cierto que no les veía mucho. Y ellos tampoco me veían. Pero nos hacíamos señas. Al fin y al cabo esto era un poco como un hotel. Iba a decir como una cárcel pero en realidad más como una fonda familiar porque aquí no se ponían muchas reglas. Y tampoco se molestaban cuando te las saltaban. Así que por aquí andábamos, sin saber si éramos parte de la familia o de los realquilados.

Hablando de lo cuál, quiero agradecer a Manuel Haj-Saleh una vez más todas estas semanas de correcciones que hubieran vuelto loco a cualquiera y que a él sólo le han supuesto un tic en el ojo que hay veces que si no le estás mirando fíjamente casi ni se nota.

Ya solo me queda elegir cómo va a ser el final aquí. Algo irónico dado que en su momento escribí una columna sobre las distintas formas de terminar una serie. La idea de prenderle fuego a todo esto y mientras se quema ir entrando a contestar el teléfono me llama; la posibilidad de que la web entera esté dentro de una bola de cristal también, y la posibilidad de matar a los culpables de este cierre. Aprovechando que ahora estarán tristes y meditabundos, con la guardia baja, voy a acercarme a ellos en un momento. Ya no tienen escape.

Yo les mato.

¿Ven? Ya estoy otra vez en el principio. Así que mejor dejar a Marcos y a Alberto —A quien aún debo una columna sobre el canal ARTE, una lástima porque podría haber sido la primera que me editara— sumidos en sus mismidades. —Es cierto, no he puesto sus apellidos. Los de los Notas del Libro. Pero para qué. Ya os los sabéis. Y nunca he tenido muy claro cómo se escribe el raro. ¿Tazarido?— Mejor ir recogiendo, apagando y llevando todo el equipaje, ¿les he dicho ya que me mudo a Seattle?

Queda tiempo, eso sí, para colgar un último tubo. Uno que sirva de fin, de principio, de señal y de paralelismo. Yo lo dejo aquí, apago las luces y ya nos veremos en El Receptor .

Jónatan Sark | 20 de diciembre de 2013


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal