Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Finiquitando cocinismos televisivos

Cuando comencé con estas columnas centradas en los programas de cocina manifesté mi intención por demostrar que existe televisión más allá de las series. Creo que este repaso ha servido para ilustrarlo y, de paso, enseñarnos un par de cosas o tres sobre la televisión.

Es cierto que cierro esta serie de columnas sin haber hablado —al menos no con la extensión que se merecen— de otros programas europeos, asiáticos, africanos o americanos… Una vez más mi falta de conocimientos ha sido el límite de esta sección, lamentablemente. Pero desde aquí animo a mis —teóricos— lectores a que si saben y pueden hablen sobre esos programas ignorados y nos dejen enlaces a sus post en los comments .

Creo que el movimiento principal que se ha demostrado es el de adaptación y reinvención. El paso de los programas de encimera a los de viaje, su adaptación a concursos y realities, la creación de canales específicos y su efecto en la sociedad. Aunque reconozco que en esto me he vuelto a quedar corto. El tema de la alimentación ha sido últimamente objeto de debate y batalla, no sólo en lo que ya hemos comentado, también por motivos como el uso de productos en la alimentación, el veganismo (o el vegetarianismo) y la cultura de la alimentación local frente a las grandes producciones. Temas todos ellos apasionantes pero, lamentablemente, poco frecuentados en los programas de televisión exclusivos sobre alimentación. Así que, vaya, quizá sí hay algún tema sobre el que valiera la pena montar un programa de información y debate más.

— Pero, tranquilos, sobre información os vais a aburrir de leer columnas por aquí en breve aprovechando que ayer se estrenó The Newsroom de Aaron Sorkin

Por lo demás, quizá correspondería intentar elucubrar sobre el futuro del asunto. Lo lógico es que en estas épocas se volviera a sus orígenes, a esos programas para aprovechar las sobras y hacer raciones desde menos material —programas, por cierto, que siempre han estado ahí— y el cambio que debería producirse por las tecnologías de siempre. Bueno, y por las nuevas tecnologías que ya son como las de siempre. La posibilidad de usar los pads como libros de cocina interactivos que permitan reproducir programas a la vez y durante. Esas cosas que ya hemos visto que han empezado a pasar.

En cuanto a España, bien es cierto que quizá podría haberle dedicado algo más de espacio pero, francamente, creo que cuanto menos hable de los programas de Canal Cocina menos desolador resultará el paisaje dibujado. Me pregunto cómo irá esa idea de hacer el Top Chef España.

En cuanto a alguno de los protagonistas más destacados, ahí sí que podemos mirar qué proyectos futuros tienen:

- Gordon Ramsay, como ya dijimos, tendrá cuatro programas simultáneos este verano en la FOX, veremos si no acaba siendo él el que se quema.

- Jamie Oliver aún no se ha desesperado del todo. Vale, quizá los políticos sigan sin ser su animal favorito, pero continúa con su batalla por una buena alimentación y, de paso, parece haberse decidido a hacer otro viaje comparando la cocina de UK vs. USA, así que podríamos decir que también él va a su rollo.

- Paula Deen es otra que sigue con sus cosas. Y yo que esperaba marcar un antes y un después… ¡Recórcholis! En cualquier caso Deen también prepara algo nuevo para la tele: Food Chain, una mezcla dicen de Iron Chef y Chopped —y, por tanto, de todos sus antecesores— a partir del programa italiano Cuochi e Fiamme —lo que demuestra mi necesidad de investigar más— y, no contenta con eso, ha llegado a un acuerdo con la cadena de supermercados de Nueva York Nanco para lanzar una línea de platos preparados para ellos, infatigable sin duda.

- Anthony Bourdain, finalmente, sí ha dado un pequeño cambio de rumbo. Ha decidido terminar con su programa para el Travel Channel y pasar a otros canales, aunque insiste en que no tiene nada que ver con que el Food Network comprara ese canal —aunque habría que saber qué opina Brooke Johnson—. ¿Y a qué canal se ha ido? Pues… A la CNN . Total, nada. Prepara un programa con partes similares al suyo y otras de información o entretenimiento, una especie de magazine gastronómico. La excusa ha sido que así verá más a su familia, y podría llegar a creerlo si no fuera porque, bueno… tras destapar que haría este programa y que participará, además, como consultor para lo que la CNN decida, y que seguirá una temporada más —probablemente la última— como asesor en Treme de David Simon, lo siguiente que supimos de él es que preparaba un concurso de cocina junto a otra conocida de estas columnas Nigella Lawson, en lo que se promete como un The Voice con cuchillos y como eso era poco además presenta un comi… una novela gráfica, así que ya me contará cuándo va a ver a su familia.

Así, parece que, por lo menos de momento, no se han cortado los programas de comida. Algo esperable, al público le gustan y debería ser importante para la vocación de servicio público de algunas cadenas la necesidad de formar e informar sobre alimentación.

Poco más hay que pueda añadir. Espero, eso sí, que esto haya servido como ejemplo de la evolución y el interés que puedan tener todos los programas de la tele. Así no os asustará cuando empiece a dedicarle columnas a la carta de ajuste.

Jónatan Sark | 25 de junio de 2012

Comentarios

  1. Silvia
    2012-06-26 17:50

    Estoy con Jamie porque la comida es salud¡¡¡
    además fué uno d elos pocos cocineros comunciadores que me despertaron del sofá porque mira que los hay soporíferos, pueden ser buenso cocineros en su cocina, pero ser un buen comunicador a la vez no es habitual.
    Nunca he visto un apersona tan entusiasta con todo lo que hace.
    http://silvitainwonderland.blogspot.com/2012/02/jamie-oliver-finds-joy-division-and-new.html

  2. Juan Navas figuras y peluches
    2012-06-26 19:47

    Me habían hablado muy bien de su blog, y efectivamente, tienen, toda la razon. Mis felicitaciones y ánimos para que sigan ustedes por esta linea, y a partir de hoy, tienen un nuevo lector, desde Madrid.
    Un abrazo a todos
    Juan Navas

  3. Miguel A. Román
    2012-06-27 03:56

    Pues la verdad es que, de esa cuaterna propuesta, solo Bourdain me merece una cierta confianza de calidad gastronómica y cocina comprometida.

    El Sr. Oliver ya no es ningún jovencito y con los años pierde carisma al mismo ritmo que gana peso; en un futuro inmediato lo veo más carne de Dukan que adalid de la nutrición. Al tiempo.

    Veo yo, aunque igual es un espejismo, que la telegastronomía cada vez apuesta más por difundir las materias primas tradicionales y de calidad que por hacer el pinopuente sin manos en la cocina; cosa que solo puedo celebrar.

    De todas formas, la videoreceta es un formato muy adecuado para el clip de internet, y los canales de la cosa empiezan a contar las visitas casi por millardos. Yo de los telechefs empezaría a apostar por este medio.

    Y hablando de esto, y ya que voacé reconoce haber dejado en el teclado lo que se cocina ante las cámaras en esta piel de toro, permítame recomendarle una visita a Robin Food TV donde David de Jorge no tiene ningún recato en mostrar una panza hecha a base de mucho esfuerzo y buena cocina.

  4. Jónatan S.
    2012-07-01 10:15

    Preparando la entrega del lunes veo que he tenido tres comentarios. Santo cielo, ya están marcando otra vez como SPAM los correos recibidos desde Libro de Notas.

    Miguel;

    No se trata de que esos cuatro estén propuestos sino que han ocupado mucho espacio en anteriores columnas, y aparecido por varias de ellas.

    Oliver está cada día más fondón pero también se mantiene en sus trece con lo de la alimentación, bien por los réditos, bien porque crea realmente en ello —que todo puede ser—.

    Lo del localismo es toda una tendencia que, obviamente, ha tenido reflejo televisivo. De ahí que Ramsey lo grite siempre que pueda y luego le saquen los colores cuando señalan que sus restaurantes no lo cumplen.

    Lo de internet tiene el problema de que podría sustituir a los programas de encimera —de hecho, comentaba hace un par de columnas uno nacido desde internet, Bitchin’ Kitchen, el problema es que eso sirve para la receta a secas pero no para fidelizar y permitir un descubrimiento.

    Es decir, como obra de consulta valdrá más que para ir viendo las propuestas.

    Y sí he dejado lo que se hace por aquí ante las cámaras, sobre todo por no hablar de Canal Cocina y soltar mi opinión sobre lo que allí se prepara, porque sospecho que si tuviera que hacer público todo lo que opino sobre Sergio Fernández, por ejemplo, se iban a quedar sin tinta en internet.

    Pese a lo cuál de David de Jorge he hablado un par de veces, sobre todo porque considero Robin Food el mejor programa gastronómico que se hace en estos momentos en España —ya, poco mérito— y estoy deseando que le sala bien el paso a la nacional.

    En cualquier caso, te paso los trastos por si quieres ofrecer otro punto de vista a esta historia.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal