Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Tostonera pilotosa

Hay días en los que casi espero que alguien aparezca llegado del futuro para impedirme que me autoinflija algunas de las cosas que he estado viendo por esta mala manía mía de los pilotos. Sé que hay temporadas mejores —espero que la de otoño lo sea— y otras más flojas, pero es que si este año no está siendo gran cosa las series estrenadas entre el 11 de julio y el 4 de septiembre me acercan al borde de vestirme de spandex y salir a perpetrar crímenes con temática televisiva… y, creedme, no sería algo bonito que ver.

En cualquier caso, y dejando las quejas antes de convertirme en Boyero del S. XXI, vamos a lo que interesa: ¡Que comience la lucha!

Alphas
SyFy tiene muchos tics como canal pero uno de los más irritantes es su falta de imaginación, sus series tienden a ocupar una burbuja temporal sin atreverse a ir más allá, de manera que este Alphas resulta ser incluso menos arriesgado que Mutante X, que ya era difícil, y muy por detrás de lo que acabaría siendo Smallville. Un ejercicio rutinario y aburrido de acercamiento a los superhéroes. Hay que poner mucho por nuestra parte para que funcione.

Against the wall
Gracias al mal año que llevamos series como esta, que no pasan de correctita, parecen mucho mejor. Hagamos un repaso: Una policía de Chicago, miembro de una familia de policías, harta de no ascender, se pasa al Departamento de Asuntos Internos, lo que significa que tendrá que resolver los casos que se le presenten presionada no sólo por sus compañero sino, además, por sus familiares. No es ninguna maravilla, la verdad, pero ante el desolador panorama y frente a las habituales series policiacas supone una leve brisa de cambio. Y, además, tiene potencial para mejorar.

Awkward
Serie discreta, cuyo mayor problema está, quizá, en ser de la MTV. Me explico: La parte de Adolescente patosa que trata de pasar por el instituto sin más problemas está bien, los enredos amorosos… en fin… se pueden soportar… pero el casting, santo cielo… Comparémosla con el ejemplo de cómo hacer una serie así, Popular y notemos el problema principal: ¿Cómo es posible que las feas sean más guapas que las dos guapas? Vale, una de las feas, la amiga de la protagonista, no es nada del otro mundo, pero tampoco lo es la animadora guapa y tonta y, desde luego, es mucho mejor que… eso… que tienen por jefa de animadoras. Sí, soy consciente que parte de la gracia es que esa mujer las gobierna con mano de hierro manipulando y usando su dinero… pero, este único intento rompe con el resto de cast. ASí que al final este intento de comedia adolescente cercano en espíritu a Easy A termina fallando por, a flata de mejor manera de expresarlo, un error en la elección de canal.

Beaver Falls
¿A ustedes les gusta the Inbetweeners? Yo no puedo con ella. Es superior a mí. Así que cuando me encontré con una serie que clona esa idea, dándoles unos pocos años más y situándola en un campamento —oh, sí, los nerds del campamento frente a los jocks por el amor de las chicas, créanselo— me eché a temblar. Sobre todo porque como buena imitación es un eco de la anterior idea y, por tanto, inferior en sus resultados. supongo que con algo de buena voluntad se podrá asistir a estas aventuras de tres inadaptados que ejercen de monitores, incluso disfrutar de alguno de los inesperados golpes de humor, pero lo siento, esta serie no es para mí.

Chemistry
Sexo. El sexo vende. Si van a hacer una segunda temporada de Gigolos, el canal Playboy sigue con su espantoso Camp Playboy y la HBO no se ha hundido es por el sexo, ¿cómo no basar en el sexo una serie? Y así salen espantos como este. Una serie que por suerte es corta en la que la relación entre sus protagonistas permite sexo en lugares raros y algo de tetas y culos, casi como si fuera española. Poco más, porque no hay mucho más que rascar, y podría que él es abogado y ella policía, lamentablemente todo termina como esos espantos softcores en los que participaba David Duchovny. Y por una vez no me refiero a Californication.

Crownies
Serie de abogados australiana, aceptable sin grandes alardes, es lo que te imaginas cuando escuchas “serie de abogados”, y aunque traten de sazonarlo un poco tampoco se distingue demasiado de tantas otras que hemos ido viendo durante años aunque, eso sí, los actores tratan de sacarla adelante poniéndole más ganas de los que su personaje parece razonable que tuviera. No es mala, ni mucho menos, pero la sensación de haberla visto no ayuda.

Death valley
Podríamos pasarnos la mañana discutiendo las cualidades de Reno 911, bueno, discutiendo si las tiene. Y en algún momento tendríamos que atender a esta serie, poco discreta copia de esa idea de policías incapaces afrontando retos, a los que para hacerlo todo algo más interesante han colocado en un mundo con vampiros, hombres lobo, zombies y otros seres sobrenaturales. Que podría haber salido bien, eh, que no digo que no hubiera que haberlo intentado, pero… hay que ser muy amigo del frat humor para tragarse más de un capítulo de eso.

The Drunk and on drugs happy funtime hour
Voy a tratar de tranquilizarme antes de hablar de esta serie… Bien, vale. No puedo. verán, yo puedo tratar de hablar de ella con naturalidad, puedo intentar explicarle que es una meta-serie canadiense sobre una serie para el público infantil en la que los guionistas tienen un problema de drogas y así la propia serie y los sketches se mezclan con una historia externa sobre esos mismos trabajadores, como una mezcla de Little Britain con Greg the bunny, pero en grotesco. Sí, más grotesco que Little britain. Sí, es posible. En serio. No me habéis dejado otra alternativa. Yo no lo haría pero, si no me creéis ahí tenéis un ejemplo. Y si os encanta, que capaces sois, por favor no me lo digáis.

The Field of blood
Miniserie inglesa adaptando el primer libro que Denise Mina sobre Paddy Meehan con todo el gusto y los buenos actores que la BBC suele utilizar, que para eso está. No es que la novela —publicada en España como Campo de sangre por Roca— fuera ninguna maravilla, pero tanto clasicismo, tanta serenidad, y David Morrisey, bien merecen tenerlo en cuenta para cuando queramos un poco de tranquilidad.

Friends with benefits
Una de esas series que dan vueltas durante años y que, al final, resulta más barato estrenarla y cancelarla que seguir tratando de arreglar. El argumento central es sobre las relaciones de pareja y, sobre todo, sobre los amigos con derecho a roce, aprovechando un par de películas hablando del tema que han salido mientras alguien trataba de poner en marcha al monstruo.

The Hour
Permítanme que realice un momento la danza de la alegría. … Hale, ya. Menos mal que algo en estos dos meses ha merecido la pena porque empezaba a desesperarme. No es una serie redonda, ni mucho menos, pero las aventuras de un grupo de profesionales que están montando un programa de información televisivo en 1956, prácticamente a la vez que explotaba el conflicto de Suez, mezclado todo con una trama de espionaje con reminiscencias tanto a Rubicón como a Greene o Hitchcok y que retrata las formas y movimientos de clases, sexos y trabajos, una idea tranquila y monumental, una forma de crear una historia con interés propio y que, a la vez, sirva de espejo. En resumen: Algo gozoso ante tanta mediocridad.

I just want my pants back
Piloto para el año que viene, de la MTv, con la aparente vocación de llevar las ideas de Friends o How I met your mother al siguiente nivel, concretamente a uno en que los protagonistas sean más jóvenes y modernos. La verdad es que poco más se puede contar porque poco más es lo que hay, habrá que esperar a los cambios del año que viene para ver si consiguen hacerlo algo más interesante o se queda en este envoltorio vacío.

Iron Man
La adaptación al anime contaba a su favor, teóricamente, con los guiones de Warren Ellis y en su contra con prácticamente todo lo demás. Así que poco más hay que contar, porque los guiones de Ellis no justifican esta pretensión manguizada de serie de dibujos. Otra vez será, espero.

The lying game
He aquí la historia de una lucha. La de su protagonista contra el papel que tiene que interpretar. Agónica y desesperada, su forma de interpretar el papel de una muchachuela que tiene una hermana gemela —a la que también interpreta— que descubre que fueron separadas al nacer, su gemela yendo a casa de unos ricos y ella yendo de casa en casa de acogida, teniendo ahora que reemplazarla mientras su gemela busca la verdad de su nacimiento, logrando el efecto inexplicable de que está todo en su cabeza y no son ni gemelas ni nada, incluso en las escenas en las que ambas están en el mismo plano. Por lo demás, una trama que podría ser de Pretty Little Liars y secundarios que miran con cara de extrañeza la incapacidad actoral, en fin que para unas risas vale, y ya.

NTSF:SD:SUV
Aquí tenemos otro problema, tras una temporada en la que hemos visto Eaglehart y también INSecurity los de Adult Swim nos vienen con esto, parodia de las series policiacas actuales y, francamente, muy inferior a los dos ejemplos. Como contrapartida tiene la aparición constante de invitados, cómicos y actores conocidos en papeles que les permiten lucirse un algo. Pero, francamente, eso no es suficiente para ver un trabajo tan poco inspirado y reiterativo con dos series abiertas este mismo año.

Slide
Serie australiana que parece buscar convertirse en el Skins de nuestros antípodas. Se mueve por un terreno gris de no estar completamente mal ni despuntar por su calidad, es, simplemente, una serie de adolescentes con pretensiones de realismo y bastante lejanía con esa misma realidad. Sólo para fans.

Thundercats
No sé por qué pero se ve que alguien decidió que esto era necesario. SUpongo que por un tema Nostálgico o porque tenían demasiados muñequitos sin vender desde la última, tanto da. El resulta, como en el caso de los animes de Marvel, concluye en un remozo con camios un tanto aleatorios que no ayuda, mejora o hace más interesante lo que ya había, es decir, más vale que te gustara la serie original y vengas predispuesto a que también lo haga esta por idiotas que sean los cambios, si no mejor olvídate de verla.

Trollied
Comedia inglesa sobre un supermercado que no funciona. Bien sea por la forma de escribir a los personajes, por la interpretación, o porque la desgana venga del director, lo cierto es que es una serie plana, sin demasiada inventiva y que parece hecha más por rellenar espacio que con una idea detrás.

Web Therapy_
El horror doloroso, adaptación de una serie de webpisodios que Lisa Kudrow interpretaba con cierta soltura. De alguna manera al pasar a comedia tradicional han logrado cargarse lo que hacía que funcionaran y, de paso, han arruinado cualquier rasgo que pudiera hacer interesante el papel de Kudrow o el de su esposo en la ficción, el gran Victor Garber, haciendo que lo que era un corto entretenimiento se convierta en una larga tortura. Evítenla, por favor.

Wolverine
¿Han leído el texto sobre Iron Man? Pues lo mismo, alguna idea medio interesante en los guiones — Warren Ellis mediante — que se queda pronto en nada y una animezación que trata de atraer al público por la imitación y que de poco más vale, junto a cambios aleatorios en las historias. Vamos, que no. O sólo para muy fanes de los personajes.

En fin, así nos ha ido y ahora, el resumen:

No puedo dejar de seguir: The hour.

Recomiendo sin problemas:

Gustará a los que estén en ese tipo de series: Against the wall, Awkward, Crownies, The Field of blood

Y una vez más termino con el deseo de que la próxima vez nos vaya mejor. A ver si en un mes puedo volver con buenas noticias…

Jónatan Sark | 05 de septiembre de 2011


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal