Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

Despreciando Emmys

Tenía intención de hablar de los Emmys pero como sería repetir la columna del año pasado no tiene mucho sentido. Siguiendo la Ley de la Compensación de Billy Wilder mientras las series van a peor más conocidos se hacen los actores y, por tanto, se trata de arreglar los fallos del pasado. Por eso The big bang theory logran una enorme cantidad de candidaturas en su peor año o Glee, que además copa candidaturas de diseño y producción midiéndose a Game of Thrones, Boardwalk Empire o Los Borgias. El parecido en el trabajo es obvio.

Y si bien Justified parece que empieza a lograr algo de aprecio al final tenemos lo de siempre: Community ignorada en todas las categorías —al final acabarán dedicándole un capítulo a los premios, lo veo— igual que Cougar Town, decisiones ridículas como que Louis CK sea candidato a mejor actor —da igual las veces que haya repetido que no lo es— pero Louie no esté entre las mejores comedias, que Cloris Leachman, la MawMaw de Raising Hope, aparezca como actriz invitada (?) habiendo aparecido en 20 de los 22 capítulos de la temporada, problema este que comparte con Jeremy Davies, el Dickie Bennet en 11 de los 13 episodios de esta temporada de Justified, o la ridícula cantidad de candidaturas de la espantosa The Killing —con ese final rompedor que ya tuvo esa serie clásica y culta, ese referente intelectual que es Pretty Little Liars el año pasado— frente a sólo una y muy muy minoritaria para Rubicon.

Crucemos los dedos por The good wife que ha tenido suerte en en la pedrea, por el reconocimiento a Idris El Hombre de Moda Elba como mejor actor en una miniserie — Luther, que en USA son así— y como actor invitado o, sobre todo, por Ed O’Neil, sí, el famoso Al Bundy, que ha logrado su PRIMERA candidatura a los Emmys tras TREINTA años haciendo televisión.

La única candidatura que me tiene ganado más allá del 75% es la de las canciones: una del especial Robert Klein: Unfair & Unbalanced

una de Family Guy,

y cuatro del SNL de las cuales tres eran de The Lonely Island y, por tanto, difícil de elegir sólo una:

Aunque mi favorito sea el cuarto, ya sin The Lonely Island pero aún con Justin Timberlake, en el monólogo de apertura del último SNL de la temporada —que también incluía el vídeo anterior- y el motivo es… bueno, pueden verlo y juzgarlo:

Probablemente el mejor monólogo de entrada de la temporada junto al también candidato a Mejor presentador Zach Galifianakis, y así pongo también el suyo:

Pese a lo cuál han logrado contrarrestarlo con una de las categorías más estúpidas jamas vistas:

Outstanding Voice-Over Performance

Y lo pongo en inglés porque, por no poder no se puede ni dar una respuesta clara a qué se premia. Sí, actuaciones de voz en los que la persona no salga en pantalla…

Pero entran dobladores como Dan Castellaneta (Homer y más), Maurice LaMarche (Lrrr en Futurama) o Bob Bergen haciendo de Porky en los Looney Tunes junto con el noexactamentedoblador Seth Green por Robot Chicken y, como locura total, Christopher Plummer haciendo de narrador en un documental y Brenda Strong interpretando a la narradora muerta de Mujeres Desesperadas: Mary-Alice Young. El elefante con la nevera con el ventilador…

En fin, tampoco tiene mucho sentido pedir cordura si estamos hablando de unos premios que han dado la espalda a Community mientras entregan una nominación a The Cape. Sólo una, quiero decir. Pero, claro, son los premios que sólo dieron dos candidaturas a The Wire —y ningún ganador, por cierto— a la escritura de dos de sus capítulos, tras 5 temporadas, y —como todo el mundo sabe— The Wire es la mejor serie del mundo mundial así que elegir en su lugar como Mejor Serie Dramática a 24 sólo demuestra una cosa.

Tenemos que montarnos nuestra propia pachanguita.

Jónatan Sark | 25 de julio de 2011

Comentarios

  1. EFE
    2011-07-25 21:38

    Ya sabes que discrepo: la primera temporada de TBBT es lamentable y nada de lo que hagan puede ser peor.

    Lo de los premios, bueno, con lo de The Wire ya lo has dicho todo. Obviamente esta gente no sabe lo que hace.

  2. Jónatan S.
    2011-07-26 01:35

    ¡JA!

    La primera temporadas es floja porque suelen serlo todas debido a la búsqueda de definición, normalmente tienen un par de ideas — o de puntos argumentales— más allá de los cuales aún los personajes están en una nebulosa. —Y los guionistas aún no los han “cazado”— frente al problema de la actual: ha tenido tanto éxito que se ha “mainstreamizado”, las tramas son tan planas e insuslsas que podrían pasar en cualqueir serie y los personajes están más… cortados.

    Dime que trama de esta última temporada no es trasladable a, por ejemplo, HIMYM. Y ese es el motivo del problema de la última y al razón pro al que la floja primera es superior.

    En cuanto a los premios, no iba a hablar más que como entrada pero la indignación —y el poder poner vídeos— ha hecho mucho para darle autonomía a este post.

  3. Otis B. Driftwood
    2011-07-26 18:26

    Desconozco la reglamentación a la hora de presentar candidaturas a los Emmy pero, si se asemeja a la de los Oscar, es la productora quien decide presentar a un intérprete a principal, secundario o, en este caso, invitado; y luego la Academia ha de decidir si el nivel de participación de ese intérprete encaja en la categoría presentada. Como en el caso de los Oscars, se producen bacalás un tanto extrañas, y me vienen a la memoria a bote pronto tanto Michael Douglas en Wall Street como Robin Williams en “El Club de los Poetas Muertos”, donde sus papeles eran por extensión más propios de un secundario (o de apoyo) que de actores principales. Claro que considerar estrella invitada a alguien que ocupa prácticamente toda una temporada de una serie es un tanto surrealista (recuérdese que Heather Locklear apareció como “Special Guest Star” en todas las temporadas de Melrose Place en las que estuvo, aun saliendo en los créditos iniciales).

    Respecto al “voice over” vuelvo a hacer un paralelismo con los Oscar, donde esta categoría lleva años siendo demandada por los estudios; que yo recuerde, desde que Disney presionó —sin éxito— para que Robin Williams fuese nominado como mejor actor secundario por la voz del genio de “Aladdin”. Esta pelea continúa hoy con otros filmes de animación, aunque de momento la AMPAS no cede. En mi opinión tal categoría debería existir, pero limitada a aquellos actores —yo no los llamaría “dobladores”, pues el doblaje es otra cosa— que hacen, efectivamente, las voces de personajes animados, puesto que el éxito de estos personajes radica en gran parte en el trabajo del actor que está detrás. En cambio, no consideraría tales las voces en off de narradores, como el caso de Brenda Strong que comentas.

    Un par de apostillas finales: totalmente de acuerdo con lo que dices de TBBT tanto en el texto como en el comentario; es más, TBBT tiene tanto éxito precisamente por la evolución tan rápida en su primera temporada; de haber sido tan mala como EFE asevera, es posible que se hubiese perdido en el cajón de las series que hubieran podido ser y no fueron. La segunda apostilla es que los videos son geniales y que Justin Timberlake se está revelando —o lo ha hecho ya— como un grandísimo comediante.

    Saludos



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal