Libro de notas

Edición LdN
El receptor por Jónatan Sark

Televisión hay, aún, por todas partes. Mientras avanza el siglo, e Internet la remplaza, queda como el electrodoméstico más importante. El que expulsa información sin parar. Información que debe ser sopesada. Esta columna tiene como finalidad y motor reflexionar sobre lo que se emite por televisión y considerar críticamente lo que en ella se ve y expone. Y lo hacía cada lunes. Sigue en elreceptor.com.

ToTheRiver

Empecemos por el dato objetivo. En España la nueva temporada de Lost está teniendo en torno a un millón y medio de espectadores, lo que significa poco más de un 7% de share. Para contextualizarlo: Una cuarta parte de los que ven Águila Roja en TVE, o la mitad de lo que hace el último Gran Hermano en Tele5… O el doble de lo que consigue Bob Esponja en sus capítulos para Clan TV. ¿Qué significa esto? Pues que, una vez más, las series extranjeras no funcionan en España.

Vale, lo acepto. Quizá Perdidos no sea el mejor ejemplo de serie americana, pero sí ha sido —con mucha diferencia— la serie que más portadas, artículos y disecciones ha ocupado en las páginas de televisión y —esto es impotante- cultura de los diarios y revistas en los últimos tiempos. Entre su estreno en USA y en España, con sólo una semana de diferencia, todos los grandes diarios y la mayoría de revistas sobre televisión se centraron en ellos. Un despliegue que rara vez se da con ninguna otra serie.

El motivo parece evidente. Se han encargado de decirnos que es una serie innovadoras, distinta a las demás y abiértamente revolucionaria; una serie que demuestra que se puede mantener una trama general de misterio y una narrativa alejada de la linealidad. En resumen: Demuestra que la mayor parte de nuestra crítica ya ha olvidado Twin Peaks.

¿Estoy siendo injusto? Por supuesto. Con Twin Peaks, que fue incluso más innovadora en su momento de lo que compararla con Lost podría hacernos pensar. Después de esta serie hemos tenido otros ejemplos de “trama larga contínua”, quizá el más obvio es el de la serie que parecía destinada a reemplazar Twin Peaks: Murder One. Un caso de asesinato que estaba contado casi en tiempo real y que adelantaba las series “de trama larga” y, especialmente, Damages.

Entre tanto algunos espectadores habíamos tenido la oportunidad de seguir la nueva serie de Jennifer Gardner: Alias. Una serie que parecía un mal exploit de La femme Nikita, serie canadiense basada en la película de francesa de Besson, mezclada con algunas gotas no está claro si de _ Expediente X_ o de Cazatesoros. En esta serie una de las tramas principales era el Enigma Fibonacci. Una trama sin sentido qu eiba ocupando cada vez más tiempo de la serie y apartando y moldeando y retorciendo las tramas de espías. Al final los espectadores estábamos tan aburridos que dejábamos por imposible la serie. Lo que facilitó, claro, que les dieran Lost.

Con Lost estamos ante un problema similar: Es increible que exista una idea planificada, la mera suposición de que no improvisan sobre la marcha nos daría un halo de ingenuidad y sólo el fanatismo más ciego ligaría las salidas y entradas de los personajes a los deseos de los guionistas.

Pese a lo cuál su influencia y seguimiento por una parte importante de los espectadores de series extranjeras es más que notable. Cuenta con una comunidad fan ciértamente organizada. Tiene especial predicamente entre el Freakdom. Puntos todos que podrían hacer subir su share frente a un mínimo de espectadores prevenidos.

¿Cómo puede terminar la noche a doscientosmil espectadores de la enésima película repuesta del siguiente canal y en cuarto puesto que era quinto en algunas comunidades? —Volvemos con esto al pincipio de la columna— Pues porque las series extranjeras no nos interesan. No interesan sus temas, no interesan sus deas y no interesan su forma de planificar las series.

De manera que esto ha demostrado al menos una cosa, darle bombo y publicidad a un asunto en internet, prensa y la red que si el público objetido no traga no va a ir a mejor le pongas lo que le pongas. Habrá quien piense que es porque el espectador expectante se lo habrá bajado de inet, o porque no es tan bueno como lo de aquí. En cualuiqer caso ha servido para demostrar, con mucho aspaviento, que toda esa maquinaria, esos anucios, no había llegado a ser una aventura. Porque, repito, en España no llega al millón y medio.

Jónatan Sark | 22 de febrero de 2010

Comentarios

  1. Miguel
    2010-02-22 17:56

    Aunque lo mencionas, creo que no tienes realmente en cuenta el fenómeno de Lost en Internet. Sólo obteniendo las cifras de las veces que se han descargado los subtítulos en español de la serie puedes comenzar a hacerte una idea. Con la cantidad de usuarios trabajando en el tema, en unas pocas horas tenemos las conexiones hirviendo, y a 24 horas de su emisión en E.E.U.U. se puede ver la serie con buenos subtítulos, sin anuncios y sin tener que esperar a los ritmos locales. Es más que posible que las cifras en España doblen la que mencionas si contamos a estos usuarios. Más todavía si contamos aquellos que lo ven después en la web de Cuatro. Esas cifras sólo tienen importancia para la cadena que emite la serie.

  2. Alberto
    2010-02-22 18:34

    ¿To the river? ¿Lo has titulado TO THE RIVER?

  3. J Calduch
    2010-02-22 20:19

    Lo que dice Miguel también es aplicable a Bob Esponja. De hecho, yo creo que su audiencia es mayor que la de Perdidos. Sí, creo poder afirmar sin ningun fundamente que la audiencia de Bob Esponja en España cuadriplica la de Perdidos si contamos Internet.

    >>Esas cifras sólo tienen importancia para >>la cadena que emite la serie.

    Esas cifras son las que mueven el negocio.

  4. Kiko
    2010-02-22 20:21

    Yo creo que simplemente, los guionistas no se pueden pasar 5 o 6 temporadas (no se ni las que son) improvisando y metiendo misterio tras misterio sin ninguna respuesta.
    Yo me harté a mitad de segunda temporada.
    Eso funcionará con los americanos, pero aquí, en general; no tenemos tiempo para marearnos tanto con una serie.

    Además si le sumamos que el director ha dicho que en el último capítulo no resolverá todos los misterios, que se guarda algunos para futuros proyectos como pelis o libros; pues ya me parece una verdadera tomadura de pelo.

  5. Jónatan S.
    2010-02-22 21:07

    Miguel;

    Es que el problema está en que la tele PAGA la publicidad y promueve esos artículos cuando lo estrena. Internet es no mensurable con lo cuál se le puede “suponer” el éxito pero no demostrarlo, algo distinto a lo que ocurre con las —inperfectas— mediciones de audiencia. Desde un punto de vista literal “Lost” es un fracaso para la televisión. ¿Que puede ser un éxito para internet? Quizá, pero no está pensado como serie de internet y, desde luego, Cuatro no la contrató para que la gente se la bajara. —Luego estaría lo que comenta Calduch, claro. Que no es ninguna tontería—

    El equivalente más obvio es el de esos directores de cine que dicen que “si hubieran pasado por taquilla los que se bajan las películas de internet” entonces su cinta hubiera estado en el Top 3 semanal. Puede que sí, puede que no —si se reajustan las cintas del Top habrá que hacerlo con TODAS las películas— pero estaríamos hablando ya de otro fenómeno.

    Durante los últimos años “Heroes” ha sido declarada como “la serie más descargada” gracias a esas ideas peregrinas de contar descargas de sitios, sumar seeds y toda esa pretermagia informática. “Heroes”. Que está sufriendo una debacle de audiencia tal que aún no se sabe si continuará el año próximo.

    ¿Cómo seguiría una serie con estos desniveles de audiencia?

    Alberto;
    NYA-HA-HA!!!

    Kiko;

    Es que el problema general de la serie es que no estaba realmente planificado. El contraejemplo sería Damages, que traza toda la temporada de una vez. Luego resulta que en realidad cada temporada se podría resumir con unos cuantos cortes en dos horas y media de película, pero mientras tanto han ido sucediendo cosas enrevesadas que nos han hecho creer que la trama avanzaba —entre otras cosas porque avanza aunque lo haga de forma caótica— mientras que Lost parece hecha más al tuntun, con un punto de llegada difuso y unos mimbres relativamente claros. Algo que la separaría de la serie de abogados —y no hablemos ya de LA BESTIA que empieza por W— para acercarla a un divertimento tipo Smallville.

    Pero, vaya, yo sigo creyendo que lo que más cerca está de definir Lost es señalarla como el Remake que sale de mezclar Fantasy Island con Alias.

  6. E. Martín
    2010-02-23 07:32

    Que sepa usted que mis abogados están estudiando las pertinentes acciones legales en respuesta a su osadía al mencionar “Lost” y “Twin Peaks” en la misma frase.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal