Libro de notas

Edición LdN
El mundo gira sobre un eje podrido por Alber Vázquez

Alber Vázquez es escritor. “El mundo gira sobre un eje podrido” es una columna de opinión que se publica todos los lunes y que alberga como firme propósito convertir a este planeta en un lugar más habitable donde los hombres y las mujeres del mañana puedan compartir su existencia en condiciones igualdad y justicia. Estamos seguros de poder lograrlo. El mundo gira sobre un eje podrido dejó de actualizarse en abril de 2008.

Alegato a favor de las corridas de toros

Acaba de hacerse público un interesante artículo de Fernando Álvarez, etólogo y profesor en el Departamento de Biología Evolutiva de la Estación Biológica de Doñana, en el cual se exponen las que a su criterio son nueve importantes razones para abolir las corridas de toros.

Yo, advierto de antemano, siento todo el respeto del mundo por Fernando Álvarez, por su criterio y por todas las personas que argumentan como él. Diría más aún: no les quito un ápice de razón. Las corridas de toros son un acto bárbaro en las que se tortura impunemente hasta la muerte a un animal bello e indefenso. Se trata, se mire como se mire, de un acto cruel y despiadado.

Vamos, que no seré yo quien niegue la mayor. Las cosas son como son y así hay que reconocerlo. Dicho lo cual, yo digo que a mí me gustan las corridas de toros y que soy partidario de que se mantengan. Si se prohíben porque la mayoría de las personas que me rodean así lo deciden, diré amén Jesús. Es una barbaridad y no está mal que algo así esté prohibido. Pero es que también es un acto hermoso y, por eso, creo que es una buena idea que sea legal.

No me andaré por las ramas: considero que la tortura hasta la muerte de un toro bravo es un trance bello y que la belleza de la lidia es difícil de alcanzar de otra forma. ¿Soy un sádico? Bien, no voy a decir que no.

Pero sí voy a afirmar que no soy partidario de la tortura a animales y, menos aún, a personas. No soy una persona violenta y no creo haberme pegado con nadie ni siquiera cuando era niño. Creo que soy más sensible al sufrimiento humano que la media de las gentes que forman la sociedad en la que vivo (creo: tampoco pondría la mano en el fuego por ello) y me repugna, como a todo el mundo, la violencia ejercida sobre aquellas personas que son especialmente débiles.

Sin embargo, me gustan las corridas de toros porque las considero, como digo, una forma de arte y el arte a mí me interesa cualquiera que sea su expresión. Supongo que si yo hubiera nacido noruego o canadiense, mi propia actitud me parecería repugnante e incomprensible, pero he nacido en el lugar en el que he nacido y mis imbricaciones culturales son las que son. Por eso, como cualquiera en España, comprendo qué son las corridas de toros y qué sentido tienen. Por supuesto, acepto (y no suelo replicar ni pío) cuando muchos de estos que las comprenden, se manifiestan rotundamente en contra. Es que tienen toda la razón del mundo: es un acto bárbaro en el que, aunque no me he tomado la molestia de comprobarlo personalmente, seguramente sucede todo eso que Fernando Álvarez comenta con tino en su artículo.

Es verdad que discrepo en algunas cosas menores de las que dice Álvarez. Pero no voy a señalarlas, porque no quiero rebatir sus argumentos. No quiero entrar ahí, porque sé de sobra que en un debate de esos yo no tengo ni media torta. Al final, él va a tener la razón y yo no. Lo digo con toda la humildad del mundo: es que ni con la mejor de mis retóricas sería capaz de rebatir hechos como ese que a muchos partidarios de la lidia lleva a afirmar que “el toro tiene una muerte digna”.

Pues no, el toro no tiene una muerte digna en la plaza. Es indigna, violenta y humillante para el animal. Como un hombre que van a ejecutar frente a un pelotón de fusilamiento: el que está de espaldas al paredón no tiene ninguna posibilidad de salir vivo. Ninguna. Va a morir y punto. De alguna forma, incluso, el fusilamiento es mucho más razonable en términos de sufrimiento que la lidia de toros. Hay cierta piedad en el hecho de vendar los ojos a un reo. De permitirle, incluso, un último pitillo, unas últimas palabras… Pero al toro no: al toro se lo mata brutalmente sin que ni siquiera él tenga conciencia de lo que le sucede.

Pero un toro es un animal y un fusilado, un ser humano. Y lo siento, pero para mí esto establece una diferencia abismal. El toro es un bicho y sufre. Muy bien: yo me quedo tan ancho ante su sufrimiento. Lo digo sinceramente: yo, como cualquier aficionado a la lidia, antepongo mi deseo de obtener placer estético al derecho del toro a morir dignamente. Es más: me importan un carajo los derechos del toro. Ahora es cuando quien quiera, puede empezar a llamarme de todo, pero esto es lo que siento, y como lo siento, lo escribo aquí.

La pregunta más interesante sería, para mí, la siguiente: ¿por qué yo, que no soy violento por naturaleza, que he recibido una educación culta y que no sufro (que yo sepa) de ningún tipo de desequilibrio psíquico, soy partidario de que se torture hasta la muerte a un animal, por lo demás, espléndido? Pues no lo sé, la verdad, pero no digo que no le haya dedicado algo de tiempo a reflexionar sobre ello. Y tampoco es que haya logrado formular una teoría demasiado sólida al respecto, pero sí opino lo siguiente:

El barniz de civilización que nos recubre es extremadamente frágil y quebradizo. Somos tipos civilizados, pero desde anteayer. Y tampoco tanto. A las pruebas me remito. Cada vez que en un lugar del planeta el orden establecido desaparece por, digamos, una guerra, surge la bestia que llevamos dentro y, además de lo propio de esa guerra (que es básicamente matar al enemigo) aflora el lado oscuro del ser humano: sin nadie que lo impida ni fuerza coactiva que lo evite, se violan mujeres, se roba impunemente, se arrasa por el puro placer de destruir y se da, en suma, rienda suelta a eso que, de alguna forma, en realidad somos.

William Golding lo explicó estupendamente en su novela El señor de las moscas: somos civilizados, pero una bestia late a poca profundidad dentro de nosotros. Está ahí, agazapada, y surge en cuanto se deja de ejercer presión sobre ella.

El interés que algunos sentimos por la lidia de toros debe de tener algo que ver con esto. Los pobres animales sufren, sí, pero, bueno… son animales y el hecho de que simplemente sean animales, convierte su sufrimiento en tolerable para nosotros. Es suficiente para conectar con nuestra naturaleza violenta esencial sin que, por otro lado, nos chirríen demasiadas neuronas.

De acuerdo, es una mierda de teoría. De acuerdo, es una brutalidad lidiar toros. Pero a mí me gustan las corridas.

Alber Vázquez | 07 de abril de 2008

Comentarios

  1. Proud
    2008-04-07 16:48

    Vaya, no hay nada mejor para un lunes por la mañana que despertarse con un poco de encomiable sinceridad. No estoy seguro si es una reducción al absurdo, pero…

  2. María José
    2008-04-07 18:02

    Resulta curioso la forma en que lo expones, porque tan propio del hombre es el soltar la bestia que lleva dentro en cuanto puede como justificar sus consecuencias. Y tú separas las dos cosas.

    Yo reconozco que aunque me gustan las corridas de toros, y veo la parte de arte que tienen, no puedo soltar la bestia interior y disfrutar.

  3. Toranks
    2008-04-07 18:23

    Yo he de reconocer, y lo digo sin ironía, que no puedo hacer otra cosa que respetar (que no compartir) tu punto de vista ante semejantes argumentos. Y lo digo, más que nada porque, en el caso de que las corridas de toros se realizaran con el hombre sin capote ni espada y sin ayuda de los como-se-llamen (los que pican al toro a pie o a caballo), no sólo no lo prohibiría, sino que empezaría a asistir a corridas de toros.
    Y si el torero acaba despedazado a cachitos por gracia del toro, exclamaría unos cuantos de nuestros tan españoles “¡Olé!”
    Dicho todo esto sin coña, y llámenme misántropo enfermizo, admito que somos colegas de sentimiento (o de fondo, que no de forma) en la idea de las corridas.

    PD: Y ahora que lo pienso ¿no era exactamente así en la época romana, lo que se celebraba en el coliseo? Ah, ojalá pudiese viajar en el tiempo y asistir a alguna de aquellas lidias o combates de gladiadores…

  4. Hija de Putin
    2008-04-07 21:49

    Se dice que la lidia de toros es arte, pero en realidad que carajo es el arte???
    http://www.youtube.com/watch?v=O6vP8CgTonQ

  5. Francisco
    2008-04-08 02:17

    La fiesta de toros es poesia.

    El toro tiene prerrogativa, y la ejerce a ratos, de empitonar al torero y a veces matarlo.

    Y ningun cazador tendria autoridad moral para juzgar las corridas de toros como un acto de barbarie. Menos aun, esos “civilizados” ingleses que se lanzan al galope tendido contra una zorrita, azuzando a cientos de perros para que la destrocen, en un acto de elegancia aristocratica.

    Los cazadores no arriesgan la vida; si acaso, estan en peligro de pescar un catarro; pero un torero si la arriesga.

    Imaginemos a un cazador apostado en el burladero frente a la puerta de toriles, con traje de camuflage, un rifle 30-06 con mira de precision, esencia de vaca impregnada en la ropa, que dispara y mata al toro; se le acerca y le pone un pie encima mientras le toman sonrientes fotografias.

    Los que apoyan este acto de ridiculez y cobardia, los cazadores, no pueden criticar la tauromaquia.

    Asi que callados nos vemos mas guapos.

  6. Juan
    2008-04-08 02:53

    Hace unos cinco años vino a Juárez, ciudad de México, frontera con Estados Unidos, Fernando Vallejo, el escritor colombiano. Como muchos saben, Vallejo es un defensor de los intereses (aham, intereses) de los animales. Dentro de su mar de argumentos, dijo: “ Por qué hacer pruebas biológicas y de SIDA con chimpancés y no con homosexuales, si sabemos que los segundos superan en gran número de densidad demográfica a los primeros?”. Habrá quienes disfrutan más ver a un homosexual golpeado que un mono viruliento. Es cierto.
    En el sur de Estados Unidos, antes de la guerra civil, era bastante normal ver a negros (africanos) colgados del cuello y linchados. No sé si eso era arte (el debate sobre las expresiones artísticas se vuelve, muchas veces, un discurso de justificación), pero me imagino que sí, era un arte. “Haz patria, mata a un negro”, decían los sureños que, ahora, son cosiderados una parvada de ignorantes.
    Pero en fin, qué bueno, los tiempos cambian.

  7. Manuel Haj-Saleh
    2008-04-08 04:15

    Francisco: la caza del zorro (y no sólo del zorro) con perros, en Gran Bretaña, está prohibida por ley desde 2004, así que creo que todavía nos adelantan un par de puntos en civilización.

    Cuando yo vea a un torero (o incluso dos, para equilibrar peso, mira) irse a matar al toro con un puñal, sin picas, sin banderillas, sin aligerar de peso, sin burladeros, sin monosabios y sin cuadrillas que lo alejen del torero corneado cuando ésta se produce (porque, lo cornee o no, al toro le van a matar igual), me creeré cualquier argumento que me den los taurinos en favor de la (ja) “fiesta”.

    Tampoco me gusta la caza por deporte, ya que estamos. Lo de decir “pues en otros sitios son peores”... bueno, se (des)califica solo.

  8. Kimi
    2008-04-08 04:42

    Dices que el hecho de que el toro sea un animal “convierte su sufrimiento en tolerable para nosotros”, pero por qué? A qué se debe esta “conversión”?

    Por cierto, yo no soy ni un vegetal ni un hongo y espero que no me mates por ello.

  9. Alber
    2008-04-08 04:56

    Juan: Fernando Vallejo (quien, por cierto, es ya mexicano y ha dejado de ser colombiano) tiene un sentido del humor un tanto peculiar, por decirlo de alguna manera. La homosexualidad es uno de los temas recurrentes en su obra y los homosexuales, te lo aseguro, son en sus novelas maltratados en igual forma que el resto de seres humanos que aparecen en ellas. Vamos, que no me da a mí que la tenga tomada con los gays, me parece a mí...

  10. Ana Lorenzo
    2008-04-08 05:27

    Yo soy muy ignorante en esto de la fiesta taurina, pero he oído que a veces se le concede el indulto al toro, no sé si por ser muy noble o por hacer una corrida excelente; en fin, algo así. Claro, ya sé que es una posibilidad entre un millón, como una lotería, ¿no?
    El artículo de Alber, como apuntaba María José, aunque no sé si iba por ahí, tiene esa rara virtud de mostrar que un hombre no es sus ideas; vamos, que uno diría que si Alber fuera a hacer una lista de principios, no pondría en ella justificación ninguna de las corridas de toros: simplemente, explica por qué le gustan. Vi una vez una película, y cómo lamento no recordar nada más de ella que que me plantó en las narices de una forma muy clara un hombre, sus ideas, y esa otra cosa que no sé explicar muy bien que no defendía porque no eran principios suyos (ni querría legarlos, por ejemplo, a sus hijos), pero que entendía, vivía y transmitía.
    Y ya me he ido del tema, ¿no?
    A ver, ese moderador.
    Un beso.

  11. Juan
    2008-04-08 09:34

    Alber: A lo que me refieron con el comentario de Vallejo es a que al final de cuentas nos encontramos con una lucha de paradigmas. Es decir, hay quienes creen que es recomendable matar a un homosexual (no que Vallejo así lo quiera realmente, de hecho no importa mucho lo que diga, porque dice muchas cosas que no tiene sentido) que a un animal.
    Peter Singer, un filósofo de renombre, por ejemplo, en una entrevista (y en gran parte de sus libros sobre ética) dice que sería más conveniente salvar a un perro consciente que a un humano inconsciente (es decir, con un problema cerebral que le impida ser un sujeto racional). Claro que le han tachado de racista y nazi, pensarás que se lo merece. Tal vez.
    Pero por eso saco el esclavismo estadounidense. A los abolicionistas les llamaron igual, o peor para su tiempo, por defender a un montón de negros salvajes.
    Al fina, ni Vallejo, ni los Toros, sino la historia es la que juzga. y es que nadie está excento que las cosas cambien, y que los argumentos hoy dichos sean guardados en el cajón de la ignorancia mañana.
    Por último, Paul Feyerabend hace una pequeña aclaración sobre esto: cuando la iglesia mandó a muchos hombres de ciencia a la inquisición, dice Feyerabend, la iglesia no obraba mal, sino que hacía valer el criterio de su tiempo.

    Pd. Lo de la nacionalización habría que revisarlo, porque el año pasado ya estaba en trámites de volverse colombiano de nuevo. Aunque, claro está, nunca dejará de ser colombiano.

  12. jh
    2008-04-08 10:00

    En general no soy melindroso, no me repugna la mierda, ni las cucarachas, ni los mocos, ni las ratas, ni siquiera el fútbol. Pero me da asco la sangre, y cuando cae en tierra más. Que sea de toro, de lamprea, o de abogado matrimonialista da igual, a mí me da asco. Es un asco bastante metafísico, como si me negara a admitir que lo que está vivo deba ‘vaciarse’ así, tan alegremente y cobrando entrada. Quizás sea una delicadeza excesiva por mi parte… o una brutalidad exagerada la de los demás, vete a saber.

    En fin, yo comprendo que mis repugnancias hematológicas le importen poco a cierta gente. ¿Tendría que importarme a mí lo que ellos consideran bello? Imagino que la visión de un cuerpo desmembrado no carece de belleza para un caníbal, ¿y?

  13. Francisco
    2008-04-09 03:21

    Pues no creo, Manuel, que la comparacion con la caceria descalifique ningun argumento; en ambos casos los humanos matamos animales y no es para comer.

    Ya me diras que oportunidad tiene un pajarillo, que lleva comida al nido, al ser derribado con postas emitidas decenas de metros alla por una escopeta tras la que esta un alevoso. Ni siquiera puede piar “que te den …”, ya que lleva el pico con comida.

    O la bestia que con un rifle de alto poder, agazapado y a mucha distancia derriba al venado Bambi que se dirigia a tomar agua.

    Ni siquiera la senora que le pone una trampa mortal al miki maus de la casa y lo mata tan tranquila.

    El torero expone y la gente le grita que se arrime y con un trozo de tela y arte burla las embestidas mortales del burel; hasta que en los ultimos minutos saca un estoque y se tira a matar. Hay veces en que el muerto es el.

    No se realmente, Manuel, para que quieres que le den un punal al torero. Sera algun sadismo tuyo, supongo.

    Saludos.

  14. Manuel Haj-Saleh
    2008-04-09 04:54

    Francisco: o no entiendes, o no quieres entender, o pretendes no entender, no sé qué es peor.
    No comparo la caza con los toros, y además creo que lo has entendido perfectamente. Lo mismo que he dicho que no me gusta ninguna de las dos cosas, lo que seguro has leído perfectamente también (o lo supongo… vista tu respuesta, ya no sé qué pensar).
    Digo que usar la existencia de la caza para justificar los toros es una tontería que se descalifica sola.
    Es como justificar una dictadura porque otra es mucho peor (de eso en este país se sabe mucho, por cierto).
    Te lo repito, por si la primera vez no entendiste: cuando el torero se enfrente al toro él solo, sin cuadrilla ni ayudas, sin el toro desangrado, ojiplático, despistado, mareado… enfrente, con un puñal o con un estoque, me da lo mismo, pero él solo... entonces cuéntame todo lo que quieras, que hasta me lo creo.
    En tanto eso no sea así, el sádico es el torero, junto con el resto de miembros de su cuadrilla y quienes le jalean en la plaza. Yo, la verdad, de sádico tengo poco. Quizá me iría mejor siéndolo, no sé.

    Saludos.

  15. Manuel Haj-Saleh
    2008-04-09 04:56

    Por cierto, creo que a esto se le llama entrar al trapo...

  16. Francisco
    2008-04-09 05:07

    Si, eres de noble embestida.

    Saludos.

  17. Marcos
    2008-04-09 05:46

    Lo siento, Alber, pero no. El argumento no se sostiene: el animal que llevamos dentro nos puede hacer disfrutar (a muchísima gente sí, desde luego) con las peleas de perros o las de gallos, y eso no significa que debamos justificarlas: es decir, que el hecho de que nuestra naturaleza nos impulse a algo no significa que no debamos refrenarla, salvo que queramos volver a las cavernas (que es otra posibilidad).

    Saludos

  18. suso
    2008-04-10 23:53

    Bueno! Esto me resulta familiar… ¿no era usted el que también prefería un chino cochino antes que la supervivencia de las ballenas?
    Pues después de leer esto, creo que muy amigote de los animales no es… ¿no?

  19. loconos
    2008-04-21 10:01

    oigan, lo unico q quiero ver es a dos toreros juntos con dos trapos tratando de cansar al animal y listo, q gusto tienen por matarlo? les hace mas valientes o que?, si se creen valientes lo unico que pido es eso, unicamente eso…o aun un solo torero, y si se muere, pues gritare al toro un buen :“OLÉ” porque se lo merece.

  20. Francisco
    2008-04-22 01:59

    Y que, Ioconos, vas a comer carne de torero?

  21. Lidia Torero
    2008-04-27 00:23

    Menos mal que es un “alegato a favor de las corridas de toros” aunque a veces parece escrito por un detractor acérrimo. Yo sólo comparto una idea con el autor y es que “me gustan las corridas de toros” y no sólo porque es un arte, sino porque gracias a la existencia de este espectáculo, podemos ver todavía en el siglo XXI a ese bellísimo animal vivo. Si no hubiera corridas, habría desaparecido hace siglos, como desapareció el uro que poblaba toda Europa y del que proviene el toro bravo. Quiero pensar que mis descendientes podrán seguir disfrutando de ese bellísimo espectáculo en el que el hombre se enfrenta a la bestia. Y me gusta que gane el hombre; significa que la inteligencia vence a la fuerza bruta. Porque el hombre muestra un increíble valor, sobreponiéndose al miedo y desplegando todo su arte y maestría.
    Los toros son una de las muchas cosas que tenemos en España, que me hacen sentir el orgullo de haber nacido española.

  22. Ary
    2008-04-28 07:39

    Díos mío…

  23. Dylan Knockin´on heaven´s door
    2008-07-17 03:15

    Habría que diferenciar entre la caza y los toros. El hombre es cazador por naturaleza, y en el deporte de la caza pervive aún hoy esa esencia de “cazar para comer”. No se tortura al animal: simplemente se le mata. Conste que yo no soy partidario de la caza, en absoluto, sobre todo cuando ésta es gratuita, injustificada y sólo por diversión.
    Pero creo que los toros están un punto o dos por encima en lo que a aberración se refiere. ¿La inteligencia vence a la fuerza bruta? ¿Y a la sensibilidad dónde la dejamos?...quizá fuese buena idea hacer corridas de linces…así igual no se extinguen.

  24. ulita
    2008-08-03 01:24

    el toro ENTRE LA FGRECASADO JNOJLHCK Y LE DOLIO YA NO PUEDE CAMINAR HO DIOS MÍO

  25. PUNISHER
    2008-08-03 06:35

    mmm…me encantaria clavarle espadas y banderillas a tu familia,delante tuya…aver si te gusta ;)

  26. Martha Ruth
    2008-08-08 05:52

    Vaya, has escrito lo que siempre contesto cuando me preguntan el porqué de mi pasión a la tauromaquia.
    Bravo.

  27. Valery
    2008-08-08 15:39

    Si el toreo es arte, el canibalismo es gastronomía.
    Una fiesta rancia, pueblerina,arcaica e intolerable. Tradición? vale, pues sigamos lanzando cabras desde el campanario de la plaza mayor para goce y disfrute del personal y no olvidemos cuando todo el pueblo se une para lancear a un toro hasta la agonía. Y dicen “ que el tro es un animal que no sirve para nada y se esxtinguiría”,ok,entonces porque no hacemos corridas también con jirafas,¿para qué sirven las jirafas?

  28. Valery
    2008-08-08 15:56

    Ay…el orgullo de la España Cañí,con sus toreros, tonadilleras,sus gordos fachas con su puro aún más gordo.Si es que estamos perdiendo tradiciones tan nobles…qué fue de aquella tan fantástica de arrojar a los cristianos a los hambrientos leones?
    La cope se quedaría sin personal.
    Lorca,Falla,Dalí,Buñuel,Picasso,Cervantes,Servet,Ochoa, por ellos me enorgullezco de ser español…y no por matar toros

  29. Muriel
    2008-08-29 03:17

    Me gusta mucho el artículo.Yo estoy rotundamente en contra de las corridas de toros,pero respeto a los que estan a favor,y más si lo expresan como tú, siendo objetivo y sabiendo la tortura y el sufrimiento que hay detrás…pero si siendo consciente de eso, estas a favor,me parece bien.
    Para mí el sufrimiento del toro está antes que mi diversión,y eso sin tener en cuenta que sabiendo que el animal lo está pasando mal,ya no puedo pasarlo bien, pero veo que eso lo sabes perfectamente,y lo has expresado muy claro y muy bien.
    Besos.

  30. Juan
    2008-08-29 22:54

    Lo de que el toro tiene la prerrogativa de embestir al torero… sería sólo si a la casualidad de la cogida (fruto de la torpeza del torero o del infortunio) ahora le llaman prerrogativa, y yo con estos pelos.

    Un niño de siete años con un palo es más peligroso que un toro enfrentándose a quien ha estudiado su reacción a dos o tres estímulos visuales y practicado la respuesta que debe darle a la embestida.

    En fin, que me des un palo me pongas a un torero delante amagando con el capote, y veremos de verdad ese presunto valor. Y de paso, demostraré lo que es tener de verdad la prerrogativa de embestir al torero.

    Reduciendo una corrida a sus elementos más básicos, no deja de ser lo mismo que lanzar la cabra desde el campanario; cierto, más cruel, pero también más artificialmente ornamentado para que una caterba de paletos aupen un buen par de demagogos que lo llamen arte.

    Con razón las plazas de toros son de los últimos sitios que quedan en Europa Occidental donde ver analfabetos comunitarios autóctonos.

  31. Aida
    2008-09-08 08:05

    Solo queria aclarar unos puntos recurrentes de aquellos que califican de “fiesta nacional” las corridas de toros como necesaria para nosotros como arte nacional y para los toros para su supervivencia, a saber: 1. ¿EL TOREO ES UN ARTE?El arte se distingue por ser una simulación, un artificio en el que la realidad no es considerada arte. En el ritual del toreo nos encontramos ante un proceso real, no simulado.
    Que en la mitología egipcia, griega, romana, etrusca y civilizaciones nórdicas, el toro ha sido considerado un animal sagrado, y en las civilizaciones mediterráneas ha sido considerado como un Dios. Un símbolo de la naturaleza y de la virilidad. En España a partir de determinada época pierde esta calidad y pasa a ser el Dios sacrificado.
    2.¿LA CONSERVACIÓN DEL TORO Y LAS DEHESAS?El toro puede seguir conservándose si efectivamente hay interés y voluntad de conservarlo. Para la conservación de la dehesa y las ganaderías de toros no es necesario, ni mucho menos imprescindible, que a los toros se los tenga que lidiar y torturar.
    Si el dinero público que se invierte en la actualidad en el mantenimiento y promoción del espectáculo taurino se destinase a la conservación de las dehesas, estos ecosistemas estarían comparativamente, dieciocho veces más protegidos económicamente de lo que lo están en la actualidad. (La inversión media que destina el Estado Español a la conservación del ecosistema es de 60 y 80 euros por hectárea. Con el dinero invertido en la tauromaquia la inversión a la protección de las dehesas sería superior a los 1.200 euros por hectárea).
    La conservación de la dehesa y los toros pasa también por otros recursos de sostenibilidad, como, por ejemplo, los recursos ganaderos, o del alcornoque para la comercialización del corcho.
    La protección del toro como especie debe ser la misma que la de otras muchas especies. No existe un determinismo genético y absoluto en relación a la denominación de “toro bravo” o “toro de lidia”, ya que se trata de una agrupación bovina que tiene un múltiple origen racial.
    Los continuos cruces entre distintos ejemplares y razas con fines comerciales y de la lidia han influido negativamente y han contribuido a la desaparición de las razas autóctonas.
    Si hay alguien a quien le interese la verdad contrastada y verificada por biólogos, veterinarios y ganaderos aqui la tiene.
    ¡¡Que hartos me tienen con sus escusas!!

  32. jeanette
    2008-09-10 10:25

    Es realmente un hombre quien le provoca ese daño al animal??? No lo creo, si nos ponemos a hablar de bestias, quién sería la bestia en este caso???
    El toro es un animal que dentro de ese “espectáculo” que es por algunos llamado “arte” sufre, y de una de los modos más crueles que puede existir…
    Momentos antes de la masacre el toro es encerrado en un lugar oscuro y sometido a múltiples torturas, entre ellas podemos encontrar: Se le cortan los cuernos para proteger al torero, se le colgaron sacos de arena durante horas en el cuello, lo golpearon en los testiculos y los riñones, le dieron a beber sulfato para provocarle diarrea, se le untó grasa en los ojos para dificultar su visión y se le puso una sustancia en las patas que provoca que éstas le ardan por lo que no logra mantener un equilibrio completo. Todas estas coas con un sólo objetivo: Llegar débil al ruedo y no deslucir al torero en su actuación, de este modo las personas que fueron a ver el espectáculo se van felices luego de ver al “VALIENTE HOMBRE QUE ENFRENTÓ VICTORIOSAMENTE A LA BESTIA”.
    No estoy de acuerdo con la práctica de esta “arte” porque creo que así debo llamarla no??? ya que al parecer eso es para muchos, una especie de arte en la cual un bello animal es maltratado y acosado hasta la muerte; tampoco puedo decir que respeto la opinión de muchos de los que difieren de mi, puesto que me es increíble que aún en estos años se hable de arte al acto de maltratar a un animal hasta causarle la muerte…
    Sé que para muchos mi opinión les será indiferente pero creánme que con cambiar el pensamiento de al menos uno de ustedes seré muy feliz porque así se comienza a hacer grandes cosas, grandes cambios…

    www.fotolog.com/save_me_sos

  33. alberto
    2008-09-12 06:46

    de verdad el sufrimiento de un animal puede ser una forma de arte?.
    Creo que el problema lo tienes en la definición que haces de “arte”. Te aconsejo mirar en la wikipedia.
    Con todo y eso chapeau por tu sinceridad aun que sea una reducción al absurdo

  34. Etc
    2008-11-25 13:15

    Digo yo, cuando sirven una carne grande y jugosa, ¿no la disfrutan? Están matando al animal implícitamente, ya que ustedes han pagado por la carne. Ahora bien, los toreros disfrutan de igual manera que todos nosotros, sólo que no comen la carne. Todos sabemos que se puede supervivir sin comer carne y, por lo tanto, podemos evitar la matanza de los animales. Simplemente, es un capricho nuestro, ya que disfrutamos de la carne y la saboreamos al cien por cien, al igual que el torero ‘saborea’ la muerte del toro. Me parece que es un argumento totalmente válido.

  35. Jose Rafael
    2008-11-26 10:34

    Lei tu articulo hasta que dijiste que te valen un carajo los derechos del toro.
    El toro no es un bicho, es un animal mas trascendental que tu mismo. Una abeja hace mas por la vida que tu.
    Que increible que escribas asi amigo. Eres peligroso porque si escribes de esta manera tambien puedes hablar de esa manera. te aconsejo que cuando lo hagas, en esas situaciones tienes que tener un buen pañal a mano para que te lo pongas en la boca porque hablas pura mierda.

  36. Andrea
    2008-11-28 13:15

    Yo estoy a favor de las corridas, de acuerdo con Alber Y en mi pais mucha gente también

  37. megustanlacorridas
    2008-12-03 08:25

    ´las corridas son un arte y punto.. yo voy por q disfruto el ambiente.. y veo el arte q ay ahi… simplemente me gusta y es la mejor razon… si hay personas q no apoyan lo respeto y tienen su razon.. pero no por eso van a prohibir las corridas de toros a los q si lo apreciamos… y el articulo es una mierda..

  38. Adri
    2008-12-17 02:39

    Pues tengo que disentir contigo Albert en este tema.
    Estoy de acuerdo con Marcos y jh… yo, particularmente, soy especialmente sensible con el dolor ajeno cuando el ser doliente es incapaz de comprender las razones de su dolor. Esto englobaría a los niños, disminuídos psíquicos y animales.
    Por decirlo con tus misma palabras: como “son animales y el hecho de que simplemente sean animales, convierte su sufrimiento en <b>in</b>tolerable para” mí.
    Está claro que el arte hoy en día está cada vez más devaluado, algunos le llaman arte a <a href=“http://www.elpais.com/articulo/opinion/Arte/moribundo/dignidad/elpepiopi/20080426elpepiopi_7/Tes/”>exponer a un moribundo en un museo</a>, yo le llamo negocio… otros homeopatía ;) Un engaño, vamos.
    Un saludo de nuevo, esta vez menos cariñoso.

  39. Samuel
    2009-01-23 14:57

    Otra cosa… disculpen mi atrevimiento pero Etc, a mi me gusta la carne, el pollo, y he tratado de no comerlo, de convertirme por lo menos en ovolácteo y es muy difíil aunque posible, por tal vez los cientos de miles de años de herencia genética quizá que hacen que se me haga agua la boca al oler un bisté en la parrilla, una cosa es eso, pero tampoco voy al matadero a disfrutar como masacran el animal, si lo viera, tal vez no podría comermelo… que comamos por necesidad, que matemos por necesidad es tan válido como comerse a otro ser humano por la necesidad de evitar morir por inanición… eso es una cosa… pagar por presenciar el hecho de la muerte del animal, divertirse con ello, e inclusive alabar al torero, es otra cosa, no sé, son temas muy polémicos, nunca voy a tener la razón, no es mas que me humilde opinión…

  40. Grupo 3, Lengua 1, Universidad de Nottingham, Reino Unido
    2009-02-26 20:32

    La corrida de toros es una parte de la cultura de España y es una fuente de entretenimiento. Hoy en día, con la tecnología y globalización, muchos países se han olvidado de sus identidades y herencias, y por eso creo que es importante que tratemos de seguir las tradiciones de nuestros países. Es una forme de arte y mucha gente sigue vendo las corridas de toros, generando mucho dinero del turismo. Sin embargo, el tema genera una polémica interminable donde se encuentran muchas opiniones contradictorias. Hay mucha gente con opiniones fuertes contra la crueldad hacia los animales. Es una lástima que cuando un hombre mata a un animal es considerado un héroe. Este acto vergonzoso no debería ser un deporte. No creo que los toros merezcan morir solamente por pocos minutos de diversión para seres humanos egoístas. Es verdad que la cultura es importante, pero hoy en día no necesitamos deportes sangrientos que promueven la crueldad.

  41. Grupo 14, Lengua 1, Universidad de Nottingham, Reino Unido
    2009-03-12 20:06

    Bueno, el escritor discute que las corridas de toros son una forma blanda de la violencia, pero no estamos de acuerdo con eso porque es evidente k hay muchisma violencia sobre todo cuando se maltrata al toro.

    Sin embargo, estamos de acuerdo que es una muestra de cultura y es necesario que hagamos bastante para proteger a la cultura de los paises. Tambien, es imprescendible considerar lo que es aceptable en la vida hoy en dia como los derechos humanos y la crueldad ante los animales.

    Por eso, creemos que quizas ahora es importante que se cambie este deporte. Por ejemplo, todavia se puede disfrutar de la habilidad y el movimiento del toreo pero al final del espectaculo no se mata al toro. ¿Que se parece?
  42. torero
    2009-05-02 21:08

    la cultura española es como es , la gente se preocupa de si los toros sufren por supuesto que sufren es indudable pero a los cerdos en los mataderos los matan a descargas electricas que privilegio tienen en serio si fuera toro no me cambiaria por un cerdo , un toro es un animal noble y bravo que su destino es o el matadero o las corridas y ante eso yo si estuviera en su piel y la mayoria de gente diria lo mismo prefiero morir dignamente y por que no alcanzar la mayor gloria para mi el indulto y convertirme en semental el resto de mi vida y pastar en las dehesas como un rey .
    tenemos una cuenta pendiente con nuestras tradiciones que hay que defender y respetar y al que no le guste que no mire que hay ciertas cosas y prioridades antes que esto gente muere de hambre por enfermedades como para pensar que si los toros sufren por supuesto y el toro es un animal bellisimo que me dan la vida cuando los veo correr en las dehesas de andalucia con ese porte y esa belleza me encantan los toros me encanta la cultura de los toros y eso es algo que se tiene o no se tiene la gente que no lo entiende veo normal y comprensible controversia la tauromaquia se tiene q entender y vivir y yo la entiendo y la vivo espero que me respeten igual o mas q yo os respeto a ustedes.

    un saludo

  43. Magín Calzón
    2009-08-28 03:30

    Ver una corrida de toros por la tele mientras chupo unos jugosos pies de cerdo cocinados por mi señora y una San Miguel me da un placer indescriptible que pienso repetir muchas veces, si Dios lo quiere.

  44. Francisco
    2009-09-01 03:48

    Hola Grupo 14, Lengua , Universidad de Nottingham, Reino Unido; a mi tambien me parece que se maltrata mucho a los animales con esa cultura de matarlos.

    Creo tambien en que en la vida actual tanto los derechos humanos como los de los animales son parte de nuestra manera de vivir y se debe evitar la crueldad y la matanza de animales.

    Por eso deberia prohibirse la caceria.

    Que consiste en la muerte de animales indefensos y a distancia del valeroso cazador que el unico riesgo que corre es pescar un enfriamento o un catarro.

    Hipocresia divino tesoro!

  45. La Araña Peluda
    2009-09-07 09:21

    El derecho a la vida del toro está por encima de tu petulante derecho a la diversión. No todos llevamos una bestia dentro. Habla por ti y por tu naturaleza perversa. Hipócrita.

  46. contra la crueldad
    2009-09-20 23:11

    Voy a ser sincero también.
    Me alegro que los de la especie humana, por mucha petulancia y vanagloria que nos demos, seamos mortales y tengamos capacidad de sufrir. Un torero o un depravado espectador de esa mierda, que quieren llamar arte, vive más que un toro. También puede ser que sufra menos. Aunque por lógica a más tiempo de vida mayor sufrimiento.
    A lo que iba. Nosostros los de nuestra especie también morimos. Teniendo en cuenta que el tiempo es infinito (en nuestra puta cabeza) no vivimos más que un inocente toro.
    Así que te aproveche tu jodido arte. Y que sufras, aunque sea psicológicamente, como el pobre toro.
    Metete tu vida en el culo.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal