Libro de notas

Edición LdN
El mundo gira sobre un eje podrido por Alber Vázquez

Alber Vázquez es escritor. “El mundo gira sobre un eje podrido” es una columna de opinión que se publica todos los lunes y que alberga como firme propósito convertir a este planeta en un lugar más habitable donde los hombres y las mujeres del mañana puedan compartir su existencia en condiciones igualdad y justicia. Estamos seguros de poder lograrlo. El mundo gira sobre un eje podrido dejó de actualizarse en abril de 2008.

Esto no es una representación de Mahoma

Hay un episodio de Los Simpsons en el que Krusty el payaso decide felicitar la Navidad en su habitual tono chirriante. Acto seguido, y por eso del multiculturalismo, desea feliz Jánuca a los judíos y, después, continúa deseando felicidad a todas las religiones habidas y por haber. Siempre en el tono hilarante (es un payaso) que le caracteriza. Pero cuando llega al Islam, Krusty abandona su tono payasil y, con todo el respeto y toda la contención del mundo, desea un feliz Ramadán a todos los musulmanes del mundo.

El gag, la verdad, es que a mí me parece buenísimo. Krusty, un personaje esencialmente pasota y gilipollas, es de todo menos tonto. Y no quiere líos. Así que si bien le importan un carajo todos los cristianos, los judíos y los budistas del universo, cuando de musulmanes se trata, amigo, lo mejor es andarse con tiento. Por lo que te pueda pasar.

Porque los musulmanes, hoy en día, dan miedo. Sí, podría ponerme políticamente correcto y contextualizar esta afirmación, pero no me sale de los huevos, mira. Vale, yo también tengo un amigo musulmán que es un cielo. Yo también creo que la mayor parte de los musulmanes es gente maja que no tiene la menor intención de hacerme daño. De acuerdo a todo. Y, sin embargo, oye, que dan un poco de miedo, para qué negarlo.

Demostración empírica de lo arriba expresado:

Yo ahora, porque soy así, afirmo con total rotundidad que la Biblia no es sino una sarta de majaderías puestas la una detrás de la otra y que, además, la filosofía que de ella se desprende apesta a estiércol. Y me quedo tan ancho.

Ahora bien, ¿podría decir lo mismo del Corán? Pues ya me apresuro a responder. No, yo del Corán no afirmo eso ni borracho. No hay cojones, para qué negarlo. Es mi opción, que es la misma que la de Krusty el payaso: ¿qué necesidad tengo yo de complicarme la vida criticando algo que, si lo hago, me puede costar muy caro?


Esto no es una representación de Mahoma.

La cuestión subsiguiente viene a ser: ¿qué hacemos en los países de Occidente cuando a un tío, por hache o por be, le sale de la polla poner a caldo al Corán? A fin de cuentas, se trata de un libro en el que se expone una opinión con la que tú puedes estar de acuerdo o puedes no estarlo. Y si no lo estás, es tu derecho, porque aquí existe libertad de expresión (la misma que yo he utilizado para poner a caldo a la Biblia), a gritarlo a los cuatro vientos. La libertad de expresión va de eso: de que aunque lo que tengas que decir sea una soberana memez, oye, tienes derecho a decirlo.

Bien, pues en eso parece que está pensando el diputado holandés Geert Wilders cuando compara al Corán con el “Mein Kampf” de Adolf Hitler y afirma que, puesto que el segundo está prohibido en Holanda, el primero debería también estarlo. Por ser más concretos, Wilders ha dicho que el Corán es un libro fascista. Un libro fascista que hay que prohibir porque incita, una y otra vez, a la violencia.

Líbreme Dios de hacer piña con Geert Wilders. Se trata de un político a medio camino entre el populismo cutre y el ultraderechismo blanco europeo. No me gusta nada y diría aún más: creo que, en general, este tío se sitúa en las antípodas de lo que yo siento y pienso.

Pero ha dado una opinión. La ha dado y, además, ha realizado un documental que cualquier día de estos (va de retraso en retraso), consigue estrenar. Un documental en el que no hace sino reafirmarse en su tesis: el Corán es un libro fascista que no debería tener espacio en Europa.

Por supuesto, lo primero que han hecho las autoridades holandesas es ponerle protección policial. Y no de medio pelo: Wilders vive en un búnker y lo llevan de un lado a otro con la protección propia de un jefe de estado. Y precisamente esto es lo que le da la razón: yo afirmo que la Biblia es un trozo de mierda pinchada en un palo y me muevo por mi ciudad en autobús; Wilders dice algo similar del Corán y le ponen un coche blindado con cargo al erario público.

Y es que Wilders puede ser un gilipollas como la copa de un pino. De hecho, yo estoy bastante seguro de que lo es. Pero tiene derecho a serlo y tiene derecho a decir lo que le salga de las narices: tenga razón o no. Y, ya lo he afirmado en otras ocasiones, los musulmanes tienen que aprender a aguantarse. Por lo menos, los musulmanes que quieran vivir en Europa. A mí Rouco Varela, por ejemplo, me parece un facha de tomo y lomo y toda la doctrina que predica me parece inspirada directamente por Satanás. Pero me aguanto. Me guste o no, la libertad que me permite a mí llamarle facha a Rouco es la misma que a él le asiste para soñar con imponer al mundo su moral retrógrada y miserable. Es decir, que tanto Rouco como un servidor, nos aguantamos.

Pero los musulmanes no se aguantan. No se aguantan cuando alguien dice o hace algo que les lleva la contraria a ellos y a sus creencias. Que no son más que eso: creencias. Creencias con las que yo discrepo y sobre las que tengo todo el derecho del mundo, como he hecho en otras ocasiones, a opinar. Y, diría aún más: tengo derecho a opinar sobre ellas en tono despectivo. Lo siento, pero es mi derecho. Tengo derecho a decir del Corán lo que digo de la Biblia. Derecho tengo. Lo que no tengo son huevos.

Alber Vázquez | 10 de marzo de 2008

Comentarios

  1. Álex
    2008-03-10 17:29

    Tengo derecho a decir del Corán lo que digo de la Biblia. Derecho tengo. Lo que no tengo son huevos.

    Pues ten cuidado que casi se te escapa :P

    Aprovecho que el tema trata en parte del Islam: ¿A alguno se les ha ocurrido hacer un paralelismo con la historia del cristianismo?
    A lo que vengo a referirme es que sin duda, hoy día, el fundamentalismo islámico está a tope. 1400 años después de la fundación de su religión. Si hacemos cuentas, 1400 años después de la fundación del cristianismo,
    éste estaba igual, ya llevaba algo de tiempo así y se puso peor por otros siglos más.

    En fin, nada más lejos de mi intención inferir que es, por la comparación, “lógico” o “normal” que el mundo Islámico esté como está, que al fin y al cabo ya hay buena parte del mundo que pasa de fundamentalismos religiosos en los tiempos que corren (aunque no tanta como uno cree a primera vista), pero no deja de ser curioso y hasta motivo para resignarse, e ir buscando en la lista de religiones alguna otra que haya surgido después del Islam para ver cuándo le toca ponerse a repartir palos en nombre de su dios, sus dioses o sus profetas.

    Un saludo.

  2. Pío
    2008-03-10 21:10

    Sólo le veo un problema al artículo, aunque grave: el plural “musulmanes”. Y no llega con la mínima aclaración inicial, no: cuando les achaca a los “musulmanes” todos esos males, está generalizando actitudes que no lo son.

  3. Juan
    2008-03-11 03:35

    Socialistay ateo, verdad? Me lo imaginé. Los intelectuales de izquierda me llenan de gracia. Porque si se le toca un pelo a Marx, hay zurdos que te cuelgan primero que un musulman extremista. O hay quienes en la faculta de filosofía llegan tarde por andar en misa y terminan siendo el plato donde todos comen. Pero como Marx es uso común, entonces no hay problema. Talvez en la URSS sí lo había, o incluso Cuba. Al final, es la vida la que nos da miedo perder. Sólo que unos terminan muertos, otros sin vida.

  4. Francisco
    2008-03-11 05:26

    Muy cierto.

    Cuando en un pais escandinavo publicaron una caricatura de Mahoma con el sombrero en forma de bomba, los fanaticos islamicos, que hay muchos, se indignaron por el agravio y empezaron a poner bombas a oficinas escandinavas.

    Confirmaron lo que insinuaba la caricatura.

    Parece que, a pesar de ser muchos, son poco duchos.

  5. Ana Lorenzo
    2008-03-12 07:27

    Estoy con Álex; Alber, ten cuidadito, hombre, que te queremos vivo y sin fatua que te condene.
    Por lo demás, estoy de acuerdo contigo en que de todo puede opinar uno en muchísimos países excepto de esa religión intocable.
    Un beso.

  6. cayetano
    2008-03-12 08:17

    La Verdad , como anagrama, es muy chulo ;)

  7. cayetano
    2008-03-12 08:20

    Lo siento, el enlace miente, creo que servirá este

  8. Alberto
    2008-03-12 16:40

    Vaya, no sale ni el mío, ni el de mi padre ni el de mi hermano… que desilusión…

  9. Cayetano
    2008-03-13 05:53

    Lo siento Alberto. Solo decía que la grafía es chula … Sin embargo creo que servirá este enlace para ilustrar el texto de Alber y darle un toque de actualidad ;)

    Me temo que aquí vamos a acabar teniendo dos Iglesias tocando la Moral, de momento dos, luego ya se verá ...

  10. Enzo
    2008-03-13 06:13

    Definitivamente tu ejercicio a la “libre expresión” es formidable y más aún cuando afirmas con cierto intelectualismo homosexual que no tienes lo que el mismo cura (según tú, representante de Satanás) sí tiene…

  11. Alber
    2008-03-13 18:23

    En año y pico que llevo escribiendo esta columna, me han llamado de todo, así que estoy más que curado de espanto. Pero lo del “intelectualismo homosexual” me ha dejado intrigadísimo… Jamás nadie me había dicho algo tan original, mira tú.

  12. Francisco
    2008-03-13 23:55

    Sera que el homosexualismo se te nota y el intelectualismo no?

    O viceversa.

    Saludos.

  13. Lula
    2008-03-15 05:32

    Primera vez que te leo, y llegué tan por accidente, tan por accidente, que ni vale la pena contarlo. Pero me alegro. Procuraré no perderte de vista, porque escribes de puta madre. Y das en cada párrafo la opción de que cada quien decida, y eso me parece chingonsísimo.
    Fan tuya desde hoy, desde Méjico.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal