Libro de notas

Edición LdN
El mundo gira sobre un eje podrido por Alber Vázquez

Alber Vázquez es escritor. “El mundo gira sobre un eje podrido” es una columna de opinión que se publica todos los lunes y que alberga como firme propósito convertir a este planeta en un lugar más habitable donde los hombres y las mujeres del mañana puedan compartir su existencia en condiciones igualdad y justicia. Estamos seguros de poder lograrlo. El mundo gira sobre un eje podrido dejó de actualizarse en abril de 2008.

Chusma de la tercera edad

Acaban de regresar mis padres de un viaje del Imserso y no paran de contar cosas que a mí me parecen de carácter alucinógeno. Yo, la verdad, mantengo una postura ambigua en torno a los viajecillos del Imserso. Por un lado me digo: qué carajo, total, para la puta mierda de vida que han llevado nuestros viejos, pues que se den un gusto antes de pasar a criar malvas. Pero, por otro lado, mirado con la pela que es uno, digo: y esto, ¿por qué cojones lo tengo que pagar yo de mi bolsillo? Porque eso es fijo: lo pagamos nosotros, los que estamos en la vida activa y pagando impuestos. Por ejemplo, mis viejos se han ido los dos a Mallorca durante una semana en avión, con hotel y pensión completa por un poquito más de 300 euros la pareja. Vamos, regalado.

Bien, como hipótesis de trabajo, digamos que es una buena cosa que los yayos vayan de vacaciones a cuenta del contribuyente. Lo hacen en temporada baja y eso, quieras que no, da trabajo a un porrón de gente que, de otra forma, estaría en el paro. Y esa gente vive, gasta, paga más impuestos, etc. La rueda de la vida, que dicen los economistas cursis. Venga, pues un viajecito a Mallorca por la jeta. Hasta aquí, la hipótesis. ¿Y qué pasa luego? Pues que nuestra tercera edad, lejos de sacarle chispas a la semanita en Mallorca, se apalanca delante de la tele del hotel y a pasar las horas muertas viendo culebrones. Como lo cuento. Triste, triste, triste. O, lo que es peor: dejándose guiar por animadores de alegre sonrisa a lugares y situaciones a los que ningún ser humano debería ser arrastrado.


Foto (cc) spotuckyRADIO.

Un ejemplo tenebroso: el juego de las sillas. Ya sabes: se hace un círculo con doce sillas y trece maromos corren en torno a ellas hasta que el anormal de turno sopla el silbato. Y todos a trincar silla y el que se quede sin sentarse, ¡eliminado, jua, jua, jua! Un juego infantil de los de toda la vida. Divertidísimo si tienes siete años de edad. Patético, ridículo y esperpéntico si tienes setenta. ¡Pues no se habrá dislocado peña la cadera tratando de agarrar asiento…! Porque este juego se convierte en una cuestión, para muchos, de vida o muerte. Como niños, los abueletes. O sea, que el estado hace un esfuerzo descomunal para que tengan acceso a la paz, a la cultura, al goce de la naturaleza, del clima, del sol, a la serenidad que se han ganado durante una dura vida de trabajo honrado, y ellos, ¿qué hacen? Retozar con el puto juego de las sillas y alborotar el bar mientras el camarero se entretiene sacándose la porquería de entre las uñas con un moldadientes. Porque esa es otra: estos jubilados no mueven la barra ni a tiros. Mis viejos son de los que se sacuden un gin-tonic después de comer (eso corre por cuenta de cada cual, obviamente, de ahí que a la barra no se acerque nadie ni a pedir cambio) y, al final, entre copa y copa, el camarero se les sinceró: muchos días, es que ni le salía a cuenta abrir el bar.

Y hala, otra generación echada a perder. Estos tenían posibilidades, la verdad, pero se han quedado en pringados. En tan pringados como lo fueron sus padres, como lo somos sus hijos y, al paso que vamos, como lo serán sus nietos. No me fío un pelo ni de mi madre.

Alber Vázquez | 12 de marzo de 2007

Comentarios

  1. Candi
    2007-03-12 18:39

    Patético, efectivamente, Alber. El «Queredlas cual las hacéis o hacedlas cual las queréis» lo aplicaremos a toda la sociedad, porque ¿cuál es nuestra cultura del ocio? No son únicamente los abuelitos quienes se divierten con esas tremebundas animaciones hoteleras, también muchas otras personas de posteriores generaciones. Habría que crear, urgentemente, otro caldo de cultivo para la cultura. No parece que sea así...

    Saludos.

  2. Ana Lorenzo
    2007-03-13 01:16

    Mira, Alber, yo que tú aprovecharía y me colaría en la maleta de los viajes del Imserso de tus papis porque tal y como van las cosas con lo de posponer la edad de jubilación, con el precio del dinero que sigue subiendo, con la población que envejece, con los sueldos que si suben lo que el IPC (¿cómo narices se calcula el IPC para que ningún ama de casa esté de acuerdo, y no vale preguntar a Josu Meza en malaprensa?)... bueno, pues que si crees que vamos a ser ni la mitad de pringados y vamos a disfrutar uno de esos viajecitos, olé el optimismo.
    De todas formas, yo conozco muchos jubilados que disfrutan yendo a las exposiciones de la Fundación Juan March en días laborables, haciendo cosas como reunirse en tertulias literarias por puro placer, pintando, yendo al campo a pasear…
    ¿Ves, Candi?, el que quiere y no lo ha dejado para nunca, lo disfruta.
    Un saludo. Ana

  3. Cayetano
    2007-03-13 01:35

    Entiendo que el artículo va un poco de coña. Sin embargo parece haberse puesto de moda publicitar el coste que supone mantener a la chusma inútil (mayores, inválidos, tetraplejicos y toda una galería de personajes que interpretan La parada de los monstruos ). Eso de que el estado hace un esfuerzo descomunal para mantener alimentados y entretenidos a los viejitos no es del todo exacto.

    La chusma (sigamos con la coña) está compuesta de individuos que son o han sido tratados como recurso humano, materia prima del que se obtienen (o se han obtenido) beneficios fabulosos (además de impuestos se sangra mucho tiempo devenido en beneficio y plusvalías). Nadie habla mucho de esto, tampoco se calculan las cantidades obtenidas de esta sangría, las entidades financieras son muy aficionadas a publicar estudios de lo que cuesta el espectáculo titulado La parada de los monstruos pero mantienen en secreto la otra cara del espectáculo (preveo que la obscenidad de la explotación traducida en euros es excesiva para una sociedad acostumbrada al buen rollito). Es natural, hay que convencer a la manada para que se jubile a un paso de la tumba. Tampoco se habla de crear un entorno laboral lo suficientemente atractivo como para no necesitar una jubilación, necesitar de vacaciones. Etc.

    En este caso voy a usar la frase Este mundo gira sobre el eje podrido de los estudios económicos del BBVA o del Santander

    Lo mejor de todo es que la chusma inútil va interiorizando la necesidad de autoinmolarse en beneficio de la comunidad. Muchos viejitos e inútiles varios acaban solos y deprimidos pidiendo a gritos la muerte, ahora solo hace falta un programa de reciclado que los use, por ejemplo, para hacer comida para animales.

  4. Cayetano
    2007-03-13 01:48

    Olvide el detalle de enlazar a La balada del Narayama todo un ejemplo de desarrollo sostenible.

  5. Alber
    2007-03-13 02:31

    Pues no, no iba de coña. Pienso realmente lo que he escrito más arriba. Así es.

  6. Cayetano
    2007-03-13 02:50

    Quedo informado. Apunto que lo de la balada del Narayama si va de coña. Por si acaso :)

  7. Educejim
    2007-03-17 03:48

    Tu “relato” sobre los viajes de los abuelos me parece una falta de consideracion acentuada. Sospecho que te averguenzas de tus viejos, como las quinceañeras. Despues de leer tus comentarios no me atreveré a mirar tus supuestas obras literarias.

  8. johnymepeino
    2007-03-21 02:30

    No quiero ejercer de viejo hablando por alusiones, ni plantearlo como un conflicto generacional. Vamos a la izquierda.

    Me siento identificado con Cayetano. El espejismo de que nos manteneis es producto del burdo disfraz con que el neoliberalismo imperante se asoma a los púlpitos multimedia.
    Nosotros hemos llenado —con creces— la caja de la Seguridad Social desde los catorce años. Si ahora no está el dinero preguntadle a vuestros líderes y meterlos en la carcel por ladrones. Sus vacaciones en Doñana, Mallorca y viajes a “Yorstaun” para decir “Aynou,nou” debieran doleros más. ¿Os van a acompañar el sábado en la manifestación por una vivienda digna?.

    Mis padres pasaban las horas jugando al dominó no hablando de dadaísmo gracias a lo cual yo he llegado a viejo.
    Déjanos jugar a las sillas muchacho, te aseguro que los viejos ni tenemos armas de destrucción masiva ni estamos preparando una bomba atómica. Dejadnos jugar a las sillas y pensad cuántos, sobre esos 300 euros, están montándose la gran vida.
    Ejemplo: (Independence Day) “¿Alguna vez te has creído que las tazas de wáter del Pentágono costaron mil dólares?”.

    Un blogabrazo

  9. zirito
    2007-03-26 00:03

    los derechos son los derechos, y tienen derecho. cuanto yo llege quiero un huertito donde plantar mis hiervas preferidas. (y creo que tendré derecho a ello) ......y quiero jugar a las sillas, sii! contigo amor.

  10. Isusko
    2007-04-19 01:25

    jajaja, es el artículo más divertido que he leido hace tiempo… Mi jefa debe estar pensando: “Ese chaval está como una cabra”... me parto

  11. romeo
    2007-04-29 02:27

    Me pone los pelos de punta La balada del Narayama, desde luego a más de uno le gustaría que así fuese, aunque no en sus propias carnes, claro…ay..pájaros..

    Me parece un despropósito lo que plantea el BBVA, aunque muy lógico por su parte, quiere que trabajemos a destajo hasta que no podamos más, y que completemos o sustituyamos nuestra jubilación pública con un fondo de pensiones privado, claro, más rentable para sus inversiones (las del banco) y menos para el que espera religiosamente a que de viejito justamente te lo devuelvan..sí..sí..

    A lo cual yo pregunto, no sería más interesante, que no nos jubilásemos, me explico, que trabajásemos plácidamente hasta que nos dé la gana, no 14 horas al día claro, como nos sugirió sibilinamente Rajoy por la tele, admirado por la “productividad” de India,China o USA, sus modelos a seguir..sino que razonablemente podamos vivir con comodidad aportando al estado un dinero que se reparta solidariamente al resto de los ciudadanos para la sanidad por ejemplo, teniendo una jornada laboral flexible en horas y lugar, donde si más necesitas más trabajas, y no si más quieres consumir, más trabajas y menos vives para disfrutar, de los bienes que consumes y de los “muebles” biológicos que te rodean.

    No es más sensato vivir mejor y ser más “productivos” social y económicamente para el sistema, para toda la sociedad, y a largo plazo? O acaso los bancos nos asustan por el corto-medio plazo (10-15 años), de que no habrá dinero para pensiones, para que seamos más “productivos” ahora y llenemos sus arcas con depósitos, cuentas corrientes, hipotecas, fondos de pensiones, etc, porque nos matamos a trabajar y estar con el agua al cuello?

    Llegar a viejo, puede ser un fastidio o una hora más en nuestro reloj vital, la pena es que pretendamos culpabilizar al que, rendido por la vida, decide retirarse a pintar y escuchar el sonido de los pájaros, porque lleva cuarenta años encerrado por y para su trabajo.
    Esta sociedad de “carreras de 100 m cada diez años” crea peleles emocionales, es decir, personas que han perdido mucho por el camino, en vez de potenciar, sabios humanos, es decir, personas que viviendo cómoda y con un cierto grado de libertad y felicidad aportan a la sociedad bienestar, y dinero.

    No me parece mal que por 300 euros los abuelos se vayan a mallorca a bailar la yenka, me parece mal que esa sea la única manera de retiro que parace que queremos proponerles, cuando hay tantas cosas por hacer siempre, escribir, aprender, jugar, hacer deporte, etc, etc, incluso, por qué no, trabajar en lo que más te gusta hasta que digas basta.

    Por otro lado, creo que los jubilados de hoy han financiado con creces al estado de hace 40, 30, 20,10 años, tanto sus obras “sociales” como dispendios vergonzosos, y no me parece de recibo que cuando ponen el cazo y preguntan “que qué hay de lo mío” les estemos racaneando, con “no, hombre, ahora no, que si no tus hijos no tendrán nada cuando sean como tú ahora”. Ya en Europa se amplió hace unos años de forma generalizada la jubilación a los 42 años de vida cotizada..y aquí si no fuera por la marea
    circunstacial de la emigración, estaríamos por las mismas, a pesar de lo cual los bancos
    insistirán e insistirán…de que o les hacemos caso o será el caos..por sus dineros e intereses los reconoceréis..

    Un saludo

  12. Raykel piñeiro corona
    2008-06-06 12:47

    hola se que no sabe quien soy, pero le dire que soy un estudiante de cultura fisica que
    estoy en 2do año y estoy haciendo un trabajo hacerca del adulto mayor, los cambios
    bilogico que suceden en ellos a causa de la actividad fisica.estaba revizando en internet
    y vi su articulo y me parecio interesante. me hace falta y disculpe la molestia que si
    usted tiene algo por alla hacerca del tema por favor si me lo puede enviar a mi correo se
    lo voy a agradecr sin mas un amigo
    raykel



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal