Libro de notas

Edición LdN
Desde mi bolsillo por Antonio Cambronero

Antonio Cambronero edita blogpocket una de las bitácoras pioneras y más influyentes. Ha colaborado como articulista con Almacén. Desde mi bolsillo se publica los días 16 de cada mes.

¡Que no muera nunca la polémica!

Abro mi incomprensible aportación en esta nueva etapa de Libro de Notas, como no podía ser de otra forma, con una reflexión acerca de la convulsiva blogosfera. Desde mi bolsillo traerá mensualmente las novedades acaecidas en el mundo de los weblogs, y también en Internet, comentadas desde la perspectiva de un blogger influyente. ¿Dije influyente?. Me van a perdonar, se trató de un simple recurso para atraer su atención y un pretexto para iniciar este post. Claro, yo no me considero influyente en absoluto.

Quizás una de las más recientes iniciativas, llevada a cabo por el portal bitácoras.com, la lista de los weblogs más populares, ha sido la propuesta más polémica de cuantas se han realizado en la blogosfera. Las listas, los premios, los juegos, las encuestas, las otras formas de ver la blogosfera, siempre alteran a los lectores de weblogs. Son cosas que siempre arman mucho ruido.

Cuando hablo de blogosfera me refiero al ámbito de las bitácoras de origen hispano, aunque no tengo muy claro dónde se encuentra su límite. Yo incluiría en ella a los blogs, escritos en cualquier idioma, cuyo autor es oriundo o vive en un país de hispanoamérica. Pero también admitiría a un blog escrito en castellano, por ejemplo, cuyo autor fuera francés. ¿Y qué sucede con un autor catalán, residente en Londres, que escribe en francés?. Seguramente también pertenece a la blogosfera. Las combinaciones son infinitas y el concepto de blogosfera se convierte en ambiguo. Pertenecemos, pues, a un mundo intrínsecamente controvertido. Qué es un blog, el papel de los portales de weblogs y su dominio, el egocentrismo de los bloggers, la lucha por conseguir los primeros puestos en Nedstat, la participación de los webloggers en el programa adsense de Google, son sólo algunas de las discusiones verdaderamente acaloradas que se han dado y se están dando hoy en la blogosfera.

Ha muerto un héroe. Así de trágicamente se escribía en Jasp la historia de Fabricio de La cosa húmeda, que había decidido poner un botón para recibir donaciones monetarias. En la hebra de comentarios, creada a partir de ese post incendiario, se le acusaba de ciber-mendigo y fueron muchas las opiniones a favor y en contra sobre si las ideas deben venderse o no, en los weblogs. Aproximadamente medio año más tarde, todavía seguimos debatiendo lo bueno y lo malo de incluir anuncios de Google en nuestros weblogs. ¡Y nunca se llegará a una conclusión!. A muchos bloggers les ronda por la cabeza ganar dinero con sus weblogs. Otros defenderán, a capa y espada, su supuesta libertad e independencia. Mariano Amartino de Denken Über nos puso como ejemplo a Jeremy C. Wright que vendió Ensight.org, un blog en la cumbre, por 15.000 dólares. Yo tengo adsense, desde unos días, en mi blog y no pienso hacerme rico con ello. He pasado a engrosar ese grupo de infectos bloggers que se han vendido al sistema.

¿Endogamia?, se preguntaba Jabalí, de Diario de un jabalí, en abril de este año. Quizás el problema se encuentre en la cara oculta de la blogosfera como apuntaban en Bicubic también en aquella época. El debate acerca del ombliguismo de los webloggers no ha terminado tampoco ni terminará. Afortunadamente. Porque, paradójicamente, mientras nos miramos el ombligo, se va reforzando nuestra posición dentro de los medios de comunicación. En España, todavía no, pero en otros países ya se acredita oficialmente a los webloggers para informar en acontecimientos, como la última convención demócrata de EEUU. Y por estos lares hacemos nuestros pinitos. En los próximos meses continuaremos asistiendo a la guerra entre blogs y medios tradicionales y, sin duda, leeremos –de un lado y otro- artículos muy interesantes. Para mi, los blogs ya son un medio de comunicación influyente y –pese a quien pese- están aquí para quedarse. Como escribió Diego, de Minid, hace poco, si desaparecieran los medios tradicionales, tendríamos a Internet como canal, con mil millones de personas difundiendo noticias y acontecimientos por la blogosfera. Comparto con José Luis, de eCuaderno, la opinión de que el problema con los medios tradicionales no deja de ser un temor a lo diverso.

La polémica es, pues, el primer vértice a considerar si queremos entender convenientemente este mundillo. Es muy importante que se cuide la discusión y tendríamos que hacer todo lo posible para conservarla viva. Es una consecuencia directa de lo qué es un blog. Cuando no exista la polémica, la blogosfera morirá.

Antonio Cambronero | 16 de octubre de 2004

Comentarios

  1. Siddhartha
    2004-10-17 01:59 Yo soy del parecer que la publicidad ha de estar fuera de este mundillo. Tu reflexión acerca de la blogesfera me ha parecido muy interesante, te deseo suerte en esta nueva etapa:)

    Un saludo
  2. Pedro Silva
    2004-10-19 18:43 Buen texto. Y efectivamente una de las grandes aportaciones de los blogs a la internet es la capacidad de generar diálogo, discusión y polémica, tres formas de la creación y construcción de sociedades.


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal