Libro de notas

Edición LdN
Cuentos mínimos por María José Barrios

Desperdigados, escondidos en los rincones de su imaginación, centenares de microrrelatos esperan ser hallados por su dueña, María José Barrios, hábil cazadora de pequeñas historias. Los días 15 de cada mes la autora publica en LdN los que ha ido encontrando en los últimos treinta días.

Televisor y otros cuentos

Televisor

El brillo de una luz oscilante sobre la pared. Eusebio, de frente, nos mira con ojos cansados. No a nosotros, quiero decir, a la pantalla. A veces cambia de canal, a veces permanece un largo rato sin mover un solo músculo. Ningún programa parece llamar demasiado su atención, aunque no hace ademán de levantarse. Nos gusta Eusebio. Da vueltas en el sillón para encontrar una postura más cómoda. Tiene la boca seca. Se tomaría una cerveza, pero no le apetece nada ir a la cocina. Tampoco nosotros queremos que lo haga. Eructa, se rasca. No sabe que lo estamos observando.


La calle

¿Ve esa farola de ahí? Se fundió de pena la semana pasada porque ninguna pareja de amantes se paró a besarse junto a ella. ¿Y aquel buzón? Está enfadado porque ve pasar montones de cartas todos los días, pero nunca hay una para él. En este banco no se sienta nadie porque hay demasiado ruido. Nadie se toma la molestia de cruzar la calle para usar aquella papelera. Un poco más adelante hay una señal de stop que no se respeta, y una línea continua que se ha borrado ya de tanto pasar por encima. No es niebla lo que ve usted aquí, señor, es una calle que está muy triste.


Borrarse*

Ella no existía antes de que yo la conociera, pensó. ¿Estaban mejor así? No existía, y por una razón muy simple: él no sabía de su existencia. Era poco más que una figura borrosa, un pedacito de niebla. Una nadie bajita y rubia que ahora, sin embargo, no podía quitarse de la cabeza.

Mientras le daba vueltas a todo esto se olvidó del sándwich que se estaba preparando para cenar, y éste se fue desvaneciendo poco a poco. Primero el pan, luego la mayonesa, el atún, y por último el plato. Como si nunca, nunca jamás, hubiesen estado allí.



*Sé lo que estáis pensando. No, el título no es mío…

María José Barrios | 15 de febrero de 2008

Comentarios

  1. Alberto
    2008-02-15 18:21

    Calle triste para una remesa de cuentos tristes. Nunca me queda muy claro si concibes tus tres cuentecitos mensuales como una unidad, un bloque con características comunes, o si simplemente los “encuentras” por ahí y los agrupas de tres en tres. A mí me gusta pensar lo primero, al menos yo sí veo esa unidad.

    Estos son cuentos tristes.

  2. María José
    2008-02-15 20:28

    Sí, casi siempre hay algún factor unitario, lo que pasa es que no siempre es fácil reconocerlo desde fuera. Más que una unidad temática o argumental, intento conseguir una unidad de “atmósfera”... no sé si me explico del todo.

    Pero bueno, es la ventaja de los cuentos mínimos. Si no consigo eso, siempre pueden utilizarse por separado.

  3. Giorgio
    2008-02-17 01:09

    Cuanto poder tiene el grande hermano televisor

  4. Ana Lorenzo
    2008-02-18 17:18

    Sí, María José, lo consigues. Está muy bien, porque son completamente independientes, pero el clima o la “atmósfera” en la que nos sumerges con el primero no se rompe con los otros dos.
    Gracias por tus cuentos mensuales, son un placer.

  5. Oyros
    2008-02-21 03:34

    No tengo perdón de ningún ser sobrenatural y todo o semipoderoso. Como fan tuyo número 1 en la lista que yo mismo he redactado, debería haber visto estos cuentos instantes después de haberlos publicado tú.

    Merezco pasarme los días viendo a Eusebio, con la calle triste como único panorama, contagiándome su soledad, y teniendo como amigo al hombre ese… sí, claro, ése… el que se olvida de las cosas y entonces se desvanec…

  6. The_passenger
    2008-02-21 23:32

    Se me ocurre que la palabra “niebla” podría expresar el factor común, la atmósfera de estos cuentos.
    Niebla en la cabeza del teleepectador, niebla-tristeza de la calle, niebla del olvido.
    Estamos muy nublados.
    Besos.


Textos anteriores

-
-
La trampa [15/05/09]
-
Garantía [15/11/08]
-
Reconciliación [15/10/08]
-

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal