Libro de notas

Edición LdN
Cuentos mínimos por María José Barrios

Desperdigados, escondidos en los rincones de su imaginación, centenares de microrrelatos esperan ser hallados por su dueña, María José Barrios, hábil cazadora de pequeñas historias. Los días 15 de cada mes la autora publica en LdN los que ha ido encontrando en los últimos treinta días.

Devolución y otros cuentos

Devolución

Mire usted, aquí se lo traigo bien embaladito y con su envoltorio original. No niego que la mayoría de las cosas salen bien. La cómoda, el perchero, el armario, la ventana… Pero tiene que haber algo malo en este espejo. No puedo ser tan feo.


Venganza

A él debió parecerle muy divertido eso de venir disfrazado de tirolesa el día de nuestra boda, aunque a mí no me hizo ninguna gracia. Lo perdoné porque éramos jóvenes, alocados y nos queríamos mucho. Ahora le escondo la dentadura postiza todos los fines de semana y las fiestas de guardar. Qué le voy a hacer, rencorosilla que es una.


S.O.S. (Metacuento malvado)

Todo autor de microrrelatos tiene algún “metacuento”, es decir, uno que habla de escritores escribiendo, o de cuentos que dejan de serlo, o de Literatura con mayúscula. Con guiños chispeantes (permítanme remarcarles mi ironía) que sólo otros como ellos serán capaces de captar, y que dejarán absolutamente indiferente al resto de los lectores. En resumen, cuentos pedantes dirigidos a una minoría pedante.

Como hay muchos de estos cuentos, y (reconozcámoslo) el tema tampoco da para tanto, van perdiendo originalidad a medida que se reescriben. Por lo general carecen de interés, de acción y de un final sorpresivo más allá del escritor que se escribe a sí mismo. Plas, plas, plas (esta vez habrán notado por sí solos lo forzado de mi aplauso).

Todo esto es lo que yo le digo, entre patadas, al que escribe los cuentos por mí. Le dejo muy claro que si no quiere que vuelva a orinarme en su comida o a tener que alimentarse de cucarachas durante otra semana, mi cuento tiene que ser mucho mejor que los de los demás. Él me asegura que hará todo lo que pueda y, mientras, piensa para sí que ésta es su oportunidad para pedir ayuda (sabe que me he vuelto tan descuidada que hace tiempo que ni siquiera leo lo que me da para publicar). Luego salgo de allí ligeramente contrariada, como siempre, por la pestilencia de la mazmorra asquerosa en la que vive.

María José Barrios | 15 de agosto de 2007

Comentarios

  1. cm
    2007-08-15 20:04

    ¡Ah! Pues…aplausos al ‘negro’, María José.

    Cordiales saludos.

  2. Ana Lorenzo
    2007-08-16 19:23

    Me ha encantado Devolución: qué confianza en sí mismo.
    Y ahora confiesa, María José: dónde ha metido los guiños el pobre negro para lanzar su S. O. S.
    Un beso

  3. María José
    2007-08-17 06:13

    Entonces debo deducir de tu relato que la aversión que siento hacia la metaliteratura (no es exclusiva de los cuentos, también la hay en novela y, más sorprendente, últimamente abunda en poesía) es un producto de mi incapacidad para escribir.

  4. María José
    2007-08-17 11:49

    Me hace gracia porque este último cuento es especialmente negro, y eso no es algo propio de mí. Vale que lo escribí en un momento personal algo chungo, pero es cierto que coincidió con la lectura de una antología de microrrelatos con docenas de esos metacuentos que terminaron por ponerme realmente nerviosa.

    En fin, mi opinión al respecto no es tan visceral (ni tan borde y pedante) como la de la protagonista de S.O.S., no se vayan a creer. Sí creo que a los escritores se nos olvida muchas veces que no estamos escribiendo sólo para nosotros mismos. Que a la gente normal y corriente (no es que nosotros no lo seamos, ya me entienden) puede importarle un pito el “terror a la página en blanco”, o la “sequía creativa”, por citar algunos de nuestros dramas personales más recurrentes. Simplemente, es algo que hay que tener en cuenta.

    Lo de si tengo a un pobre escritor encerrado en una oscura mazmorra, de momento, no lo desmiento. Por aquello de hacerme la interesante.

    Y supongo que a estas alturas ya se habrán dado cuenta, pero no soy la misma María José del mensaje anterior respondiéndose a sí misma. Lo digo por si las moscas.

  5. juan osvaldo lopez fontan
    2007-09-05 08:10

    Gracias!!!! por llenar mi ser de luz soy el negro y mucho mas, quiza lo estoy viviendo y concidio o solo estoy tocando el acordeon
    en el sur…...


Textos anteriores

-
-
La trampa [15/05/09]
-
Garantía [15/11/08]
-
Reconciliación [15/10/08]
-

Ver todos


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal