Libro de notas

Edición LdN
Crónicas del Hype por Guillermo Zapata

El 14 de cada mes, una columna sobre fenómenos mediáticos, cultura convergente, sociedad de control y otros servicios inútiles servida a modo de notas orientativas y, a poder ser, con algo de humor. Aunque los enlaces y las citas serán el auténtico grumo de este potaje, el encargado del caldo es Guillermo Zapata. Un guionista de televisión que a veces hace cortos.

Lo demás es hype

1.- Esta semana converso con un amigo sobre cosas de las que yo no sé nada. A saber, crítica literaria. Me dice que se considera de “críticos duros” dar nombres cuando se habla de fenómenos culturales. “Visibilizar responsables” lo llama. Me dice también que no siempre le convence, que hay cierto afán revanchista en algunas de las criticas que nombran. No siempre es útil. Quedamos en que hay que tener la valentía de nombrar en primera persona cuando la persona es relevante para el argumento. Lo recuerdo hoy, porque no voy a dar nombres. Creo que en este caso no tienen ninguna importancia.

2.- Como con otro amigo y hablamos, de literatura, comentamos fenómenos culturales. Yo no sé nada de literatura en esos términos y él me habla (me ha pasado otras veces) de esferas culturales literarias que son, parece ser, relevantes, y de las que yo no conozco nada. Deben ser efectivamente relevantes porque con otra amiga también charlamos mucho de este asunto y a ella le preocupa. Dice que hay una literatura nacida en las redes que funciona un poco señalándose los unos a las otras. Que si yo digo que tu molas, que si yo digo que tú estas genial. Que si yo entro en la lista de de lo mejor del año de tu blog, que si tú me entrevistas en tu revista on-line cultural.

Yo a eso lo he llamado de siempre “Internet” y siempre he tenido la sensación de que lo hacemos más o menos todo el mundo (el mes que viene hablaremos de esto) Pero ella me dice que en este caso es más peligroso, porque más que una confianza compartida producen una suerte de “nueva intelectualidad”.

Lo hablamos a cuenta de la “Cultura de la Transición” y de una cosa que últimamente suena también aquí y allá: “Recambio de élites”. Que es un escenario posible. Vale.

3.- La cuestión es que en ese juego de recambios, de nuevos actores, etc. Alguien saca un libro, el libro se mueve, el libro se referencia, el libro es objeto de atención. El libro, me dice mi amigo, no ha vendido ni 100 ejemplares. ¡Cien ejemplares! Este dato me sorprende. ¿Cómo puede ser relevante algo que no le interesa a nadie?

Inmediatamente me pongo en duda y recuerdo el inicio de 24 hours Party People y el concierto de los Sex Pistols en Manchester. Menos de veinte personas en la sala. Muchos de los allí presentes terminaron formando grupos de música o sellos, o abriendo sala de conciertos. Me repito que la cantidad no es relevante si el efecto es sustancial.

Me digo también que hay veces que la cantidad es baja y el efecto es bajo también. Y aún así hay una demanda de atención. Hype, se llama.

4.- Raúl Minchinela escribió un magnífico texto sobre Héroes del Silencio para el fanzine Mondo Brutto, que luego recopiló en forma de pequeño librito El libro no se preocupaba demasiado de la calidad del grupo, sino más bien de lo que había generado a su alrededor, un circuito, un espacio, un reconocimiento desde abajo, entre la gente que, argumenta Minchinela, algo querrá decir.

Es bastante habitual —por desgracia— identificar los fenómenos culturales (digamos los casos de éxito) con una especie de estrategia mediática. Las estrategias mediáticas funcionan un poco como la teoría de la conspiración, que tranquiliza, porque al fin y al cabo devuelve un mundo ordenado. Pero nadie vio venir Harry Potter, Crepúsculo, 50 Sombras de Grey, a Los Clash o a Tarantino. Digamos que, al contrario que el libro que vendió menos de 100 ejemplares, mientras todo el mundo lo miraba, estos lo petaron cuando nadie estaba mirando y luego todo el mundo se preocupó por el contenido (que si bueno, que si malo) y muy poco por el fenómeno en sí (es decir, por la gente).

Aquello que el mainstream (sea en el campo que sea) considera “natural” (ya que lo está vendiendo) jamás hará transparentes sus números. El libro que-debía-ser-relevante-pero-en-realidad-no-le-interesaba-a-nadie es un secreto de industria cultural. Si no lo sabes, si no sabes que en realidad no importa… puedes llegar a pensar que es muy importante. Al contrario, todo fenómeno con el que ese mismo mainstream no contaba, será minuciosamente analizado y, generalmente, tratado con desprecio, compasión, superioridad moral, etc. Pero nunca juzgado a partir de sí mismo, sino como anomalía.

5.- El pasado día 8 de Enero se presentó en sociedad el “Partido del Futuro: Partido X” Un partido nacido desde las redes con la intención —dicen— de trasladar los principios y filosofía de la cultura libre y las redes al ámbito institucional. En los primeras 72 horas de existencia su vídeo de presentación fue visto por más de 200.000 personas en Youtube. Hasta el momento, todos los textos que hablan del Partido X se preocupan por decretar si es bueno, malo o regular. Abunda también quién explica la atención como consecuencia de una estrategia mediática, olvidado que los medios de comunicación dan noticias todos los días y no por eso a la gente le importan.

Nadie se preocupa por esas 200.000 personas. Nadie les pregunta nada.

Pero al final, lo único real son las personas. Lo demás es hype.

Guillermo Zapata | 14 de enero de 2013


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal