Libro de notas

Edición LdN
Computacion creativa y otros sueños por Francisco Serradilla

Francisco Serradilla es poeta y doctor en Informática. Su línea principal de investigación se refiere al desarrollo de Softbots (Robots Software) y Agentes Inteligentes en Internet. Ha colaborado abundamentemente con Almacén como articulista. Computación creativa y otros sueños se publicará los 25 de cada mes.

Historia de un poema – escalera (III)

(Diálogo sobre poesía con Luis Enrique López Bascuas)

(e) Respuesta a Carta II (21/11/2005)

Últimas reflexiones:

Sobre tu punto 4 de posibles tareas: “Fascinante sería que el resultado fuese tu Rellano original, pero ahora motivado por razones y caminos antes insospechados” no es ni más ni menos que el argumento del cuento de Borges Pierre Menard, autor del quijote

La clave para entender por qué el rellano original es poéticamente (que no científicamente) el mejor la da tu propio comentario: “¡¡¡No deja de ser impresionante la fuerza poética del verso 7 que me ha obligado ya a construirle cuatro poemas!!!”. De algún modo todos los rellanos, igual que en las casas, descansan sobre el primero, están implícitos en él, y ese verso 7 tiene la fuerza motriz para generar todos los razonamientos ulteriores. Si modificáramos el verso 7 toda está riqueza se perdería “como lágrimas en la lluvia” (cito Blade Runner).

PD.
Estoy pensando (con tu consentimiento) publicar toda la serie de poemas junto con los comentarios en mi sección del “libro de notas”, por supuesto citándote como coautor. Podría llamarse “Historia de un poema-escalera”

(f) Carta III (22/11/2005)

A riesgo de entrar en contradicción por reflexionar tras las últimas reflexiones:

Lo que sugiere Menard es un juego de niños cuando se compara con la envergadura de la tarea por mí propuesta (sin que esto desmerezca en modo alguno la empresa de Menard, que era colosal, o la intuición de Borges, afiladísima como un diente de lobo estepario). Recuérdese la idea motriz del autor del análisis de las costumbres sintácticas de Moulet: “No quería componer otro Quijote —lo cual es fácil— sino el Quijote. Inútil agregar que no encaró nunca una transcripción mecánica del original; no se proponía copiarlo. Su admirable ambición era producir unas páginas que coincidieran ­palabra por palabra y línea por línea­ con las de Miguel de Cervantes”. La cuestión fundamental es que él se PROPONÍA escribir un nuevo Quijote idéntico. Mi propósito es que tú vuelvas a escribir tu mismo poema SIN proponértelo, es decir, que como resultado obtuvieras (¿o quizá he de decir, obtuviéramos?) un nuevo poema idéntico al anterior, deudor éste de mecanismos internos (a ti) inquebrantables (pero que en algún modo asomarían a la luz en esta tarea) que intentan incorporar la información novedosa que yo pongo a tu disposición. Volvamos la cabeza para conceder una última mirada a Menard mientras seguimos avanzando en nuestro camino.

Ah, mi querido amigo, cuando vemos un hermoso cuadro en azules y rojos cuya armonía nos cautiva, ¿dónde esta la fuerza pictórica, en el azul o en el rojo?; cuando el silencio en una sinfonía permite sentir la expectación de los siguientes acordes invertidos, terroríficos, que están a punto de aparecer, y el conjunto nos cristaliza la emoción, ¿diríamos que más las notas que el silencio han obrado el milagro? Y por fin, ¿habríamos de elogiar los errores que aparecen en las teorías del mundo so pretexto de que en ellos descansa la fuerza motriz que permitió generar las explicaciones verdaderas que hoy nos admiran y reconfortan?

Sí, sí, sí, el rellano original es un poema magnífico, vibrante, esplendoroso. Pero, tras recorrer toda la escalera, qué distinto se lee ahora…

L.E.

P.D. Lo de la publicación me parece fenomenal pero hay algo fundamental que debe ser cambiado. En Rellano III, en el verso 4 aparece la frase “un nudo gordiano”. Como sabes, luego he descubierto que esa frase no va ahí, sino en Rellano VI y, por tanto, debe ser fulminanemente eliminada de Rellano III.
Por otro lado, llamarme coautor es un poco exagerado, quizá sería mejor considerarme interlocutor, o algo así.

Epílogo

Bien, aquí acabó la correspondencia –y con ello esta serie de tres entregas– mas no el asunto. Quizá los lectores tengáis algo que añadir…

A modo de conclusión, me pregunto si tal vez la diferencia entre Ciencia y Literatura es que la última no termina de cristalizar en una propuesta definitiva, sino que pretende definirla a base de rodearla; por eso probablemente es capaz de definir cosas para las que la Ciencia no se encuentra preparada…

Un poema entonces NO es un iceberg, sino la capa de agua que lo rodea dejando algo en medio (el incognoscible iceberg) que de este modo llega a aprehenderse de un modo no del todo explícito.

Y eso es mejor que no tener nada.

Francisco Serradilla | 25 de mayo de 2006

Comentarios

  1. Cármen
    2006-05-25 08:27

    Hacía mucho que no me embriagaba leyendo. Precioso.

  2. María José
    2006-05-26 20:44

    Yo sigo pensando que Rellano es perfecto, y después de subir la escalera lo veo más claro. Todos los versos y, sobre todo el siete, llevan a la misma sensación: cese de la tensión. Es cierto que lo que precede a este estado y lo que pueda suceder después es completamente distinto en cada verso, de ahí que me parezca muy interesente el ejercicio de subir la escalera. Quizá la clave está en el último verso, que puede tratarse como un mínimo local para el verso siete y un mínimo global para el resto de versos.

  3. MARIA
    2006-05-27 01:09

    Realmente fascinante este diálogo sobre el poema la verdad es que me parece maravilloso que se dialogue sobre poesía. Con respecto al poema precioso increible, cautivador, fascinante en una palabra. Empiezas a leerlo y caes presa en una ´”obsesión circular y lo lees una y otra vez sin que deje de parecer precioso.

  4. Marcos
    2006-05-27 01:53

    Apasionante serie.

    En mi opinión, tu imagen del poema como la capa de agua que rodea el iceberg es exacta, pero si se tiene en cuenta que el poeta lo que quisiera en realidad es dibujar el iceberg mismo, aunque finalmente apenas toque sus faldas.

    Saludos.

  5. Mariana
    2006-05-30 10:45

    Cada nueva lectura, un nuevo sentido. Y ahora también la escalera podría entrar en una espiral como rellano. ¡Eso me recuerda a Escher!
    http://66.70.254.100/art/Hash/Escher/AscendDescend.jpg

  6. NIEVES
    2006-05-31 15:39

    Es cierto, trás recorrer toda la escalera el poema no se lee igual, lo cual me parece maravilloso porque es lo que me gusta de la poesía, cada uno da una interpretación de la misma cosa. Incluso hay veces que depende del momento en que leas una poesía entiendes una cosa u otra. Me encanta este efecto que se ha conseguido y sólo decir que me han parecido sublimes estas 3 entregas y que por primera vez en mucho tiempo tengo ganas de nuevo de leer poesía. un saludo

  7. Jose
    2007-05-24 07:42

    Aun a riesgo de salirme de todo lo dicho hasta ahora, seré sincero: la belleza de este poema (enorme, aunque me fue llegando poco a poco, verso a verso) no pudo competir con el ultimo verso, “ha llegado mi vida a este valle de paz”, núcleo y semilla de todo lo demás. Más que regocijarme en el tremendo arte de Paco, lo hago en su paz. Bendita sea y que la disfrute por siempre.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal