Libro de notas

Edición LdN
Ciencias y letras por Salvador Ruíz Fargueta

Ciencias y letras, trata de acercar las dos culturas , favorecer su mestizaje. En realidad, sólo es una cultura que nos puede acercar más a nosotros mismos, a las complejas relaciones humanas, al mundo y a sus interrogantes. El autor, ingeniero y físico, es editor de La bella teoría. Publica los días 1 de cada mes.

El viaje en el tiempo, agujeros de gusano y espuma cuántica

El viaje en el tiempo ha despertado desde siempre un gran interés. El libro de H.G.Wells “La máquina del tiempo”, publicado a finales del siglo XIX, fue un precursor de las novelas de ciencia ficción sobre el tema así como de las series o películas relacionadas, pero sólo desde hace poco se ha empezado a tratar desde el rigor científico, de acuerdo con los últimos conocimientos – todavía en mantillas- sobre gravedad cuántica.

El primer artículo sobre el tema salió a la luz en el verano de 1988, en la revista Physical Review Letters, firmado por Kip S. Thorne y dos colaboradores suyos, Michael S. Morris y Ulvi Yurtsever. Según el mismo Thorne, en su libro “Agujeros negros y tiempo curvo” (presentación de Stephen Hawking), existen dos estrategias para construir un agujero de gusano (Nota 1), una que se podría llamar estrategia cuántica y la otra estrategia clásica.

La estrategia cuántica se basa en las fluctuaciones gravitatorias cuánticas del vacío que ocurren en cualquier lugar del espacio-tiempo. En 1955, John Wheeler , combinando la mecánica cuántica con la relatividad general dedujo que en una región del tamaño de la longitud de Planck-Wheeler ( 1,62 × 10–33 centímetros) las fluctuaciones del vacío son tan grandes que el espacio tal como lo conocemos hierve y se convierte en borbotones de espuma cuántica, el mismo tipo de espuma cuántica que constituye el corazón de una singularidad espacio-temporal como pueda ser un agujero negro.

A partir de esta espuma cuántica, con la tecnología adecuada podría detectarse un agujero de gusano y amplificarlo hasta un tamaño clásico. Sin embargo no comprendemos todavía lo bastante bien las leyes de la gravedad cuántica y ni siquiera la propia espuma cuántica probabilística.

La estrategia clásica pasa por tratar de deformar y retorcer el espacio a escalas macroscópicas para hacer un agujero de gusano, donde previamente no existía ninguno. Existe un método para construir un agujero de gusano mediante una deformación y retorcimiento suaves, sin producir singularidades (sitios donde no funcionan las leyes físicas tal como las conocemos actualmente). En 1966 Robert Geroch, en Princeton, utilizó métodos topológicos (una especie de matemáticas de las deformaciones sin desgarros) para demostrarlo, pero sólo puede hacerse si durante la construcción el tiempo también se retuerce (tiempo curvo) visto desde todos los sistemas de referencia. Concretamente, mientras se procede a la construcción debe ser posible viajar hacia atrás en el tiempo tanto como hacia adelante. La maquinaria que haga la construcción debe funcionar brevemente como una máquina del tiempo, desde los momentos finales a los momentos iniciales de la construcción. Lo que no deja de ser pura entelequia.

El legado de Eisntein llevado hasta el límite de sus posibilidades por físicos de la talla de Penrose, Wheeler, Thorne o Hawking, nos muestra una serie de fenómenos, como los agujeros de gusano, que parecen salidos de una novela de ciencia ficción. Sin embargo, para ser realistas, las leyes de la gravedad cuántica – lo que conocemos de ellas hasta ahora- nos están ocultando la respuesta definitiva a si los agujeros de gusano pueden convertirse con éxito en máquinas del tiempo. Se sospecha que el propio haz creciente de las fluctuaciones del vacío – multiplicado por efecto del propio agujero de gusano- puede ejercer una especie de protección cronológica que impida el viaje en el tiempo. Stephen Hawking, con su característico humor irónico describe esto como una conjetura que “ mantendría el mundo a salvo de la mirada directa de los historiadores”.

El llamado paradigma holográfico nos da indicios de otra solución a nuestra concepción del espacio y el tiempo, y a la posibilidad o no del viaje en el tiempo.
Universo conexo y paradigma holográfico: Fenómenos como la no-localidad y la coherencia cuántica nos dan una clave de algo que estamos pasando por alto. En el mundo cuántico que constituye, en cierta forma, el substrato de nuestra realidad descubrimos fenómenos que no obedecen a la ubicación y la separación de los objetos cotidianos tal como las entendemos. La realidad formada por realidades completamente separadas nos ha ayudado a avanzar, pero quizás ha llegado el momento de considerar que la única forma de seguir adelante sea descartar esa desconexión, si queremos de verdad profundizar en la esencia de nuestro mundo. Así lo consideran importantes físicos como Jacob D. Bekenstein, el Premio Nobel Gerard `t Hooft, de la Universidad de Utrech, Leonard Susskind, Juan Maldacena , de la Universidad de Harvard, o David Bohm .Si el universo es un inmenso holograma espaciotemporal cada parte tendría información del todo, del pasado, del presente y del resto de las partes espacialmente separadas.

Nota 1 : El agujero de gusano es un hipotético túnel entre dos lugares distantes separados en el espacio y en el tiempo. Suponiendo el símil de una hoja de papel, si queremos ir de un extremo al otro de la misma habrá una distancia determinada pero si la doblamos y juntamos los extremos podremos pasar de un sitio al otro sin apenas distancia.

Salvador Ruiz Fargueta | 01 de noviembre de 2010

Comentarios

  1. Fernando Rodriguez Acero
    2012-08-09 01:34

    Yo concidero que todo lo que existe en el universo esta echo en toda su conformidad de espasio y de tiempo tanto lo micro como lo macro. ? por uqe digo esto¿ . Pienso que tanto el espasio como el tiempo con forman una unidad que al ser conbinadas comforman lo que yo he llamado como “TODO”. ?Pero como se comporta dentro de un agujero de gusano y viaja a otra dimencion o a otro universo paralelo¿ Primero todo es tragado por el orizonte de susesos del egujero negro luego se va dividiendo cada ves mas en sus componentes hasta que en el punto de conexion con el agujero blanco se separan en sus minimos componentes queson “EL TIEMPO Y EL ESPASIO” devido al efecto de lo que he llamado “DESCONECTORES S-T (ESPASIO-TIEMPO”), luego devido al efecto de lo que he llamado “CONECTORES S-T” se vuelven a reunir para ir formando el todo, hasta que llega hasta el “horisonte de susesos del agujero blanco” y alli todo se conforma. pero todo gracias a la`propiedad de que todo esta comformado por “ESPASIO-TIEMPO”.

  2. Jose
    2013-10-05 21:53

    La cuestion del viaje a través del tiempo,es en realidad una cuestion de dimensiones.A mi no me gusta la teoria de las cuerdas porque establece una barrera infranqueable de dimensiones arrugadas a nivel Planc,que relentizarian el paso de cualquier partícula.Me ilusionan mas-se trata de ilusiones hoy en dia-los bucles cuánticos.Pero confesada mi opción religioso- científica creo que hay un equívoco con el tiempo,que no es una sustancia autónoma sino una dimensión ,y viajar al pasado o al futuro solo seria posible comprimiendo por así decirlo el espacio tiempo reduciendo su numero dimensional.Por eso creo que si la tecnología futura lo consigue,los viajes de nuestros descendientes no podríamos detectarlos, aunque estuvieran comtemplandonos en nuestra propia habitación



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal