Libro de notas

Edición LdN
Ciencias y letras por Salvador Ruíz Fargueta

Ciencias y letras, trata de acercar las dos culturas , favorecer su mestizaje. En realidad, sólo es una cultura que nos puede acercar más a nosotros mismos, a las complejas relaciones humanas, al mundo y a sus interrogantes. El autor, ingeniero y físico, es editor de La bella teoría. Publica los días 1 de cada mes.

Isaac Newton, una mente prodigiosa

Cuando pienso en un gran escritor, un gran filósofo o cualquier gran artista o persona eminente me imagino que, además de un gran hombre, debe ser una gran persona. Si descubro que no es así siempre siento una gran decepción. Algo así me pasó con nuestro personaje de este mes en cienciasyletras: Isaac Newton (1642-1727), el grande entre los grandes. La mente más poderosa, más original, tenaz y capaz a la hora de escudriñar la naturaleza con fines científicos, y de encontrar sistemas lógico-deductivos que permitan representar de manera satisfactoria el funcionamiento del cosmos.

No luchó en defensa de la ciencia como lo hizo Galileo, que llegó a sufrir prisión por afirmar que la Tierra se movía, ni se esforzó por difundir sus descubrimientos. No fue un hombre amable, ni afectuoso ni simpático. Cuando pudo fue déspota, cruel y tirano, pero su ciencia, sus estudios en matemáticas, al inventar el cálculo diferencial e integral, en óptica, dinámica y gravitación fue tan grande y maravillosa, e influyó tanto en la humanidad que hasta hoy su nombre infunde admiración y respeto. En su tiempo se le reconocieron todos los honores, el título de sir, presidente de la Royal Society, director de la Casa de la Moneda inglesa y cuando falleció un lugar entre los mejores de su patria, una tumba en la abadía de Westminster.

Nació en el seno de una familia de agricultores de Licolnshire (Inglaterra) en 1642. Era un muchacho enfermizo, tímido y, en un principio, más bien retrasado en sus estudios. Su madre quería dedicarle a la agricultura pero él consiguió convencerla y entrar en el Trinity College a la edad de 18 años, y se consagró al estudio de las matemáticas. En el año de 1665, Newton consiguió su grado de bachiller en artes sin ninguna distinción especial

A mediados del verano de 1665, la Gran Peste cayó sobre Londres, y en el otoño se cerró la Universidad de Cambridge por su proximidad al centro de la plaga y todos los estudiantes fueron enviados a sus casas. Newton volvió a casa de sus padres y permaneció allí dieciocho meses que fueron los más fecundos de su vida. En ese período concibió, practicamente, todas las ideas que le debe el mundo.

Newton fue y es un mito, de una categoría como sólo lo son Darwin y Einstein. Su obra magna, Philosophiae Naturalis Principia Mathematica (1687) ha sido el tratado científico más influyente jamás escrito. En él, desarrolló un sistema dinámico basado en tres leyes del movimiento que constituyen el fundamento de la inmensa mayoría de los instrumentos o vehículos de que disponemos.

Philosophiae Naturalis Principia Mathematica. Leyes del movimiento:
Ley I: Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que sea obligado por alguna fuerza a cambiar de estado.
Ley II: El cambio de movimiento es proporcional a la fuerza motriz y ocurre según la línea recta a lo largo de la cual aquella fuerza se aplica.
Ley III: Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria. O sea, las acciones mútuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas.

Además de estas tres leyes del movimiento, los Principia contienen otra joya suprema: la ley de la gravitación universal, que permitió contemplar como manifestaciones de un mismo fenómeno, la caída de los cuerpos en la superficie terrestre y los movimientos de los planetas. La humanidad nunca volvería a mirar el universo de la manera en que lo había hecho hasta entonces.

Principia, Sobre el sistema del mundo:
Proposición VII. Teorema VII: La gravedad ocurre en todos los cuerpos y es proporcional a la cantidad de materia existente en cada uno.
Corolario 2: La gravitación hacia cada partícula igual de un cuerpo es inversamente proporcional al cuadrado de la distancia de los lugares a las partículas.

Apenas cinco enunciados que encierran tal capacidad predictora y de análisis sobre la mecánica de los cuerpos, que cien años después llevaron a Laplace a decir:“Una inteligencia que, en un instante dado, conociera todas las fuerzas que animan a la naturaleza, y la situación respectiva de los seres que la componen, y si por otra parte ella fuera suficientemente vasta como para someter a análisis esos datos, abarcaría en una misma fórmula, los movimientos de los más grandes cuerpos del universo y aquellos del átomo más liviano; nada sería incierto para ella, y el porvenir, como el pasado, estaría presente ante sus ojos.”

La influencia de Newton se extendió con fuerza en el llamado Siglo de las Luces (murió en 1727). Hasta tal punto fue así, que es difícil pensar que se hubiese llegado a hablar de Siglo de las Luces, o de la Ilustración, si no se hubiera dispuesto de su maravillosa ciencia.

Sorprendentemente, el gran héroe de la ciencia universal, dedicó gran parte de su tiempo a estudios histórico-teológicos, porque lo que él realmente deseaba era entender y descubrir cómo había diseñado Dios el mundo. Esos estudios no llegaron a ver la luz pública porque Newton fue lo que entonces se consideraba un hereje, un arriano, que creía que Dios era único y no integrante de la Santísima Trinidad: ...Dios es uno y el mismo dios siempre y en todo lugar. Es omnipotente no sólo virtualmente sino sustancialmente…

Descansa en la abadía de Westminster, en la Cámara Jerusalén en la que tantos reyes fueron coronados, y en 1731 se erigió un monumento en su tumba. En él aparece reclinado, junto a una mujer que representa la Astronomía, como la reina de las ciencias, sentada y llorando.

Libros recomendados:
El canon científico, de José Manuel Sánchez Ron. Editorial Crítica.
Biografía de la física, de George Gamow. Editorial Salvat.

Salvador Ruiz Fargueta | 01 de diciembre de 2007

Comentarios

  1. Jesús.
    2007-12-02 03:24

    Simplemente quería felicitaros por la web. Me parece de lo mejor que he encontrado en mis vagabundeos por internet.

    saludos,

  2. Cabo Zanahoria
    2007-12-03 03:44

    “Cuando pienso en un gran escritor, un gran filósofo o cualquier gran artista o persona eminente me imagino que, además de un gran hombre, debe ser una gran persona”

    Es curioso, ese pensamiento. Es usual. Supongo. No sé si has visto la película de Woody Allen, Acordes y Desacuerdos. Trata precisamente de esto. Sean Penn hace el papel de un virtuoso guitarrista que aparentemente es un tipo sin sensibilidad e incluso ramplón pero que saca de su guitarra unos sonidos maravillosos. Un granuja que cuando le preguntan qué le ronda por la cabeza cuando toca, responde que piensa en lo poco que le pagan. Ah, pero cuando lo escuchas tocar la guitarra, piensas que es un ser maravilloso. Amas su música aún cuando él es un pícaro, un bribón.

  3. Salvador
    2007-12-03 05:21

    Es lo que ocurre con Newton, su genialidad nos hace olvidar que no fue una gran persona. Los beneficios que nos ha supuesto su obra como físico y matemático eclipsan cualquier otra faceta negativa en su vida.

  4. María José
    2007-12-04 03:25

    Salvador, yo creo que no se deben mezclar esas dos cosas. De un científico o un artista hay que aprovechar su obra, fueran el tipo de persona que fuera, no se trata de juzgarlos o de admirarlos personalmente sino ver si el resultado te sirve.

  5. Salvador
    2007-12-04 16:11

    Estoy de acuerdo. Un saludo.

  6. pinfloid
    2007-12-04 18:25

    Objetivamente, es así, pero es inevitable buscar en el admirado científico (o literato o musico…) un admirable ser humano, y el chasco la mayoría de las veces es inevitable. Recuerdo ver de pequeño una serie sobre Ramón y Cajal, y en un capítulo mientras su mujer paría con muchos problemas él se abstraía en su laboratorio pasando de su familia. Me impactó mucho.

  7. Suricato
    2008-05-30 14:25

    No veo la razon de descepcionarse de una persona asi, la realidad es que como un humano como cuaquiera de nosotros tuvo muchas facetas, la diferencia es que el estudio todo lo posible para poder entender el funcionamiento del universo,y éste lo estudio desde todos lo puntos de vista posibles que se puede estudiar (filosofia natural que es fisica, alquimia, teología) pienso que al nivel que lo entendio es dificil poder decir que es algo ejemplar porque pocas personas pudieron entenderlo en su momento y tambien logicamente en la actualidad, sobre la postura arriana, el se adentro a las escrituras como pocas personas, y por ende pocas pueden concluir como el, de hecho John Locke reconocio su gran conocimiento y compartio sus ideas, por ultimo sobre la poca difusion o iniciativa de compartir sus conociemientos podrian entenderlo si revisaran que tipo de infancia tuvo y como le afecto bueno es mi punto de vista, si quieren ampliar la postura con gusto dejo mi correo.
    Hasta Luego

  8. Salvador
    2008-05-30 22:27

    Efectivamente, trató de entender el funcionamiento del universo desde todos los puntos de vista, y el tipo de infancia que tuvo tampoco le debió de ayudar en su carácter de mayor, al igual que sus convicciones religiosas.

    Gracias por lo que aportas en tu comentario. Un saludo.

  9. matrix
    2008-09-12 09:21

    El q escribio el comentario jamas entendera nada porq aun esta preso a las leyes imaginarias dl mundo y creeme t lo digo porq fui un dia un poderoso mentalista.

  10. josue
    2012-05-30 13:07

    no puedo creer loq leo newton fue y seguira siendo el mejor hombre aunq su error de creer en la tranmutacion humana no es posible no la intenten es un tabu en la alquimia

  11. subnewton
    2012-06-23 14:28

    cualquier idea de newton debe ser calificada con cuidado
    recuerden que ustedes no estan en el nivel de el para cuestionarlas



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal