Libro de notas

Edición LdN
Causas justas por Camilo de Ory

Camilo de Ory necesita dinero. Cada lunes, en la sección Causas justas de Libro de Notas, lanza al aire una serie de pensamientos tan erráticos como su visión del mundo y tan breves como su jornada de trabajo. Animamos a los lectores a entrar al trapo y crear a pie de página un bullicioso foro de debate en el que cualquier conducta antisocial tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa.

Por un Madagascar moral (XI)

101

Médicos, clérigos, quiromantes, prostitutas, demuestran con su existencia que la desesperación es uno de los motores del mercado y que el consuelo efímero es uno de los productos más rentables.

102

Salvo tal vez en sujetos extraordinariamente jóvenes y viscerales, no cabe hablar de torrente sanguíneo, sino como mucho de rítmico arroyuelo o sistólico regato.

103

Si gracias a nuestro talento o, como más frecuentemente suele ocurrir, por obra del azar producimos una verdadera obra de arte, ¿qué nos impide repetir el milagro una y otra vez, como obreros de una cadena de montaje?

104

Casanova, en un rapto de debilidad: si aún nos molesta y desconcierta la volubilidad de la mujer es porque, al contrario que nosotros, siempre ha evitado jactarse de ella.

105

Sólo es posible crear algo verdaderamente nuevo desde el absoluto conocimiento de todo lo creado hasta la fecha o desde la ignorancia más perfecta de todo cuanto es previo a nosotros.

106

Hoy que tenemos videojuegos que simulan y sustituyen a la guerra, ¿qué oscura función social cumple el deporte?

107

Se ha dicho que siempre matamos, peleamos, creamos, cocinamos, pintamos, escribimos en un más o menos velado intento por impresionar a un miembro del sexo que nos atrae. Que el verbo se haga carne.

108

El humor, en la vida y en el arte, está enormemente desprestigiado y sólo se nos tolera cuando media desgracia, vejez, muerte. Así, sí al serio Keaton o al hoy provecto Lewis pero no, aún no, a Carrey.

109

Si las risas nos demuestran que una ocurrencia es buena, repitámosla aquí y allá hasta que deje de tener gracia; si el silencio y las toses nos gritan que es mala, repitámosla aquí hasta que empiece a tenerla.

110

Luna tan culpable que se oculta tras los edificios.

Camilo de Ory | 14 de septiembre de 2009


LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal