Libro de notas

Edición LdN
Causas justas por Camilo de Ory

Camilo de Ory necesita dinero. Cada lunes, en la sección Causas justas de Libro de Notas, lanza al aire una serie de pensamientos tan erráticos como su visión del mundo y tan breves como su jornada de trabajo. Animamos a los lectores a entrar al trapo y crear a pie de página un bullicioso foro de debate en el que cualquier conducta antisocial tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa.

Por un casco británico para la policía, XXVII

169

Ascensor: la vida pendiente de un cable, que es como decir pendiente de un hilo.

170

Nos bajamos de los árboles, y ahora volvemos a subir pero en ascensor, como el que regresa al pueblo en Mercedes y cargado de millones.

171

En los ascensores inteligentes de los edificios modernos ponen música de ambiente, y cuando digo “música de ambiente” quiero decir música ambiental, no es un comentario sobre la cultura ‘gay’. Hay empresas que se dedican a vender esa música de ambiente a otras empresas. En los ascensores de las empresas que se dedican a la música de ambiente siempre se oye música de ambiente.

172

El ascensorista es al ascensor lo que el chófer al Mercedes.

173

Los ascensores cada día son más habitables: incluso el ascensor más humilde es un completo centro recreativo. El botón de ‘stop’ y el timbre, convenientemente rotulado con una campanita, proporcionan largas horas de diversión al joven ocioso.

174

Todas las mujeres disfrutan hablando —una señal de educación—, pero algunas gozan el doble si mientras lo hacen mantienen la puerta del ascensor abierta. He llegado a ver a dos respetables señoras sostener la puerta de los dos ascensores del bloque mientras intercambiaban animadas impresiones.

175

Sin embargo estas conversaciones junto al ascensor rara vez se dan dentro del mismo. En el ascensor los vecinos guardan silencio, entregados a sus meditaciones o a sus fantasías, o intercambian mecánicamente frases de cumplido, entregados a sus fantasías o a sus meditaciones.

176

Los niños sólo pueden montar en ascensor si van acompañados de un adulto: en esto los ascensores se parecen a según qué cines. Por supuesto que los hombres también suben en ascensor, pero si le preguntan a uno de verdad les dirá que prefiere utilizar el montacargas.

Camilo de Ory | 30 de marzo de 2009

Comentarios

  1. Ana Lorenzo
    2009-03-30 18:13

    En lo del 175, se parecen al metro; también comparten con el metro eso de «Dejen salir antes de entrar».
    A mí me gustan unos que han puesto en el Saturn (¿se pueden decir marcas en Libro de Notas?), aquí en Rivas, que solo sirven para subir un piso, pero tienen un botón para abrir las puertas si se están cerrando y ves que viene gente y quieres esperarlos y otro —este me encanta— que sirve para cerrar las puertas, sin tener que esperar esos segundos de más, y por si viene gente a la que no quieres esperar :-)
    Es que en mi casa no tenemos ascensor ;-)
    Un beso.

  2. laundida
    2009-03-31 07:20

    Aprovecho para gastar el ascensor cuando voy al mercadona, pero sólo en el caso de que lleve carro; si la carga sólo da para bolsa, me hago las escaleras, nunca me digan que soy una manirrota y me echen en cara la crisis, etc. La única música de ese ascensor es la del cierre y apertura de las puertas, tan fuerte el mecanismo que parece un animal al que te acabas acostumbrando y no se lo echas en cargo. Por cierto, he leído hace un rato en un periódico atrasado que las compañías de hilo musical han dado en la bancarrota. Os recomiendo una de las de antes con ascensor: El apartamento, de W. Wilder, con Shirley Macleine de ascensorista. Para mí, un clásico con mayúsculas.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal