Libro de notas

Edición LdN
Causas justas por Camilo de Ory

Camilo de Ory necesita dinero. Cada lunes, en la sección Causas justas de Libro de Notas, lanza al aire una serie de pensamientos tan erráticos como su visión del mundo y tan breves como su jornada de trabajo. Animamos a los lectores a entrar al trapo y crear a pie de página un bullicioso foro de debate en el que cualquier conducta antisocial tendrá, que nadie lo dude, su justa recompensa.

Por un casco británico para la policía, VI

28

Hoy los jóvenes son jóvenes para siempre: sus retratos se emancipan por ellos en un armario de la casa de sus padres.

29

Alquilo, esto es, vivo sin vivir en mí.

30

Okupemos con criterio, sólo pisos vacíos: la okupación de inmuebles habitados crea más problemas éticos.

31

Ke kada uno de nosotros okupe una sola vivienda: de hacer lo kontrario, estaríamos espekulando.

32

A juzgar por su aspecto, estos señores okupan casas sin ducha.

Camilo de Ory | 27 de octubre de 2008

Comentarios

  1. Lucinda
    2008-10-27 19:26

    Tres palabras mágicas para mí.

    Resulta que no sé cómo empezar este comentario (aunque ya lo estoy haciendo) porque tenía dos maneras de echarlo a andar. Uno era comenzando en plan Jusé Zorrilla, “Estaba don juan en un pino, rascándose el pepino…“, pero he decidido dejar el pasado donde debe estar en ese punto (hay nostalgias buenas y nostalgias terriblemente ingratas) y comenzar con algo más prosaico y agradable.

    Resulta que el otro día en clase de Museología, nuestra profesora preguntó si teníamos la costumbre de coleccionar algo, y qué. Fue preguntando al azar (por suerte no me tocó) y yo ya estaba manoseando mi pañuelo, nerviosa, preguntándome, “¿Qué colecciono yo?” Y es que me invadió la terrible sensación de que no colecciono nada, y por supuesto tampoco cosas de una cursi licencia poética como “colecciono sonrisas” o “besos” o cualquier cosa de Payasos en Acción. No coleccionar nada se transformó en no tener nada, en ser nadie, en ser totalmente incapaz de dejar una huella visual de los complicados gustos íntimos. Unos decían “chapas”, “entradas de cine” (¡bingo! ya tenía una que efectivamente sí hago pero no llamo coleccionismo)”botellas de cerveza”… y yo no tenía nada.

    Hasta que hoy me he dado cuenta de que es falso. De que estaba equivocada. Y es que desde siempre he sentido una enorme atracción (entre psicológica, estética, sensual) hacia los mocos de Camilo de Ory, especialmente los de cuidada excreción. Desde siempre los he tenido, he echado mano de ellos, adornaron mis paredes y hasta los cristales de mis gafas y las de mis maestros. Hoy mismo me he comprado dos más cuando realmente no me hacen falta. Un Verde Gripal de 1994 y un Seco De Polvo grande. Hace dos semanas me compré un cuaderno de artista de tapas negras en tela que ya he comenzado a llenar. Así he recuperado de una costumbre que tenía enterrada. La de no relatar mis detalles autobiográficos que a nadie tienen porqué interesarles, sino rebelarme de otra manera, con otros recursos. ¡y los hay! Es un precioso Paperblank Brocade. Ya está lleno y numerado. La misma suerte han corrido otros cuatro Moleskines de bolsillo y un cuaderno tipo Muji. Y es que darte cuenta de que de verdad coleccionas algo con sentido, es como al fin alcanzar el sitio en el lugar en el que siempre quisiste estar.

  2. Folken
    2008-10-28 02:53

    ¡Pardiez! Creía que había abandonado Blogson City y resulta que sólo abandonó el otro bloj para mudarse aquí.

    Ya que no he visto aún un comentario en ese sentido, he de decir que:

    No le veo la gracia a este artículo. Si lo que el señor Camilo de Ory ha intentado decir con este listado. Si lo que quería era dar a entender que los okupas deben usar cascos de policía ingleses, podría haberlo dicho directamente, en vez de inventarse palabras como <i>ducha</i> o <i>inmuebles</i>

  3. Borja El Okupa
    2008-10-28 06:14

    Cretino

  4. Un onvre grotesco y pustuloso
    2008-10-28 22:34

    Querido Folguen, esto no es obra de don Camilo sino de un imitador suyo muy malo. A mí me llevó algo de tiempo darme cuenta.

    El verdadero don Camilo vive preso en lo alto de un torreón, desde donde tañe un laúd y descuelga sus doradas trenzas, confiando que quizá algún paladín de bruñida armadura le vea, rescate y desflore.

    Así es. Y cuanto antes lo afrontemos, mejor para todos.

  5. Cuqui
    2008-10-29 02:33

    ¿“Imitador suyo [de Camilo de Ory] muy malo”?

    ¡Esa frase es enteramente pleonásmica!

  6. Geoffrey Hoppe, canalizador de Tobías
    2008-10-29 23:23

    Ustedes están cegados por su propio ego, y viven en la perenne búsqueda de ese ángulo en el que la sombre de su pene, fálico gnomon, es lo más alargada posible.

    No busquen la sombra, sino la luz. Y cuando la vean, caminen…

    Caminen…



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal