Libro de notas

Edición LdN
Cartas desde EU por V.V.A.A.

Cartas desde… es un intento por recuperar el espíritu de las corresponsalías epistolares de la prensa decimonónica, más subjetiva, más literaria, y que muestre una visión distinta y alternativa a la oficial de Agencias.

Dios el mercado: Megaiglesia 1

por Juli Highfill

Dios el mercado


Más allá de los suburbios de Kansas City están los “exurbios”, donde las urbanizaciones y los centros comerciales se extienden kilómetro tras kilómetro. Aquí, a menos de dos kilómetros a la redonda de la casa de mi hermano hay dos mega-iglesias protestantes, una mega-iglesia católica y una mega-sinagoga, ésta todavía en obras. Como las urbanizaciones que circundan la mayoría de ciudades norteamericanas, esto es “Territorio Bush”, y las megaiglesias jugaron un papel fundamental en conseguir votos para los Republicanos en las últimas elecciones.

Las megaiglesias, que tienen entre 2.000 y 50.000 feligreses, han crecido de manera explosiva en las últimas décadas. Cuando la Iglesia Saddleback de California empezó a ofrecer sus oficios religiosos en 1980, su congregación entera no era más que una sola familia. Hoy en día, son 23.000 las personas que asisten a los oficios y 50.000 los miembros. La Iglesia Lakewood de Texas —con una asistencia de 32.000— se ha mudado al Estadio Compaq, donde antes jugaban los Houston Rockets, para adaptarse al crecimiento de la congregación.

Estas enormes iglesias quedan muy lejos de la iglesa metodista del pueblo donde crecí, que podía tener unos 150 miembros. Así que tenía curiosidad por saber cómo mantienen esas megaiglesias el sentido de la hermandad cristiana en tales economías de escala. Decidí visitar dos megaiglesias en los “exurbios” de Kansas City, empezando con la First Family Church. Aunque es pequeña en comparación con otras iglesias de su categoría, First Family alega ser una de las iglesias con mayor crecimiento en Estados Unidos; comenzó con cuatro miembros en 1996 y ahora tiene 3.000. El pastor y fundador, Jerry Johnston, aparece frecuentemente por televisión nacional como portavoz de causas religiosas de extrema derecha, y fue uno de los líderes del movimiento que consiguió aprobar una enmienda a la constitución del Estado de Kansas que prohíbe el matrimonio entre personas del mismo sexo. El año pasado, cuando salió la Pasión de Cristo de Mel Gibson, compró todas las entradas en siete salas para mostrar la película, clasificada para espectadores mayores de 17, a niños de hasta 11 años. Al acabar la película, un predicador daba un sermón y rogaba a los espectadores que se presentaran y aceptaran a Cristo como su salvador personal.

Dios el mercado


La iglesia de Jerry Johnston, un complejo blanco y luminoso rodeado de aparcamientos llenos de todoterrenos, está en lo alto de una colina y ocupa un terreno de casi 600 mil metros cuadrados. Construido hace sólo cinco años, el complejo de 5.000 metros cuadrados se ha quedado pequeño, y están construyendo un ala nueva de 6.500 metros cuadrados. Los domingos hay tres misas en el santuario, con espacio para 1.750 personas . Y según el Pastor Jerry, son más de 30.000 las personas que ven sus sermones a través de 42 estaciones de televisión. Le contó a un periodista que su “visión” es establecer diez iglesias satélite en los diez próximos años, y predicar en todas ellas a través del vídeo por internet.

Al entrar en el complejo, la recepcionista me entrega el boletín de la iglesia, que lleva la foto de una familia blanca y rubia en la portada. De camino al santuario paso por el “Café Celestial”, el “Centro de Fotocopias del Ministerio” y la “Librería de Inspiración Familiar”. En la librería se venden vídeos y dvd’s de los sermones del Pastor Jerry, entre ellos, “Los Principios de la prosperidad: Un plan divino para vuestras finanzas”, “Armaguedón: Verdad o falacia”, y “Refutación del Código da Vinci”. Los títulos de algunos de los libros son: Sentido y sensualidad: Jesús habla con Oscar Wilde sobre la búsqueda del placer; Mamá, ¿por qué se cogen de la mano? Un cuento para ayudar a los niños a saber lo que la Biblia dice acerca del pecado de la homosexualidad; y El filo del mal: El crecimiento del satanismo en los Estados Unidos—escrito este último por el mismísimo Pastor Jerry. Fuera de la librería, gratis, hay carteles para poner en los jardines frontales de las casas que afirman: “El matrimonio: un hombre, una mujer.”

Tras hechar un vistazo a la librería, entro en el santuario, donde una rubia de buen ver canta gospel afroamericano, y se la puede ver en tres pantallas gigantes detrás del altar. Entre canciones, las pantallas muestran imágenes de los adolescentes que se arrodillaban y ofrecían sus vidas a Cristo en el retiro espiritual de la noche anterior. Me siento en la parte de atrás del santuario, junto a una cabina de control con una mesa de sonido y dos cámaras-robot que retransmiten el oficio por internet. La congregación me sorprende por su pasividad; esperaba alguna manifestación de felicidad religiosa. Cuando toca cantar un himno, la letra aparece en las pantallas, y la gente carece de fuerza al cantar esa letra optimista acompañada de una melodía muy simple—en nada parecidas a los himnos fúnebres de la tradición protestante que preguntaban, “Te has lavado ya con la sangre del cordero?”

El Pastor Jerry sale al estrado, ocupa su sitio frente al altar y comienza su sermón, “La fe revelada”, sobre el tema del diezmo. Algunos pastores, nos dice, dudan de hablar a sus feligreses acerca del diezmo, pero él no piensa evitar un tema tan controvertido. Se ha inspirado en una mujer de su congregación que hace poco le dijo: “Sentí como si me robaran durante esos años que estuve en otra iglesia donde el pastor nunca me desafió a dar el diezmo; lo que me robaron fue la oportunidad de dar a Dios lo que le pertenece.” “¡Y es verdad!”, exclama el Pastor Jerry, “tenemos que tomarnos el diezmo sagrado no como algo que nos pertenece a nosotros, sino que es del Señor. ¿O pensáis que voy a venir a la iglesia a robar a Dios?” —pregunta. “Si todos obedecemos a Dios y damos nuestro diezmo, en diez años tendremos diez iglesias más.”

En su lectura de la Bilbia, el Pastor Jerry lee un fragmento de Ageo, un libro del Antiguo Testamento. Tras 70 años de exilio en Babilonia, el Rey Ciro, que sin saberlo se ha convertido en un instrumento de la voluntad de Dios, decreta que los exiliados pueden volver a sus países. Sin embargo, de entre los judíos, sólo una minoría decide volver a Israel. Los demás se han instalado cómodamente en Babilonia con sus familias —“con el abuelo, el tío Ned y la tía Stella”— y porque se negaron a partir, sus descendientes siguen viviendo en una “Babilonia espiritual” hasta el día de hoy. Esos judíos fieles que volvieron a Israel recibieron el mandato de Dios de construir su templo, que los babilonios habían destruido 70 años antes. 18 años más tarde, sin embargo, los judíos no habían construido más que los cimientos, y continuaban “adorando a Dios entre las ruinas”. Como castigo, Dios dispuso “una sequía sobre los campos y las montañas, sobre el trigo y el vino nuevo, sobre el aceite fresco y el fruto de la tierra, sobre los animales y los hombres, y sobre toda la obra de sus manos.” Por medio de su profeta Ageo, Dios les advirtió: “Ustedes esperan mucho, pero cosechan poco; lo que almacenan en su casa, yo lo disipo de un soplo. ¿Por qué? ¡Porque mi casa está en ruinas, mientras ustedes sólo se ocupan de la suya!” “«¿Acaso es el momento apropiado para vivir en casas recubiertas mientras que el templo está en ruinas?” —preguntó Dios. Y les ordenó que construyeran su templo: “Id a los montes; traed madera y reconstruid mi casa. Yo veré su reconstrucción con gusto, y manifestaré mi gloria.”

El Pastor Jerry pide a su congregación que aprenda del libro de Ageo: “Vosotros en el Condado de Johnson, que vivís en vuestras buenas casas recubiertas, debéis construir el templo de Dios con vuestras contribuciones a nuestro fondo de construcción. Vuestros diezmos honrarán a Dios permitiendo a esta iglesia construir un oasis para los jóvenes donde podamos salvar a los adolescentes del Condado de Johnson de la devastación de las drogas y el sexo.” (Y en efecto, poco tiempo después comenzaron las obras de un ala nueva para los jóvenes —R.O.C.K.— que incluirá un centro para las artes escénicas, un gimnasio, campos deportivos, una sala de vídeojuegos, una pista de patinaje, dos teatros para niños, un café con terraza, un jardín temático “animaltrónico” y dos pantallas gigantes.

Dios el mercado
Dios el mercado
Dios el mercado
Dios el mercado Dios el mercado

Siguiendo con su sermón, el Pastor Jerry señala, “Todos parecemos tener bastante dinero para gastar en nuestras casas, pero al hacerlo es como si metiésemos el dinero en una bolsa rota —en otras palabras, en tarjetas de crédito. Y entonces Dios me dijo, “Jerry, ¿qué haces gastando todo ese dinero en aparatos?’ Dios me recordó que si me disciplino y doy el diezmo, seré disciplinado con mis gastos. Y es así para todos nosotros. Si le damos a Dios lo que le pertenece, El nos premiará con una prosperidad económica que no os podéis ni imaginar.”

El diezmo es la “fe revelada”, explica el Pastor Jerry mientras nos dirige a una tabla del panel de avisos de la iglesia, en la que aparecen las cantidades —por semana, por mes, por año— que se deben dar según el nivel de ingresos de cada uno. Y nos advierte, sin embargo, que en cuanto empecemos a dar el diezmo, nuestra fe será sometida a prueba, y nos da ejemplos de feligreses que aportaron su diezmo y fueron sometidos a grandes pruebas. En la pantalla gigante que tiene detrás, aparece un padre de familia que cuenta cómo decidió dar el diezmo y las dificultades que atravesó cuando perdió el empleo y tuvo que aceptar otro con un sueldo más bajo. Pero con el apoyo de su familia, perseveró; continuó dando a Dios el 10% de su escaso sueldo, y unos cuantos años después recibió la recompensa del éxito.

Entonces el Pastor Jerry mira a un cartel que tiene a su lado. En él aparece una familia blanca y rubia, pero cuando le da la vuelta, lo que vemos es un gráfico de la cartera de acciones y la situación financiera de la familia. De 1995 a 1999, podemos ver que los réditos de sus inversiones eran modestos. Pero en el 2000, el año en que empezaron a aportar el diezmo, el valor de sus inversiones cayó en números rojos. Sin embargo, perseveraron durante este periodo “de pruebas” (que, por cierto, coincidió con el desplome de la bolsa del año 2000) y desde 2001, el valor de sus acciones se ha incrementado enormemente.

Dios el mercado

Para terminar, el Pastor Jerry nos dice que no debemos hundirnos durante el periodo de pruebas; debemos recordar “las tres O’s: Oportunidad, Oposición, Optimismo.” (Quizá el Pastor Jerry debería incluir una cuarta O, la de la “Optimización de los beneficios”, el mensaje que ha confeccionado cuidadosamente para su congregación de profesionales y hombres de negocios.) Al final del oficio, cuando pide que todos aquellos que han prometido el diezmo pasen al frente y depositen sus sobres ante el altar, varios cientos de personas le obedecen.

De todo lo que vi, lo que más me sorprendió fue el gráfico de la cartera de inversiones puesto junto al altar. ¿No se parece esto a lo de los mercaderes en el templo, a los que Jesús imprecó con tanta violencia? ¿No fue Jesús quien dijo “es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de Dios” (Mateo 19,24)? Pero quizá lo que debería sorprenderme es mi propia sorpresa, ya que la complicidad entre cristianismo y capitalismo no es nada nuevo. En el siglo XVI, el mercado de indulgencias fue la causa de que Lutero clavara sus 95 tesis en la puerta de la iglesia, iniciando así la Reforma protestante. Luego, tal y como observó Max Weber hace un siglo, la ética protestante —trabajo, ahorro y la persecución racional del beneficio económico— se convirtió en la fuerza principal de la acumulación capitalista. Y no debemos olvidar a todos esos tele-evangelistas que no hacen más que pedir dinero y que han acumulado toda esa “pasta celestial” prometiendo a sus seguidores toda clase de recompensas —en este mundo y en el otro. Y aun así, no estaba preparada para una técnica de ventas tan grosera como la del Pastor Jerry, aunque nadie de la congregación parecía ofendido por ella.

El reciente crecimiento del cristianismo evangélico en Estados Unidos —alimentado por el enorme crecimiento de las megaiglesias— la relación entre el capitalismo, el protestantismo y la política conservadora ha creado una nueva bestia. Las iglesias que, como First Family, predican el “evangelio de la prosperidad” se entregan de todo corazón a la idea de una sociedad de propietarios como la que propone Bush; pasan por alto las más de 3.000 alusiones que hace la Biblia al problema de la pobreza; dedican sus energías a salvar almas y sus dólares a construir mega-instalaciones; consideran que la prosperidad es una prueba de la generosidad de Dios hacia aquellos que lo aman. La desigualdad social del capitalismo —lejos de parecerles injusta— es una manifestación del juicio perfecto de Dios, que premia al cristiano virtuoso y castiga al pecador. Es como si el mercado fuera Dios; porque como Dios, el mercado es Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente (otras tres O’s para el Pastor Jerry).

Para no creyentes como yo (nos llaman “los sin iglesia”) esta adoración del Mercado-Moloc suena a idolatría. Pero para no confundir las cosas hay que advertir que estos cristianos neocons consideran que el mercado es no tanto Dios como su “mano invisible” —es el efecto real y terrenal de la Providencia, que administra su juicio infalible, que asegura que cada uno reciba la remuneración que se merece, mientras sea trabajador, disciplinado y demuestre (por medio del diezmo) que la fe le ha sido revelada. Con el fin de los tiempos, Dios se encargará de juzgar de manera brutal y bilateral a los que se salvarán y a los que serán condenados. Pero hasta entonces, el instrumento divino de Dios, el Mercado, continuará juzgando de esa manera calibrada con exacta precisión, dando a la inversión de cada uno los réditos exactos que se merece.

(Continuará)

Traducción de Roger Colom

Juli Highfill | 04 de octubre de 2005

Comentarios

  1. Otis B. Driftwood
    2005-10-04 18:52 Lo que más me ha aterrado de este artículo es ese “continuará”.
    ¿Estamos asistiendo al germen de un nuevo extremismo? ¿Cuánto faltará para que estos iluminados llamen a la Guerra Santa para proteger a esta nueva “religión ultracristianocapitalista”?
    Es increíble cómo el negocio a través de las creencias se hace cada vez más patente y, sin embargo, cada vez hay más gente que se lo traga en ese país. Goebbelsiano puro.

    Buffffff
  2. Plúmbeo
    2005-10-04 19:35 La religión de ayer, hoy y siempre, para crear feligresía, debe primero imponer temor, luego respeto, rígidas normas morales en las que encorsetar una convivencia, y por último un clavo al que agarrarse ante la emergencia vital de todos los días. Nuevos tiempos, nuevas religiones; mismos hombres, misma medicina. El petro-islam nada tiene que envidiar a estas supremas obras de acolmenamiento humano.
  3. César
    2005-10-04 21:39 Desde luego que lo que dijo Marx en su día de lo del opio de los pueblos, se cierne más auténtico en nuestros días. Pero además que pueblo! Un pueblo ignorante y miserable que intenta suplir sus carencias culturales e intenta redimirse a base de predicadores. A los primeros, a los pobrecitos que se dejan engañar hay que ofrecerles más cultura .A los predicadores, la cárcel! Poco, me temo estamos haciendo en Europa con los creadores-fundadores de iglesias, sectas y demás negocios boyantes.
  4. maty
    2005-10-05 03:16 Estupendo reportaje, gracias a Ramón por traducirlo.

    Esos son los CONTENIDOS que hay que buscar para la red, diferntes y sorprendentes, al tratar sobre asuntos escasamente tratados en los medios y en el resto de la blogosfera.

    En las últimas elecciones norteamericanas, los medios españoles fueron incapaces de contar lo que verdaderamente sucedía en EE.UU, en la América Profunda. No, se quedan en las megalópilis, limitándose a hacer resúmenes del NYT, WP, WSJ,... Sólo se desplazan si hay una tragedia (huracanes).

    Luego muchos se sorprendieron por la victoria de Bush sobre su favorito Kerry.

    Es extremadamente preocupante lo que está sucediendo en la sociedad norteamericana, lejos de los centros de poder político.

    La religiosidad no es el problema, es el EXTREMISMO RELIGIOSO, con algunos movimientos muy próximos a la extrema derecha fascista, aunque ellos no se den cuenta. ¿No se dan cuenta? Los fieles no, ya que tales iglesias tienen mucho de SECTA, remedando prácticas sectarias, ofreciendo soluciones/explicaciones sencillas para una realidad muy compleja.

    Cuando el sistema educativo fracasa estrepitosamente, como es el caso de EE.UU (salvo ciertas instituciones privadas, muy caras), la población puede ser adocenada.

    Esas Iglesias son CENTROS DE PODER dentro de la comunidad, que favorecen a sus seguidores, tal como sucede con alguna prelatura católica española bien conocida por todos: OPUS DEI.

    En los países musulmanes, se produce un fenómeno equivalente, pero el origen de atracción de las mezquitas integristas es la red de protección social, mas al final se produce el mismo fenómeno: integrismo sectario.

    Sería muy interesante abordar el tema de las SECTAS ESPAÑOLAS, las iglesias evangélicas se han multiplicado, emulando a las norteamericanas. En la América central tienen un auge increíble, al mezclar la metodología estadounidense con la creación de redes asistenciales.

    PD: Espero ansioso la II parte.
    PD2: Además de imágenes, sería de agradecer el uso de negrita y cursiva, que” los españolitos se asustan ante tanta letra junta”, he dicho.
  5. Roger
    2005-10-05 03:45 Hombre, maty, me has devuelto al pasado, a cuando mi abuela todavía vivía y tenía la costumbre de llamarme por el nombre de mi padre, que sí es Ramón.
  6. maty
    2005-10-05 04:39 Te confundí con el periodista catalán: Ramón Colom.

    Pues eso, a ver si ‘te aplicas’.
  7. Marcos
    2005-10-05 05:38 maty, alguna matización:
    – El artículo no es meramente una traducción, sino que es original para ldn. Juli Highfill es, digámoslo así, nuestra corresponsal en Estados Unidos, y si te fijas en la cabecera aclaramos el sentido de estas Cartas desde…, precisamente lo que tú apuntas.
    – Aunque verás que en tu honor utilizo aquí negritas y cursivas abundantes, una de nuestras directrices es la austeridad. Las fotografías del artículo no son decorativas sino ilustrativas. Y sólo utilizamos métodos para reslatar palabras o frases cuando éstas deban ser resaltadas por algún motivo especial. Como tú demuestras, la inteligencia de nuestros lectores no necesita aditivos ni alegrías que endulcen el texto.

    Gracias en cualquier caso por tus sugerencias, siempre bienvenidas.

    Saludos.
  8. loppe
    2005-10-06 07:46 En el Antiguo Testamento ya viene la respuesta, amigos, no hace falta esperar ” el fin de los tiempos, Dios se encargará de juzgar de manera brutal y bilateral a los que se salvarán y a los que serán condenados” (No critico con ello el artículo: lo agradezco).
    El Libro de Job plantea el problema del que ha sido fiel a Dios y las cosas salen mal del todo… ¡A pesar de perseverar! Como dice O. González de Cardedal (“elogio de la encina”), “Job… explicaba las variaciones de la vida individual a la luz del binomio: pecado-sufrimiento, virtud-felicidad”.
    Parece que ahora la virtud se reduce a la perseverancia en el pago del diezmo al avaro pastor, en espera de la tranquilidad que me ofrecen las fronteras de la nueva comunidad.
    Bueno, que se puede leer el libro de Job (es la respuesta judía a la falsedad del planteamiento analizado en el artículo) y el de González de Cardedal. Y que gracias por lo que uno aprende del estudio que habéis hecho de los neocon.
  9. tania
    2005-10-13 13:38 Aparte de que el articulo es muy discutible, la traducción (no es fácil traducir) contiene varios errores. Un ejemplo de ellos (y que el traductor busque los otros) : “Tras hechar un vistazo a la librería, entro en el santuario, donde una rubia de buen ver canta gospel afroamericano, y se la puede ver en tres pantallas gigantes detrás del altar”. Hechar, como un buen traductor debería saber, es sin hache. “Una rubia de buen ver” y “se la puede ver” es mucha visión… ¿Entrar en el o entrar al santuario? ¿Es libreria (bookstore) o el traductor se confunde con bilblioteca? (library). ¿Desde cuando hay una libreria en una iglesia? De haber algo lo que debería haber habido era un banco. :)
  10. Otis B. Driftwood
    2005-10-14 03:43 Tania, los errores son tipográficos, pero no de traducción; si acaso de sintaxis. En cuanto a lo de la librería en una iglesia… hace mucho tiempo que no entras en una catedral, ¿verdad? ;-) Porque te aseguro que en Alemania no hay catedral o iglesia medianamente grande que no cuente con su librería y/o tienda de recuerdos. De algún sitio hay que sacar la pasta para mantenerlas, aparte de nuestros impuestos (en Irlanda, por cierto, con todo lo católicos que son, me contaron en una de estas catedrales que el Estado no pone un duro para su conservación).

    Saludos.
  11. tania
    2005-10-14 12:55 Hola: No sé si es usted el traductor del artículo, si lo es es normal que diga que son errores tipográficos. Yo a poner echar con hache lo llamo mala ortografía. Una cosa es una librería y otra muy diferente es una tienda de regalos o recuerdos, como usted dice. Me gustaría que revisara usted el texto original y me diga si no se tomó “library” como librería, cuando es biblioteca. Pero es que el artículo está lleno de errores, de sintaxis, como usted tan amablemente dice. Los traductores traicionan, ya se sabe, pero, la mayoría, saben escribir.
    Mira por donde me ha llevado usted a su blog que no conocía. Ya le “vigilaré” y “oirá” usted de mí. Saluditos.
  12. Otis B. Driftwood
    2005-10-14 19:43 Estimada Tania,

    no, no soy el traductor del artículo y desconozco el original, pero sí conozco (al menos un poco) al traductor, y si de algo estoy seguro es de que tiene una ortografía impecable. Por tanto, no puedo decirle si allí ponía “library” o “bookstore”. En cambio, se lo vuelvo a repetir: En Alemania, al menos, no existe catedral o iglesia de mediano tamaño sin su librería Y/O su tienda de recuerdos (nótese la horrible conjunción copulativa barra disyuntiva que me obliga a poner por segunda vez ;-) Le puedo mandar fotos, si quiere, pero le aseguro que son librerías y que las tiendas de recuerdos suelen estar aparte. Por otro lado, jamás he visto una biblioteca en una iglesia, al menos con acceso al público (si la tienen tras la sacristía, es otra cosa).

    Saluditos, y espero “oír” de usted :-)
  13. Pablo G. García
    2005-10-14 21:14 Otis, pierdes el tiempo. Tania es un Troll. Si tuviese una mínima intención constructiva habría escrito en privado al traductor. Lo que aquí hace es intentar dañar sin más. Además, su desconocimiento absoluto de cómo puntuar un texto invalida cualquier otra opinión sobre la sintaxis de los demás. Seguir contestándole sólo alimenta sus ganas de fastidiar.
  14. Otis B. Driftwood
    2005-10-14 22:45 Tomo nota, gracias :-)
  15. tania
    2005-10-15 02:39 Señor García: Hablando de sintaxis, fíjese en esta frase “Además, su desconocimiento absoluto de cómo puntuar un texto invalida cualquier otra opinión sobre la sintaxis de los demás.” Una cosa es sintaxis y otra cosa es estilo. Yo creo que lo que a usted le falta es estilo y esto le descalifica como censor en esta conversación que yo pensaba era constructiva.
  16. Pedro el Grande
    2007-05-08 15:51

    Interesante articulo, no obstante sus errores el concepto la idea en el mismo es bien entendible, yo agregaría que es bien discutible la sola existencia de díos, y se existe un enemigo dentro de esta creencias humanas son los mismos humanos que han mercantilizado la idea, han alejado su esencia, aunque este mercantilismo se viene practicando desde que Constantino oficializo el cristianismo. En el mundo de los ciegos el Tuerto es el Rey.

  17. Miguel A. Román
    2007-05-09 02:02

    El mercantilismo religioso es algo más antiguo que Constantino. Los templos antiquísimos de Egipto, Babilonia o Tailandia muestran el poder recaudatorio de los mercachifles de lo divino en toda época o cultura.

    Y, si existe un Dios (con mayúsculas, por simple tradición), sin duda que ese mercadeo de sus dones merece el infierno (y si no existiera el infierno habría que crearlo para este fín).

    Sin embargo, los mismos que se irritan porque la iglesia católica recibe una aportación del estado, se encabritan también (tal parece) cuando el culto es sostenido económicamente por los fieles, y se apresuran a darle el calificativo de “Secta” (con intención aparentemente peyorativa).

    El hecho de que nuestra Constitución consagre la libertad de cultos no parece contar para algunos que más arriba piden penas de carcel para los pastores. Afortunadamente no se pide que se les fusile o se les queme en plaza pública como en España se ha hecho en varias ocasiones históricas con aquellos que lideran opciones religiosas alternativas a la oficial.

    Ahora, la religión oficial de este país se llama fútbol, y usted puede pagar a su parroquia-club 30 euros semanales por ver a doce vagos millonarios correr (es un decir) en pos de un trozo de vaca muerta. Pero si le entrega 15 Euros al mes a su parroquia, es usted un ignorante engañado y su pastor un chulo de putas que se está haciendo un palacete en Ibiza a costa de su vacuidad mental.

    Personalmente creo que el artículo muestra una realidad que a los europeos se nos hace sensacionalista, ridícula y evidentemente mercantilista. Pero cualquiera que reciba la señal de un satélite y se aventure por canales de aquellas latitudes encontrará surrealismo aparente en muchas otras opciones de la vida cotidiana, como por ejemplo que un universitario pirado tenga una colección de armas en su habitación del campus.

    Pero generalizar toda manifestación religiosa como un tenderete de circo me parece un ejercicio de ignorancia. Y digo esto, no por llamar ignorante a nadie, sino porque me da la sensación de que muy pocos de los que han intervenido conocen la legislación europea aplicable a la economía y fiscalidad de agrupaciones religiosas.

    Luego, en España (y tal vez también en Pekín), habrá pastores corruptos y mercantilistas, a diferencia de los políticos, periodistas, constructores, futbolistas de élite y fontaneros, profesiones en las que nunca hay corruptos ni mercantilistas. Pero tal vez suceda que la congregación a la que dice servir (esa sarta de borregos autistas) se de cuenta, o que la inspección fiscal se de cuenta, y tal vez suceda que -éste sí- termine en la cárcel. Ciertamente es improbable, pero total, si los milagros pudiesen suceder ¿qué mejor sitio que en el seno de una iglesia?.

    Y, hablando de otra cosa, ciertamente, Roger, se te ha escapado una hache salvaje.

  18. Roger
    2007-05-09 07:20

    Así que los vistazos no se pueden hacer. Quizá habría que inventar un verbo que fuera una combinación entre hacer y echar, que llevara la hache opcional.
    Y sí, siempre se me escapa, incluso cuando escribo a mano.

  19. porca miseria
    2007-11-03 06:45

    Alucinante, Rocinante, y D. Quijote de vacaciones.

  20. Maria Elena Reyna
    2007-11-10 08:49

    “muy buen sermón he” claro que si, pero en realidad si soy anti iglesia y nunca doy ni un cinco pues nada que comentar “será que el que da es feliz” y sigue dando para que su felicidad sea eterna.

  21. Otto
    2013-04-05 00:01

    LAS MEGA-IGLESIAS MODERNAS.

    Cada vez más, el anhelo de muchos pastores es llegar a tener “verdadero éxito” en sus ministerios; pero aquí no hablamos de éxito en labores Escriturales como la de pastorear a cada miembro de su congregación, visitándoles oportunamente en sus casas y centros de trabajo, ser consejeros efectivos de sus problemas familiares , ser guías en el estudio de la Biblia y la oración casa por casa, visitar a los enfermos en los hospitales , ir a las cárceles a predicar libertad a los cautivos, ser consoladores del acongojado de espíritu, ser sembradores de la Palabra de Dios en nuevos lugares, orar por los enfermos, animar a los débiles, motivar a cristianos fieles a ir las misiones, etc., si no, más bien tienen un anhelo de éxito basado en el NUEVO CONCEPTO DE ÉXITO MINISTERIAL que incluye tener innovadoras dinámicas de crecimiento numérico que lleve a sus “pequeñas y modestas iglesitas” a convertirse en MEGA-IGLESIAS con miles de “asistentes”, poderosas económicamente, influyentes políticamente, dotadas de canales de televisión, estaciones de radio, una editorial de publicaciones, sitios para hacer excursiones los fines de semana, un centro deportivo, etc.

    Alguien puede protestar diciendo que las MEGA-IGLESIA MODERNAS no tienen nada de malo, y que por el contrario son de mucha bendición para sus asistentes. Bueno debo reconocer que hasta hace unos pocos años algunas de las pocas MEGA-IGLESIAS existentes habían sido manejadas con mucha sabiduría y prudencia por LIDERES SANOS Y TEMEROSOS DE DIOS, cuya mayor motivación era extender el Reino de los Cielos a todo el mundo; pero esto está cambiando muy rápidamente y las MEGA-IGLESIAS que hoy tenemos no deberían llevar ese nombre, sino el de MEGACLUBES CRISTIANOS DE ENTRENIMIENTO SECULARIZADO.

    Analicemos este fenómeno de “CONGREGACIONITIS PROTESTANTE” conocido como Mega-iglesias; la EKKLESÍA O IGLESIA CRISTIANA, no es para nada un edificio o una denominación religiosa; es el CUERPO DE CRISTO, un organismo vivo compuesto por los millones de NACIDOS DE NUEVO, de todos los tiempos, culturas , razas y estratos socio-económicos; y la iglesia local es la congregación en la que los cristianos están en el mismo lugar , tiempo y credo, y bajo el mismo Espíritu Santo ,compartiendo la verdad de la Biblia como única guía de conducta, pastoreada por ministros competentes de la fe verdadera ,cuya única tarea es , ALIMENTARLA, CUIDAR A LOS NUEVOS CONVERTIDOS , PROTEGER DE LOS LOBOS AL REBAÑO , AYUDAR EN EL CRECIMIENTO EN LA MADUREZ DE LOS MIEMBROS, GUIAR A LAS OVEJAS AL SEÑOR JESÚS CADA DÍA, DANDOLE A DIOS Y SOLO A DIOS TODA LA GLORIA, NO VIVIENDO POR UN SALARIO, SINO POR UN LLAMADO. Las MEGA-IGLESIAS tiene algunas características que se repiten en cada lugar en donde se les encuentra, veamos las importantes:

    A) Son agrupaciones SUPERNUMERARIAS de afiliados, en donde resulta casi imposible crear un sentido de comunión interpersonal con la mayoría de los allí asistentes, por lo que se crean pequeños grupos afines por el lugar donde se sientan en la reunión , al participan en una actividad común, al viajar en el mismo medio de transporte, o en los grupos pequeños de casas . En la mayoría de los casos tienen múltiples horarios de reunión el fin de semana, para cubrir la necesidad de reunión de la enorme masa de asistentes, por lo que la prisa de unos por salir se cruza con la urgencia de otros por entrar a la reunión.
    B. Debido a que la cohesión de cuerpo congregacional no se da en torno a la comunión entre los numerosísimos asistentes, o a una actividad en donde todos participan simultáneamente; y ya que se necesita tener una fuente de unidad que les de sentido de grupo ; la atención se traslada a la figura del orador principal y su mensaje de predicación , por lo que este líder se vuelve más visible poco a poco, ocupando un lugar preponderante de dominio, autoridad e influencia, por lo que se le designará con un título especial que lo aleja de los niveles de autoridad común y lo convierte en una especie de “ungido especial”, algunos de estos títulos incluyen nombres como: PROFETAS, APÓSTOLES, OBISPOS, UNGIDOS, REVERENDOS, PASTOR DE PASTORES, etc., creando VERDADEROS MONSTRUOS EGOCENTRICOS Y PREPOTENTES QUE SON IDOLATRADOS SIN DUDARLO POR TODOS SUS SEGUIDORES, Y A QUIENES SE TIENE EN UNA AUTORIDAD SUPERIOR A LAS VERDADES DE LA BIBLIA Y SU MENSAJE DE SERVICIO. Estos líderes “servidores de sí mismos” nunca están disponibles para sus ovejas y hasta el gesto amable de ser saludado por ellos con un apretón de MANOS se considera un verdadero privilegio. Son seres esquivos que entran y salen por una puerta exclusiva escoltados por sus ayudantes (guardaespaldas) sin dar oportunidad al contacto físico con nadie. Permanecen alejados de sus “ovejas” TODA LA SEMANA, y solo son vistos a la distancia por ellos impuesta.

    C) En la mayoría de estas MEGA-IGLESIAS, NO SE PREDICA LA SANA DOCTRINA, sino mas bien doctrinas de hombres, Psicología pastoral, Prosperidad y Éxito, Confesión positiva, un mensaje LIGTH del evangelio, la repetición de historias de la vida personal del orador con un continuo uso de los pronombres personales yo, mi ,mío; es común el uso de chistes y anécdotas divertidas en sustitución de versículos de la Biblia; se hace repetir a los asistentes frases motivacionales prefabricadas ,exhortando a dar gritos de júbilo, de victoria, a decretar y proclamar, a aplaudir a cada idea que el orador dá como su última revelación personal ; se usa la música como un elemento ALIENANTE previo a la predica, y hasta hay un músico detrás del orador principal para poner un tono melodramático a sus palabras .( nota aparte. Los músicos y cantantes al terminar su participación no toman su Biblia y escuchan el mensaje, sino que se van a la cafetería o a otro lugar, Y NO ESCUCHAN LA PREDICACIÓN, y claro sus vidas reflejan muy poca santidad)

    D) NUNCA SE DA A LA CONGREGACIÓN UN INFORME DEL MOVIMIENTO ECONÓMICO DE LA MEGAIGLESIA. Actividades como fiestas de diezmos y primicias, promesas de fe, ofrendas especiales, regalos obligatorios a la iglesia, bazares, pactos, bingos, Maratónicas etc. generan miles y hasta millones de dólares en ingresos LIBRES DE IMPUESTOS, que por lo general no tienen una causa noble en la que usarlos y nunca llegan a convertirse en solución para las necesidades de lo más pobres o enfermos de la iglesia o fuera de ella; pero es claro que la lujosa residencia del líder, sus nuevos carros , su costosa ropa, sus hobbies ,sus “viajes misioneros”, las universidades en donde estudian sus hijos, etc. explican el uso indebido del dinero.

    E) Por último es importante recalcar que estas MEGA-IGLESIAS, NO TIENEN COMO OBJETIVO PRIMORDIAL PREDICAR EL EVANGELIO DE LA SALVACIÓN EN CRISTO, NI PASTOREAR LA VIDA DE SUS MIEMBROS, sino extender el área de influencia de su denominación y liderazgo ofreciendo COBERTURA O PATERNIDAD ESPÍRITUAL (es lo mismo) a iglesias o denominaciones en crisis creando REDES con diferentes nombres, las más comunes hoy llevan el titulo “apostólico, profético e internacional”. Y por esa “cobertura” estas MEGAIGLESIAS LES “COBRAN MEMBRESIA” QUE ES COMO DAR UNA FRANQUICIA DE SU NOMBRE DENOMINACIONAL. Se hace promoción por todos los medios disponibles de las conferencias, conciertos y literatura producida por sus líderes, sin escatimar esfuerzos y si embargo se deja de lado la difusión de la Biblia, como única verdad confiable.

    Para terminar debo decir que todo lo escrito en este artículo no tiene el ánimo de ofender a ninguna persona en particular, o denominación que cree en las MEGA-IGLESIAS, sino mas bien tocar un tema que pocas veces se toca por temor a incomodar a estos IMPERIOS PSEUDO-CRISTIANOS, y que se está volviendo una verdadera epidemia entre los servidores de Dios. El éxito ministerial tiene como base el llamado y el carácter del pastor; por eso lo dicho por el Apóstol Pablo a su hijo en la fe Timoteo, es primordial aquí: I Timoteo 3:1-7. Dios levante más servidores en su obra, y aquellos que no lo son queden en evidencia, por el bien de la iglesia Cristiana. LAS MEGA-IGLESIAS MODERNAS HAN PERDIDO LA MISIÓN: PREDICAR EL EVANGELIO A TODA CRIATURA, SUSTITUYENDO EL MENAJE DE DIOS POR TODA CLASE DE MENTIRAS Y FILOSOFÍAS DE HOMBRES.

    Publicado en enero 18, 2013 Por: Dr. Héctor Castellanos.



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal