Libro de notas

Edición LdN
Cartas desde el exilio guineano por José Eburi Palé

Cartas desde… es un intento por recuperar el espíritu de las corresponsalías epistolares de la prensa decimonónica, más subjetiva, más literaria, y que muestre una visión distinta y alternativa a la oficial de Agencias.

12 de octubre de 1968 - El deshonor en Guinea

El acto mismo de la indepencia de Guinea

José Eburi Palé

El representante del Estado español en los actos de la independencia de Guinea —parte del territorio español hasta ese día— fue D. Manuel Fraga Iribarne, que por aquel entonces sólo era ministro de Información y Turismo; nadie por tanto, incluyendo al flamante nuevo presidente Francisco Macías Nguema, comprendía que pintaba allí ese señor.

Fraga y Macías el 12 de octubre
Los actos se desarrollaron a toda prisa y D. Manuel Fraga estuvo en suelo guineano escasamente 36 horas y con un avión de Iberia esperándole en el aeropuerto mientras tanto; posiblemente —añadiría yo— con los motores en marcha. Esa era la importancia que el gobierno del Generalísimo concedía a una parte entrañable del territorio español. Por ello, muchos ciudadanos —incluyendo a la mayoría de los guineanos negros— se sintieron ofendidos y despreciados desde muchos puntos de vista.
Entre los sucesos memorables de la esperpéntica jornada, está la orden de Don Manuel Fraga, de arriar la bandera del palacio de gobierno de la Plaza de España de Santa Isabel, horas antes del momento previsto en el protocolo y en contra de la costumbre durante tiempo inmemorial en aquellas tierras. ¡Quien le ha visto y quien le ve! Don Manuel, jugueteando con el honor de la bandera patria. ¡Quien nos lo iba a decir en estos tiempos!, pues sí, así fue, ¿se acuerda usted Don Manuel?; no se preocupe, porque yo y otros muchos testigos también tenemos memoria histórica y, para su pesar, lo recordamos a la perfección. Cuando se opta por el patrioterísmo pintoresco como actitud vital, no basta con serlo, hay que parecerlo, máxime cuando la ocasión lo requiere Don Manuel.

Los apresurados actos de la independencia fueron, como todo el proceso en general, un acto cutre e irreverente con los guineanos negros y blancos. Estuvieron protagonizados por una serie de políticos mediocres, desplazados al territorio en cumplimiento de un deber impuesto desde Madrid y en sustitución de los que estaban obligados a hacerlo, como Carrero Blanco; por ello, resultaba obvio a todas luces, el deseo mal disimulado de que aquello acabara lo antes posible. Eran gentes que desconocían absolutamente el carisma, idiosincrasia y anhelos del pueblo guineano autóctono y que despreciaban absolutamente las raíces e integración en la tierra de los guineanos blancos, cuyas vidas habían transcurrido allí durante dos siglos, de generación en generación.

Desfile de la Guardia Colonial
Desfiles de las unidades de la guardia civil, ejército de tierra, aire, marina y la entrañable guardia colonial, formada desde siempre por guineanos negros. Pompa, oropel, boato acelerado, palabras vacías, breves discursos decimonónicos, casi improvisados en dos cuartillas y paternalismo de cajón de sastre.
Gentío atónico ante semejante espectáculo —insólito en Santa Isabel— y recogimiento silencioso, frío y premonitorio, de las gentes de la etnia Bubi en su propia isla de Fernando Poo. Podemos convenir que la independencia de Guinea se concedió de una forma lamentable por un gobierno español caduco, dictatorial, servil con EEUU y en fase agónica; pero eso no es relevante a efectos de mirar con estupor la perspectiva desde entonces, de nuestras relaciones con ella.

Después del gobierno de Franco, vino el de Arias Navarro, después el del alabado Adolfo Suárez, después el de Calvo Sotelo, a continuación el de Felipe González, Aznar, Zapatero... Por tanto no nos confundamos, las responsabilidades de Estado, derivadas de los hechos que se relatarán y sus consecuencias, no son sólo de Franco, son proporcionales a todos los gobiernos posteriores al suyo como representantes temporales del Estado español.

A todo esto y hasta ese mismo día, la inmensa mayoría de la población de españoles blancos residentes en Guinea desde hacía décadas, no fue informada de absolutamente nada, ni con anterioridad al 12 de octubre de 1968, durante todo el proceso político preparatorio de la independencia, ni después.
Nunca se estudió un plan para la población blanca en Guinea, ni se comunicó a esta, la forma jurídica en que quedarían en caso de querer permanecer allí. No se redactó un acuerdo de ninguna clase que recogiera un marco legal en el que las empresas, comerciantes, funcionarios, clero, fuerzas de seguridad o cualquier otro estamento de una sociedad viva, pudieran desenvolverse en el inminente futuro, saber cuales eran las reglas a seguir, ni elegir alguna opción, en caso de haber existido. Por no preverse y en última instancia, ni se estudió un plan de evacuación de urgencia, en caso de ser necesario, como así ocurrió en el corto lapso de cinco meses después.

Secreto a voces
De los 12 ministros del primer gobierno independiente de Francisco Macías, en menos de un año sólo quedaban vivos 2, los otros 10 fueron asesinados por él. Los flamantes ministros del gobierno de la nueva nación y su presidente mismo, lo eran tras una fugaz “experiencia” de cuatro años de “gobierno autónomo”, cuya concreción practica había consistido en que España les había regalado por derecho del cargo, sendos Mercedes 220 y habían deambulado en esos cuatro años por los despachos de la micro-política española en el territorio guineano. En el mejor de los casos, habían visitado al Generalísimo en El Pardo un par de veces en ese corto periodo y tal vez habían participado en algún comité de la ONU como invitados, o en algún foro en los países africanos limítrofes, poco más. Se había exigido a las gentes guineanas negras pasar en una generación, de una vida neolítica de poblado en la selva profunda, al manejo del timón de una nación con una bolsa de petróleo en sus entrañas y en un planeta cada vez más complejo, moderno y competitivo.

En Guinea nunca había existido ningún movimiento independentista, organizado social o políticamente como tal, y mucho menos, violento. En las zonas más remotas de la parte continental de Río Muni, cerca de las fronteras naturales con Zaire, Camerún y Gabón, sí se había producido cierta permeabilidad de corrientes ideológicas en ese sentido, pero nunca supuso un movimiento político reivindicativo; más bien se limitó a una recepción primaria de las ideas independentistas de los países vecinos, que no tuvieron tiempo de sedimentarse ni de conformar una auténtica plataforma operativa organizada, porque España previamente ya había decidido una independencia a fecha fija.

Esa tardía aparición de germinales movimientos independentistas, hubiera podido complementar un perfecto proceso de independencia muy distinto del que fue. Sólo había que haber dispuesto de 10 ó 15 años más para asumir y encauzar ese hecho; siendo la ocasión perfecta para lograr una pirámide de población mejor preparada en todos los sentidos, capaz de enfrentarse a una independencia cabal en tiempo y forma. La aceptación de los derechos de una población blanca, vinculada a la tierra, al mismo nivel de igualdad que el resto de los habitantes del territorio, hubiera propiciado también una independencia más justa y preñada de posibilidades de futuro.

Toda una labor admirable de España en dos siglos, se tiró por la borda en aras de los pacatos intereses de un gobierno agónico. Y esa fue la chispa que supo manipular Francisco Macías, a diferencia de sus oponentes más cabales y que venía como anillo al dedo a su carácter enfermizo y receloso. Macías era natural precisamente del poblado de Mongomo, muy cerca de la frontera con Zaire y era un hombre desequilibrado, de un carácter histriónico y demagógico. Eligió el pretexto independentista en su campaña electoral —que por otra parte nadie cuestionaba— para dar salida a su violencia personal innata y que prendió básicamente en sus correligionarios de “tribu” o clan, alarmando también en poco tiempo al resto de candidatos negros.

A partir del 13 de octubre de 1968, cada nuevo día acercaba inexorablemente una crisis anunciada, que desembocó en la tragedia que asolaría Guinea. La independencia fue una iniquidad cometida hacia una gran parte de la población guineana, blanca y negra, como quedó patente en poco tiempo. Los guienano-españoles de la etnia bubi vieron como la isla de Fernando Poo, su tierra secular, fue invadida por hordas descontroladas de la etnia fang —concretamente del clan de Mongom— adictas a Macías, armadas hasta los dientes y con el afán sanguinario de perseguir, humillar y someter al pueblo Bubi, que estaba desarmado, indefenso y numéricamente desbordado por los fang. Por su parte, la mayoría de las etnias continentales —Ndowes, Ntumus, Combes, Bujebas, Okaks, etc— fueron relegadas a ciudadanos de segunda clase en aras de la supremacía y el poder del “clan-tribu” de “Mongomo”. Tampoco se admitió nunca el derecho de la “etnia blanca” guineana, a formar parte de la nueva nación, bajo ningún aspecto o fórmula imaginativa. Fue esta otra de las imposiciones del tandem EEUU-ONU, que tenía muy claros sus objetivos, (propiciar una Guinea independiente, débil y vulnerable a medio plazo, a la que manipular en su momento, de cara a la extracción de crudo sin cortapisas. Se trataba de familias con varias generaciones de antepasados nacidas y muertas en Guinea que, junto con muchos integrantes de las etnias desfavorecidas se vieron obligados al exilio en una situación que se mantiene hoy en día. Son historias dramáticas y trágicas; algunas de ellas se contarán y otras, tal vez las peores de esas historias, sólo han quedado grabadas en las almas y las retinas de los guineanos negros, que no tuvieron ni siquiera la opción de huir a España

Esa acción irresponsable del Estado español nunca ha sido subsanada, asumida, ni restituidos los derechos hurtados masivamente a los perjudicados. Se abandonó una parte considerable del territorio español —incluyendo poco después la parte española del Sahara— sin siquiera la habilidad diplomática para mantener lazos estratégicos y mostrando su ineptitud negociadora ante el oportunismo hegemónico de Estados Unidos. Esa es una deuda jurídica que España tiene con Guinea.

_____________

La mayoría de fotos aportadas, provienen del fondo fotográfico de: http://www.raimonland.net/http://www.raimonland.net/

José Eburi Palé | 10 de noviembre de 2006

Comentarios

  1. Manuel
    2006-11-14 04:59

    Es increíble, que todo esto se haya escatimado a la memoria histórica de los españoles, tratándose de la reciente historia de España.
    Me preocupa lo que se puede estar ocultando a la opinión pública en la actualidad y que en el mejor de los casos, será conocido por nuestros nietos.
    ¿Dónde está el periodismo de investigación en este país?
    Parece que solo en Internet.

  2. julio conde gonzalez
    2007-09-19 02:59

    ¿ cuando se nos dirá la verdad de lo sucedido en GUINEA ECUATORIAL,? Y LA FORMA DE DESENCADENAR LA INDEPENDENCIA de éste pais. los que vivimos el momento, y dejamos allí familiares enterrados, exigimos al gobierno de españa ( ver publicidad institucional ). no solamente una explicación, sino algo más. pero que3 clase politica tenemos ?. la más alta representación de un pais, es su embajada, llegamos allí, los españoles y ESTABA CERRADA, que pasa que el embajador de entonces, cuyo nombre no quiero acordarme, que pasa que no tenía lo que hay que tener…. seguirá.

  3. Ana María FONTENLA ASANGONO
    2007-11-07 22:28

    Soy hija de un español (gallego) de madre guineana; mi padre se llamaba Domingo FONTENLA NOGUEIRA, fué ingeniero de montes residente Bata, en la carretera de aeropuerto, salió de Guinea en l.969, tras los tristes acontecimientos del 5 de marzo del mismo año, cuando sólo yo tenía dos años
    Ultimó de escribir a mi madre cuando se encontraba e Bolivia.
    Deseo conocer su paradero, si sigue en vida buscar forma de conocerle.Y si ha muerto, conocer el lugar, la fecha y la causa de su muerte, así como tener la dirección de su hijo, si existiera,o de algún miembro de su familia,

  4. Maria Antonia Garcia
    2009-04-11 19:51

    Yo tenia dos tios ,hermanos de mi padre en guinea .Severo Garcia Barbero y su hermano que no recuerdo el nombre,nos llegaron noticias de que uno de ellos murio durante las revueltas del 68/69,fue asesinado por sus sirvientes , pero del otro nunca mas tuvimos noticias,es muy dificil recabar informacion a traves de consulados,Dejo aqui y en otros foros el nombre or si alguien tuviese conocimiento. Gracias..

  5. Samael Fontenla
    2009-10-08 08:31

    Soy hijo de Domingo Fontenla Nogueira y recien acabo de enterarme que mi padre dejo a una hija en Guinea, y se llama Ana Maria Fontenla Asangono, lamentablemente el murio aca en Bolivia en 1982 por una insuficiencia renal , cuando yo tenia 2 años de nacido y me gustaria ponerme en contacto con mi media hermana para conocernos mejor

  6. José Eburi Palé
    2009-10-09 02:18

    Hola Samael.
    El tema puede ser complicado.
    Te dejo el siguiente enlace a una página web, especificamente guineana, en la que puedes tener más posibilidades.
    Saludos

    http://www.raimonland.net/foro/index.php

  7. Mercedes Vazquez
    2009-12-12 04:47

    Hola,
    me gustaria contactar con los dos hijos de Domingo Fontenla pues tengo algunas noticias sobre el que les interesarán. Podrían enviarme sus contactos o proporcionarles el mío.
    Muchas gracias

  8. Samael y Ruth Fontenla
    2011-10-16 08:52

    Hola Mercedes,
    Somos Ruth y Samael Fontenla, hijos de Domingo Fontenla Nogueira, estamos muy interesados en conocer tu informacion, este es el correo al que puedes escribirnos: ruthfontenla@gmail.com
    estaremos muy agradecidos de recibir noticias tuyas

  9. Margarita Irene Vielva Martinez
    2012-12-10 00:13

    Soy la hija pequeña de Aurelio Vielva Ruiz de Cos y de Mercedes Martinez Ortega. Mis padres vivieron en Bata desde 1950 hasta 1969. Mi padre trabajaba como contable en la Compañía Maderera ALENA; ellos ya han fallecido. Yo no conocía estos foros, ni esta página web; ha sido a raiz de leer el maravilloso libro Palmeras en la Nieve, cuando he descubierto esta web.
    Me encantaría contactar con personas que vivieran en la parte continental de Guinea, en aquella época y que conocieran a mis padres.
    Muchas gracias.

  10. José Eburi Palé
    2012-12-10 02:09

    Hola Margarita.
    Te dejo un enlace con una página especializada en antiguos residentes en Guinea.
    No tengas duda de que en ella, encontrarás a infinidad de gente que seguramente conocieron a tus padres e incluso es posible que fotos.
    En la página hay un foro en donde puedes encontrar mucha información y también una galería exhaustiva de fotos en las que puedes dejar comentarios si decides registrarte.
    Un saludo.

    Enlace:
    http://www.raimonland.net/cronicas/



LdN en Twiter

Publicidad

Publicidad

Libro de Notas no se responsabiliza de las opiniones vertidas por sus colaboradores.
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Desarrollado con TextPattern | Suscripción XML: RSS - Atom | ISSN: 1699-8766
Diseño: Óscar Villán || Programación: Juanjo Navarro
Otros proyectos de LdN: Pequeño LdN || Artes poéticas || Retórica || Librería
Aviso legal